Normas básicas del Foro

Los mensajes publicados en este Foro son aprobados previamente por moderadores. No está permitida la publicidad de otras páginas, salvo consulta previa con la administración. No está permitido la exhibición del correo electrónico salvo en el foro de encuentro usuarios, no haciendosé responsable la página del mal uso que puedan hacer de ellos terceras personas.El uso de una ortografía correcta es fundamental para la comprensión y la aprobación de los mensajes.Para mas información y dudas sobre las normas del foro y del chat consulten las secciones correspondientes.

Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual 19 Dic 2017, 00:05

Este tema está cerrado, no puede editar mensajes o enviar nuevas respuestas  [ 15 mensajes ] 
 Temas que te pueden ayudar en tu recuperacion emocional: 
Autor Mensaje
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
Autor Mensaje
Cermen
Publicado: Mar Ene 09, 2007 12:42 am

--------------------------------------------------------------------------------
Derechos Humanos de la Mujer


La Violencia Contra las Mujeres: Hoja de Datos
Descarga Hoja de Datos PDF


En EE.UU. una mujer es violada cada 6 minutos y cada 15 segundos una es golpeada. En África del Norte cada día 6,000 mujeres sufren la mutilación genital. Este año en China más de 15,000 mujeres serán vendidas como esclavas sexuales. En Bangladesh 200 mujeres serán desfiguradas horriblemente con ácido por esposos o pretendientes. En India, más de 7,000 mujeres serán asesinadas por familiares debido a disputas sobre pagos por matrimonios arreglados. La violencia contra las mujeres tiene raíces en una cultura global discriminatoria que les niega la igualdad de derechos y legitimiza la apropriación de los cuerpos femeninos para la gratificación personal o política. Cada año la violencia hogareña y comunitaria destruye las vidas de millones de mujeres. (Broken Bodies, Shattered Minds: Torture and Ill Treatment of Women, AI, 2001)

Información de Fondo

La violencia contra las mujeres nutre a la discriminación y la fortalece. Cuando las mujeres bajo custodia son abusadas, cuando son violadas por fuerzas militares que las consideran "trofeos de guerra", y/o cuando son aterrorizadas por la violencia en el hogar, las desiguales relaciones de poder entre hombres y mujeres se manifiestan y fortalecen.

La violencia contra las mujeres se complica debido a la discriminación racial, étnica, social, o la que experimentan por razones de identidad sexual, de clase o de edad. Esta multiplicidad de formas de discriminación restringe aún más las opciones que ellas podrían tener e incrementa su vulnerabilidad, haciendo más difícil que las mujeres puedan obtener justicia.

La violencia que las mujeres sufren a manos de aquellos que tratan de controlarlas tiene un espectro muy amplio. El Estado tiene la obligación de prevenir, protegerlas de, y castigar la violencia que ellas sufren sin importar si es causada por actores privados o públicos. El Estado tiene la responsabilidad de mantener los estándares de diligencia debida y tomar los pasos adecuados para cumplir con sus obligaciones de proteger a las personas contra los abusos de derechos humanos.

Los Fundamentos Internacionales sobre los Derechos Humanos de la Mujer

La Declaración Universal de Derechos Humanos declara que "todos deben disfrutar los derechos y libertades incluídos en esta Declaración, sin distinciones de ningún tipo, tales como raza, color, sexo, lenguaje, religión, origen nacional, opinión política o cualquier otra, status económico, social, de nacimiento u otro tipo." (Artículo 2)

La Declaración para la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres declara que "la violencia contra las mujeres es cualquier acto de violencia de género que resulta o puede resultar en daños o sufrimientos físicos, sexuales o sicológicos para ellas, y esto incluye amenazas de llevar a cabo dichos actos, coerción, o la privación arbitraria de la libertad, sin importar si suceden en la vida privada o pública." (Artículo 1) También agrega que el Estado tiene la obligación de "usar la diligencia debida para prevenir, investigar -de acuerdo a la legislación nacional- y castigar los actos de violencia contra las mujeres, sin importar si son causados por el Estado o personas privadas." (Artículo 4-c)
La Convención para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación Contra las Mujeres (CEDAW), define a la discriminación contra las mujeres como cualquier "diferenciación, exclusión o restricción hecha por razones de género que afecta o intenta dañar o neutralizar el reconocimiento, ejercicio o derecho de las mujeres - sin importar su estado marital- y de acuerdo a las bases de igualdad entre los sexos a disfrutar sus derechos o libertades fundamentales en los campos políticos, eocómicos, sociales, culturales o cuaquier otro." (Artículo 1)
La Violencia Contra las Mujeres : Una Violación a los Derechos Humanos
La violencia contra las mujeres es rampante en varios rincones del mundo, es una violación de derechos humanos que se manifiesta en diferentes maneras, por ejemplo:

» La Violencia contra las Mujeres en Prisión
El imbalance de poder entre prisioneras y guardias viene de la dependencia total en los guardias y oficiales de correcciones que tiene las prisioneras y la habilidad de los mismos para negarles privilegios, lo que se manifiesta en fuerza física directa y abusos indirectos. Debido a que las prisioneras son ignoradas por el público, poco se hace para resolver los problemas que complican el encarcelamiento, tales como los ultrajes, ataques sexuales, manoseos durante los registros físicos personales y los encadenamientos durante los partos. Con frecuencia las mujeres son forzadas a hacer el sexo a cambio de "favores" tales como más comida o productos higiénicos, o para evitar ser castigadas. Hay poco cuidado médico o sicológico disponible para las prisioneras. Aunque crímenes como los ultrajes son comunes en las prisiones, los perpetradores de la violencia contra las prisioneras son raramente castigados. En 1997, por ejemplo, en todo el sistema federal penitenciario solamente diez empleados fueron disciplinados por cometer abusos de conducta sexual.

»Quemaduras con Ácido y Asesinatos de Mujeres a Causa de Matrimonios Arreglados
En muchos países la subyugación de la mujer al hombre es común en las esféras políticas, civiles, sociales, culturales y económicas. En dichas sociedades la mujer que rechaza a un pretendiente o no se lleva con sus suegros frecuentemente se convierte en víctima de una forma de venganza: los ataques con ácido. Le tiran ácido en la cara o el cuerpo, lo que la puede dejar ciega o con quemaduras fatales de tercer grado. Los gobiernos hacen poco para prohibir las ventas de ácido al público y castigar a los culpables de los ataques y asesinatos contra las mujeres. Las realidades que dominan la violencia existente en los matrimonios forzados ejemplifican lo que puede pasar cuando las mujeres son tratadas como propiedad. Las comprometidas a casarse que no pueden pagar el alto "precio" del matrimonio son castigadas con violencia, y frecuentemente con la muerte a manos de los suegros o sus propios esposos.

»Asesinatos de "Honor"
En algunas sociedades las mujeres son consideradas como la representación del honor familiar. Frecuentemente, cuando se sospecha que tienen o han tenido relaciones extra-maritales, aún en casos de ultraje, las mujeres son sujetas a las formas más crueles de indignidad y violencia por parte de sus padres y/o hermanos. A las mujeres que son violadas y no lo pueden probar explícitamente algunas veces se les acusa de zina (el crimen de tener relaciones sexuales ilegales), o son castigadas (frecuentemente con la muerte por lapidación en público). Dichas leyes representan serios obstáculos que inhiben a las mujeres y les quitan el deseo de buscar la justicia contra sus violadores. Los familiares varones de la víctima, asumiendo que la mujer acusada es culpable, creen que no tienen medios o alternativas para remediar las percibidas violaciones al "honor", excepto matarla.

»La Violencia Doméstica
La violencia contra las mujeres es una pandemia global. Sin excepción, el mayor riesgo de violencia contra la mujer proviene de alguien conocido. La violencia doméstica viola el derecho de la mujer a la integridad física, la libertad, y frecuentemente su mismo derecho a la vida. Cuando el Estado no toma las medidas básicas para proteger a la mujer de la violencia doméstica, o permite que dichos crimenes sean cometidos con impunidad, el Estado no cumple con sus obligaciones de proteger a la mujer de la tortura.

»La Mutilación Genital Femenina
La MGF es la extirpación parcial o total de los genitales externos femeninos. En los casos más severos a las mujeres o niñas les quitan los genitales y se los suturan juntos, y lo que queda es un pequeño orificio para el coito y la menstruación. La MGF se practica en 28 países africanos bajo pretextos de tradición cultural o higiénicos. Se estima que 135 millones de niñas han sufrido la MGF y sus complicaciones: infecciones (incluyendo el VIH), esterilidad y efectos sicológicos devastadores. Los países que practican la MGF tienen leyes que la hacen ilegal, pero no se implementan y los culpables no son castigados. Por eso, el uso de la MGF sigue creciendo.

»Las Violaciones de Derechos Humanos Basadas en la Identidad Sexual Real o Percibida
La regulación de la sexualidad se basa en el género y se mantiene a través de restricciones impuestas por las normas culturales o las leyes que las fortalecen. La comunidad (la que puede incluir a las instituciones religiosas, la prensa y las redes familiares y culturales) regula la sexualidad de las mujeres y castiga a las que no se conforman. Entre esas mujeres hay lesbianas, aquellas con apariencias "demasiado masculinas," las que tratan de expresar libremente sus derechos y las que confrontan el patriarcado. Las lesbianas, o las que son sospechosas de serlo, son abusadas por el Estado en las prisiones, por la policía y actores privados tales como familiares y otros miembros comunitarios. Hay varios casos documentados de jóvenes lesbianas que han sido golpeadas, ultrajadas, o que han sufrido embarazos y/o matrimonios forzados, o que han sido atacadas por familiares que buscan castigarlas o "corregirles" la identidad sexual. En EE.UU. las mujeres lesbianas sufren temores constantes bien fundados de ser perseguidas por la policía debido a la identidad sexual, además la violencia contra las lesbianas ocurre con impunidad en forma regular.

»Asilo por Razones de Género
La Alta Comisión de la ONU para Refugiados favorece que "las mujeres que temen la persecución o severa discriminación por razones de género debieran ser consideradas, para determinar su status como refugiadas, miembros de un grupo social." (Directrices sobre la Protección de Mujeres Refugiadas) Dicha persecución podría incluir daños limitados por razones de género tales como (pero no limitados a) la MGF, los abortos forzados, la violencia doméstica que el Estado se rehusa a combatir, y los asesinatos de "honor." Sin embargo, las mujeres que buscan asilo político en EE.UU. debido a la violencia de género raramente lo reciben, ya que los adjudicadores de asilo en el país aplican una interpretación restricta sobre la definición internacional del refugiado que tiene razones reales de protección. Las jóvenes lesbianas, en particular, que buscan asilo debido a la persecución que sufren en sus países por razones de identidad sexual frecuente y legitimamente temen hablar sobre su sexualidad con las autoridades.

»El Problema de la Impunidad
Los perpetradores de la violencia contra las mujeres son raramente castigados. Frecuentemente las mujeres que sufren la violencia de género tienen pocas opciones porque las mismas agencias del Estado son culpables de practicas discriminatorias contra las mujeres. Muchas deciden no reportar los casos de violencia a las autoridades porque temen el ostracismo y las burlas de sus comunidades, las que con frecuencia consideran que las mismas víctimas son culpables de los abusos que han sufrido. Cuando las mujeres confrontan a los culpables, con frecuencia lo que logran es la humillación y largos procesos judiciales, y ninguna simpatía por parte de las autoridades o los medios de comunicación. La violencia contra las mujeres es tan prevalente que casi nunca es condenada o censurada.

La violencia contra las mujeres viola los derechos humanos y no puede ser justificada por razones políticas, religiosas o culturales. La cultura global que discrimina contra las mujeres permite que la violencia ocurra a diario y en la impunidad. AI solicita su ayuda para erradicar la violencia contra las mujeres y ayudarlas a que logren vidas de igualdad y dignidad humana.

Para más información sobre los derechos humanos de la mujer, visíte el sitio de Internet: http://www.amnestyusa.org/women o contáctenos escribiendo a AIUSA, 322 Eighth Avenue New York, NY 10001, o llamando al teléfono (212) 633-4292.


© Copyright 2006 Amnesty International USA 5 Penn Plaza New York, NY 10001 212.807.8400

_________________
La VIDA siempre te la OPORTUNIDAD de volver a EMPEZAR....


09 Feb 2007, 14:44
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
Abuso sexual infantil y sus secuelas en la vida adulta.
FUENTE: INTERPSIQUIS (2004)
Ana Maria Jurado Golón.
Directora Instituto de Psicologia Aplicada. Guatemala



El abuso sexual perpetrado en la infancia repercute masivamente en la psique de los y las sobrevivientes. Las secuelas se pueden encontrar en casi todos los aspectos: afectivo, cognitivo, volitivo, relacional, sexual, espiritual, laboral, de tal forma que el diagnóstico se complica y el tratamiento es a su vez complejo. Este trabajo hace una descripción de los cuadros y secuelas que presentan un grupo de sobrevivientes tratadas por la autora en coterapia con la Dra. Lourdes Corado de Herrera en la experiencia de cuatro grupos de psicoterapia.


“ Hasta cuando voy a dejar de sentirme así”, “es desesperante”, “ no soporto mas”, son algunas de las frases que se escuchan con frecuencia en los grupos terapéuticos de sobrevivientes de abuso sexual incestuoso. Ellas describen sus vidas como “Caos”, “desastre,” “sin sentido”.

Hace algunos años me encontraba dando clases cuando se acercó a mí una de las chicas para informarme que una de sus compañeras hablaba siempre de quererse matar, me pedía ayuda para la compañera y orientación para ella misma.
Concertamos con D. una cita. Me encontré con un joven de 22 años, soltera, proveniente del interior del país cuya queja fue sencillamente: “ya no quiero vivir, no vale la pena, no valgo nada” pasaron muchos días para que lograra que en un papel, con una pequeña letra escribiera: “fui abusada, pero yo tuve la culpa”.
Como psicóloga clínica con la suficiente experiencia en cuadros depresivos creí que el abordaje sería hasta cierto punto sencillo, había leído que cuando alguien ha sido abusado (a) lo mejor es “dejar atrás” pensar “eso ya pasó”, “no vale la pena recordarlo”.
La realidad es totalmente distinta, la vida de las sobrevivientes de abuso sexual e incesto es un verdaderamente caótica y el abordaje sumamente complejo.


Características del abuso y/o incesto

Regularmente se da en el seno de hogar y es perpetrado por una persona cercana la familia, alguien a quien la familia ha puesto confianza, incluso el propio padre. El ofensor seduce a la niña o niño y le envuelve en una serie de amenazas, “este es nuestro secreto”, “no se lo dirás nadie” “si lo dices tu mamá te va pegar, o le va pasar algo malo, tu no quieres que algo malo le pase a tu mamá, verdad?” y así noche a noche, día a día por muchos años, porque es así.
Se considera que el termino medio de duración del abuso son ocho años. Ocho años en los que el niño o la niña está sometido o sometida a una verdadera tortura.


¿Qué causa el daño?

Diversas autoras concuerdan que el daño constituye una traición, una traición a la confianza que la niña o niño depositó en alguien se suponía debería cuidarla (o)*. Es esa traición la que devasta primariamente la vida psíquica de la víctima. De ahí en adelante su vida ya no será la misma: ha sido traicionada y sometida a la seducción, a la amenaza, a un mundo con experiencias, sentimientos y sensaciones para los cuales su mente no está preparada.
También es un daño a la familia: la ofensa hiere el corazón de la familia.


¿Por que se da?

El patriarcado favorece que las relaciones se den en el marco del poder, así los ofensores se sienten con el derecho de abusar del o de la niña. Son de su propiedad, lo justifican y cometen el delito.
Así encontramos que ellos son personas “normales que se mueven en el ámbito social y comunitario con verdadera propiedad- Suelen ser ciudadanos respetables, que pagan sus impuestos, e inclusive hacen obras de caridad. No es cierto que la causa sea el alcohol o la pobreza, estos pueden ser facilitadores. Pero no la causa.
Por otro lado, se da en todos los estratos sociales y hemos encontrado ofensores ministros religiosos, profesionales, maestros, además, desde luego de los padres y familiares cercanos.


Algunos datos

Los datos con que contamos no reflejan la realidad que se ve con frecuencia en la clínica. No hay registros confiables y hay una enorme dificultad debido a que las víctimas no se atreven a denunciarlo. Confirman que el abuso se inicia antes de los 10 años, dura muchos años y es perpetrado por alguien muy cercano a la familia.


Síntomas y efectos posteriores

Una de sobreviviente utiliza la metáfora de “nudo ciego” habla de cómo su mundo interno es una enmaraña en la que si se afloja algo, otro aspecto se aprieta y viceversa.Otra dice que siente “mucha bulla” en su cabeza. Alude a la confusión, las dificultades y bloqueos que la aqueja. Los síntomas y efectos posteriores son muchísimos.

En primer lugar las secuelas pueden encajan en el Diagnóstico ESTRÉS POST-TRAUMATICO (DSM-IV, APA 1996). Judith Herman (1992) plantea un esquema que amplía la problemática en relación a los vínculos que la víctima establece con el agresor, y le llama “SíNDROME DE ESTRÉS POST-TRAUMATICO COMPLEJO”. Esta autora agrupa las secuelas de la siguiente manera:
· Antecedentes de haber estados sometidas a un control totalitario por un período prologado (de meses o de años).
· Alteraciones en la regulación del afecto.
· Alteraciones en la conciencia.
· Alteraciones en la auto percepción.
· Alteraciones en la auto percepción del ofensor.
· Alteraciones en las relaciones con otros.
· Alteraciones en el sentido de pertenencia.


Basándonos en la experiencia del trabajo con sobrevivientes de abuso sexual e incesto hemos encontrado los siguientes síntomas y efectos posteriores en la vida adulta:

Miedos

Las sobrevivientes sufren de temores diversos, miedo a estar solas, a la oscuridad. Al abandono, incluso de la o el terapeuta, al rechazo, a los cambios, a estar en público, a la intimidad, por lo que las relaciones de pareja son muy dificultosas. Miedo a perder el control, miedo a enloquecer, a ser tocada, a la sexualidad y los sentimientos y sensaciones sexuales; temor aciertos lugares (regularmente asociados al abuso), miedos inexplicables relacionados con sus propios hijos, por lo que los protegen excesivamente o no los dejan con ninguna otra persona; miedo a los exámenes pélvicos, por lo que postergan la ida al médico, se resisten a asistirla médico o se disocian cuando están siendo examinadas; miedo a ciertos lugares- parques, bosques, closets, dormitorio, casas, etc.
Una de las integrantes del grupo no puede entrar a baños y vestidores de lugares públicos sino es en compañía.

Síntomas físicos

Las sobrevivientes suelen tener mucha tolerancia al dolor, al cansancio, al hambre, es decir, no tienen sensibilidad para observar las señales de su cuerpo.
Contrariamente, algunas sensaciones son expresadas con reacciones físicas. Tienden a esconder su cuerpo con ropas flojas. Ofrecen mucho problema respecto a la imagen corporal, por lo que engordan fácilmente-como protección- o bien tienen problemas alimenticios como anorexia y bulimia.
Manejan enfermedades físicas en las que se sospecha fuertes componentes psicológicos, como los trastornos psicosomáticos o somatoformes. Se auto lesionan. Una paciente solía bañarse con una piedra pomez en el afán de “limpiar su cuerpo”. Suelen también, sentir rechazo manifiesto hacia su cuerpo “yo no me acepto así’. Sufren también de tensión muscular, por lo que es frecuente la cefalea por tensión y el dolor de espalda.
Presentan trastornos gástricos inexplicables y son frecuentes problemas ginecológicos como amenorrea, dismenorrea, dispareunia y vaginismo.Muchas de ellas tienen una historia ginecológica compleja, incluyendo abortos inducidos.

Secuelas emocionales

La lista de las secuelas emocionales es amplia y compleja. Desordenes de la alimentación, (anorexia, bulimia, etc.) Distorsiones de la percepción del propio cuerpo. Trastornos compulsivos, Trastornos adictivos-adicción a substancias adictivas o de otro tipo-. Codependencia, Conductas autodestructivas, riesgos innecesarios y poco juiciosos. Ideación suicida e intentos de suicido. La ideación suicida suele ser obsesiva.
Es frecuente la depresión tanto severa y aguda, así como de manera crónica, que amerita el diagnóstico de distimia. Se pueden observar diferentes trastornos de ansiedad, especialmente, ataques de pánico. Sentimientos de culpa abrumadores, la mayoría de las sobrevivientes han pasado muchos años sintiendo que ellas fueron las culpables del abuso y se reprochan el no haberse defendido, en no haber pedido ayuda, el haber permitido, el haber sentido placer, en algunos casos.También exhiben conductas sumamente controladoras, suelen controlar en las relaciones, en el trabajo, con mucha tendencia a la perfección, como defensa ante la angustia a perder su propio control.

La sobreviviente se percibe así misma como mala, sucia, “diferente” lo manifiesta que su autoestima está muy lastimada. Esto la lleva a establecer relaciones poco gratificantes y en las que es víctima de abuso físico y emocional.
Se observa también muy pobre control emocional, así se les dificulta manejar emociones fuertes, especialmente la ira, el miedo y a la vez su conducta puede ser retraída y buscar el aislamiento. Otras suelen presentar ataques de ira incontrolable.Un aspecto importante es la despersonalización y desrealización- suelen sentirse como que si no es ella, extraña- o disociarse, experimentando personalidades múltiples. Los sentimientos de desesperanza son frecuentes.
Muchas de las integrantes del grupo tienen la idea que no son normales y que nunca van a poder salir de ello, aunque tienen fuertes sentimientos de olvidar lo que pasó, de dejar atrás y se frustran cuando esto no es posible.

Relaciones

Las sobrevivientes tienen mucha dificultad para aceptar el amor de otros, porque prevalece el sentimiento de no merecer, de ser indigna, de estar manchada, “ser sucia”, “mala o defectuosa”.
La convivencia en pareja hace dificulta la expresión de sentimientos, muchas veces se contienen de expresar lo que sienten por temor a perder el control y la idea que algo muy malo va a pasar: por otro lado, el desbordamiento de la ira es una característica que desconcierta a la pareja.
Una dificultad manifiesta en esta área es la confianza. Le cuesta confiar en la pareja, amigas, familiares, conocidos, de tal manera que se mantiene hipervigilante, con temor de que algo malo pueda suceder, aunque muchas veces por la dificultad de discriminar con quien relacionarse puede revictimizarse en relaciones abusivas.

Sexualidad

Esta área ofrece múltiples síntomas y secuelas. Algunos de ellos son: anorgasmia, dificultad para disfrutar la sexualidad o parte de ella, dificultad de ser tocada, rechazo al sexo, este es considerado, malo, sucio, pecaminoso.
Muchas veces tienen “flashbacks” durante la relación sexual, sensaciones corporales desagradables, pánico o ausencia total de sensaciones (anestesia corporal).Puede ser también que la sobreviviente presente una conducta promiscua, sexo obsesivo y compulsivo, sin satisfacción como producto de su auto percepción: “Solamente soy un objeto sexual”.

Memoria

Muchas de las sobrevivientes no recuerdan el abuso o tienen únicamente ideas vagas, recuerdos entrecortados o entre bruma, o sensaciones corporales que les hacen pensar que “algo pasó”. Pueden sufrir lagunas mentales, especialmente si se disocian.
Por otro lado, suelen tener sueños o pesadillas del abuso o simbólicos del mismo. Los “flashbaks” son frecuentes, lo mismo que los disparadores, que se presentan ante estímulos que se pueden asociar al trauma.

