Capítulo 5

Acoso laboral o mobbing

Por: Fernando Mansilla Izquierdo

5.11 Aspectos legales del acoso laboral

El artículo 116 de la Ley General de Seguridad Social (BOE de 29 de junio de 1994), entiende como enfermedad profesional 'la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena en las actividades que se especifican en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que ésta proceda por la acción de elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional'. En el artículo 115.1, de la misma Ley 'Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena' y el artículo 115.2.e, dice que tendrán la consideración de accidente de trabajo 'Las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo'. Hasta ahora, el acoso laboral no está incluido en el cuadro de enfermedades profesionales, pero va siendo reconocido como accidente de trabajo.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (La Ley, 2001, 8229) ha estimado que, acreditado el acoso físico y psíquico en el trabajo, el proceso de incapacidad temporal que sufra un trabajador como consecuencia de esta conducta constituye un accidente de trabajo. Es decir, que jueces españoles, ya han calificado casos de mobbing como accidente de trabajo: Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de  Navarra, 30/4/2001, Sentencia del Juzgado de lo Social de Jaén 10/5/2002 o Sentencia del Juzgado de lo Social nº 30 de Madrid, 18/3/2002 (La Ley, 2002, 3590).

El abordaje desde el punto de vista jurídico del acoso laboral abre tres posibles vías de actuación:

5.11.1 Vía administrativa

  1. Iniciación del procedimiento: denuncia ante la Dirección Provincial de los hechos que pueden ser constitutivos de una falta disciplinaria, a fin de que la Administración lleve a cabo las diligencias previas a la incoación del expediente disciplinario.
  2. Regulación: Reglamento de Régimen disciplinario de los funcionarios de la Administración del Estado, aprobado por Real Decreto 33/1986 de 10 de enero (BOE de 17 de enero).

5.11.2 Vía penal

  1. Comienzo del procedimiento: Querella ante el juzgado correspondiente.
  2. Regulación: Código penal: Artículos 173 y 175, así como el Título XV del Libro II (delitos contra los derechos de los trabajadores).

5.11.3 Vía Laboral

  1. Comienzo: Demanda ante el Juzgado de lo Social.
  2. Regulación:
    1. Constitución Española:
      • Art. 10.1 CE: 'La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social'.
      • Art. 14 CE: 'Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social'.
      • Art. 15 CE: 'Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a  penas o tratos inhumanos o degradantes'.
      • Art. 18.1 CE: 'Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen'.
    2. Estatuto de los Trabajadores:
        • Art. 4.2 'En la relación de trabajo, los trabajadores tienen derecho:
          1. c) A no ser discriminados para el empleo, o una vez empleados, por razones de sexo, estado civil, por la edad dentro de los límites establecidos por la Ley, raza, condición social, ideas religiosas o políticas, afiliación o no a un sindicato, así como por razones de lengua, dentro del Estado español.

            Tampoco podrán ser discriminados por razón de disminuciones físicas, psíquicas y sensoriales, siempre que se hallen en aptitud para desempeñar el trabajo o empleo de que se trate.

            d) A su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene.

            e) Al respeto de su intimidad y a la consideración debida a su dignidad, comprendida la protección frente a ofensas verbales o físicas de naturaleza sexual".

        • Art. 18 (Máximo respeto en los registros de la dignidad e intimidad del trabajador).
        • Art. 20.3 (Que limita las medidas de vigilancia y control a la consideración de la dignidad humana).
        • Art. 39 (La movilidad funcional se efectuará sin menoscabo de la dignidad del trabajador).
        • Art. 50.1 a) (Resolución del contrato por modificaciones que redunden en menoscabo de la dignidad).
        • Art. 96. 11º 'Los actos del empresario que fueren contrarios al respeto de la intimidad y consideración debida a la dignidad de los trabajadores.
    3. Art. 8 R. D. Legislativo 5/200, de 4 de agosto, que aprueba el texto refundido de la ley sobre infracciones y sanciones en el orden social:

De todas formas, la mayoría de los expertos jurídicos coincide en tipificar el acoso laboral como delito en el Código Penal, incluirlo como riesgo a prevenir en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, reconocerlo en la Ley de Seguridad Social como enfermedad profesional e incorporarlo en el Estatuto de los Trabajadores como una vulneración de un derecho fundamental del trabajador. Es de esperar que en un futuro próximo el acoso laboral sea incluido en la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS, y pase a ser considerado no como accidente de trabajo sino como enfermedad derivada del trabajo.

En noviembre de 2008 el Consejo de Ministros ha aprobado el Anteproyecto de Ley por el que se modifica la Ley Orgánica del Código Penal de 1995.  Este Anteproyecto establece la inclusión del delito de acoso laboral.

Dentro de los delitos de torturas y contra la integridad moral, se introduce la conducta de acoso laboral, es decir, el acoso psicológico u hostil en el marco de cualquier actividad laboral que humille al que los sufre. También incluye, en el marco de otras relaciones contractuales, la alteración de condiciones imponiendo situaciones de grave ofensa a la dignidad. Con ello quedarían incorporadas en el tipo penal todas aquellas conductas de acoso producidas tanto en el ámbito de las relaciones jurídico-privadas como en el de las relaciones jurídico-públicas, entendiendo por estas últimas las producidas en el marco funcionarial.