5. Metodología

Esencialmente, la metodología a seguir estará fundamentada en entrevistas individuales, actividades grupales, y encuentros familiares. A continuación, se decribe cada una de ellas:

  • Entrevistas individualizadas con el menor.

Estas entrevistas serán llevadas a cabo por el educador asignado a cada menor y supervisadas por el psicólogo. En cada una de ellas, se analizarán problemas de adaptación del menor al contexto, déficits conductuales, etc…Se trata de llevar a cabo el seguimiento individualizado del menor durante la intervención.

  • Planificación de actividades saludables grupales: gimnasia, deporte y relajación.

Tanto el deporte, como la gimnasia y la relajación son actividades que ayudan a contrarrestar los efectos del consumo, potencian la salud física de los menores y suponen una oportunidad para que se produzcan lazos de afectividad y encuentro entre los miembros del grupo.

  • Grupos de autoayuda.

Como se ha comentado anteriormente, la autoayuda es un elemento clave dentro de la comunidad terapéutica, así pues, los grupos de autoayuda se van a llevar a cabo en el programa de intervención con menores para que entre ellos se ofrezcan ayuda mutua y se hagan responsables tanto de sus problemas como de los demás compañero/as. Dentro de estos grupos, se abordará un tema que esté relacionado con el módulo que se esté trabajando durante la semana. Si por ejemplo se está trabajando el tema de la ansiedad, el grupo irá encaminado a tratar ese tema desde la autoayuda.

  • Grupos de encuentro familiar.

Como ya se ha comentado anteriormente, en estos grupos entre padres e hijos, se trabajará cualquier dificultad que se detecte en el menor, que esté relacionada con el módulo que se está trabajando, a través del diálogo entre ambos y a su vez mediado por el educador. Se presupone que si existe alguna dificultad a nivel de desarrollo personal, que se haya detectado en el menor en la comunidad, esta dificultad se haya proyectado anteriormente en las relaciones familiares. De ahí que se lleven a cabo estos encuentros familiares (una vez por semana), para que el menor se vaya exponiendo a afrontar ciertas dificultades a nivel familiar.