_________________
.... que te pasen cosas, o hacer que las cosas pasen??


09 Feb 2007, 15:03
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
.
TRATAMIENTOS
Autor Mensaje
Cactus



Publicado: Sab Oct 28, 2006 12:19 am

--------------------------------------------------------------------------------
Definición de los objetivos

Es ilusorio, e incluso perjudicial, diferenciar, en el TEPT, entre síntomas que serían principalmente de registro biológico y por ello accesibles a la farmacoterapia, y síntomas de determinismo psicológico y por tanto más sensibles a las estrategias psicoterapéuticas.

Resulta mas adecuado determinar, de acuerdo con el paciente, los objetivos terapéuticos que en síntesis, pueden articularse alrededor de 3 ejes:

1) La confrontación con la experiencia traumática.

2) Control y dominio de las reacciones biológicas y fisiológicas del estrés.

3) Restauración o refuerzo de las estrategias de adaptación.

Así por una parte se contempla la reducción de los síntomas y conductas mas incapacitantes (síntomas intrusivos, hiperactividad neurovegetativa, ansiedad, alteraciones del sueño, síntomas depresivos, anhedonia, impulsividad, conductas de evitación, manifestaciones disociativas).

Por otra parte, más allá de la reducción de síntomas debe mejorarse la capacidad de respuesta al estrés, mejorar su calidad de vida, disminuir su incapacidad y reducir los síntomas de una comorbilidad eventual.

Una medicación por si sola nunca es el tratamiento de un paciente, sin embargo, la medicación puede ser un componente importante de un plan terapéutico global, que incluye desde la evaluación exhaustiva hasta la valoración continuada del plan de tratamiento y evolución.

Estrategias terapéuticas psicofarmacológicas

Los tratamientos farmacológicos, tienen sus modelos de referencia sobre una hiperactividad del sistema nervioso autónomo, del sistema endocrino y de otros sistemas interrelacionados (noradrenérgico, dopaminérgico, serotoninérgico y de los opiáceos endógenos). Los fármacos más empleados son los ansiolíticos y los antidepresivos, este último grupo es el que ha generado una mayor investigación. Las últimas perspectivas se orientan hacia los ISRS solos o en asociación con BZD.


Estrategias terapéuticas en el trastorno por estrés postraumático.
FUENTE: INTERPSIQUIS. 2003; (2003)
Medina Amor J.L.; Robles Sánchez J.I.; Pérez-Iñigo Gancedo J.L.; Marcos González E.
Servicio de Psiquiatría
Hospital Central de la Defensa
Madrid (España)




------------

En todo caso, y reconociendo la multidimensionalidad y complejidad del trastorno, parece aconsejable en la mayoría de las ocasiones optar por un tratamiento múltiple, adaptable a las circunstancias del paciente en la medida de lo posible.

Algunas de las modalidades terapéuticas más comunmente utilizadas en la actualidad.

ENFOQUE PSICOEDUCATIVO
El enfoque psicoeducativo implica proporcionar al paciente/familia información básica sobre su enfermedad, síntomas característicos y diversas estrategias de afrontamiento.
A nivel familiar incluye la enseñanza de estrategias de afrontamiento y habilidades de solución de problemas para facilitar la relación con la persona afectada por el trastorno.

Este enfoque psicoeducativo, a nivel familiar, parece reducir considerablemente las sensaciones de estrés, confusión y ansiedad que suelen producirse dentro de la estructura familiar y que pueden llegar a desestructurarla, ayudando de manera significativa en la recuperación del paciente.

TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL
Surgida a partir de la segunda guerra mundial, originariamente bajo el concepto de MODIFICACION DE CONDUCTA O TERAPIA DE CONDUCTA ,se fundamentaba en sus primeros orígenes en técnicas de naturaleza basicamente conductual.
Posteriormente ha ido "asimilando" a su repertorio de técnicas de intervención las estrategias y procedimientos de la psicología cognitiva, basada en la modificación de patrones de pensamiento distorsionados y el entrenamiento en habilidades de solución de problemas, manejo de ansiedad o inoculación de estrés.

Tanto por el número de estrategias eficaces de intervención disponibles como por la propia naturaleza multi-dimensional del trastorno, el enfoque cognitivo-conductual parece especialmente adecuado en el abordaje psicoterapéutico de este tipo de trastornos.

Incluye:
-TECNICAS DE RELAJACION / CONTROL ACTIVACIÓN EMOCIONAL
-TECNICAS DE EXPOSICIÓN
-TECNICAS DE AUTOCONTROL
-TECNICAS DE REESTRUCTURACION COGNITIVA
-TECNICAS DE HABILIDADES DE ENFRENTAMIENTO
-EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing). Es un relativamente nuevo enfoque psicoterapéutico, desarrollado por la psicóloga norteamericana FRANCINE SHAPIRO, que combina elementos de la terapia de exposición, terapia cognitivo-conductual y determinados patrones de movimiento ocular y sonidos que generan una alteración del foco de atención, lo que facilitaría, en teoría, el acceso y procesamiento de los recuerdos traumáticos.

HIPNOSIS CLINICA
En la fase inicial de la intervención, la hipnosis puede ser especialmente eficaz para estabilizar al paciente, proporcionándole estrategias de autocontrol emocional y manejo del estrés / control de la activación, ayudándole a través del aprendizaje de sencillas técnicas de auto-hipnosis a generalizar las habilidades adquiridas en la consulta a su vida cotidiana.

En el estado hipnótico es un momento especialmente adecuado para proporcionar sugestiones hipnóticas y posthipnóticas que incrementen su autoestima y su sensación de seguridad/control, facilite el afrontamiento de los recuerdos mas dolorosos y permita combatir síntomas comunes asociados con el PTSD como el insomnio, agresividad/ira, la excesiva activación emocional o la ansiedad generalizada.

Este incremento del autocontrol emocional del paciente a través de la hipnosis como estrategia de control del estrés permitirá al paciente beneficiarse de otras estrategias de intervención posteriores.

En una segunda fase, varias técnicas pueden ser utilizadas para la integración y resolución de los recuerdos traumáticos. En este contexto el paciente puede aprender a modular la distancia cognitiva y emocional hacia el evento traumático y los recuerdos asociados.

Por otro lado, la hipnosis puede servir como estrategia para poder acceder a recuerdos dolorosos y traumáticos que pueden estar influyendo en el estado presente del sujeto y de los que ,en ocasiones, no es consciente o han sido reprimidos.

TERAPIAS GRUPO / GRUPOS AUTOAYUDA-APOYO SOCIAL
La terapia de grupo es un opción terapéutica efectiva en la medida que permite al paciente compartir sus recuerdos traumáticos en un ambiente de seguridad, cohesión y empatía proporcionada por los otros pacientes y el propio terapeuta.

Compartir la propia experiencia y afrontar directamente la ira, ansiedad y culpa a menudo asociados a los recuerdos traumáticos permite a muchos pacientes afrontar de forma eficaz sus recuerdos, sus emociones e integrarlos de forma adaptativa en su vida cotidiana.

A pesar de que existen una gran variedad de aproximaciones grupales al tratamiento del trauma en general la terapia de grupo pretende alcanzar los siguiente objetivos terapéuticos:

-Estabilizar las reacciones, tanto a nivel físico como psíquico, frente a la experiencia traumatica.
-Explorar, compartir y afrontar emociones y percepciones.
-Aprender estrategias efectivas de afrontamiento y manejo ante el estrés.
Compartir experiencias, éxitos, fracasos, información y recursos son algunas de las posibilidades que ofrecen estos grupos.


TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO
CONCEPTUALIZACIÓN, EVALUACIÓN Y TRATAMIENTO
David Puchol Esparza

..


09 Feb 2007, 15:12
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
SENTIMIENTOS EN LA VIOLACIÓN Ver siguiente tema

Autor Mensaje jenny1

--------------------------------------------------------------------------------
La recuperación de las víctimas de una violación no sólo se vincula al esfuerzo de los directamente involucrados, sino que requiere de una toma de conciencia de toda la sociedad en relación a las construcciones de género que aún hoy contribuyen a crear sentimientos de culpa y de vergí¼enza en las mujeres abusadas. Un hecho que inhibe a muchas a recurrir a comisarías y hospitales dejando numerosos casos sin investigar y provocando que algunas mujeres violadas no reciban atención médica inmediata y se expongan al riesgo de contraer distintas enfermedades de transmisión sexual.


EL SHOCK DEL PRIMER MOMENTO


se pueden distinguir tres momentos en el proceso de aparición de la sintomatología psicológica derivada de una agresión sexual:

La primera de esas etapas, la etapa aguda, se produce inmediatamente después de producido el episodio y se caracteriza por la aparición de síntomas muy notorios. La víctima tiende a quedarse paralizada o ingresa en una crisis de llanto incontrolable o de nervios.

También se producen los casos en que las mujeres que atraviesan esta etapa se quedan súbitamente sin habla o bien se encuentran como aturdidas o perdidas, sin saber con certeza dónde están o qué les pasó.

Hay ocasiones en que ese aturdimiento llega al grado de generar una fuerte incerteza en la mujer violada, que no sabe si realmente le sucedió la violación, si la soñó o si se la contaron.

Los especialistas coinciden en consignar que una característica de ese primer momento es una gran mezcla de sentimientos. La misma mujer a la que le cuesta creer que le pasó lo que le pasó registra sentimientos muy característicos de estos casos, como son la culpa y la vergí¼enza, mezclada con una gran cuota de bronca e impotencia.

En los días que siguen al suceso el impacto psicológico no cede y la mujer violada comienza a revelar cambios de conducta que se relacionan con el episodio.

Así, comienza a mostrar una tendencia a recluirse, indican los especialistas. Le cuesta hablar del episodio y, perseguida por los miedos, trata de no estar nunca sola.

Otro de los síntomas característicos, presentes en esta etapa, hacen que la mujer afectada tenga tendencia a cambiarse muchas veces de ropa y a bañarse reiteradamente.

La asalta la sensación de estar 'sucia' y expresa una necesidad emocional y psicológica de quitar todo tipo de rastro del violador


TRASTORNOS DEL APETITO Y DEL SUEÑO


Los síntomas propios de esa primera etapa pueden remitir o no, pero con el paso de los días van dando paso a otras señales que aparecen progresivamente y que pueden extenderse durante semanas o meses.

Este segundo grupo de síntomas incluyen trastornos del apetito o del sueño y estados de hipervigilancia o hiperalerta.

"En los meses que siguen a la violación, las mujeres empiezan a tener problemas para dormir. Muchas no quieren hacerlo con la luz apagada y manifiestan estados de alerta e hipervigilancia", explica Olga Cáceres.

Al mismo tiempo, se reatraen, muestran mucho temor de salir a la calle y especial cuidado en evitar los espacios abiertos.

La tercera etapa corresponde a la recuperación y su duración va a depender del apoyo del entorno, aseguran los especialistas.

En ella persisten algunos de los síntomas, tales como la depresión, el estado de ansiedad y el aislamiento.


SINDROME DE ESTRES POST-TRAUMATICO

Según las estimaciones de los especialistas, entre el 50% y el 70% de las víctimas de violación necesitan recurrir a la psicoterapia. Las que no requieren el acompañamiento psicológico después del primer momento son las que cuentan con una apoyo y una contención afectiva eficaz por parte del entorno, un elemento que se considera fundamental para la evolución de la paciente.

Uno de los aspectos a los que apuntan los tratamientos psicológicos vigentes es el estrés post-traumático, una afección que afecta a las víctimas de violación más que a los ex combatientes y a las víctimas de catástrofes naturales y de otros delitos.

Según un trabajo sobre estrés post-traumático desarrollado por la Universidad del País Vasco, mientras las víctimas de otros delitos desarrollan esa dolencia en un 25% de los casos, el porcentaje se duplica en el caso de las víctimas de una agresión sexual.

El mismo trabajo da cuenta de que esta afección suele ser más frecuente en víctimas de violación que en ex combatientes. ¿La razón? Mientras el ex combatiente abandona el entorno bélico una vez terminada su participación en la guerra, la mujer víctima de violación sufrió el delito en un ámbito cotidiano, que debe seguir frecuentando y que potencia cada uno de sus miedos.

Del estudio se desprende, asimismo, que en el ámbito de las agresiones sexuales, sólo el 20% de las víctimas no muestran síntomas un año después de la agresión.

La angustia, la ansiedad, la depresión, la baja de la autoestima y la reincidencia de sueños y recuerdos invasivos son algunos de los rasgos de esta patología, que entre otras derivaciones reconoce la adicción de sustancias como las drogas o el alcohol y los intentos de suicidio.


IMPACTO EN LA PAREJA, LA FAMILIA Y EL TRABAJO

La mujer violada sufre una invasión total de su integridad física y psíquica, un desgarramiento de su intimidad y su dignidad, que hace que uno de los elementos que se vea más afectado sea la autoestima. La mujer violada siente vergí¼enza y culpa, pero también la inseguridad, los miedos y las fobias la afectan y condicionan todos los aspectos de su vida.

El trabajo de Noemí destaca que un estudio realizado en México demostró que el 91% de las víctimas de una violación abandona su trabajo, aún cuando fuera su única fuente de sustento.

Esto se fundamenta en la aparición, en la mujer sexualmente agredida, de una "necesidad de huir" del recuerdo de la violación, pero también de escapar de la amenaza de volver a ser abusada.

La idea de culpabilidad y la vergí¼enza por el episodio vivido repercuten en la vida de relación y en la vida sexual, que se ve fuertemente condicionada.

Preguntas como "¿por qué tomé por esa calle y no por otra?" o "¿por qué decidí salir a esa hora?" aparecen recurrentemente en el período que sigue a la agresión.

Lo más común es que, si la persona violada tiene una pareja estable, los dos se vean shockeados por la situación. Esa situación, se manifiesta, sobre todo, en una dificultad creciente para manejar las reacciones cotidianas.

En lo que hace a la familia, en los casos en que la mujer violada no tiene pareja estable, adquiere un rol fundamental para la recuperación de la víctima. Pero la reacción de cada familia es difícil de prever a partir que cada uno de sus miembros resulta igualmente shockeado por el episodio, aseguran los especialistas.



Muchos besos a todos,Jenny


18 Jul 2007, 15:05
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
Poner palabras....
.
Autor Mensaje LUNAS



Publicado: Lun Ene 30, 2006 9:38 pm

--------------------------------------------------------------------------------
Me ha parecido interesante.
Yo siempre insisto en que hay que hablar y hablar y hablar... (escribir, escribir, escribir....), sin forzar el ritmo personal, claro.


Rojas Marcos, psiquiatra, “Violencia: Tolerancia Cero”


“Las personas mantenemos desde la infancia dos memorias independientes, una verbal y otra emocional.
La memoria verbal es el método habitual de captar, retener y recordar las vicisitudes que forman el guión de nuestra vida. El contenido de esta memoria se evoca con palabras.

La memoria emocional, por el contrario, se encarga únicamente de almacenar las imágenes y las sensaciones corporales más fuertes vinculadas a las experiencias. Los recuerdos sobre algún horror vivido acumulados en la memoria emocional no se expresan con palabras sino con fogonazos de las escenas aterradoras, y sensaciones corporales de miedo.

Mientras que las experiencias que guardamos en la memoria verbal van perdiendo poco a poco su intensidad afectiva original, los sucesos estremecedores que se archivan en la memoria emocional no cambian, no se marchitan con el paso del tiempo, y, al rememorarlos, revivimos las experiencias abrumadoras pasadas como si estuvieran ocurriendo en el presente.

Verbalizar los acontecimientos que nos han aterrorizado en un ambiente seguro, permite transformar poco a poco las imágenes y las sensaciones de terror guardadas en la memoria emocional en recuerdos más manejables bajo el control de la memoria verbal. Al relatar y ponerles palabras a estas escenas de horror minimizamos la posibilidad de que se enquisten o de que provoquen problemas emocionales crónicos”.

_________________
"Ayer dije Nunca más, pero no oigo lo que digo..."



.


18 Jul 2007, 15:14
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
Autolesiones: ¿Por qué algunas personas se hieren a sí mismas

Autor Mensaje mando





--------------------------------------------------------------------------------
Autolesiones: ¿Por qué algunas personas se hieren a sí mismas?


Cuando una persona se encuentra con un ser querido que se daña o autolesiona, la primera reacción es de desconcierto e incomprensión. No saben por qué está pasando esto ni qué pueden hacer para ayudarle. Esta artículo intentará esclarecer lo que sucede en estos casos y dar algunas pautas de acción a las personas que se auto-lesionan

Dañarse a uno mismo es una manera de vérselas con emociones muy intensas. A algunas personas les proporciona el alivio que el resto de nosotros suele encontrar en el llanto. Pero tal vez estas personas han llorado tanto que ya no les proporciona ningún alivio. Algunas personas que se autolesionan se sienten tan enfadadas y agresivas que no pueden controlar sus emociones. Tienen miedo de llegar a lastimar a alguien, así que vuelven su agresión hacia sí mismas buscando liberarse de ella. A veces se considera a estas personas como buscadoras de atención. Sin embargo, una persona que se autolesiona puede creer que ésta es la única manera de comunicar o manejar malestar.

El dañarse a uno mismo puede ser un problema que se mantiene oculto durante años. Puede comenzar como un modo repentino de dejar salir la ira y frustración (como dar un puñetazo a una puerta) y puede llegar a convertirse con el tiempo en una manera importante de hacer frente al estrés que, al seguir oculto, suele generar más estrés.

La severidad del daño a uno mismo no depende de cómo de graves son los problemas subyacentes. Generalmente, con el tiempo, la persona se hace más tolerante al dolor que se inflige, de modo que tienen que hacerse un daño más severo para obtener la misma sensación de alivio. Esta espiral puede dar lugar a lesiones permanentes e infecciones serias.

Si te haces daño a ti mismo como manera de hacer frente a emociones estresantes o difíciles, como ira, frustración o autodesprecio, has de tener en cuenta que no estás solo. Muchas personas hacen esto y lo superan; hay ayuda disponible para ellas.

La exploración personal necesaria para resolver este problema suele hacerse mejor con la ayuda de un psicólogo. Pero esto no significa que una persona que utilice la autolesión como una estrategia de afrontamiento, no pueda tener cierto control de la situación.

¿Cómo de frecuente es este comportamiento?

Es difícil decir lo frecuente que es la auto-mutilación porque es una conducta bastante secreta. Las líneas telefónicas de ayuda reciben llamadas de personas que se han autolesionado durante años sin decir nada a nadie, debido a la vergí¼enza y el miedo al rechazo y desprecio de los demás. Son personas que han encontrado maneras de mantener su problema oculto y, cuando se dañan tan gravemente como para necesitar tratamiento, a menudo tendrán una historia bien preparada para contar, o no buscarán ayuda en absoluto. El resultado puede ser una desfiguración permanente o una infección seria.

No obstante, algunos estudios han encontrado que un 11 por ciento de estudiantes se habían hecho cortes en la piel en alguna ocasión.

Cerca de un diez por ciento de las hospitalizaciones son el resultado de autolesiones. Las mujeres tienen un mayor riesgo de dañarse a sí mismas entre entre los 15 y 19 años; los hombres, entre los 20 y 24 años, siendo más frecuente en mujeres. Los métodos que utilizan varían, pero la mayoría de casos admitidos en hospitales están relacionados con sobredosis de drogas. Del 5 a 15 por ciento de los ingresos en hospitales son causados por cortes.

Alrededor la mitad de los hombres ingresados en hospitales por autolesiones y un cuarto de las mujeres, ha bebido alcohol durante las horas previas. Ésta es una cifra preocupante. Una persona que toma la decisión de recurrir a la sobredosis mientras está bajo la influencia del alcohol (y por tanto, actuando impulsivamente) corre el riesgo de que las drogas interactúen con el alcohol. Las drogas y el alcohol pueden llegar a ser más potentes cuando actúan mezcladas en el cuerpo. La persona puede acabar tomando una mezcla mucho más fuerte que la prevista, con consecuencias trágicas.

Es importante hacer una distinción entre el daño a uno mismo y el intento de suicidio. Alrededor de un cuarto de las personas en tratamiento por autolesiones, ha intentado suicidarse también o (indecisos sobre si desean vivir o no) han puesto la opción en manos del destino.

¿Qué puedes hacer si te estás autolesionando?

La mayoría de la gente que se infringe daño desea dejar de hacerlo, y pueden lograrlo si desarrollan nuevas maneras de afrontar el estrés y de comunicarse. Sin embargo, algunas personas pueden necesitar no sólo modificar su comportamiento, sino también entender porqué han recurrido a esto.

Existen una serie de técnicas que pueden reducir el riesgo de lesión seria o reducen al mínimo el daño causado por las autolesiones. Esta lista no es exhaustiva (las personas difieren en cuento a las técnicas que les resultan útiles), de modo que si una no te funciona, prueba con otra:

1. Para e intenta descubrir qué tendría que cambiar para no sentir más el deseo de dañarte.

2. Cuenta hacia atrás empezando desde el diez .

3. Busca cinco cosas, una para cada sentido, a tu alrededor, para dirigir tu atención hacia ellas y hacia el presente.

4. Respire lentamente. Inspira profundamente por la nariz y expulsa el aire por la boca.

Si todavía sientes necesidad de dañarte, intenta lo siguiente:

1. Píntate una línea usando témpera y tus propios dedos en vez de cortarte.

2. Utiliza un saco como los de boxeo para golpear.

3. Haz flexiones rápidas, salta a la comba o cualquier otro tipo de ejercicio físico intenso.

4. Grita (aunque sea un grito silencioso).

5. Frótate con hielo en la zona donde sientes deseo de lesionarte.

6. Abre cualquier libro al azar y empieza a leer en voz alta (o ten preparado un libro concreto para estos casos, o un poema o algo que hayas escrito especialmente para leer en estos momentos). Si profesas alguna religión puedes recitar una oración.

7. Empuja con fuerza la pared, como si quisieras desplazarla o echarla abajo (pero sin golpearte, sólo empuja). O bien tira de un objeto muy pesado, tratando de arrastrarlo.

Las mencionadas en la página anterior son estrategias para utilizar justo en el momento en que sientes deseos de dañarte. Después, puedes utilizar otras estrategias:

1. Busca ayuda de un psicólogo. El daño a uno mismo es casi siempre un síntoma de otro problema o problemas subyacentes y puede ser necesario tratarlos todos con ayuda profesional.

2. Analiza con detalle qué es lo que te lleva a sentirte así (qué pensamientos, situaciones o emociones concretas; qué sucedió justo antes de desear dañarte). Puedes llevar un diario o registro donde anotes todo esto.

3. Lleva un diario donde anotes todos tus pensamientos, emociones y sucesos del día. Céntrate más en los aspectos positivos de tu vida y escribe los negativos desde una perspectiva de búsqueda de soluciones y preguntándote si te puede aportar algo bueno a larga, cómo puedes utilizar el suceso para crecer, etc.

La paradoja de la autolesión

Muchas personas caen en comportamientos que son dañinos para sí mismas, como fumar o beber en exceso. Pero la diferencia principal entre estos comportamientos y el de alguien que corta repetidamente sus propios brazos es que la gente no fuma con la intención de dañarse. El daño es un efecto secundario desafortunado, y la razón por la que fuman es el placer. En cambio, quienes se cortan se proponen lastimarse.

Hay también una distinción importante entre el intento de suicidio y la automutilación. En el caso de intento de suicidio (por ejemplo, por la ingestión de píldoras, que es lo más común), el daño causado es incierto y básicamente invisible; por el contrario, cuando una persona se hace cortes, el daño es claro, predecible y a menudo altamente visible.

¿De qué modos suelen dañarse las personas a sí mismas?

Las formas más comunes son los cortes en los brazos, las manos y las piernas, y menos comúnmente la cara, el abdomen, los pechos e incluso los órganos genitales. Algunos se queman o se escaldan, otros golpean sus cuerpos, o se golpean contra algo. Otras maneras en que la gente se daña incluyen arañazos, pinchazos, morderse, rasparse y, ocasionalmente, la inserción de objetos afilados debajo de la piel o en orificios del cuerpo o tragar objetos afilados o sustancias dañinas.

Las formas comunes de auto-lesión que raramente necesitan atención médica incluyen a personas que se arrancan el pelo y las pestañas, se pinchan en ciertos punto de su piel o se frotan tan fuerte que llegan a producirse una abrasión de la piel.

Abuso sexual en la infancia

Muchas personas afirman que comenzaron a dañarse a sí mismas en la niñez, disfrazando los rasguños y moratones como accidentes y que progresaron hacia cortes y quemaduras más sistemáticas en la adolescencia.

La automutilación y otras conductas autodestructivas son comunes en personas que han sido víctimas de abuso sexual en la infancia (R.P. Kluft, 1990), debido a las emociones tan intensas y desagradables que los recuerdos del abuso pueden llegar a producir, o bien como un modo de castigarse a sí mismas, por haber interiorizado una imagen muy negativa de sí mismas, con gran autodesprecio y baja autoestima. Es decir, el abuso, puede hacer pensar a una persona que hay algo malo en ella y por eso le sucedió algo tan terrible.

Otras teorías afirman que debido a que a estas víctimas se les prohibió revelar la verdad acerca del abuso y maltrato vivido en la infancia, utilizan la auto-mutilación como un modo de expresar al mundo el horror del abuso vivido.

Las investigaciones parecen mostrar que las personas que se autolesionan han vivido en ambientes que los infravaloraban como personas; un ambiente en el que la comunicación de experiencias privadas se encuentra con respuestas inadecuadas o extremas. La expresión de experiencias privadas, por tanto, no se valida adecuadamente sino que es trivializada o castigada.

Por supuesto, no todas las personas víctimas de abusos sexuales en la infancia se dañan a sí mismas, ni todas las personas que se autolesionan han sido víctimas de abusos.

La adicción a las endorfinas

Una teoría biológica afirma que los cortes desencadenan la liberación de endorfinas por el cuerpo que acaba creando adicción. Estas sustancias son opiáceos naturales que producen una sensación de bienestar y alivian el dolor. Así, algunos autores consideran que estas personas han llegado a ser adictas a sus propias endorfinas, motivo por le que continúan cortándose repetidas veces. Pueden incluso sufrir una especie de síndrome de abstinencia si no se cortan durante un tiempo. Los medicamentos usados para tratar adictos a la heroína son eficaces con quienes se autolesionan, pero sólo en las personas que dicen tener una sensación similar a la producida tras tomar drogas después de cortarse.

Otra teoría se basa en el principio psicológico de que todo comportamiento tiene consecuencias que lo están recompensando de alguna manera. Por ejemplo, lograr la atención de otra persona a través de la autolesión o castigarla de alguna manera (por no haberla protegido de los abusos, por ejemplo).

_________________
No basta saber, sino también aplicar el saber; no basta querer, es preciso obrar.

Johann Wolfgang von Goethe



invi



Registrado: 08 Jun 2007
Mensajes: 601
Ubicación: Saliendo de mi burbuja.
Publicado: Mie Jul 04, 2007 2:12 pm

--------------------------------------------------------------------------------
Gracias Mando..

Yo creo que es importante la información, y muchas veces no la encontramos....es extraño..pero encontramos lo que necesitan los demás, y lo que nosotros debemos leer, lo pasamos por alto.

Pero me dediqué un tiempo para leerlo.

"Mi" caso, no está ejemplificado....


Igualmente, creo que hasta que uno mismo, desde su interior no se decide a terminar con ésto...no lo logra.

Pero tener en vista el tema, ayuda.

Gracias de nuevo.

_________________
Ya sé de qué sirvió vivir...si al final lo tengo todo..



invi



Registrado: 08 Jun 2007
Mensajes: 601
Ubicación: Saliendo de mi burbuja.
Publicado: Vie Jul 06, 2007 3:20 pm

--------------------------------------------------------------------------------
Ya que hicieron un post fijo con esto, y yo me sentí perdida con este tema, pensé que podriamos juntar los consejos que se fueron dando.


No sé pasar citas de un post a otro.


Si alguien sabe, se puede hacer así, si no, voy a ir transcribiendo.


Les parece?


Por ejemplo, a mi las palabras de area me sirvieron: se puede empezar bajando la intensidad/profundidad.... es un primer paso, que nos permite avanzar sin creer que se soluciona todo de un día para el otro.


También me dijeron que escriba una carta a mi niña interior, la que fui, haciéndole (haciéndonos) entendender que no fue su culpa el haber sido abandonada, maltratada, humillada, golpeada, violada, (lo que haya sucedido..), que eso que pasó estuvo mal..... no debió haber pasado, no fue causado por ella, sino que fue un error de otro.


También entender por violencia: a la indiferencia, al abandono emocional, a la sobrprotección, con su mensaje oculto : "no sirves, eres inútil, no te sale".

_________________
Ya sé de qué sirvió vivir...si al final lo tengo todo..



invi



Registrado: 08 Jun 2007
Mensajes: 601
Ubicación: Saliendo de mi burbuja.
Publicado: Mar Jul 10, 2007 4:38 pm

--------------------------------------------------------------------------------
Hay relación también con el post que acabo de leer, de Lunas, con respecto a la memoria emocional, y la memoria...hablada?

algo así..mm..es que cuesta entender cuando somos parte...

La memoria racional nos dice que está mal, que lo que hacemos no tiene sentido, entiende por qué, todo, todo..pero la memoria emotiva, nos hace repetir lo que nos hace daño...sin entender, sin racionalizar..


18 Jul 2007, 15:22
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
F.A.Q. • Buscar • Lista de Miembros • Grupos de Usuarios • Perfil • No tiene mensajes privados nuevos • Desconectarse [ Cermen ]


Página Inicial :Autoayuda : Formación : Consejo Psicológico Online : Tests : Chat : Ebooks : Empleo : Artículos


Chat en html Chat en java
Nick: Para acceder al chat en java pulse aquí:
Chat
Elija el canal que desea ingresar
Canal #psicologia (Canal de autoayuda)[canal restringido]
Canal S.O.S #psicologia (Para ofrecer o recibir apoyo)[canal libre]
Canal #amigos (Canal de encuentro)[canal libre]



Al final de la página hay otros servidores para acceder al chat en html si teneis problemas.
Dos tercios de las mujeres mexicanas han sufrido violencia Ver siguiente tema
Ver tema anterior
Dejar de observar este Tema
índice del Foro Sección Foros » Traumas por Agresión
Autor Mensaje
Cermen



Registrado: 22 Ene 2005
Mensajes: 3208
Ubicación: Pisando fuerte sobre la TIERRA
Publicado: Vie Mar 23, 2007 5:12 pm

--------------------------------------------------------------------------------
Esta informacion me parecio muy buena fue puesta por nuestra compañera Area como respuesta a otro post, mas me parecio bueno el ponerlo como post aparte dada la informacion que tiene.

Gracias Area

cermen


--------------------------------------------------------------------------------
EFE
Dos tercios de las mujeres mexicanas han sufrido violencia
Miércoles, 21 de marzo del 2007 / INTERNACIONAL
* La mitad han sido agredidas por sus parejas. * La ONU denuncia la falta de protección de la administración a las mujeres violadas.

La violencia hacia las mujeres "subsiste en grado alarmante" en México, ya que dos de cada tres mexicanas han sufrido agresiones alguna vez en su vida, la mitad de manos de sus parejas, denunció hoy el representante de la ONU en este país.

El coordinador de las Naciones Unidas en México, Thierry Lemaresquier, destacó que entre los mexicanos "existe una gran desconfianza de las víctimas a la administración de Justicia", además de una "falta de protección de las mujeres que denuncian haber sido víctimas de violencia sexual".

Existe una gran desconfianza de las víctimas a la administración de Justicia

"La prevalencia nacional de violencia en la pareja actual es del 21,5% por ciento", agregó el funcionario internacional a propósito del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este jueves.

Lemaresquier añadió que los cinco estados mexicanos con mayor índice de violencia son Quintana Roo (31,8%), Tlaxcala (29), Coahuila (28,1), Nayarit (28 ) y Oaxaca (27,5 por ciento).

Aseguró que actualmente una de cada cinco mujeres sufre violencia de su pareja en México, cifra que aumenta hasta un tercio de las mexicanas si se considera a las que alguna vez la han sufrido.

El representante internacional hizo una alusión particular a Ciudad Juárez, escenario de cientos de "feminicidios" desde 1993, la mayoría de los cuales siguen impunes.

"Si bien el caso de Ciudad Juárez ha tenido una relevancia inusitada (...), es necesario señalar que no se trata de un caso aislado sino una muestra clara de un patrón generalizado a lo largo de toda la República Mexicana", dijo el representante de la ONU.

Si bien el caso de Ciudad Juárez ha tenido una relevancia inusitada, no se trata de un caso aislado

Sobre este tipo de agresiones la Comisión Especial de Feminicidios de la Cámara de Diputados constató que entre 2000 y 2004 fueron asesinadas 1.456 mujeres en Chiapas, 114 en Morelos, 112 en Baja California Norte y 236 en el Estado de México.

Además, mencionó como ejemplo de violencia de género el caso de San Salvador Atenco, donde el año pasado "se conocieron abusos y violaciones sexuales de las que fueron objeto al menos 26 mujeres".

Por último, Lemaresquier recomendó al Gobierno de México "la reforma de aquellos cuerpos normativos federales y estatales que siguen siendo en sí mismos discriminatorios contra las mujeres".

A modo de ejemplo, en el Código Penal de trece estados el estupro sólo es delito si "la menor era casta u honesta" en el momento de la relación sexual y no hay pena si el responsable se casa con la víctima.

En nombre del Fondo de Desarrollo de la ONU para la Mujer (UNIFEM), Celia Aguilar afirmó que la recién aprobada Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia "es un buen principio pero todavía está pendiente su reglamentación, la reforma de las instituciones y la implicación del sistema judicial".

Por su parte, la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Rocío García, afirmó que en México ellas "todavía enfrentan un sistema de Justicia que desvaloriza y desatiende sus reclamos".

"La desigualdad sigue siendo la mayor amenaza y el mayor de nuestros desafíos, en ella se oculta la pobreza y la exclusión que afecta especialmente a las mujeres y los niños", concluyó.

La víspera del Día Internacional de la Mujer, el sistema penitenciario de México anunció la inminente liberación de 61 presas por buen comportamiento.

para estar informados
are


_________________
" A veces,vivir de hora en hora,me tortura..
Pero llegas tú,que rompes el silencio con tus discursos variopintos;
otra vez encontraremos LA PALABRA;una brecha en equilibrio.."

_________________
Voy a sacar la cabeza...!

Ultima edición por Cermen el Vie Mar 23, 2007 5:18 pm; editado 1 vez



Cermen



Registrado: 22 Ene 2005
Mensajes: 3208
Ubicación: Pisando fuerte sobre la TIERRA
Publicado: Vie Mar 23, 2007 5:17 pm

--------------------------------------------------------------------------------
Fuente: EFE
Latinoamérica: violencia doméstica equivale al 2% del PIB de la región
Miércoles, 03 de diciembre del 2006 / INTERNACIONAL
"Cuanto más independencia económica y poder de decisión tienen las mujeres, menores son los niveles de violencia.


NUEVA YORK.- El coste de la violencia doméstica en Latinoamérica y el Caribe equivale al 2% del Producto Interior Bruto (PIB) de la región, según Rebeca Grynspan, directora regional del Programa para el Desarrollo de la ONU (PNUD).

"(La violencia doméstica) afecta a la productividad, “pues las mujeres no pueden ir a trabajar”, así como representa un costo para los sistemas de salud y servicios de tratamiento psicológico", ha declarado Gryspan, con motivo de la campaña '16 días promoviendo los derechos humanos'.

Esta iniciativa, promovida por diferentes agencias de la ONU, busca la “concienciación entre la población” latinoamericana de que la violencia contra las mujeres y niñas es un obstáculo para el desarrollo de sociedades justas y equitativas.

"Vivir sin violencia es un derecho humano para todas las mujeres y es algo factible. Es importante sacar a "la violencia del ámbito privado" y denunciarlo en el público para que sea perseguido", ha indicado la costarricense Gryspan.

Ha reconocido que existen serias “dificultades en la recopilación” de datos sobre la violencia contra la mujer, pero que las cifras calculadas hablan por sí solas.

Un caso extremo

"En promedio, en Latinoamérica, entre un 30 y un 45% de las mujeres han sido objeto de la violencia, “ya sea física, sexual o psicológica”", ha indicado. Este “índice” se sitúa en el 41% en Colombia, el 28% en Nicaragua, el 41 en Perú, el 27 en Haití, el 22 en la República Dominicana y el 40% en Chile. En el caso de México, se eleva al 44%, y pese a que el caso de Ciudad Juárez

La campaña que promueve Gryspan se celebra anualmente desde hace 16 años y también ofrece apoyo a los programas y redes de ayuda a las mujeres maltratadas que se están llevando a cabo en Latinoamérica.

"La violencia contra la mujer es una de “las manifestaciones más claras de las asimetrías entre hombres y mujeres” y de la relación del poder", ha señalado. "Cuanto más independencia económica y poder de decisión tienen las mujeres, menores son los niveles de violencia", ha agregado.

Sin embargo, ha destacado que no existe una correlación directa entre un nivel más alto de educación de la mujer y una disminución de la violencia. "Ello pone de manifiesto que es imperante abordar “la correlación entre la educación del hombre y la violencia” contra la mujer", ha afirmado.

Otro propósito de la campaña de la ONU es motivar a los países latinoamericanos a “ratificar los instrumentos internacionales y regionales” en esta materia como la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer.

En este sentido, Gryspan se ha mostrado optimista de ver los avances en Latinoamérica, región en la que todos los países han ratificado la Convención Interamericana de Belén do Pará (Brasil) de 1994.

También se ha congratulado de que cada vez haya más gobiernos latinoamericanos que han incorporado en sus legislaciones normas que tipifican la violencia doméstica como un delito.

"“Combatir la impunidad” es de suma importancia. Para ello, es necesario capacitar al personal policial y judicial cuando intervienen en casos de violencia de género", ha afirmado.

Ha citado el caso de Guatemala, donde la violencia contra la mujer ha aumentado el 270% en los últimos seis años, y de los 2.500 casos de mujeres asesinadas desde el 2001, sólo 14 han llegado a una condena.

Otro reto pendiente, según Gryspan, es prestar "atención al tratamiento" de las víctimas de la violencia doméstica, pues normalmente son las mujeres afectadas y sus hijos los que deben salir de sus casas y refugiarse en los centros de acogida.

También ha indicado que se debe atajar los altos niveles de reincidencia en los malos tratos, que son del 70%, mediante medidas cautelares, y atender a los hijos que han sido testigos de la violencia, porque acostumbran a perpetuar el fenómeno.

Para Gryspan, "la migración ha traído consigo otras formas de violencia" contra la mujer, como es el hecho de que muchas de ellas tengan que pagar con favores sexuales para emigrar, así como la trata de jóvenes y niñas para esclavizarlas en la prostitución.

es el más notorio, el estado de Chihuahua, al que pertenece esa localidad, no es el que tiene los índices más altos de asesinatos de mujeres de todo el país.

Más datos

_________________
" A veces,vivir de hora en hora,me tortura..
Pero llegas tú,que rompes el silencio con tus discursos variopintos;
otra vez encontraremos LA PALABRA;una brecha en equilibrio.."




_________________
Voy a sacar la cabeza...!



mando



Registrado: 15 Ago 2004
Mensajes: 2389
Ubicación: México
Publicado: Sab Mar 24, 2007 2:11 am

--------------------------------------------------------------------------------
Pues esta información es de España, pero Cermen me pidió que lo pusiera aquí, y pues aquí lo dejo







Ducumento completo:

http://www.redfeminista.org/nueva/uploa ... ujeres.pdf

_________________
No basta saber, sino también aplicar el saber; no basta querer, es preciso obrar.

Johann Wolfgang von Goethe



mando



Registrado: 15 Ago 2004
Mensajes: 2389
Ubicación: México
Publicado: Dom Mar 25, 2007 7:34 am

--------------------------------------------------------------------------------
http://www.inisoc.org/isabel.htm

Violencia de género
Isabel Gutiérrez

--------------------------------------------------------------------------------

Isabel Gutiérrez es Presidenta del Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid. Artículo publicado en Iniciativa Socialista número 48

La violencia contra las mujeres está vinculada al desequilibrio en las relaciones de poder entre los sexos en los ámbitos social, económico, religioso y político, pese a todos los esfuerzos de las legislaciones en favor de la igualdad. Constituye un atentado contra el derecho a la vida, a la seguridad, a la libertad, a la dignidad y a la integridad física y psíquica de la víctima y todo ello supone, por lo tanto, un obstáculo para el desarrollo de una sociedad democrática. La violencia que padecen las mujeres comprende cuatro modalidades, que van desde la agresión física -con resultado de muerte en multitud de ocasiones-, la violencia sexual, la psicológica y la económica.
Los datos estadísticos revelan que entre un 35% y un 40% de mujeres que viven emparejadas sufren malos tratos físicos o psíquicos por parte del hombre, lo que permite afirmar que miles de mujeres están bajo amenaza de muerte.
En 1997, en nuestro país, solamente por agresiones físicas se han practicado 18.872 denuncias, lo que significa apenas un 5% de la violencia real, toda vez que la mayoría de los abusos no se denuncian a la policía, principalmente porque no existen instrumentos jurídicos, sociales y económicos adecuados que protejan a las víctimas, lo que hace que la violencia contra las mujeres siga siendo en gran parte un delito invisible. 75 mujeres, según datos del Ministerio del Interior, han muerto a manos de sus maridos o compañeros, 3 de las cuales fueron inmoladas por el fuego; 350 mujeres sufrieron lesiones de consideración, que van desde el apuñalamiento, fractura de huesos (rotura del tabique de la nariz, rotura de miembros); otras lesiones de consideración son la pérdida de audición por rotura del tímpano y la perdida de visión parcial o total de uno de los ojos; en un porcentaje, no cuantificado hasta el momento, habían sufrido violación. Y todo ello con el agravante de que la mayoría de los ataques por el agresor, letales o no, se efectuaron en presencia de sus hijos, creando a menudo un ciclo de violencia que se perpetúa de generación en generación.
Ante los trágicos acontecimientos que están saliendo a la luz, surgen las siguientes preguntas ¿Por qué esta oleada de asesinatos a mujeres? ¿Qué está pasando? ¿No será que la difusión de casos como el de Ana Orantes, quemada viva en Granada, provoca que se produzcan más agresiones?
La perplejidad de la sociedad ante tanta violencia no deja de sorprendernos, cuando las agresiones familiares no son un fenómeno producto de la sociedad actual, sino una tragedia que ha estado siempre presente en muchas familias; la mayoría de las personas conocen algún caso de malos tratos, en el entorno familiar o vecinal, pero se han silenciado bajo el pretexto de que la violencia doméstica es un asunto privado.
Con esta actitud, nuestra sociedad está siendo cómplice de esas muertes, que no podemos por menos que calificar de auténtico terrorismo doméstico. Tampoco debemos olvidar que la mortalidad de mujeres por esta causa, supone diez veces más que el número de víctimas que se cobra el terrorismo político y la sociedad no ha reaccionado. ¿Es que la vida tiene diferente valor, según se trate de una mujer o de un político?
Y queremos decir BASTA YA a tanta violencia, a la pasividad de los gobiernos que no aplican una política adecuada que prevenga y persiga esta violencia, a la ligereza con que jueces y fiscales aplican leyes que permiten al agresor acercarse a su víctima, cuando no se les condena a vivir bajo el mismo techo (el 98% de las víctimas muertas había denunciado y estaba separada o en trámites de separación del agresor).
Reclamamos al Gobierno medidas de carácter urgente y permanente, y no meras declaraciones de intenciones, producto de la precipitación, insuficientes y carentes del contenido necesario para llevar a cabo un verdadero plan de choque, elaboradas sin contar con las Organizaciones de mujeres y sectores sociales afectados, algo impensable cuando se tratan otras materias (no se entendería que el Gobierno acometiera un plan contra las drogas o una reforma laboral, sin antes haber consultado con Asociaciones y Sindicatos implicados).
Las Organizaciones de mujeres, haciendo suyas las conclusiones de la Conferencia Mundial sobre la Mujer de septiembre de 1995 en Pekín, hemos propuesto, entre otras, las siguientes medidas:

De carácter permanente
- Promover el desarrollo de alianzas entre las Organizaciones de mujeres, en el ámbito nacional e internacional, así como con todas aquellas instituciones que están llamadas a intervenir en los casos de violencia a mujeres, para coordinar y proyectar unidas un activismo para la lucha, encaminado a eliminar la violencia de la vida de las mujeres.
- Realización de campañas de sensibilización, dirigidas a romper los estereotipos sexistas, que propician la violencia de género.
- Propulsar a los poderes públicos para que determinen espacios en todos los medios de comunicación, que permitan la denuncia pública y la condena de actitudes y comportamientos violentos masculinos hacia la mujer y sus hijos e hijas.
De carácter urgente
- Promover la acción del Gobierno sobre la violencia y los abusos sexuales, desde la perspectiva de los derechos humanos de las mujeres y como una cuestión de justicia social.
- Articular la figura del extrañamiento para el agresor, en todos los casos donde esté presente la violencia.
- Transmitir a la Judicatura el mensaje correspondiente sobre las consecuencias de la violencia de género para que se tramite, siempre que se demande, las medidas previas.
- Llevar a cabo las reformas pertinentes en el Código penal, con el fin de que las penas guarden relación con la entidad y gravedad de los delitos de agresión a las mujeres.
- Que se introduzca en la formación de jueces, policías, abogados y agentes sociales, la materia de la violencia que las mujeres soportan en el ámbito familiar, social y laboral.
- Que se arbitren los recursos necesarios con dotación institucional, para la creación de casas de acogida de urgencia y centros de recuperación integral para mujeres maltratadas, gestionados por organizaciones de mujeres expertas en violencia.
- Que se prioricen programas específicos de atención jurídica y psicológica para las mujeres, niños y niñas víctimas de la violencia.
- Creación de una fiscalía específica concerniente a la violencia de que son objeto las mujeres y los menores en el ámbito familiar o doméstico.
Medidas a corto plazo
- Introducir en el sistema educativo materias relativas al Principio de la Igualdad, a las relaciones de cooperación entre los sexos y el reproche y la censura hacia las actitudes y comportamientos que generen violencia de género.
- Que se desarrollen campañas de sensibilización, dirigidas a la sociedad y mantenidas en el tiempo, para favorecer el cambio de mentalidad y romper con los tópicos y los mitos que dividen la sociedad por géneros.
- Que se establezca en las salas de guardia de las comisarías el espacio pertinente para atender de forma individual e íntima a las víctimas de violencia de género.
- Que los servicios arriba indicados estén dotados con mujeres especializadas en esta materia.
- Que se elabore un protocolo policial y sanitario que sirva de referente a los profesionales de estas ramas, a la hora de abordar la problemática de la violencia de género.
Y a la sociedad le reclamamos la misma capacidad de respuesta que, afortunadamente, manifiesta cuando se produce un acto de terrorismo político y la suficiente sensibilidad y colaboración para que, con su denuncia, se eviten más agresiones y muertes.
Recientemente se ha constituido el Foro de Madrid contra la violencia a las mujeres, en el que participan las organizaciones de mujeres de la Comunidad, el Consejo de la Mujer, Secretarías de la Mujer de la Federación Socialista Madrileña PSOE, Izquierda Unida y Partido Democrático de la Nueva Izquierda, con el fin de incidir ante las instituciones públicas y en la sociedad madrileña, así como dar la oportuna respuesta desde el Movimiento asociativo de mujeres a este tipo de violencia y acabar con este silencio que estriba en conceptuar el maltrato a la mujer como sucesos esporádicos y naturalizados dentro de la relación de pareja, siendo así que se trata de un problema con entidad política, fruto de una ideología sexista, que vulnera los derechos fundamentales y humanos de las mujeres obviando su condición de persona, limitando su libertad y autonomía hasta el extremo de disponer de sus vidas.

_________________
No basta saber, sino también aplicar el saber; no basta querer, es preciso obrar.

Johann Wolfgang von Goethe


18 Jul 2007, 15:27
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
Cactus



Registrado: 09 May 2006
Mensajes: 1002

Publicado: Dom Mar 23, 2008 8:39 pm

--------------------------------------------------------------------------------
RESILIENCIA
Esta palabra ya hace dos décadas que ha empezado a cobrar relieve
en el ámbito de la psicología. Se habla de Resiliencia
en relación al individuo con capacidad de sobreponerse a las
adversidades, de auto regenerarse de determinadas heridas o traumas, (ya fuesen adquiridos o transmitidos), o de sobreponerse a acontecimientos desestabilizadores, calamidades o catástrofes
cuando éstas afectan a los pueblos.
La "resiliencia", por tanto, es una respuesta ante determinadas
situaciones, una reacción dinámica y no algo estable, es la capacidad de
movilizar determinados mecanismos para proyectarse positivamente en el futuro, por lo que también se habla del "efecto rebote".

La resiliencia según las circunstancias, la naturaleza del trauma, el contexto y la etapa de la vida, es fruto de la interacción entre el individuo y el entorno, y por lo tanto es éste, el entorno, el factor
determinante a la hora de desarrollar el mecanismo de respuesta: el entorno familiar, el entorno laboral, el entorno social.

EL APEGO
Cuando se estudia la Resiliencia aparecen pautas que condicionan la aparición de ésta, una ellas es lo que se ha llamado
"el apego" que hace referencia a la relación básica de afecto del individuo
con la madre, digamos que el apego es una condición necesaria como lo puede ser la necesidad de alimentarse, es una necesidad independiente de otras, pues el individuo cuando nace, no tiene necesidad
del afecto de la madre porque necesite a esta para comer, sino independientemente de esto, necesita de este afecto para estructurar sus emociones ante el medio. Esta primera relación, que
se da incluso desde antes de haber nacido, ya en lo que se llama vida intrauterina, (pues está demostrado que el feto
recibe neuronalmente las emociones de la madre), determina en gran parte el posterior desarrollo de estos mecanismos
de respuesta o la capacidad de interaccionar con el entorno de forma positiva.

Otro factor determinante es el del "tutor" de resiliencia, que es aquella persona, aquel lugar, el acontecimiento o la obra de arte que provoca un renacer del desarrollo psicológico tras el trauma.
Para Boris Cyrulnick, neuropsiquiatra francés, al que se considera como el
mayor experto en este campo, casi siempre se trata de una adulto que encuentra al niño y que asume para él el significado
de un modelo de identidad, el viraje de su existencia. Para él "no se trata necesariamente de un profesional, un encuentro
significativo puede ser suficiente".

Erróneamente se puede llegar a pensar que la resiliencia es algo extraordinario, una respuesta inusual, y sin embargo la
literatura científica actual demuestra que es una respuesta común, que su aparición no indica patología, sino un ajuste saludable
a la adversidad: está demostrado que un considerable número de individuos muestra poco o nada de sufrimiento tras
una perdida personal, o aquellos individuos que expuestos a un suceso traumático no mostraban signos de estrés postraumático.
La resiliencia, sin embargo no quiere decir "resistir", son cosas completamente diferentes que generan muchas
confusiones, pues muchos autores hablan de "personalidad resistente". El individuo resiliente no se resiste al acontecimiento
traumático, pues para que haya resiliencia se tiene que haber sufrido una herida traumática, lo que sucede es que el individuo
es capaz de sobreponerse a ésta y es capaz de rehacer su vida, sin que ésta herida le condicione, siendo incluso capaz
de extraer aprendizaje del dolor. La resiliencia es un proceso, un devenir, forma parte de la historia del individuo y como
en todo devenir hay diferentes situaciones,
las puede haber negativas, incluso
muy adversas.

Muchas veces no se está
sometido a una acción puntual que oprime
al individuo, sino que son las mismas
condiciones de vida las que son opresoras,
pensemos en los niños de muchos
países del tercer mundo, no sólo hambrientos,
sino perseguidos o abandonados.
De aquí que actualmente se hable
mucho de resiliencia en este ámbito, y
muchos estudios están destinados a evaluar
el proceso de adaptación de individuos
con infancias difíciles y su capacidad
de normalización.

Así, frente a la
creencia tradicional fuertemente establecida
de que una infancia infeliz determina
forzosamente el desarrollo posterior
hacia forma patológicas del comportamiento
y la personalidad, los estudios con niños resilientes demuestran que esta es
una suposición sin fundamento y que un
niño herido no está necesariamente destinado
a ser un adulto fracasado.

LA RESILIENCIA COMO
ANTIDESTINO
Como la resiliencia no es algo estático,
sino que forma parte del devenir de la
propia persona, se podría
decir que es la capacidad del individuo de
dialogar consigo mismo positivamente,
con su memoria, con sus recuerdos más o
menos conscientes, es la capacidad de
explorar, de buscar un sentido a tu propia
historia de enriquecerse ante la adversidad
para "salir fortalecidos del dolor", A partir
de aquí se podría hablar citando a Boris
Cirulnik, de "la resiliencia como antidestino"
Para éste autor, son los recuerdos, la
representación que nos hacemos de nuestra
propia historia, lo que da sentido a
ésta. El cita una frase de J. L. Godard que
dice "Es extraña la forma en que las cosas
adquieren sentido cuando terminan..., es
entonces cuando comienza la historia."

La Resiliencia es la capacidad de construir en la adversidad y sobrevivir a la misma.
La terapia psicológica pretende:
■ Aprovechar la crisis o el trauma como una oportunidad de crecimiento personal y superación.
■ Encontrar un sentido al sufrimiento (Logoterapia:Victor Frank) “El hombre no se destruye por sufrir, el hombre se destruye por sufrir sin sentido”.■ Búsqueda activa de estrategias de afrontamiento.
■ Valorar el hecho de ser “superviviente”.
■ Apoyar el cambio-adaptación (reordenar prioridades, cambio de roles, etc...)
El enfoque de la resiliencia nos ayuda a distanciarnos:
– Del desánimo en cuanto a realismo sin esperanza.
– De ilusiones poco realistas.

Mº Angeles Pozuelo Gómez
Psicóloga Clínica del Hospital Nacional de
Parapléjicos

-¿Qué importancia tiene la familia en la resiliencia?-La familia es básica, pues es el primer escalón, las relaciones más cercanas son las que tienen más peso inmediato. A partir de ahí se tejen todas las demás.

¿En qué consiste la teoría del apego?-La teoría del apego sostiene que entre las necesidades
básicas del ser humano, el afecto es una necesidad independiente de las otras. Según el psicoanálisis clásico las
necesidades humanas se reconducían a la búsqueda del
alimento, cobijo y la necesidad sexual. Se consideraba
que la búsqueda de afecto iba siempre pareja con la búsqueda de alguna de esas otras, pero que no tenía entidad
propia. La teoría del apego dice que él recién nacido busca
el afecto además del alimento. Hay experimentos
hechos con monos que lo demuestran, éstos prefieren el
afecto de la madre antes que el alimento suministrado por
madres de pega. Las personas hacemos lo mismo, cuando
a un niño no se le da afecto, de adulto le falta la base
segura a partir de la que explorar todo lo demás.

El procurar afecto es básico; cuando éste te ha faltado de niño,
luego no sabes cómo buscarlo, por eso es tan importante
el modo de comportarte en las relaciones que has aprendido con
la primera figura de vínculo. Si no has tenido una manera
buena de vincularte, no sabes buscarlo, lo buscas de
manera ambivalente, no sabes cómo procurártelo, hasta
que, a lo mejor, lo aprendes porque aparece alguien que
sí te lo sabe dar, o por medio una terapia.

-¿Cree que la resiliencia tiene alguna relación con la
logoterapia?-Claro, el poder curativo de las palabras es indudable.Víctor
Frankl, fue un resiliente. Cuando uno es capaz de poner su historia en palabras, es capaz de dar forma digerible a lo que le ocurre y lo hace tolerable.
Marta García-Sancho Tellez
Directora del primer Taller de Promoción
de la Resiliencia organizado en el Hospital
Universitario La Paz de Madrid


03 Abr 2008, 23:47
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota 
--------------------------------------------------------------------------------
(Esto es largo y quizá repetitivo, pero me ha parecido muy claro)



Abuso sexual infantil y sus secuelas en la vida adulta.
FUENTE: INTERPSIQUIS (2004)
Ana Maria Jurado Golón.
Directora Instituto de Psicologia Aplicada. Guatemala



El abuso sexual perpetrado en la infancia repercute masivamente en la psique de los y las sobrevivientes. Las secuelas se pueden encontrar en casi todos los aspectos: afectivo, cognitivo, volitivo, relacional, sexual, espiritual, laboral, de tal forma que el diagnóstico se complica y el tratamiento es a su vez complejo. Este trabajo hace una descripción de los cuadros y secuelas que presentan un grupo de sobrevivientes tratadas por la autora en coterapia con la Dra. Lourdes Corado de Herrera en la experiencia de cuatro grupos de psicoterapia.


“ Hasta cuando voy a dejar de sentirme así”, “es desesperante”, “ no soporto mas”, son algunas de las frases que se escuchan con frecuencia en los grupos terapéuticos de sobrevivientes de abuso sexual incestuoso. Ellas describen sus vidas como “Caos”, “desastre,” “sin sentido”.

Hace algunos años me encontraba dando clases cuando se acercó a mí una de las chicas para informarme que una de sus compañeras hablaba siempre de quererse matar, me pedía ayuda para la compañera y orientación para ella misma.
Concertamos con D. una cita. Me encontré con un joven de 22 años, soltera, proveniente del interior del país cuya queja fue sencillamente: “ya no quiero vivir, no vale la pena, no valgo nada” pasaron muchos días para que lograra que en un papel, con una pequeña letra escribiera: “fui abusada, pero yo tuve la culpa”.
Como psicóloga clínica con la suficiente experiencia en cuadros depresivos creí que el abordaje sería hasta cierto punto sencillo, había leído que cuando alguien ha sido abusado (a) lo mejor es “dejar atrás” pensar “eso ya pasó”, “no vale la pena recordarlo”.
La realidad es totalmente distinta, la vida de las sobrevivientes de abuso sexual e incesto es un verdaderamente caótica y el abordaje sumamente complejo.


Características del abuso y/o incesto

Regularmente se da en el seno de hogar y es perpetrado por una persona cercana la familia, alguien a quien la familia ha puesto confianza, incluso el propio padre. El ofensor seduce a la niña o niño y le envuelve en una serie de amenazas, “este es nuestro secreto”, “no se lo dirás nadie” “si lo dices tu mamá te va pegar, o le va pasar algo malo, tu no quieres que algo malo le pase a tu mamá, verdad?” y así noche a noche, día a día por muchos años, porque es así.
Se considera que el termino medio de duración del abuso son ocho años. Ocho años en los que el niño o la niña está sometido o sometida a una verdadera tortura.


¿Qué causa el daño?

Diversas autoras concuerdan que el daño constituye una traición, una traición a la confianza que la niña o niño depositó en alguien se suponía debería cuidarla (o)*. Es esa traición la que devasta primariamente la vida psíquica de la víctima. De ahí en adelante su vida ya no será la misma: ha sido traicionada y sometida a la seducción, a la amenaza, a un mundo con experiencias, sentimientos y sensaciones para los cuales su mente no está preparada.
También es un daño a la familia: la ofensa hiere el corazón de la familia.


¿Por que se da?

El patriarcado favorece que las relaciones se den en el marco del poder, así los ofensores se sienten con el derecho de abusar del o de la niña. Son de su propiedad, lo justifican y cometen el delito.
Así encontramos que ellos son personas “normales que se mueven en el ámbito social y comunitario con verdadera propiedad- Suelen ser ciudadanos respetables, que pagan sus impuestos, e inclusive hacen obras de caridad. No es cierto que la causa sea el alcohol o la pobreza, estos pueden ser facilitadores. Pero no la causa.
Por otro lado, se da en todos los estratos sociales y hemos encontrado ofensores ministros religiosos, profesionales, maestros, además, desde luego de los padres y familiares cercanos.


Algunos datos

Los datos con que contamos no reflejan la realidad que se ve con frecuencia en la clínica. No hay registros confiables y hay una enorme dificultad debido a que las víctimas no se atreven a denunciarlo. Confirman que el abuso se inicia antes de los 10 años, dura muchos años y es perpetrado por alguien muy cercano a la familia.


Síntomas y efectos posteriores

Una de sobreviviente utiliza la metáfora de “nudo ciego” habla de cómo su mundo interno es una enmaraña en la que si se afloja algo, otro aspecto se aprieta y viceversa.Otra dice que siente “mucha bulla” en su cabeza. Alude a la confusión, las dificultades y bloqueos que la aqueja. Los síntomas y efectos posteriores son muchísimos.

En primer lugar las secuelas pueden encajan en el Diagnóstico ESTRÉS POST-TRAUMATICO (DSM-IV, APA 1996). Judith Herman (1992) plantea un esquema que amplía la problemática en relación a los vínculos que la víctima establece con el agresor, y le llama “SíNDROME DE ESTRÉS POST-TRAUMATICO COMPLEJO”. Esta autora agrupa las secuelas de la siguiente manera:
· Antecedentes de haber estados sometidas a un control totalitario por un período prologado (de meses o de años).
· Alteraciones en la regulación del afecto.
· Alteraciones en la conciencia.
· Alteraciones en la auto percepción.
· Alteraciones en la auto percepción del ofensor.
· Alteraciones en las relaciones con otros.
· Alteraciones en el sentido de pertenencia.


Basándonos en la experiencia del trabajo con sobrevivientes de abuso sexual e incesto hemos encontrado los siguientes síntomas y efectos posteriores en la vida adulta:

Miedos

Las sobrevivientes sufren de temores diversos, miedo a estar solas, a la oscuridad. Al abandono, incluso de la o el terapeuta, al rechazo, a los cambios, a estar en público, a la intimidad, por lo que las relaciones de pareja son muy dificultosas. Miedo a perder el control, miedo a enloquecer, a ser tocada, a la sexualidad y los sentimientos y sensaciones sexuales; temor aciertos lugares (regularmente asociados al abuso), miedos inexplicables relacionados con sus propios hijos, por lo que los protegen excesivamente o no los dejan con ninguna otra persona; miedo a los exámenes pélvicos, por lo que postergan la ida al médico, se resisten a asistirla médico o se disocian cuando están siendo examinadas; miedo a ciertos lugares- parques, bosques, closets, dormitorio, casas, etc.
Una de las integrantes del grupo no puede entrar a baños y vestidores de lugares públicos sino es en compañía.

Síntomas físicos

Las sobrevivientes suelen tener mucha tolerancia al dolor, al cansancio, al hambre, es decir, no tienen sensibilidad para observar las señales de su cuerpo.
Contrariamente, algunas sensaciones son expresadas con reacciones físicas. Tienden a esconder su cuerpo con ropas flojas. Ofrecen mucho problema respecto a la imagen corporal, por lo que engordan fácilmente-como protección- o bien tienen problemas alimenticios como anorexia y bulimia.
Manejan enfermedades físicas en las que se sospecha fuertes componentes psicológicos, como los trastornos psicosomáticos o somatoformes. Se auto lesionan. Una paciente solía bañarse con una piedra pomez en el afán de “limpiar su cuerpo”. Suelen también, sentir rechazo manifiesto hacia su cuerpo “yo no me acepto así’. Sufren también de tensión muscular, por lo que es frecuente la cefalea por tensión y el dolor de espalda.
Presentan trastornos gástricos inexplicables y son frecuentes problemas ginecológicos como amenorrea, dismenorrea, dispareunia y vaginismo.Muchas de ellas tienen una historia ginecológica compleja, incluyendo abortos inducidos.

Secuelas emocionales

La lista de las secuelas emocionales es amplia y compleja. Desordenes de la alimentación, (anorexia, bulimia, etc.) Distorsiones de la percepción del propio cuerpo. Trastornos compulsivos, Trastornos adictivos-adicción a substancias adictivas o de otro tipo-. Codependencia, Conductas autodestructivas, riesgos innecesarios y poco juiciosos. Ideación suicida e intentos de suicido. La ideación suicida suele ser obsesiva.
Es frecuente la depresión tanto severa y aguda, así como de manera crónica, que amerita el diagnóstico de distimia. Se pueden observar diferentes trastornos de ansiedad, especialmente, ataques de pánico. Sentimientos de culpa abrumadores, la mayoría de las sobrevivientes han pasado muchos años sintiendo que ellas fueron las culpables del abuso y se reprochan el no haberse defendido, en no haber pedido ayuda, el haber permitido, el haber sentido placer, en algunos casos.También exhiben conductas sumamente controladoras, suelen controlar en las relaciones, en el trabajo, con mucha tendencia a la perfección, como defensa ante la angustia a perder su propio control.

La sobreviviente se percibe así misma como mala, sucia, “diferente” lo manifiesta que su autoestima está muy lastimada. Esto la lleva a establecer relaciones poco gratificantes y en las que es víctima de abuso físico y emocional.
Se observa también muy pobre control emocional, así se les dificulta manejar emociones fuertes, especialmente la ira, el miedo y a la vez su conducta puede ser retraída y buscar el aislamiento. Otras suelen presentar ataques de ira incontrolable.Un aspecto importante es la despersonalización y desrealización- suelen sentirse como que si no es ella, extraña- o disociarse, experimentando personalidades múltiples. Los sentimientos de desesperanza son frecuentes.
Muchas de las integrantes del grupo tienen la idea que no son normales y que nunca van a poder salir de ello, aunque tienen fuertes sentimientos de olvidar lo que pasó, de dejar atrás y se frustran cuando esto no es posible.

Relaciones

Las sobrevivientes tienen mucha dificultad para aceptar el amor de otros, porque prevalece el sentimiento de no merecer, de ser indigna, de estar manchada, “ser sucia”, “mala o defectuosa”.
La convivencia en pareja hace dificulta la expresión de sentimientos, muchas veces se contienen de expresar lo que sienten por temor a perder el control y la idea que algo muy malo va a pasar: por otro lado, el desbordamiento de la ira es una característica que desconcierta a la pareja.
Una dificultad manifiesta en esta área es la confianza. Le cuesta confiar en la pareja, amigas, familiares, conocidos, de tal manera que se mantiene hipervigilante, con temor de que algo malo pueda suceder, aunque muchas veces por la dificultad de discriminar con quien relacionarse puede revictimizarse en relaciones abusivas.

Sexualidad

Esta área ofrece múltiples síntomas y secuelas. Algunos de ellos son: anorgasmia, dificultad para disfrutar la sexualidad o parte de ella, dificultad de ser tocada, rechazo al sexo, este es considerado, malo, sucio, pecaminoso.
Muchas veces tienen “flashbacks” durante la relación sexual, sensaciones corporales desagradables, pánico o ausencia total de sensaciones (anestesia corporal).Puede ser también que la sobreviviente presente una conducta promiscua, sexo obsesivo y compulsivo, sin satisfacción como producto de su auto percepción: “Solamente soy un objeto sexual”.

Memoria

Muchas de las sobrevivientes no recuerdan el abuso o tienen únicamente ideas vagas, recuerdos entrecortados o entre bruma, o sensaciones corporales que les hacen pensar que “algo pasó”. Pueden sufrir lagunas mentales, especialmente si se disocian.
Por otro lado, suelen tener sueños o pesadillas del abuso o simbólicos del mismo. Los “flashbaks” son frecuentes, lo mismo que los disparadores, que se presentan ante estímulos que se pueden asociar al trauma.


03 Abr 2008, 23:59
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota Re: RESUMEN DE APORTACIONES
emocion.



.
Habilidad para reconocer emociones ayuda evitar... Autor Mensaje
emocion



Habilidad para reconocer emociones ayuda evitar...
Fuente: BILBAO, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

La habilidad para reconocer emociones ayuda a evitar el maltrato físico infantil, según una tesis presentada en la UPV
BILBAO, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

Una tesis doctoral presentada en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) halla evidencias de la relación existente entre la capacidad de reconocer emociones y el maltrato físico infantil. La investigación de la doctora Nagore Asla sostiene que los padres varones con alto riesgo de maltratar a sus hijos cometen más errores a la hora de identificar las emociones ajenas que las madres en general y los padres de bajo riesgo en particular.

Diversas investigaciones epidemiológicas realizadas tanto en España como en el extranjero afirman que, aproximadamente, entre 5 y 15 niños de cada 1.000 pueden ser víctimas de malos tratos. Los estudios apuntan a que las tipologías más frecuentes de maltrato son, en este orden, la negligencia, el maltrato psicológico y el maltrato físico. Además, generalmente, suelen observarse varias formas de maltrato en un mismo caso de desprotección infantil.

La tesis doctoral que la psicóloga Nagore Asla ha presentado en la UPV/EHU, bajo el título "Maltrato físico infantil y déficit en el reconocimiento de emociones", es una investigación que se centra en el maltrato físico y que parte de la hipótesis de que está ligado a una escasa capacidad para reconocer las emociones ajenas.

Nagore Asla Alzibar es licenciada en Psicología y su trabajo doctoral ha sido dirigido por los doctores Joaquín De Paúl Otxotorena y Alicia Pérez-Albéniz Iturriaga, del Departamento de Psicología Social y Metodología de las Ciencias del Comportamiento, de la Facultad de Psicología.

Pese a que, en los últimos años, la protección que se ofrece a la infancia haya mejorado de forma considerable, Asla asegura que aún existen dificultades a la hora de reconocer y detectar el maltrato y/o abandono infantil, lo cual dificulta una adecuada intervención.

En primer lugar, señala que no siempre resulta fácil establecer los límites a partir de los cuales las conductas de los padres hacia los niños superan lo tolerable y admisible, de modo que no está claramente definido en qué momento deben las instituciones públicas intervenir en la vida familiar.

Además, indica que existe cierto miedo a la intromisión por parte de las personas del entorno que tienen conocimiento de la situación de maltrato y, en general, la sociedad no tiene asumida la idea de que el cuidado de la infancia incumbe a todos.

MALTRATO Y RECONOCIMIENTO DE EMOCIONES

La investigación de la doctora Asla pretende relacionar el maltrato físico infantil con un posible déficit a la hora de reconocer las emociones ajenas. Con el fin de probar su hipótesis empíricamente, ha realizado dos estudios, uno con padres de alto riesgo para el maltrato físico infantil y otro con sus hijos.

El primero de dichos estudios trata de analizar si los padres con una gran probabilidad de maltratar a sus hijos cometen más errores al reconocer las emociones que los padres de bajo riesgo, y su investigación ha confirmado dicha teoría.

Para ello, en primer lugar, los padres debían contestar a un cuestionario y, en función de la puntuación obtenida, se clasificaban en padres de alto o bajo riesgo para el maltrato infantil. A continuación, se les presentaban fotografías de adultos y niños, en las que debían identificar siete emociones.

Sin embargo, su estudio no ha logrado establecer una relación entre esa carencia y la edad del sujeto que expresa las emociones, la intensidad de las mismas o la velocidad a la que visualizan las fotografías. Es decir, tanto los padres de alto riesgo para el maltrato físico infantil como los de bajo riesgo cometen más errores a la hora de reconocer emociones de baja intensidad que al reconocer emociones de alta intensidad.

Además, a todos les resulta más difícil reconocer las emociones en adultos que en niños, y cometen más errores cuanto mayor es la velocidad a la que se presentan las emociones.

El género y el estrés sí han resultado ser factores diferenciales. Así, en general, las mujeres presentan una mayor habilidad para reconocer emociones, y esta diferencia entre sexos es mucho mayor en los padres/madres de alto riesgo para el maltrato físico infantil. Éstos también cometen más errores que los padres/madres de bajo riesgo cuando están sujetos a situaciones estresantes.

ESTUDIOS EN NIÑOS

Por otra parte, la doctora Asla ha estudiado las posibles diferencias a la hora de reconocer emociones entre los hijos de padres de alto riesgo para el maltrato físico infantil y los hijos de padres de bajo riesgo. Su estudio no ha encontrado diferencias significativas en ninguno de los factores analizados: intensidad de las emociones, edad del sujeto que las expresa y género del niño que las reconoce.

De su tesis se desprende que los hijos de padres de alto y bajo riesgo para el maltrato físico infantil cometen el mismo número de errores reconociendo emociones, ambos grupos reconocen más fácilmente las emociones de alta intensidad (en niños) y también las expresadas por adultos. Tampoco hay diferencias entre la habilidad de los niños y de las niñas en ninguno de los dos grupos.

Asla sostiene que los resultados de su tesis son preliminares, pero cree que, de corroborarse, podrían ser útiles a la hora de diseñar programas de prevención del maltrato físico infantil. Así, cree que se podría enseñar a reconocer emociones a los padres que tuvieran un mayor riesgo de maltratar a sus hijos.

A raíz de sus hallazgos relacionados con el género, considera importante que los programas de prevención e intervención en casos de maltrato físico infantil se apliquen de manera especial a los padres de alto riesgo varones.
_________________
*emocion* (-Ir volando por las calles del temor,dejando mensajes...y pedir socorro sin voz).


Mar Sep 16, 2008 1:14 am

emocion


Registrado: Mar Dic 25, 2007 4:32 pm
Mensajes: 809
Re: Habilidad para reconocer emociones ayuda evitar...
Leyendolo he pensado:
"En primer lugar, señala que no siempre resulta fácil establecer los límites a partir de los cuales las conductas de los padres hacia los niños su n lo t rable y admisible, de modo que no está claramente definido en qué momento deben las instituciones públicas intervenir en la vida familiar"

Creo que ya estamos con lo de siempre..q pasa una ostia no es maltrato y q te salten los piños ya si? pues si se pretende hacer programas de prevencion con este baremo siempre queda algo no tratado.
pero si creo basico,actuar sobre el tema de las emociones..no irian mal los programas de prevencion por ahi.
Lo que me jode es q dicen en q punto las instituciones deben intervenir..Joder si lo miran desde el hehco y no desde las secuelas q estan sufriendo por el trato de los padres hacia los hijOs ,los niños..no es una forma de baremar cuando deben o no intervenir las instituciones..eso es lo q pasa por analizar hechos y no secuelas...que mania con baremar desdes los hechos y actos y no desde las secuelas cuando esta hiperdemostrao q una sola paliza puede traumatizarte de por vida !!!.

Saludos!!!!!!!!!!!!!!.


15 Oct 2008, 20:42
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota Re: RESUMEN DE APORTACIONES
Mensaje
Mando


Registrado: Dom Ago 15, 2004 7:27 am
Mensajes: 6362
Ubicación: México
Pedófilos ¿Cómo actúan?
http://www.aldia.cr/especiales/altoalap ... perfil.htm

Los pedófilos y pederastas actúan de diversas maneras para conseguir niños y niñas, con la finalidad de abusar de ellos, integrarlos en una red de prostitución infantil o para elaborar pornografía. Conocer su forma de actuar es fundamental para mejorar la seguridad de los menores. Tanto los padres y educadores como los niños deben conocerlas:


1º. En las salas de juegos recreativos. Algunos pederastas frecuentan estas salas para, después de seleccionar a un menor, ofrecerse a pagarle algunas partidas o retarle a jugar contra él. Los abusos no se producen en el primer encuentro, ya que los pederastas normalmente intentan ganarse primero su confianza. Otros prefieren invitar al menor a una hamburguesa o se ofrecen a llevarle al cine.


2º. Las zonas marginales. Algunos pederastas prefieren frecuentar zonas deprimidas para buscar niños o adolescentes desatendidos o con muchas carencias. Les ofrecen entonces algún tipo de trabajo y les aseguran dinero fácil.


3º. Salidas de colegios y parques. Otro tipo de pederastas que suelen actuar en redes optan por el secuestro. Este puede realizarse a la salida de un colegio, haciéndose pasar por un conocido de la familia que viene a recoger al menor porque la madre no va a llegar a tiempo; o en el entorno de los parques infantiles o incluso desde un coche: pidiendo al menor que se acerque al vehículo para indicarles, plano en mano, donde está una calle.


4º. Discotecas. Algunas redes de tráfico de menores captan menores utilizando a otros que actúan de ganchos. Normalmente se trata de un "guaperas" que intenta seducir a una adolescente para después llevarla engañada hacia un coche o piso donde espera el proxeneta. También pueden utilizar a otra menor amenazándola de muerte o violación.


5º. A través de Internet. Se trata del último sistema que están utilizando muchos pederastas y que trae locas a las policías de otros países. Estos pederastas se introducen en los canales de conversación escrita de Internet, o "chats", haciéndose pasar por niños o niñas en busca de nuevos amigos. Intentan así conocer la situación de algunos menores, sus gustos y aficiones, hasta que llega el momento de concertar una cita en un cine o hamburguesería para conocerse mejor.


6º. A través de las revistas para niños y adolescentes en las que se publican secciones en las que los menores se ofrecen para intercambiar correspondencia incluyendo datos personales (dirección...) e incluso una foto.


7º. Utilizando a animales exóticos para atraer a los niños en ferias y demás lugares. Les suben a los mismos y les sacan fotografías para después ofrecérselas a sus padres. Muchos padres dan sus datos para que les envíen la foto o se la acerquen a casa. El pedófilo puede tener así un banco de datos de niños/as con sus direcciones, teléfonos y fotografías.


8º. En el interior de las grandes superficies comerciales. Algunas redes de pederastas actúan preferentemente en grandes superficies comerciales donde la concentración de gente es alta y los padres están pendientes de encontrar los productos que necesitan. La forma de operar consiste en coger de la mano a un niño/a pequeño que se haya despistado (o que se hayan despistado sus padres) y alejarlo del lugar. Normalmente no lo sacan inmediatamente sino que se lo llevan a los servicios. Allí le cambian rápidamente la vestimenta y le afeitan el pelo, le ponen una peluca o una gorra, le sedan si es necesario y salen por la puerta con toda naturalidad y tranquilidad.


9º. En casa. Al menos uno de cada tres abusos sexuales sobre menores se cometen en el entorno familiar, por parte del padre, un tío o un abuelo.



¿Cómo son?
No existe un perfil exacto del pederasta o del pedófilo, no se le distingue a simple vista, pero reproducen algunas características que sí resultan significativas. Por ejemplo, su acercamiento a los niños suele ser físico. Tras un primer contacto cuidadoso, para no asustar ni levantar sospechas, comienzan a coger al menor, abrazarlo y "mimarlo". Les invitan e incluso les colman de atenciones y regalos para generar en ellos un sentimiento de deuda. A los niños se les enseña que deben ser agradecidos y corresponder a los adultos (por educación) y los pedófilos se sirven de esta circunstancia. Buscan estar a solas de alguna manera con el niños o la niña para ir a más. Los violadores de niños siempre quieren más. Muchos de ellos tienen un nivel bajo de autoestima y se sienten mucho más seguros con los menores. Otros, en un porcentaje elevado, han sufrido abusos de pequeños. Un tercer grupo lo que busca es humillarlos y doblegarlos, posiblemente por haber sufrido antes desprecio de otros niños o niñas durante la infancia.
Pero aunque no existe un perfil exacto del pedófilo ni del pederasta, sí podemos establecer un retrato robot a partir del estudio de los que ya han sido detenidos. Es el siguiente:

1º. En más el 90% de los casos se trata de varones.
2º. En el 70% de los casos superan los 35 años de edad.
3º. Suele tratarse de profesionales cualificados.
4º. Con frecuencia buscan trabajos o actividades que les permitan estar cerca de los niños.
5º. Su nivel social es medio o medio-alto.
6º. En el 75% de los casos no tienen antecedentes penales.
7º. Su nivel de reincidencia es altísimo, aun después de ser descubiertos y condenados.
8º. No suelen ser conflictivos en la cárcel y muestran buen comportamiento (en la cárcel no hay niños).
9º. No reconocen los hechos ni asumen su responsabilidad.
10º. Normalmente tienen una familia a su cargo, y con frecuencia hijos pequeños.
11º. En más del 30% de los casos se trata del padre, el tío o el abuelo de la víctima.

Fuente: Departamento de Delitos Sexuales del OIJ


03 Sep 2009, 23:44
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota Re: RESUMEN DE APORTACIONES
Cactus

Registrado: Mar May 09, 2006 4:21 pm
Mensajes: 1578
Re: TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO COMPLEJO
Factores de Resiliencia

La resiliencia es un término originalmente de la física que identifica la propiedad de los materiales de volver a su estado original después de haber estado sometidos a una presión. En el ámbito de la psicología del trauma identifica la capacidad de ciertos individuos de salir indemnes de una situación traumática.

Del mismo modo, Garbarino (Garbarino, J. ; Eckenrode, J. Por qué las familias abusan de sus hijos. Buenos Aires. Ediciones Granica, 1999) identificó los factores de resiliencia en las situaciones de trauma prolongado en la infancia

. Altas habilidades verbales: los niños con habilidades verbales tienen aparentemente la posibilidad de integrar una narrativa acerca de la situación sufrida.

. Un padre o figura cuidadora cercana, que sirva de sostén y figura de referencia para desarrollar un apego sano.

. Capacidad de conductas orientadas a metas, vale decir, la posibilidad de prever acciones y resultados
. Clima educacional abierto y contenedor

. Identificación de la situación traumática e intervenciones tempranas

. El trauma no es provocado por el ser humano, o no en el seno de la familia.


03 Sep 2009, 23:48
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota Re: RESUMEN DE APORTACIONES
Mensaje
Cermen


Registrado: Sab Ene 22, 2005 3:42 am
Mensajes: 4469
Ubicación: Sentada frente a la pc. :)
La experiencia del perdon ( material provisto por Sama).
LA EXPERIENCIA DEL PERDÓN

*Nota IMPORTANTE: Este material tambien se encuentra como post regular donde puedes participar, opinar o simplemente compartir sobre tus vivencias al referente.

viewtopic.php?f=15&t=31524

Esta literatura es para leerla con calma ya que puede activarnos emocionalmente. Si piensas que no estas preparado/a para ella favor de leerla en el mometo en que sientas las fuerzas para ello.

Las Gracias a Sama por compartirlo.



LA EXPERIENCIA DEL PERDÓN I



INTRODUCCIÓN


Carl y Stepliarue Simonton, pioneros en el uso de las técnicas mentales en el tratamiento del cáncer declaran su convencimiento de que el perdón formará parte de la medicina preventiva del futuro. Según ellos:
“Es imprescindible aprender a liberarnos de las ataduras del pasado con el fin de adquirir y mantener una mejor salud y el único modo de conseguirlo es mediante la práctica del perdón”.

Esto es así porque nosotros experimentamos estrés, no sólo cuando vivimos una situación que genera resentimiento, sino que volvemos a experimentarlo cada vez que recordamos la situación.

Afirmamos que uno de nuestros valores es vivir el momento presente, vivir libres de las ataduras del pasado, pero seguimos amarrados al pasado, cargando nuestras cruces de rencor, de miedo y de culpa, sin darnos cuenta que la solución está a nuestro alcance:

“Esta solución es el perdón”.

El perdón es una opción, una decisión que está a nuestra disposición. El perdón puede ser para nosotros el primer paso para una vida más plena, una vida en la que no tengan cabida el miedo ni la culpa, una vida más centrada en el momento presente, en el ahora mismo.

¿En qué contribuye el perdón a la salud física y mental?:
Quizás cada uno tengamos que repasar mentalmente más de una relación interpersonal y notemos como se nos ponen los músculos tensos, se nos acelera el corazón, la rabia. El odio y el rencor se apoderan de nosotros y, cómo en unos segundos, nos sentimos tremendamente agitados y perturbados mental y emocionalmente. Y puede ser que llevemos muchos cursos, mucho trabajo personal, mucha lectura y mucho empeño y, sin embargo, estamos estancados en el sentimiento de rabia, culpabilidad, resentimiento, venganza y atados al pasado. Falta algo para que nuestras relaciones sanen y nos permitan experimentar la sensación de sentirnos libres y felices sin las ataduras del rencor, del dolor, ni del pasado.

El perdón no es un conjunto de comportamientos, es una actitud. Uno de los mayores desafíos con que nos enfrentamos en nuestras vidas es el de sanar nuestras relaciones personales. El camino más seguro y rápido es hacerlo mediante el perdón, diciendo adiós a la culpa o al rencor.


CULPA Y MIEDO

De un modo muy sencillo podemos definir la culpa como el sentimiento de autocondena que experimentamos cuando hacemos algo que pensamos que está mal. El miedo puede ser definido como los sentimientos de ansiedad o agitación que tenemos cuando percibimos un peligro del tipo que sea.
El perdón supone el abandono del pasado. A menos que perdonemos a los demás por lo que pensamos que nos han hecho, no podremos perdonarnos a nosotros mismos y experimentar la paz de nuestro espíritu.

Miedo y culpa están íntimamente relacionados y suelen ser sinónimos. Son considerados como dos hermanos gemelos negativos que se nutren el uno del otro. La relación entre ambos es simbiótica, pues no pueden existir por separado. La culpa refuerza el miedo al igual que el miedo refuerza la culpa en un ciclo interminable aparentemente. Nuestras relaciones sanan automáticamente cuando nos liberamos de la culpa y del miedo mediante el perdón. El amor y la culpa no pueden coexistir. La aceptación de uno es la negación del otro,
Para finalizar esta breve introducción, podríamos decir que es nuestra mente la que genera el miedo, por eso, nada nos puede dañar excepto nuestros propios pensamientos. Sólo nuestra propia condena nos hace daño. Solo nuestro propio perdón nos libera. El perdón, podemos afirmar sin ningún temor a equivocarnos, termina el sueño del conflicto en el aquí y ahora.

Nos remitimos brevemente a las "Ideas irracionales o distorsiones cognitivas" para decir que no son las condiciones, circunstancias, sucesos y personas de nuestro mundo interno las que nos hacen sentirnos desbordados, sino que son más bien los pensamientos y actitudes que tenemos sobre esas condiciones, circunstancias, sucesos o personas las que nos provocan conflictos y angustias.

Por tanto sanar nuestras actitudes consiste en liberarnos de nuestros antiguos pensamientos de culpa, miedos y juicios condenatorios. Sanar nuestra actitud es ocuparnos simplemente del cambio de nuestros propios pensamientos, no es cambiar las situaciones o las personas de nuestras vidas. Sanar nuestra actitud es sentirnos libres para elegir los pensamientos que ponemos en nuestras mentes, sabiendo que cambiándolos podemos cambiar nuestra experiencia.

“estás atado al pasado con la cuerda de la culpa"
LA OPCIÓN DEL PERDÓN.

Rabia, furia, distanciamiento, venganza, tristeza, insomnio, incomodidad, estancarse en el pasado... Este puede ser el denominador común en nuestra historia personal: Rabia y dolor. Pero el hilo que discurre por todas las historias es que el perdón contiene la promesa de libertad y alivio, de que encontremos la paz que todos deseamos.

El perdón es el medio para reparar lo que está roto. Coge nuestro corazón roto y lo repara. Coge nuestro corazón atrapado y lo libera. Cuando perdonamos y somos perdonados siempre se transforma nuestra vida.

Basta decir la palabra "Perdona" y, la reacción de algunas personas es inmediata:"¿Estás de broma?", "¡Jamás!", o "¿Perdonarla después de lo que me ha hecho?", o incluso "¡Ojalá pudiera!". A veces es posible que la sola idea de perdonar a alguien intensifique los sentimientos de cólera y rabia. Otras veces, puede que la idea produzca un inmediato alivio.

Tómate unos minutos y fíjate en qué te evoca la sugerencia de perdonar a alguien. Trae a tu mente a una persona a quien consideras causa de algún sufrimiento personal:

¿Cómo te sientes ante la idea de perdonarla?
¿Qué significa para ti perdonarla?
¿Qué tendrías que hacer para perdonarla?

Todos tenemos un conjunto de ideas preconcebidas sobre el perdón, ideas que van acompañadas de sentimientos que las mantienen firmemente arraigadas. Nuestro concepto del perdón puede provocar dos cosas:
Bien imposibilitarnos, limitando nuestra capacidad para la claridad y la alegría,
Bien animarnos, ofreciéndonos una manera de dejar atrás el pasado y ser libres para vivir con mayor paz y felicidad.

Si crees, por ejemplo, que perdonar a alguien significa justificar su comportamiento y tener que aceptar cualquier cosa que haya hecho, entonces tal vez hayas de considerar imperdonables a muchas personas y aferrarte al rencor para siempre. Esta reacción parece muy razonable y cuerda, porque, ¿quién va a justificar la conducta de alguien que maltrata, difama, manipula o es insensible a los derechos fundamentales de otra persona?

Lo que crees sobre el perdón te abre o te cierra posibilidades, determina tu disposición a perdonar y, por lo tanto, influye profundamente en el tono emocional de tu vida. Vamos a aclarar algunos conceptos erróneos, comenzando por lo que no es perdonar.







LO QUE NO ES PERDONAR

Perdonar no es justificar comportamientos negativos o improcedentes, sean propios o ajenos. El perdón no quiere decir que apruebes o defiendas la conducta que te ha causado sufrimiento, ni tampoco excluye que tomes medidas para cambiar la Situación o proteger tus derechos.

Perdonar no es hacer como que todo va bien cuando sientes que no es así. A veces puede ser engañosa y confusa la distinción entre perdonar de verdad y negar o reprimir la rabia y el dolor. Enfadarse se suele considerar inaceptable de manera que muchas personas aprenden muy pronto a sustituir los auténticos sentimientos por sentimientos y comportamientos más aceptables que no tengan como consecuencia el castigo o el abandono. No se puede experimentar un perdón verdadero si se niega o se hace caso omiso de la rabia y el resentimiento.
Perdonar no es adoptar una actitud de superioridad o farisea. Si se perdona a alguien porque se le tiene lástima o se le considera un inútil, es señal de que se confunde perdonar con ser arrogante.

El perdón no significa que debas cambiar de comportamiento. Si yo perdono a alguien con quien he estado enemistado, no por eso tengo que comenzar a llamarlo con frecuencia... a no ser que realmente desee hacerlo.

El perdón no exige que te comuniques verbal y directamente con la persona a la que has perdonado. No es preciso decirle:"Te perdono", aunque esto pueda ser una parte importante del proceso de perdonar. Con frecuencia la otra persona advertirá el cambio, que se ha producido en ti. También podría ser que las personas que te hacen sentir más furia sean aquellas con las que te resulta imposible comunicarte. Quizás hayan muerto o no estén dispuestas a hablar contigo. Si para sanar, cualquier relación, fuera necesaria la comunicación directa y verbal, entonces nuestro destino sería convivir para siempre con nuestro sufrimiento. Afortunadamente no es así. El perdón requiere un cambio de percepción, otra manera de considerar a las personas y circunstancias que creemos que nos han causado dolor y problemas.



LA RABIA Y EL RENCOR.

El motivo más obvio para perdonar es liberarnos de los efectos debilitadores de la rabia y el rencor crónicos. Al parecer, estas dos emociones son las que más convierten el perdón en un desafío, a la vez que en una grata posibilidad para quien desee una paz interior.

Como todos sabemos, la rabia y el rencor son emociones muy fuertes que desgastan nuestra energía de muchas maneras.

Cuando vayas quitando las capas, probablemente descubrirás que esa rabia en realidad es un sentimiento superficial. No en el sentido de que sea trivial o falso, sino en el de que hay muchos otros sentimientos y dinámicas por debajo de él. Cuando nos perdemos en la rabia nos volvemos sordos a nuestros sentimientos más profundos. Hemos aprendido a escuchar sólo a aquellos que saben gritar más fuerte.

La rabia es una intensa reacción emocional temporal cuando uno se siente amenazado de alguna manera. Cuando surge, puede expresarse abierta y directamente, o puede ocultarse debajo, donde se expresa de un modo callado y persistente en forma de resentimiento crónico, que es esa sensación constante de agravio o de mala voluntad que persiste aún mucho tiempo después de que haya pasado la situación que provocó la rabia.
Se ha comparado el resentimiento al acto de aferrarse a una brasa encendida con la intención de lanzársela a otro quemándose uno la mano mientras tanto. De hecho, la palabra resentimiento viene de resentir, es decir, volver a sentir intensamente una y otra vez. Cuando estamos resentidos, sentimos con intensidad el dolor del pasado una y otra vez. Esto, sin duda, no sólo tiene un efecto lamentable en nuestro bienestar emocional, sino que también repercute negativamente en nuestro bienestar físico.



LOS BENEFICIOS QUE OBTENEMOS AL AFERRARNOS.

Para muchos de nosotros, dejar marchar la rabia y el resentimiento supone un gran riesgo, porque nos parece que obtenemos algo al aferrarnos a ellos. Estos beneficios, llamados "ganancias secundarias ", suelen ser inconscientes y tienen mucho poder hasta que tomamos conciencia de ellos y descubrimos formas de reaccionar más sanas.

Piensa si utilizas la rabia o el rencor de alguna de las siguientes maneras:

¿Permaneces enfadado porque eso te da la sensación de tener más poder y dominio?
Algunas personas creen que enfadarse y aferrarse al rencor es señal de poder, energía, entrega y amor propio. Pero, en realidad, la rabia y el rencor suelen encubrir sentimientos de impotencia, desilusión, inseguridad, aflicción o miedo, y se usan con frecuencia en sustitución de los sentimientos de verdadero poder personal.
Si en tu infancia se te maltrató y tuviste que negar o reprimir la rabia para sobrevivir, parte de tu curación incluye el hecho de darte permiso para hacer tuyos esos sentimientos ahora. La recuperación de tu rabia puede capacitarte para defenderte y defender a tu niño interior herido que no pudo hacerlo entonces. Si en esa época te fueron negados tus verdaderos sentimientos, sentir rabia ahora puede darte el valor y el poder necesarios para defenderte, mientras aprendes que tienes derecho a enfadarte y a hacerte valer.

¿Usas la rabia a modo de impulso y combustible para conseguir que se hagan las cosas?
Algunas personas creen que "si la gente no se enfadara no trabajaría por conseguir cambios sociales y políticos". Y en efecto, la rabia puede ser un móvil positivo para el cambio. Sin embargo, no tiene por qué ser el único, ni el principal, ni siquiera, si vamos a eso, tiene que ser un móvil para el cambio. Cuando estamos en contacto con nuestra verdadera naturaleza, animados por la empatía y un sentido de la justicia, con frecuencia nos sentimos movidos a actuar con pasión y convicción, y sin rabia. Cuando ésta es el móvil principal, suele crear resistencia al cambio mismo que se trata de conseguir. Produce miedo en aquellas personas a quienes intentamos convencer y, por lo tanto, genera oposición en lugar de resolución.

¿Utilizas la rabia para controlar a los demás?
¿Te has dado cuenta de que cuando una persona se enoja, los que la rodean se sienten culpables y asustados y, por lo tanto, a veces se dejan manipular? Si utilizamos la rabia como una manera de manipular a los demás, ellos, a su vez, sentirán rabia y resentimiento. Es posible que consigamos dominar a otros con nuestra cólera, pero, como ocurre con todas las ganancias secundarias, pagamos un alto precio por ello.

¿Usas la rabia para evitar comunicarte?
Cuando tenemos miedo de arriesgarnos a expresar nuestros pensamientos o sentimientos, o tememos las posibles consecuencias dé decir la verdad, entonces solemos utilizar el enfado a modo de mecanismo para evitar la comunicación. Es posible que se considere la rabia como algo más seguro que la intimidad y la comunicación auténticas.

¿Utilizas la rabia para sentirte a salvo? ¿Te parece que te sirve de protección?
Cuando se proyecta la rabia hacia otras personas, éstas suelen mantenerse alejadas. Como no se pueden acercar demasiado, uno no tiene motivos para sentirse vulnerable. Cuando éramos pequeños o más jóvenes este uso de la rabia para protegernos puede haber sido muy creativo y necesario. Pero cuando somos adultos, podemos aprender a establecer límites y a reaccionar de otra manera con aquellos que podrían tratar de dominarnos o incapacitarnos.

¿Usas la rabia como una forma de afirmar que tienes "razón"?
Es posible que mientras reflexionas sobre esta pregunta estés pensando: “tienes que creerme, yo tengo razón y ella está equivocada”. Perdonar no significa que debas reconocer que la otra persona tiene razón y tú te equivocas. Más bien nos enseña que “hay otra manera de mirar el mundo”. Te será útil preguntarte: “¿Deseo tener razón o ser feliz?” . A veces no es posible conseguir ambas cosas.

¿Te aferras a la rabia para hacer que los otros se sientan culpables?
Si te enfadas con alguien, tal vez desees castigarle. Una manera de conseguirlo es reforzar su sentimiento de culpabilidad. El principal problema de esta estrategia es que al hacerlo, de manera simultánea aunque no consciente, reforzamos nuestro propio sentimiento de culpa, lo cual inevitablemente nos hace desdichados y disminuye nuestra autoestima.

¿Utilizas la rabia para evitar los sentimientos que encubre?
A veces es mucho más cómodo sentir rabia que sentir el temor y la tristeza que se ocultan debajo. De hecho, una razón por la que suele resultar tan difícil perdonar es que para hacerlo hemos de sacar a la luz y aceptar la verdad de lo que realmente sentimos. Eso puede ser una revelación muy dolorosa si hemos aprendido a convivir con la negación y la represión. Sin embargo, debemos tratar de recordarnos amablemente que al otro lado del dolor se encuentran el alivio y una mayor paz mental.

¿Utilizas la rabia para aferrarte a una relación?
Mientras te aferras a la rabia mantienes la relación con la persona con la que te has enfadado. Muchas veces un hombre, o una mujer, se divorcian con el fin de alejarse de su cónyuge. Pero mientras se aferre al rencor, permanecerá ligado a esa persona. Es posible que parezca más seguro aferrarse al rencor que olvidar, porque el olvido puede parecer una situación temible, desconocida, de insoportable soledad.

¿Te mantiene la rabia en tu papel de víctima?
Cuando llevas gran parte de tu vida sintiéndote víctima, puede que haya una enorme resistencia a perdonar, porque al hacerlo renuncias a una buena parte de esa identidad. Perdonar no significa negar que hayas sido una víctima, quiere decir que el hecho de haberlo sido ya no domina necesariamente tu identidad y tu vida emocional actuales.

¿Continúas sintiendo rencor para no responsabilizarte de lo que sucede actualmente en tu vida o de lo que sientes?
Esta es quizás la ganancia secundaria que más nos incita a aferrarnos al rencor, porque mientras lo hacemos podemos culpar a otra persona de nuestra infelicidad. La culpa es de otro. Esto no quiere decir que los demás no contribuyan a nuestra felicidad o infelicidad, sino que en último término somos responsables de lo que sentimos.




LA MAGIA DEL PERDÓN.
Hay muchos modos de definir el perdón, porque el perdón es muchas cosas. Es una decisión, una actitud, un proceso y una forma de vida. Es algo que ofrecemos a otras personas y algo que aceptamos para nosotros.

El perdón es una decisión: La de ver más allá de los límites de la personalidad del otro, de sus miedos, neurosis y errores; que, como nosotros, tiene una capacidad limitada y siempre es digna de respeto y amor.

El perdón es una actitud :La de estar dispuesto a reflexionar sobre la persona a la que uno ha juzgado automáticamente y a sentir que en realidad es algo más que la persona espantosa o insensible que vemos.


El perdón es un proceso que nos exige cambiar nuestras percepciones una y otra vez. No es algo que suceda de una vez por todas. Nuestra visión habitual está empañada por los juicios y percepciones del pasado proyectados al presente. En esto las apariencias nos engañan con facilidad. Cuando elegimos cambiar nuestra perspectiva por una visión más profunda y amplia, podemos reconocer y afirmar la imagen de quiénes somos y quiénes son los demás. Como resultado de este cambio, surge, de un modo natural, una mayor comprensión y compasión por nosotros mismos y por los demás. Cada vez que hacemos este cambio nos capacitamos para dejar marchar, liberar y manejar el pasado. El perdón suele experimentarse como un sentimiento de dicha, paz, amor, y apertura del corazón, alivio, expansión, confianza, libertad, alegría y una sensación de estar haciendo lo correcto.

El perdón es una forma de vida que nos convierte gradualmente de víctimas de nuestras circunstancias en poderosos creadores de nuestra realidad. En cuanto forma de vida, supone el compromiso de experimentar cada momento libre de percepciones pasadas, de ver cada instante como algo nuevo, con claridad y sin temor. Es la desaparición de las percepciones que obstaculizan nuestra capacidad de amor. Es una forma de relacionarnos compasiva y comprensiva. El perdón nos enseña que podemos estar resueltamente en desacuerdo con alguien sin tener que retirarle por eso nuestro afecto.

Dicho todo lo anterior es importante no confundir el perdón con otras decisiones que no tienen nada que ver con él. A veces se toman decisiones en nombre del perdón cuando no se perdona en absoluto. Es importante no confundir perdonar con negar los propios sentimientos, necesidades y deseos. Perdonar no significa ser pasivo y mantener una amistad, un trabajo o una relación que evidentemente no funciona o nos hace daño. Si estamos dispuestos a permitir repetidos comportamientos inaceptables en nombre del perdón, lo más probable es que estemos utilizándolo a modo de excusa para no asumir la responsabilidad de cuidar de nosotros mismos o para evitar hacer cambios. La pregunta que tendríamos que hacernos en varias ocasiones sería ésta: ¿Perdonamos o estamos eludiendo? Para no eludir hemos de ser honrados totalmente con nosotros mismos.



EL PERDÓN SANA Y PONE FIN AL JUEGO DÉ LA CULPA.

“Sanar es unir; ser un todo”
“La sanación, por tanto, está en la mente, no en el cuerpo”

La sanación es un proceso mediante el cual se limpia nuestro espíritu de los pensamientos negativos de miedo y de culpa... Todos esos juicios condenatorios que nos hacen sentir vulnerables, separados y fragmentados. El perdón es el medio por el que este proceso se realiza. Disipa el error de percepción del espíritu, por el que nos vemos escindidos y separados, y así nos vemos como un todo.

Para realizar la sanación resulta esencial que recordemos constantemente que el único objetivo al estar con otra persona consiste en experimentar la unión sin juicios ni reproches.

Todas las interacciones conflictivas que tenemos con las otras personas, sea cual sea la forma que adopten, son simples variaciones del juego de la culpa. Nuestro ego está debatiéndose constantemente con las preguntas: ¿Quién es culpable? ¿Quién es inocente?, ¿Con quién estamos seguros y a salvo? ¿De quién debemos tener miedo?
Nuestro juicio de culpa se apoya en interpretaciones de nuestras experiencias pasadas que rememoramos y volvemos a vivir en el presente. Nuestro ego se niega a reconocer que todo lo que vemos o escuchamos comienza internamente en forma de un pensamiento en nuestra mente. Puesto que el ego prospera en el ataque, castiga atacando a cualquiera que considera culpable, ya sea a uno mismo o los demás. Cuando no damos el menor valor en la culpa, podemos elegir ver sólo la inocencia en los demás y en nosotros mismos. Cuando decimos adiós a la culpa podemos empezar a decir hola al amor.

VIVIR ATADO A LA CULPA TIENE ESTAS CONSECUENCIAS

Hace que nos sintamos atacados.
Justifica nuestros sentimientos de ira hacia nosotros mismos o hacia los demás.
Destruye nuestra autoestima y nuestra confianza en nosotros mismos.
Hace que nos sintamos deprimidos, huecos, vanos.
Destruye nuestra sensación de paz.
Hace que nos sintamos sin amor.

No resulta una exageración en modo alguno que consideremos a la culpa como una pócima venenosa casera que nos administramos con frecuencia. Es la herramienta más eficaz que tiene el ego para asegurarse de que permaneceremos desesperanzadamente atados a nuestro pasado y sin reconocer, por consiguiente, todas las oportunidades de liberación que el presente pone a nuestra disposición. Sólo hay un antídoto conocido frente a la culpa: un perdón completo, comenzando por nosotros mismos y extendiéndolo a todos los que comparten el mundo con nosotros.
El ego mira al perdón de modo ambivalente. El consejo que suele darnos es que “perdonemos pero no olvidemos”. Es un mensaje doble que afirma: “No perdones completamente, no olvides el pasado o serás vulnerable". La falta de perdón es la razón de ser del ego. Continúa justificando el que hagamos juicios condenatorios porque su supervivencia depende de que tengamos una creencia más firme en la realidad de la culpa que en la del perdón.
El ego nos aconseja que practiquemos el “pseudoperdón ". Dice, por ejemplo: “Puedo perdonarte porque soy superior a ti. Por consiguiente, voy a reprimir mi ira y a fingir bondad, en vez de ser plenamente consciente de mi deseo de liquidarte que es lo que realmente mereces". Este "pseudoperdón" lo único que hace es reforzar la culpa pues es un mensaje doble que continúa reforzando la separación enfermiza entre el "inocente " y el "culpable”. El propósito del perdón es sanar la mente, no el cuerpo. Una vez que hemos perdonado por completo a la otra persona y a nosotros mismos y somos, por consiguiente, capaces de dejar de lado nuestros pensamientos de ataque y de culpa, la mente retorna a su estado natural amoroso. La necesidad de sufrir ha sido eliminada y el cuerpo, en armonía con la mente, puede permitir que desaparezcan el dolor y la enfermedad, convirtiéndonos en personas libres y totalmente nuevas.





















CUESTIONARIO

“No juzgues a nadie como culpable y estarás afirmando en ti la verdad de la inocencia”: ¿Mantengo en mí la culpa y juzgo a los demás o a mí mismo, o perdono'?






“Elegir el amor me libera del miedo”: Casi toda nuestra vida andamos respondiendo automáticamente a lo que otras personas dicen o hacen. Ahora es el momento de reconocer que nuestras respuestas pueden ser determinadas únicamente por las decisiones que cada uno tomamos. Reivindica tu libertad de ejercer tu poder de decisión para ver a las personas y a los sucesos de la vida con amor en vez de con miedo.
Como sabes que lo único que te puede hacer daño son tus propios pensamientos, elige y practica durante esta semana elegir los pensamientos que pongas en tu mente. Si algo no te va bien detente un momento y cambia tu pensamiento negativo por uno positivo diciéndote: -"No son otras personas ni otros acontecimientos los que me hacen ser desgraciado/a.
-“Prefiero elegir la paz ahora. No me haré daño hoy”







De las formas descritas en el documento sobre la rabia ¿Cuál usas más frecuentemente? ¿Qué sentimiento verdadero encubre tu rabia?
EL PERDÓN: DESCUBRIR LA VERDAD

Las siguientes frases tienen por objetivo ayudarte a clarificar lo que sientes y ver cuales son los problemas que hay en una relación que te provoca rabia o dolor. Aun cuando no hables o no puedas hablar con esa persona, el hecho de completar estas frases te servirá para comprender mejor tus circunstancias y comprenderte más a ti; comprenderse a uno mismo siempre conduce a una mayor libertad.

Cuando completes estas frases, ábrete a los pensamientos o sentimientos que surjan, sean cuales fueren. Puede ser muy útil escribir las respuestas y reflexionar sobre ellas una vez escritas.

Antes de comenzar el ejercicio, cierra los ojos y haz unas cuantas respiraciones de relajación. Después piensa en alguna situación en la que suelas sentir rabia o dolor. (Este ejercicio se puede hacer en relación con cualquier persona).
Teniendo presente a esta persona y esta situación determinadas, completa las siguientes frases

El problema es_________________________________________________
El problema es ________________________________________________
El verdadero problema es_______________________________________
El verdadero problema es_______________________________________
El problema es en realidad_____________________________________


Continúa empleando estas frases, llenando los espacios en blanco hasta que hayas agotado las respuestas).


En relación con esta persona o situación

Lo que siento es_______________________________________________
Lo que realmente siento es_____________________________________
Lo que también siento es_______________________________________
También siento_________________________________________________
Y bajo ese sentimiento hay_____________________________________
Bajo ese sentimiento hay_______________________________________
Y bajo ese sentimiento hay_____________________________________


Respira. Mira hacia tu interior y completa las siguientes frases

Lo que me da miedo es_________________________________________
Lo que temo es_________________________________________________
Lo que me da miedo es__________________________________________
Lo que me asusta es____________________________________________
Lo que realmente me da miedo es________________________________
Lo que realmente temo es_______________________________________



“Trata a los demás y a ti mismo con amabilidad y compasión”.

LA EXPERIENCIA DEL PERDON II


1. PERDONARSE A SI MISMO.

El mayor desafió que podemos encontrar en la vida quizás sea el perdonarse a sí mismo. Esencialmente consiste en “aprender a amarmos y aceptarnos a nosotros mismos” pase lo que pase. Es disponerse a aceptar sin criticas la totalidad de quiénes somos, con nuestras zonas brillantes y nuestras zonas oscuras. Amarse y perdonarse son esencialmente la misma cosa.
Se suele dar una enorme resistencia a perdonarse a sí mismo, porque, como cualquier cambio importante, es una muerte: “Al perdonarnos a nosotros mismos matamos el habito de infravalorarnos, matamos la vergí¼enza y, sobre todo, matamos la dichosa manía de culpabilizarnos y de machacarnos con la autocrítica”.
Perdonarse a sí mismo es un fabuloso nacimiento. Es cortar las cuerdas que nos han mantenido cautivos de nosotros mismos impidiéndonos remontar el vuelo. Por el perdón a nosotros mismos nos convertimos en nuestros propios libertadores.

¿AFERRARNOS?: Son varias las cosas a las que nos aferramos para no vivir en paz y por las que deberíamos perdonarnos:

a) En la sociedad actual, competitiva y comparativa al máximo, nos podemos sentir culpables por no haber conseguido algo. Los criterios sociales fomentan la creencia de que uno debería conseguir vivir en mejores condiciones y por mucho que se logre nunca se considera suficiente. "Ya debería haber conseguido...” “Ya debería ganar…” “Ya debería tener...”
Perdonarnos a nosotros mismos significa liberarnos de este aferramiento a creencias culturales arbitrarias que disminuyen la validez de nuestra vida.

b) En el plano histórico personal quizás sea donde mayor dificultad encontremos para concedernos el perdón. En este plano, perdonar nos exige examinar creencias sobre nosotros mismos que fueron establecidas hace mucho tiempo y que en el presente nos imposibilitan creer que somos inocentes, buenos, respetables, inteligentes y válidos, y que merecemos ser amados. Este problema tiene sus raíces en la infancia, de manera que el perdón en este plano significa la curación de las culpas y vergí¼enzas del pasado.

c) En el plano ético, es posible que necesitemos perdonarnos por haber hecho algo que consideramos negativo, malo, algo que nuestra conciencia o nuestro conocimiento nos dice que es una falta de honestidad, responsabilidad e integridad.




2. EL SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD.

A lo largo de la vida, uno de los sentimientos más inútiles es el de culpabilidad por lo que se ha hecho. La culpabilidad quiere decir que despilfarramos nuestros momentos presentes al estar inmovilizados a causa de un comportamiento pasado.
En palabras de Robert J. Burdelte,"No es la experiencia del día de hoy lo que vuelve locas a las personas. Es el remordimiento por algo que sucedió ayer".

§ La culpabilidad es una de las formas más comunes de angustia de nuestra cultura. En nuestra cultura actual se considera casi incorrecto que una persona no se sienta culpable cuando alguien le recuerda que ha sido una mala persona por algo que dijo o no dijo, sintió o no sintió, hizo o no hizo. Si realmente importa una persona o cosa, se piensa que hay que demostrar ese interés sintiéndose culpable por las cosas terribles que se han hecho al respecto. Es casi como si se tuviera que demostrar la neurosis para que a uno le clasifiquen y consideren como a una persona a quien le importan los demás.
§
§ Con la culpa nos fijamos en sucesos pasados, nos sentimos abatidos o molestos por algo que dijimos o hicimos y gastamos nuestros momentos presentes afligidos por comportamientos pasados.

“La culpabilidad no es sólo una preocupación por el pasado; es la inmovilización del momento presente en aras de un suceso del pasado”.

§ No siempre el sentimiento de culpa es negativo, sino que hay veces que puede ser un sentimiento sano. Si evadimos la responsabilidad de algo que afecta negativamente a otras personas, la culpa puede ser una valiosa señal para que despertemos y pongamos atención. Esto es, cuando se aprovecha como una oportunidad de recuperar el poder y la responsabilidad para actuar con integridad. Si simplemente estamos aprendiendo lecciones de nuestro pasado, y prometiéndonos evitar la repetición de algún comportamiento específico, eso no se llama culpa. Experimentamos culpabilidad sólo cuando este sentimiento nos impide actuar ahora porque antes nos comportamos de determinada manera. Aprender de nuestras equivocaciones es una parte sana y necesaria de nuestro crecimiento y desarrollo.

La culpabilidad es malsana porque gastamos inútilmente nuestra energía en el presente sintiéndonos molestos y deprimidos a causa de un acontecimiento ya histórico. Y eso es tan inútil como malsano.

“No hay culpabilidad por grande que sea, que pueda resolver un solo problema”.



LA CULPA PUEDE TENER UN DOBLE ORIGEN:

La culpabilidad aprendida a muy temprana edad que queda como un residuo infantil en la personalidad adulta.

La culpabilidad que ha vivido autoimpuesta por un adulto después de infringir el código al que se suscribe; es cuando la persona se siente inmovilizada por cosas que ha hecho recientemente pero que no tienen que estar necesariamente conectadas con algo que pasó en su infancia. Es la culpabilidad impuesta por uno mismo cuando se infringe una norma adulta o un código moral adulto.

El sentimiento de culpabilidad, bajo la forma de la autocrítica, actúa como un ladrón que nos roba el presente y nos mantiene atados al pasado y asustados respecto al futuro.
La preocupación por el futuro es otro de los sentimientos inútiles. Cuando nos atormentamos una y otra vez por la idea de que somos malos, inútiles o de que estamos equivocados, es la muerte segura de la autoestima.

Si estamos dominados por la culpa, es imposible que sintamos compasión y comprensión por nosotros mismos, aun cuando en nuestro interior estén latentes la comprensión y la compasión. Solamente estas dos cualidades se manifiestan y activan cuando nos perdonamos.

Además de volverse hacia dentro, la culpa también puede proyectarse hacia fuera en forma de rabia y resentimiento contra los demás.

LO QUE NO ES CULPA:

§ Igual que ocurre al perdonar a los demás, perdonarse a uno mismo no significa justificar un comportamiento no íntegro y dañino para uno mismo o para otras personas.
§ Tampoco supone que no se sienta remordimiento por el pasado.
El remordimiento forma parte del proceso de curación o sanación, pero para seguir avanzando, ese remordimiento no puede seguir siendo una fuerza emocional predominante. Si continúa dominando nuestra vida después de que el incidente que lo causó ha pasado, es necesario agilizar nuestro propio perdón para desenvolvernos en el espacio de la comprensión y la compasión.
No podemos negar o rechazar la culpa engañándonos y haciéndonos creer que todo está bien. Cuando obramos así, lejos de desaparecer el sentimiento de culpabilidad, seguirá machacándonos. Al igual que el perdón a los demás, perdonarse de verdad requiere una total sinceridad con uno mismo. La paz y la liberación sólo nos la puede ofrecer el perdón. Para perdonarse a sí mismo es requisito imprescindible el mirarse en profundidad y con total sinceridad.

PERFECCIONISMO:

Una manera segura de mantenernos en la culpa es exigirnos siempre la perfección. La exigencia de perfección puede ser nuestro más cruel enemigo.
Una persona adicta a la perfección, como todos los adictos, está separada de su verdadero yo. Pensando que siempre tienen que hacer lo mejor, se rechazan a sí mismos tal como son. El perfeccionismo es un maltrato a nosotros mismos; nos roba vitalidad y energía.

Perdonarnos a nosotros mismos es reconocer, ratificar y actualizar lo que cada uno de nosotros aprendimos en relación con las siguientes VERDADES BÁSICAS:


1. Soy una persona digna de amor.

Quizás algunos de tus actos no hayan sido o no sean dignos de amor, pero tú si lo eres.

2. Eres inocente.

Tal vez seas responsable de ciertos actos, sin embargo, en tu interior, en tu esencia, ere fundamentalmente inocente, una buena persona.

3. Siempre eres una persona digna de amor, de respeto y aceptación.

El respeto y el amor a una persona es algo inherente a toda ser humano, no es algo condicional, que dependa de cómo actúes o te comportes.



3. PERDONARA LOS DEMÁS.

Hay quien suele preguntar: "¿Tengo que perdonarme a mí mismo antes de perdonar a los demás?” "¿Tengo que perdonar a los demás para poder perdonarme a mí mismo?”.
La única persona a la que se necesita perdonar es a uno mismo; una vez logrado esto, todos los demás serán perdonados de un modo natural. Aunque a quien generalmente resulta más difícil perdonar es a nosotros mismos, vamos a decir dos palabras sobre el perdón a los otros.


PERDONAR A LOS OTROS:

Es un reconocimiento de la naturaleza esencial de la otra persona, siempre digna de respeto.
Es enseñarnos a ver a la persona quitándole la hojarasca de sus actos, que a veces pueden ser poco agraciados, y centrándonos en el núcleo de su intimidad, que es esencialmente buena. Es no dejarnos deslumbrar sólo por lo exterior, sino adentrarnos más allá.
Perdonar al otro es como hacernos conscientes de que hay otra manera de mirar el mundo.
Perdonar al otro es mirarle con el corazón, no con nuestras ideas preconcebidas; es buscar en el otro su inocencia, no su culpa. A este respecto vienen muy bien las palabras de Gocthe:
"Si tratas a una persona según lo que parece, la haces peor de lo que es. Pero si la tratas como si ya fuera lo que tiene capacidad de ser, la haces lo que es”

El Dr. Pratler dice que: "el perdón no es un acto inútil de rosado autoengaño, sino más bien el tranquilo reconocimiento de que, bajo nuestros respectivos egos, todos somos exactamente iguales”.
Normalmente cuesta menos trabajo el perdonar a personas, llamemos "indiferentes", que perdonar a los padres, hermanos, hijos, a la pareja o a cualquier otra persona importante en nuestra vida. Esto a veces se nos convierte en un gran desafió y por ese mismo motivo nos ofrece una profunda oportunidad de sanar, inferior sólo al hecho de perdonarnos completamente a nosotros mismos. (Nosotros-familia –conocidos).
Llevar la paz a la relación que tenemos con nuestros padres, hijos y otros familiares es fundamental para nuestra paz interior. Por muy alejados que nos mantengamos de ellos, continuamos conectados. Cuando fracasamos en reconciliarnos con el perdón a las personas de nuestra familia, se produce en el alma un dolor innecesario e infinito mientras vivimos en el engaño de la separación.


CUESTIONARIO

¿Por qué cosas concretas tiendes a culpabilizarte más frecuentemente?



¿Qué es lo que más te cuesta perdonarte?



¿Con qué personas de tu entorno necesitarías ejercitar el perdón?


03 Sep 2009, 23:53
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota Re: RESUMEN DE APORTACIONES
Escribir para re-escribir historias y relaciones Autor Mensaje
Cermen


Registrado: Sab Ene 22, 2005 3:42 am
Mensajes: 4470
Ubicación: Sentada frente a la pc. :)
Escribir para re-escribir historias y relaciones
Nota:

Este documento es uno largo pero muy interesante, segun se va desarrollando el documento va brindando herramientas que pueden ser muy utiles para sobrevivientes.

Escribir para re-escribir historias y relaciones

Margarita Tarragona Sáez

Publicado en Psicoterapia y Familia 2003, Vol.16,No.1

Para Peggy Penn, con agradecimiento y cariño.


Este trabajo describe algunas ideas sobre el uso de medios escritos para enriquecer la conversación terapéutica. Se presenta evidencia de los beneficios físicos y psicológicos de la escritura; se describe el trabajo del Languaje and Writing Project, encabezado por Peggy Penn en el Instituto Ackerman de Nueva York y se exponen varias formas de utilizar documentos terapéuticos en Terapia Narrativa y otros enfoques. Finalmente se presentan las reflexiones de una clienta de psicoterapia quien realizó diversos ejercicios de escritura como parte de su proceso terapéutico.

This paper describes some ideas about the use of written means to enrich therapeutic conversations. It presents evidence of the psychological and physical benefits of writing; it describes the work of the Languaje and Writing Project, led by Peggy Penn at the Ackerman Institute for the Family in New York; it discusses various ways of using therapeutic documents in Narrative Therapy and other approaches. Lastly, it presents the reflections of a client who did various writing exercises as part of her therapeutic process.

Introducción:
Para explorar las posibilidades que ofrece la palabra escrita en la terapia familiar, quisiera invitarlo, lector, a que haga uno de los siguientes ejercicios:

Escriba una lista de algunos de los clientes/pacientes que recuerda con más cariño.
ó
Escriba una lista de los libros que más han influido en su desarrollo profesional.
ó
Escriba una lista de los proyectos futuros que más le entusiasman en este momento de su vida.
_____________________ ____________________
_____________________ ____________________
_____________________ ____________________
_____________________ ____________________
_____________________ ____________________
_____________________ ____________________

¿Cómo fue la experiencia de escribirla? ¿Cree usted. que es igual escribir la lista que hacerla mentalmente? ¿por qué?

Este trabajo propone que la palabra escrita tiene una fuerza especial, que ofrece la posibilidad de activar ideas, sentimientos e historias que pueden ser muy útiles para el trabajo terapéutico. A continuación se presenta evidencia de los beneficios físicos y psicológicos de la escritura; se describe el trabajo del Languaje and Writing Project, encabezado por Peggy Penn en el Instituto Ackerman de Nueva York; se exponen varias formas de utilizar documentos terapéuticos y finalmente se presentan las reflexiones de una clienta de psicoterapia quien realizó diversos ejercicios de escritura como parte de su proceso terapéutico.


La palabra escrita como catarsis.

James Pennebaker, de la Universidad de Texas en Austin, ha investigado durante muchos años la relación mente-cuerpo y los correlatos fisiológicos de las emociones. A fines de los años 70's y principios de los 80's tenía evidencia de que las personas que hablaban de sus situaciones traumáticas tenían menos problemas de salud que las que no lo hacían.

Pennebaker describe su propia experiencia con una depresión severa cuando era estudiante de posgrado: No quería ir a terapia, pero empezó a sentarse ante la máquina de escribir entre 10 minutos y una hora cada día. En una semana empezó a sentirse mejor y se recuperó de la depresión.

Esta experiencia lo llevó a interesarse por investigar los efectos del escribir sobre la salud, mismos que ha estudiado durante los últimos 15 años . En su libro Opening Up (1997), Pennebaker describe los resultados de estas investigaciones.

En el primer estudio que él y su equipo hicieron, les pidieron a 46 estudiantes universitarios que escribieran durante 15 minutos diariamente por 4 días. Tenían que escribir en un cubículo en la universidad y fueron asignados azarosamente a 4 grupos: el primer grupo recibió la instrucción de escribir sobre "la experiencia más perturbadora o traumática de su vida", exponiendo sus "sentimientos y pensamientos más profundos" sobre esta experiencia, sin preocuparse por la gramática ni la ortografía, simplemente soltándose al escribir.

Al segundo grupo se le dieron instrucciones parecidas, sólo que se les pidió que escribiera solamente sobre sus emociones entorno al evento más traumático de sus vidas, sin mencionar los aspectos específicos de éste. Podían escribir sobre sus sentimientos cuando se dio ese suceso y en el presente.

Al tercer grupo se le dio la indicación de escribir solamente sobre los hechos de la experiencia traumática, sin mencionar sus sentimientos.

El cuarto grupo era el grupo control, en el que la gente tenía que escribir sobre temas superficiales, como describir detalladamente la habitación o sus zapatos.

Los investigadores encontraron que, al principio, inmediatamente después de escribir sobre sus experiencias dolorosas, la gente se sentía muy triste y su estado de ánimo empeoraba. Sin embargo, cuando examinaron el número de veces que los participantes habían visitado el centro de salud universitario durante los meses previos y posteriores al estudio, encontraron que la gente del grupo 1 (los que habían escrito sobre sus "pensamientos y sentimientos más profundos" entorno al incidente traumático) mostraban una marcada disminución en el número de visitas a la clínica por enfermedad: una reducción del 50%.

Intrigados por estos resultados, diseñaron otro experimento en el que midieron factores fisiológicos. Para medir la función inmunológica (linfocitos T), se les sacaba sangre a los participantes el día antes de escribir, al terminar la última sesión de escritura y seis semanas más tarde.

Los resultados les parecieron fascinantes: "la gente que escribió sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos entorno a las experiencias traumáticas mostró evidencia de una función inmune superior a la de los que escribieron sobre temas superficiales" (Pennebaker, 1997, p.37, traducción de la autora). Este efecto estaba a su nivel más elevado el último día del estudio, pero tendía a mantenerse durante seis semanas. Las visitas al centro de salud universitario también disminuyeron. Además de los resultados encontrados, los investigadores mencionan que los participantes frecuentemente les comentaban lo útil que les había parecido escribir y cómo les había ayudado a "entender" y "manejar" las cosas.

Otros estudios también han encontrado efectos benéficos de la escritura sobre la salud. Smyth et al. (1999) encontraron que los pacientes con asma (moderada a severa) o artritis reumatoide que escribieron sobre sus experiencias estresantes mostraron mejorías clínicas en su estado de salud 4 meses después del tratamiento, mientras que el grupo control no mostró mejoría alguna.

En 1991, Pennebaker y su equipo realizaron un estudio diferente, con un grupo de hombres que habían sido despedidos de sus empleos, después de haber trabajado en la misma compañía durante la mayor parte de su vida. A la mitad de estos hombres (grupo experimental) se les pidió que escribieran durante media hora diaria por cinco días, sobre sus "pensamientos y sentimientos más profundos" respecto a su despido del trabajo. A la otra mitad se le pidió que escribiera sobre la manera en la que administraba su tiempo y un tercer grupo de 22 hombres no escribió nada. (Pennebaker, 1997)

Los resultados fueron sorprendentes: después de 3 meses, el 27% de los hombres en el grupo experimental tenían un nuevo trabajo, mientras que sólo el 5% de los hombres en el grupo de "administración del tiempo" estaban empleados. Meses más tarde, el 53% de las personas del primer grupo tenían trabajo, a comparación de sólo el 18% entre los integrantes de los otros grupos. Todos los hombres de los tres grupos habían tenido el mismo número de entrevistas de trabajo. Los investigadores interpretan estos resultados en términos de la manera en la que los hombres pudieron manejar su enojo.

Pennebaker también ha documentado los beneficios de la escritura en los contextos educativos. En una clase particularmente tediosa para los alumnos de la Universidad de Texas en Austin, que no estaba funcionando bien, se implementó el siguiente programa: al principio de la clase se daba una breve descripción sobre las ideas principales de la lectura y las exposiciones. Enseguida, los estudiantes tenían que escribir sin interrupción durante 10 minutos, "sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos sobre el tema". Sus escritos no se calificaban. Después de escribir, los estudiantes participaban en la discusión de manera mucho más productiva y creativa. El ausentismo bajó y las calificaciones en sus exámenes mejoraron dramáticamente. Los estudiantes comentaron que escribir los forzó a asimilar ideas de distintas fuentes, así como de sus propias experiencias" .

En resumen, Pennebaker (1997, pp.190-191) dice que

Escribir:

Aclara la mente

Resuelve traumas que interfieren en nuestras vidas

Ayuda a adquirir y recordar información nueva

Facilita la resolución de problemas

La escritura libre promueve la escritura obligatoria
(por ejemplo, el escribir libremente antes de escribir algún documento escolar o de trabajo facilita la elaboración de éste).


Para Pennebaker, una de las características más importantes de la escritura es su poder catártico, es decir, la manera en que facilita la expresión de las emociones.


La psicología narrativa y la "analogía de texto"

La escritura como catarsis ha sido utilizada en la psicoterapia desde hace mucho tiempo. En esta sección expondremos ejemplos del uso de la palabra escrita vista como un proceso de construcción de la identidad, no sólo como un medio de expresión afectiva.

Durante los últimos años ha surgido en la psicología y la psicoterapia un movimiento que enfatiza la importancia de las historias o narraciones de las vidas de las personas (Bruner, 1990; White & Epston, 1989; Gergen, 1994; Polkinghorne, 1988). La "psicología narrativa" propone que los seres humanos organizamos nuestra experiencia de vida como una narración, es decir, como una serie de eventos que tienen una secuencia temporal, un desarrollo, intenciones, significados y desenlaces. Estas narrativas de vida no sólo describen o reflejan nuestras vidas, sino que las constituyen. Como Bruner (1987) ha dicho "nos convertimos en las narrativas autobiográficas con las que 'contamos' nuestras vidas" (p.15). Harlene Anderson señala que la narrativa es más que una metáfora sobre el contar historias: "es un proceso reflexivo y discursivo de dos direcciones. Construye nuestras experiencias y al mismo tiempo, la usamos para comprender nuestras experiencias. El lenguaje es el vehículo de este proceso: la usamos para construir, para organizar y para atribuirle significado a nuestras historias" (1997, p.213).

A lo largo de nuestra vida, revisamos constantemente nuestras historias y posiblemente modificamos el significado de los eventos y de las relaciones que hemos establecido. Nuestras narrativas personales no son estáticas, sino fluidas y se dan en el contexto de nuestras relaciones e intercambios lingí¼ísticos con otras personas (ver Gergen, 1994; Anderson, 1997).

White y Epston (1993) hablan de una "analogía de texto" como un mapa especialmente útil para entender la experiencia humana. Señalan que los científicos sociales empezaron a interesarse por esta analogía al observar que a pesar de que una conducta ya no exista en el presente, el significado que se le otorga persiste a lo largo del tiempo, "Esto permitió considerar la interacción de las personas como la interacción de los lectores respecto de ciertos textos. Esta analogía hizo también posible concebir la evolución de las vidas y de las relaciones en términos de lectura y escritura de textos, en la medida que cada nueva lectura de un texto es una nueva interpretación de éste, y por lo tanto, una nueva forma de escribirlo" (p.27).

Muchos terapeutas influidos por estas ideas han propuesto que la terapia es un proceso de "re-escribir historias". Generalmente se utiliza el término "re-escribir" metafóricamente, refiriéndose a que a través de la conversación se revisan y posiblemente se resignifican nuestras historias. A continuación se presentan ejemplos de cómo literalmente se "re-escriben" historias, al incorporar el escribir al proceso terapéutico.


La palabra escrita en la terapia.

Los escritos de los clientes y el surgimiento de "nuevas voces":
The Languaje and Writing Project del Instituto Ackerman, Nueva York.

Peggy Penn- quien es escritora, poeta y una terapeuta extraordinaria- ha estado interesada durante muchos años en explorar el uso del escribir como parte del proceso terapéutico. Ella encabeza un proyecto en el Ackerman Institute for the Family (Nueva York) en el que a los clientes se les pide que escriban en distintos momentos de la terapia. Sus escritos pueden tomar diferentes formas: notas cortas, cartas, diarios, ensayos, poesía…

Los escritos de los clientes se convierten en una parte importante de las conversaciones terapéuticas. Generalmente escriben en casa y cuando regresan a la siguiente sesión leen sus escritos en voz alta al terapeuta y, posiblemente, a otros miembros de la familia que estén presentes. Se habla con ellos sobre cómo fue la experiencia de escribir lo que trajeron, así como la experiencia de escucharse a ellos mismos leyéndolo. También se les pregunta a los demás familiares sobre su experiencia al escucharlo.

Este proceso aporta muchos temas interesantes para la conversación. Los clientes frecuentemente reportan que cuando estaban escribiendo tuvieron ideas nuevas o se "dieron cuenta" de cosas, así como que sintieron emociones muy profundas y fuertes. Leer sus escritos en voz alta muchas veces intensifica aún más estos sentimientos y el hecho de que otras personas sean testigos de su experiencia puede aportarles una sensación de validación y aceptación. Los otros miembros de la familia muchas veces comentan que no sabían que su ser querido pensaba o sentía ciertas cosas que expresó en sus escritos.

Peggy Penn propone que todos tenemos muchas "voces" y que constantemente estamos enfrascados en diálogos internos con nosotros mismos, así como en diálogos interpersonales con otras personas (Harlene Anderson, 1997, también habla de diálogos internos y externos). Penn usa el término "voz" para referirse a "distintas perspectivas de uno mismo en relación a otros"(Penn & Frankfurt, 1994. p.218) Cuando las personas acuden a terapia, muchas veces están teniendo "monólogos internos" negativos. En el Language and Writing Project (LWP) se intenta saber más sobre estas voces, así como sobre otras voces que los clientes pudieran tener y que podrían "contestarles" y convertir el monólogo en diálogo. Como Penn y Frankfurt han señalado, los cambios en nuestros diálogos internos pueden cambiar nuestras conversaciones con los demás.

Mucho del pensamiento contemporáneo en la psicología y las disciplinas sociales (por ej. el construccionismo social, la crítica posmoderna, el postestructuralismo) enfatiza que no somos "yo's" o "selves" monolíticos y terminados, sino que todos tenemos múltiples facetas y muchas voces, que constantemente estamos construyendo quiénes somos y que lo hacemos a través del diálogo con otras personas y con nosotros mismos. Las historias que le dan significado y coherencia a nuestras vidas, las historias o narrativas personales, se han convertido en el foco de nuevas maneras de hacer terapia. Penn y colaboradores (1994) han encontrado que el incluir los escritos de los clientes "acelera el descubrimiento de nuevas voces y, así, la creación de nuevas narrativas" (p.219)

La idea de abrir espacios para el diálogo es uno de los fundamentos del trabajo del LWP, por lo que el lenguaje tiene un lugar central en su abordaje. Los terapeutas tratan de crear un verdadero diálogo con cada uno de sus clientes, intentan comprender sus situaciones y experiencias lo mejor que pueden y están atentos a las distintas descripciones sobre los acontecimientos de sus vidas. La idea de escribir se sugiere en diferentes momentos, dependiendo de la situación. A los clientes no se les obliga a escribir. Se ha observado que cuando los clientes deciden experimentar y escriben algo, frecuentemente ésto marca un punto importante en la terapia, en el que se accesan sentimientos muy intensos y muchas nuevas ideas, descripciones y "voces".

Para conocer extractos de algunos de los materiales escritos por los clientes del LWP, ver Penn y Frankfurt, 1994 y 1998.


B) Documentos que fortalecen las historias alternativas: la palabra escrita en la Terapia Narrativa.

White y Epston (1993) usan muchos tipos de documentos en el proceso terapéutico. Ellos subrayan que en el campo de la psicoterapia, los escritos sobre las personas frecuentemente ofrecen descripciones muy negativas y limitantes, y están escritos en un lenguaje saturado de patología (por ej. los expedientes y reportes psicológicos). Argumentan que es importante escribir "contra-documentos" que ofrezcan otras descripciones de las personas. A lo largo del proceso terapéutico pueden escribir certificados o diplomas que den constancia de los logros del cliente, así como cartas, notas textuales de la sesión, "declaraciones" (por ej. declaraciones de independencia, de nuevas posiciones, etc)., cartas de recomendación, cartas de predicción, invitaciones y una gran variedad de documentos .

En general estos documentos fortalecen las "historias alternativas" que van surgiendo a lo largo de las conversaciones terapéuticas y que contradicen a la "historia dominante" con la que el cliente inicialmente llega a terapia. Otra ventaja de los escritos utilizados por White y Epston, como cartas y notas enviadas entre sesiones, es que pueden ayudar a mantener el diálogo terapéutico abierto entre sesión y sesión, "alargando" el efecto de éstas.

Generalmente estos documentos son escritos por los terapeutas, o elaborados conjuntamente por el cliente y el terapeuta a sugerencia de éste último (Aquí veo una diferencia importante con el trabajo de Penn y colaboradores , quienes no escriben pues prefieren que lo hagan solamente los clientes).

Para conocer muchos ejemplos de documentos utilizados en la terapia narrativa, se refiere al lector a White y Epston (1993), Freedman y Combs (1996) y Epston (1989).

En resumen, ¿Por qué escribir en la terapia?

Creo que es importante enfatizar que escribir no es una "técnica" sino una manera más de ampliar la conversación terapéutica. Un escrito puede ser un "trampolín" para la conversación, una invitación para el diálogo. Hay muchas razones por las que incorporar la escritura a la terapia puede resultar enriquecedor, tanto a nivel individual, como en las relaciones interpersonales, como específicamente para el proceso terapéutico. En mi opinión, éstas son algunas de ellas:

Escribir, a nivel individual:

Concentra la atención

Hace las historias más coherentes

Clarifica nuestras ideas y posiciones

Puede crear un estado de "fluir"

Nos invita a examinar con cuidado las palabras que usamos

Frecuentemente nos permite accesar sentimientos e ideas intensos y muy personales

Escribir puede sorprendernos, descubriendo ideas que no sabíamos que teníamos

Leer o re-leer nuestras palabras nos permiten vernos desde otra perpectiva

Permite que se manifiesten nuestras diferentes "voces"



Escribir, a nivel interpersonal:

Les permite a nuestros seres queridos asomarse a nuestra cabeza y nuestro corazón

Escribir desde la perspectiva de otro puede ponernos por un momento en sus zapatos

Escuchar lo que otro ha escrito "como si fuera yo" nos permite ver cómo nos percibe

Puede permitir que nos escuche alguien que generalmente no lo haría en una interacción verbal cotidiana

Puede re-establecer diálogos internos con personas que ya no están con nosotros


Escribir, en el proceso terapéutico:

Permite que emerjan diferentes "voces" o "partes" del cliente

Enriquece la conversación terapéutica

"Re-inagura" sentimientos que estaban ausentes (Penn & Frankfurt, 1998)

Permite revisar versiones de nuestras historias

Escribir tiene muchas connotaciones culturales que lo asocian con eventos importantes y significativos

Los documentos escritos pueden crear una crónica tangible del proceso terapéutico, útil para los clientes y para fines de investigación



En primera persona: Experiencias de una clienta

A continuación se presentan algunos comentarios respecto a la experiencia de escribir en la terapia, hechos por "Olga" (pseudónimo), quien acudió a 8 sesiones de psicoterapia con la autora. Las sesiones eran presenciadas por 6 terapeutas más, quienes trabajaban como "equipo reflexivo" (Andersen, 1991). Las entrevistas se dieron en el contexto de un curso sobre la palabra escrita en la terapia, por lo que Olga sabía que a veces se le sugeriría que escribiera algo. Ella no sólo accedió, sino que constantemente nos sorprendía con la expresividad, creatividad y belleza de sus escritos.

Seis meses después de haber terminado nuestras sesiones, Olga me concedió una entrevista para hablar de cómo había sido para ella la experiencia de escribir. Éstos son algunos de sus comentarios:

Al preguntarle qué le había parecido lo más útil de la terapia exclamó:


"¡ El equipo! para mí era como irme con 8 regalos después de cada sesión! … era como si cada una (del equipo) me diera una cinta de un color diferente, algo de que agarrarme, un camino por el que ir"


Por lo que comenta Olga, las voces del equipo permanecían con ella después de las sesiones, y aún meses después:


"Primero estaba preocupada de pensar que cómo iba a acordarme de tantas cosas, pero después me dí cuenta de que sí me acordaba, aún hoy en día me acuerdo de cosas que me dijeron…"

por ejemplo:

"como cuando Adriana me preguntó si yo era importante para el negocio o si el negocio era importante para mí…o Luchi que había pasado por una situación parecida a la mía con mi hijo, o cuando Ana María me dijo que cada amor es el penúltimo amor…"


Olga es una mujer de aproximadamente 50 años que llegó a vernos por un problema dermatológico que no respondía a tratamientos médicos y porque sentía que tenía que "trabajar" algunos asuntos familiares. En una de las sesiones estaba hablando del problema de la piel de sus manos y se le sugirió que les escribiese una carta a éstas. Olga comenta los efectos de esta carta:


"Al escribirle a mis manos me dí cuenta de que estaba desconectada de lo que mis manos sentían: si estaban irritadas por el detergente, o si me dolían, no me daba cuenta. Al escribirles me empecé a cuidar más , ahora quiero cuidar mis manos, mi piel, cada célula de mi cuerpo …y ha funcionado porque estoy mucho mejor"


Olga nació y vivió en su juventud en Europa y llegó a México hace unos 25 años. En una sesión nos contó de las grandes dificultades económicas con las que vivían durante su infancia y más adelante compartió con nosotras su gran tristeza ante la muerte de sus padres y su dolor por no haber podido estar a su lado en ese momento. Se habló de la posibilidad de que les escribiera una carta a sus padres. Regresó con una carta conmovedora, llena de recuerdos gratos y con conclusiones sorprendentes. Olga comenta:


"Lo más grandioso fue la carta a mis padres… recuperé a mis padres, recuperé su amor. No lo había perdido, ahí estaba, pero al escribirles fue como reencontrarme con ellos , como cerrar un círculo con ellos y ahora siento que los llevo siempre conmigo"


A lo largo de la terapia Olga hizo otros ejercicios escritos, por ejemplo, tras una sesión en la que hablamos de los dilemas que enfrentaba al ser de otra cultura y vivir tantos años en México y la sensación de no ser "ni de aquí ni de allá", ella hizo dos listas: una lista de las cosas que aprendió en su tierra natal y que siempre serán parte de ella, y otra lista de cosas que ha aprendido en México y que ha escogido hacer parte suya. Tras el rompimiento de una relación de pareja, escribió una carta, despidiéndose de esa persona. Escribió también cartas para sus hijos.

Al entrevistarla seis meses después de la terapia, Olga comentó cosas interesantes, que podríamos entender como cambios en sus diálogos internos y externos:


"Me ha pasado algo muy chistoso: no escribo mucho pero ahora hablo mucho conmigo misma, me hablo mucho, me digo: Olga cuidado , u Olga esto o aquello…"


"Yo antes decía muchas malas palabras, groserías, y cuando aprendí a escribir me dí cuenta de que hay que escoger con cuidado las palabras …ahora -es curioso- ya casi no digo groserías"


"Yo no era muy cariñosa con mis hijos, al menos no con palabras, ahora les digo más cosas como 'mi amor', 'papito', 'mi alma'… tal vez era porque se me hacía raro decirles palabras cariñosas en un idioma que no era el mío, ahora pienso que no importa en qué idioma se diga, lo importante es decirlo"


Curiosamente, al escribir, Olga se reconectó también con la escritura de otros:

"Me he re-encontrado también con mis lecturas, he vuelto a sacar mis libros, algunos los he vuelto a leer"



En general, Olga reporta cambios positivos tanto en sus relaciones con otras personas como con ella misma, nos dice:


"Ahora me quiero más"


"Soy otra, soy una mujer renovada"


"Aunque esté pasando por momentos difíciles me siento fuerte, me siento bien"


"Estoy pudiendo solucionar muchas situaciones que tenía pendientes hace tiempo"


"Siempre he tenido buenas relaciones con mis amigas, pero siento que son más cercanas"


Durante nuestra última sesión, le entregamos un diploma a Olga, en el que tanto ella como las integrantes del equipo iban anotando aquéllas cosas por las que pensaban que Olga se merecía un reconocimiento. Entre otras cosas, se dijo que ella era como un Ave Fénix, porque en su vida había sido capaz de resurgir muchas veces a pesar de las adversidades. Meses más tarde, Olga comenta sobre su diploma:

"Cuando me siento mal vuelvo a mi diploma y me siento mucho mejor. Lo hicimos juntas y eso fue muy importante para mí… capacidad de adaptación, inteligencia, trabajadora…capacidad de renacer, Ave Fénix, …en la parte de arriba le pusimos que yo soy importante y eso es muy importante para mí”


El tener un registro escrito de las palabras del equipo, así como de las propias, le permite a Olga regresar a éstas cuando quiere:


"A veces saco mi cuaderno donde tengo todo lo que escribí y lo que el equipo me dió y lo vuelvo a leer"


Para finalizar, le preguntamos a Olga si quería decirle algo a los terapeutas que asistieran a la presentación de este trabajo. Ella dijo:


"No me imaginé que se pudiera trabajar así, algo tan constructivo ,
por favor síganlo haciendo"


Quiero agradecer a Olga su generosidad y disposición para compartir parte de su experiencia con nosotros. Como Harlene Anderson frecuentemente dice: nuestros clientes son nuestros mejores maestros.





Referencias

Andersen, T. (1991). The Reflecting Team: Dialogues and Dialogues about the Dialogues. New York, Norton Books.

Anderson, H. (1997). Conversation, language, and possibilities. A postmodern approach to therapy. Nueva York: Basic Books.

Bruner, J. (1990). Acts of Meaning. Cambridge: Harvard University Press.

Bruner, J. (1987). Life as Narrative. Social Research. 54 (1), 11-32.

Epston, D. (1989). Collected Papers. Adelaide: Dulwich Centre Publications.

Freedman, J. & Combs, G. (1996). Narrative Therapy: The Social Construction of Preferred Realities. New York: W.W. Norton & Co.

Gergen, K. (1994). Realities and Relationships. Cambridge, Mass: Harvard University Press.

Penn, P. & Frankfurt, M. (1994). Creating a Participant Text: Writing, Multiple Voices, Narrative Multiplicity. Family Process, 33 (3).

Penn, P. & Frankfurt, M. (1998). Client Voices and Relational Aesthetics: A Correspondence. Journal of Systemic Therapies. 17 (4), Winter 1998.

Pennebaker, J. (1997). Opening Up. New York: Guilford Press.

Polkinghorne,D. (1988). Narrative Knowing and the Human Sciences. Albany: SUNY Press.

Segalove & Velick (1996). List Yourself. Kansas City: Andrews and McMeel.

Smyth, J.; Stone, A.; Hurewitz, A. & kaell, A. (1999). Effects of Writing about Stressful Experiences on Symptom Reduction in Patients with Athsma or Rheumatoid Arthritis. JAMA, 1999; 281:1304-1309.

White, M. & Epston, D. (1993/1989). Medios Narrativos para Fines Terapéuticos. Barcelona: Paidós.


03 Sep 2009, 23:58
Perfil YIM
Avatar de Usuario

Registrado: 22 Ene 2005, 03:42
Mensajes: 3999
Ubicación: Justo en el centro de MI VIDA.
Nota Re: RESUMEN DE APORTACIONES
Imprimir vista | Email a un amigo | Reactivar tema Tema previo | Siguiente tema
La importancia de narrar y escribir nuestra historia. Autor Mensaje
Cermen


Registrado: Sab Ene 22, 2005 3:42 am
Mensajes: 4471
Ubicación: Sentada frente a la pc. :)
La importancia de narrar y escribir nuestra historia.
Este documento tiene informacion muy valiosa de como el escribir nuestars experiencias sobre la agresion es una herramienta terapeutica.

A los sobrevivientes les toma mucho tiempo poder lograr comenzar a escribir y cuando lo logran, logran algo muy grande, muy valioso, digno de admirar y respetar.

Acallar las voces de un sobreviviente cuando da dicho paso es revictimizarlo otra vez, por que el delito de la agresion es el crimen del silencio mas practicado precisamente por el silencio.

Les dejo esta importante lectura, espero sea del agrado de todos.


REVISTA TERAPIA PSICOLÓGICA, AÑO XVI, VOLUMEN VII (2), No 30


TRATAMIENTO DE VíCTIMAS DE EVENTOS TRAUMÁTICOS*
La siguiente entrevista, realizada por el Dr. Carlos Zalaquett al Dr. Donald Meichenbaum, tuvo lugar en la ciudad de Dallas, en el mes de Marzo de 1999. En esta oportunidad el Dr. Meichenbaum, considerado uno de los 10 psicólogos mas importantes de la psicología contemporánea, estaba presentando el taller "Tratando Pacientes con Desórdenes de Estrés Post Traumático" para el Instituto FACES.

• D. M.: Donald Meichenbaum
• C. Z.: Carlos Zalaquett

--------------------------------------------------------------------------------



TRATAMIENTO DE VíCTIMAS DE EVENTOS TRAUMÁTICOS
*Reproducida con la autorización de la Sociedad de Psicología Clínica

C. Z.: ¿Dr. Meichenbaum, qué clase de consecuencias experimentan las víctimas de experiencias traumáticas?

D. M.: Hay amplia evidencia de que algo cambia en su fisiología. Los sobrevivientes de eventos traumáticos pueden experimentar falta de sueño, fatiga, u otros síntomas somáticos. Emocionalmente, pueden experimentar choque emocional, rabia, ansiedad y depresión. Sus funciones cognitivas también se ven afectadas, haciéndoseles difícil el concentrarse y actuar efectivamente. Estas personas también pueden estar desorientadas y confundidas, y pueden tener pensamientos indeseados. Conductualmente, pueden aislarse, evitando o retirándose de situaciones sociales. Todo esto es especialmente verdadero en el caso de exposiciones a eventos traumáticos crónicos o prolongados, los que son conocidos como Estresores de Tipo 11. Entre estos estresores se incluyen el abuso sexual, la violencia doméstica o el ser víctima de tortura.

C. Z.: ¿Pueden estos estresores crónicos o prolongados cambiar radicalmente la manera en que los sobrevivientes se perciben a sí mismos y al mundo que les rodea?

D. M.: Sí. Este tipo de exposición puede producir lo que se ha dado en llamar Desórdenes de Estrés Extremo, que afectan la confianza que tenemos en nuestra familiar así como las creencias acerca de nosotros mismos y acerca del mundo que nos rodea. Estos eventos traumáticos pueden "romper" nuestras concepciones más básicas acerca de nuestro mundo, y pueden violentar e invalidar las creencias más esenciales acerca de nosotros mismos. Más aún, el trauma lo hace a usted más sensible a las claves o señales asociadas con el evento traumático, creando un estado de hipervigilancia. Esta hipervigilancia alimenta y es, a la vez, afectada por las ruminaciones, las memorias espontáneas o intrusas y las conductas evitativas que caracterizan al Desorden de Estrés Post Traumático (DSPT).

C. Z.: ¿Tiene esta hipervigilancia algún valor para el sobreviviente?

D. M.: Yo creo que esta conducta tiene un valor funcional y adaptativo. Volverse más cauteloso y responder en forma excesiva después de haber sido expuesto al trauma puede ser adaptativo al comienzo, ayudándoles a los sobrevivientes a prevenir la posibilidad de una segunda victimización. El problema es que a veces las personas que experimentan problemas recuperándose de su trauma continúan comportándose de esta manera cuando ya no es más "necesario". La gente se queda "pegada", usando respuestas como la disociación, que fueron en algún momento efectivas en su lucha contra traumas tales como el incesto, la violación sexual, o el combatir en la guerra.

C. Z.: ¿Cómo puede usted, como terapeuta, ayudar a los sobrevivientes de eventos traumáticos?

D. M.: A tarea como terapeuta es ayudar a los clientes a entender y apreciar el valor adaptativo de sus respuestas al evento traumático. También les ayudo a notar el "precio" que tiene para ellos el continuar respondiendo de esa manera cuando ya no es necesario. De esta manera yo les ayudo a los clientes a reencuadrar sus acciones corno fuerzas adaptativas, en vez de como señales de enfermedad mental. Durante la sesión terapéutica trabajamos juntos para ayudar al cliente no solo a cambiar su comportamiento, sino también a contar sus "historias" de un modo diferente.

C. Z.: ¿Qué quiere decir usted con ayudar al cliente a contar sus "historias" de un modo diferente?

D. M.: Para entender lo que quiero decir déjeme contarle parte de mi propia historia. Desde el inicio de mi desempeño como terapeuta comencé a fascinarme con cómo la gente describe su experiencia y con cómo esta descripción cambia con el tiempo. Cuando algo malo le ocurre a una persona, sea algún desastre natural o creado por el hombre, o cuando alguna experiencia de victimización le ocurre a su familiar el lenguaje ordinario y el vocabulario que usamos diariamente resulta inadecuado para describir tanto su experiencia, como sus reacciones. En otras palabras, estos individuos "victimizados" se convierten en "poetas" que utilizan metáforas para describir sus experiencias. Ellos expresan sus experiencias a través de frases tales como: "esto es como ....... "me siento como........ u otras expresiones similares. También el individuo "victimizado" puede describirse a sí mismo como "un prisionero del pasado", un "felpudo", una "prostituta", una "bomba a punto de explotar" u otras expresiones similares. ¿Se imagina el impacto en usted y en las otras personas si usted comunica su experiencia usando tales términos metafóricos?

Como resultado de estas impresiones clínicas iniciales, me dediqué a la tarea de analizar la naturaleza de las metáforas y descripciones narrativas que los clientes ofrecen durante el curso de sus sesiones terapéuticas. Basado tanto en el análisis clínico, como en la revisión de la literatura en esta área, llegué a apreciar el valor heurístico de la perspectiva de la Narrativa Constructiva. Es ésta perspectiva la que me permite ayudar a los clientes no sólo a cambiar su conducta, sino también a contar sus "historias" de una forma diferente.

C. Z.: ¿Y cómo le ayuda usted a sus clientes a cambiar sus descripciones narrativas, sus "historias"?

D. M.: Yo voy más allá del mero entendimiento, busco alimentar el proceso de descubrimiento del cliente usando el cuestionamiento socrático. (De hecho, yo también estimulo a los terapeutas a usar estratégicamente su propia fascinacíon y sorpresa). Mi propósito es que los clientes se transformen en colaboradores. La meta es ayudar al cliente en la primera fase de la terapia (como lo hago en el Entrenamiento de Inoculación de Estrés, SIT, por ejemplo) a entender mejor la experiencia negativa que ha vivido, cómo son las cosas ahora, cómo le gustaría a él o ella que fueran en el futuro, y qué podemos hacer trabajando juntos para ayudarle a alcanzar sus metas. La fase educativa del SIT provee la base sobre la cual el cliente llega a decir "Usted sabe, estoy estancado".

Otro objetivo relacionado con esta fase inicial es ayudar al cliente a pasar de usar descripciones metafóricas globales de sus experiencias y reacciones, a usar descripciones conductuales prescriptivas que produzcan cambio y desarrollen un "sentido de esperanza" para. asumir este cambio.
Las metáforas que describen mi enfoque terapéutico incluyen "re-escritura", "re-autoría", ayudar a los clientes a generar una nueva narrativa, y ser un "entrenador". Yo no sólo registro las descripciones de mis clientes, más bien les ayudo a modificar esas historias personales.

C. Z.: ¿Qué hace usted cuando sus clientes no parecen ser capaces de modificar sus historias?

D. M.: Una manera es ayudarles a involucrarse en "experimentos personales" en el presente. Estos proveen a los clientes de "datos" que ellos pueden tomar como "evidencia" para "descongelar" ]as creencias que mantienen acerca de Si mismos y de su mundo. Los resultados de estos experimentos, que pueden ocurrir tanto dentro, como afuera del ámbito terapéutico, proveen las bases para que el cliente desarrolle una nueva narrativa. Este es un proceso co-constructivo que emerge de los esfuerzos experienciales significativos del cliente.

En términos de "fuerza" y capacidad para lidiar con la situación, yo le ayudo a la gente que sufre del desorden de estrés post-traumático a apreciar que sus pensamientos intrusivos, su hipervigilancia, su negación, su pensamiento dicotómico, y sus momentos de rabia, cada uno representa un esfuerzo para lidiar con la situación difícil y que, metafóricamente, reflejan la "sabiduría del cuerpo". Por ejemplo, los pensamientos intrusivos pueden reflejar maneras de darle un sentido a lo que los clientes han pasado; o pueden reflejar un intento de "terminar la historia"; o de responder preguntas "por qué. La negación puede ser un intento de "dosificarse uno mismo", lidiando con montos limitados de estrés en un momento dado, o una manera de darse un "tiempo libre". La hipervigilancia puede ser vista como una forma de mantener un continuo "estar de guardián aún cuando ya no es más necesario. En otras palabras, no es que las personas se vuelvan ansiosas, enojadas, o deprimidas, per se; éstas son emociones humanas naturales. Es más bien lo que la gente se dice a sí misma acerca de estas condiciones lo que es critico. El proceso de terapia colaborativo es usado para ayudar al cliente a "decirse" cosas diferentes a sí mismos, y también a otros.

Otro elemento clave de las intervenciones cognitivo conductuales es el reconocimiento de que una forma efectiva de hacer que la gente cambie el modo de hablar consigo misma es hacer que actúen diferente. Así, una característica crítica de estas intervenciones, como el entrenamiento de inoculación de estrés, es animar o incluso desafiar a los clientes a conducir experimentos personales "en vivo", de tal modo que, como lo mencioné antes, ellos puedan acumular evidencia que pueda "descongelar" sus pensamientos y creencias acerca de ellos mismos y del mundo a su alrededor.

C. Z.: La terapia conductual cognitiva parece ser una forma de terapia bien activa.

D. M.: Estoy de acuerdo. La terapia cognitiva conductual no es solamente una "conversación curativa", es una forma de intervención proactiva y capacitadora que calza con una teoría de cambio conductual "evidenciaria".

C. Z.: ¿0 sea que al ayudar al cliente a obtener nuevos "datos" o evidencia, usted les está ayudando a cambiar sus creencias y pensamientos acerca de sí mismo y su mundo?

D. M.: Si, pero este cambio no es suficiente. Es crítico para los clientes poder tomar crédito por los cambios que ellos mismos han creado. Por esto es necesario que el terapeuta se asegure de que los clientes toman los "datos" resultantes de sus "experimentos personales" como "evidencia" y, por ende, asuman un mayor sentido de responsabilidad por los cambios que ellos mismos han creado. Este proceso de "adueñarse" de los cambios se hace evidente en las nuevas narrativas que los clientes relatan. Por eso, yo escucho cuidadosamente las historias de mis clientes. Yo presto atención al uso espontáneo de verbos autoregulatorios metacognitivos, como parte de sus nuevas descripciones. El progreso es evidente cuando los clientes usan verbos tales corno "Yo noté..... me descubrí ... interrumpí ... usé mi plan ... sentí que tenia opciones ... me felicité a mí mismo ... me convertí en mi propio entrenador ... anticipé lo riesgoso que era esa situación ... probé mis otras alternativas". Cuando los clientes incorporan este tipo de expresiones en sus narraciones, ellos se han convertido en sus propios terapeutas y, realmente, han tomado la "voz" del clínico con ellos.

C. Z.: En esencia, usted esta ayudando al cliente, a incrementar su propio poder.

D. M.: Sí.

C. Z.: ¿Existen otros elementos que sean necesarios para. que puedan ocurrir cambios significativos?

D. M.: Sí, para que un cambio significativo ocurra, éste tiene que estar "cargado afectivamente". Me estoy refiriendo al honorable y duradero concepto de la "experiencia emocional correctiva". La gente rápidamente puede descartar o eliminar sus "datos", o decidir que no son de real importancia. Estas personas no están realmente aceptando sus datos como "evidencia". En estos casos es crítico, terapéuticamente, trabajar con los clientes para asegurar que ellos sí toman los "datos" que han recolectado corno evidencia para "descongelar" sus creencias (la idea es penetrar dentro de la naturaleza del sistema de creencias del cliente) y para fomentar un diálogo interno, que ellos puedan encontrar más adaptativo en comparación con el continuar "pegado" en patrones de pensamiento y conducta maladaptativos.

C. Z.: He notado que para lograr este tipo de cambio usted pone un fuerte énfasis en desarrollar una relación terapéutica colaborativa con el cliente.

D. M.: Sí, yo creo que la relación terapéutica es el pegamento que hace que distintos procedimientos terapéuticos funcionen. Algunas de las cosas que yo trato de enfatisar a las audiencias clínicas que observan mis videos es cuán a menudo yo "arranco" y reflejo las palabras claves del cliente y uso el cuestionamiento, socrático y, cuán a menudo, durante, el curso de una sesión, yo dejo que mi cliente complete mis frases. Usted necesita alentar al cliente a decir su historia a su propio ritmo y a estar a cargo.

También es importante notar que, mas allá del valor de verbalizar nuestras historias y nuestras narrativas, hay un gran valor terapéutico en compartir nuestras propias historias. Cuando hacernos esto, nuevas historias emergen, las que revelan nuevas fuerzas y recursos.

Las historias de los clientes están llenas de expresiones de desesperanza y resignación que a menudo entregan un relato de haber sido "victimizados". Como terapeuta, es mi trabajo no sólo escuchar sus historias y empatizar con ellas, sino también ayudar a los clientes a apreciar lo que han hecho para sobrevivir y lidiar con sus sentimientos. Ayudarles a prestar atención al "resto de la historian que a menudo es un relato de remarcables fortalezas y recursos. Tenga presente, que la historia de cómo la gente lidia con eventos estresantes es intrínsecamente una historia de coraje y fortaleza. Aún en los peores escenarios la gente evidencia remarcable fortaleza. Como terapeuta, yo necesito que los clientes atiendan a esa parte de sus historias; las "malas cosas" que le pasan a la gente son sólo un capítulo en la historia de sus vidas.

C. Z.: ¿Varía usted su tratamiento terapéutico dependiendo del tipo de clientes con los que está trabajando?

D. M.: La pregunta acerca de tratamientos diferenciales es compleja. La forma corno uno debiera proceder terapéuticamente depende del grupo al que se está dirigiendo. Si usted está tratando gente que ha experienciado traumas que son breves y súbitos, aunque potencialmente letales, corno son los accidentes automovilísticos, los robos, las violaciones, y los desastres naturales, llamados Estresores de Tipo 1, utilizar procedimientos que permitan re-experienciar la situación puede ser apropiado. La información científica muestra que hacer que los clientes revivan o reexperiencen lo que les ha pasado, corno una forma de ayudarles a llegar a término con ello, es terapéutico y beneficioso. De hecho, hay una variedad de técnicas clínicas muy creativas, incluyendo la terapia de exposición directa, la imaginería guiada, los procedimientos de exposición graduada y en vivo y otros, que son muy útiles.

Cuando usted está tratando desórdenes de estrés post-traumático que son crónicos y que ocurrieron muchos años atrás, llamados Estresores de Tipo II, la decisión de tratarlos usando "trabajo de memorias", haciendo que los clientes "vuelvan atrás" y recuerden la experiencia, puede no ser la estrategia de tratamiento más efectiva. Hacer que los clientes re-cuenten y re-vivan eventos traumáticos, aún en el área del incesto, puede no ser terapéutico. En el intento de conducir los llamados "trabajo de memorias" reside el peligro de que el terapeuta, sin darse cuenta o desearlo y, quizás, sin saberlo, ayude al cliente a co-crear memorias. Con traumas tan prolongados que tienen un número de secuelas secundarias, es importante atender a las consecuencias secundarias tales como la depresión, la desconfianza interpersonal, las dificultades sexuales, las conductas adictivas u otras similares. Todo el arsenal terapéutico cognitivo conductual debe ser usado para atender a estos signos de co-morbilidad. Un énfasis terapéutico en el "aquí y ahora", en comparación con un énfasis en el "allá y entonces", puede probar ser más beneficioso.

Tenga presente que, desde la perspectiva de la narrativa constructiva, aún cuando los clientes están haciendo los llamados "trabajos de memorias", ellos no están relatando o "descubriendo" su historian sino que ellos están reconstruyendo su historia de una manera que es congruente con su estado de ánimo actual. Como observa Donald Spence, es la "verdad narrativa", no la "verdad histórica" del relato de los clientes la que debe ser el foco de la intervención terapéutica.

C. Z.: ¿Cómo varían estas pautas cuando se trata a clientes de diferentes nacionalidades o grupos étnicos?

D. M.: Es importante ser culturalmente sensible en la formulación del plan terapéutico. Déjeme darle un ejemplo, hay procedimientos que incorporan el dar "testimonio" cuando se trata a gente que ha sido víctima de tortura. Estos procedimientos hacen que las personas "hagan público" los traumas que han experimentado y la retribución que debiera ocurrir. Por ejemplo, algunos de los grupos de víctimas de tortura en los que se ha usado este procedimiento provienen de Chile, Argentina, y otros países sudamericanos. Por otra parte, hay otros grupos de víctimas de tortura que provienen del sudeste asiático, Cambodia y otros países, que también han recibido tratamiento. Terapeutas como Mollica y Kinzie han indicado un tratamiento terapéutico un tanto diferente que resulta ser más efectivo con este grupo, uno que es diseñado para lidiar con problemas del "aquí y ahora", apuntando a la situación de vida y al empleo, en vez de hacer "trabajo de memorias".

Como ve, la orientación cultural de las víctimas de tortura les sugirió a los terapeutas que el tratamiento no debiera alentar a los clientes a ir al pasado y revivir sus experiencias de victimización per se.

C. Z.: Con esta variedad de clientes tiene que ser difícil a veces tener un sentido claro de cuál es la manera mas apropiada de proceder terapéuticamente.

D. M.: Cuando estoy en duda, yo le describo las opciones de tratamiento y colaboró con el cliente en la formulación, implementación, y evaluación de éstas opciones terapéuticas. Esto es especialmente importante cuando la base de datos de tratamientos alternativos es tan limitada. Estamos en tal nivel preliminar en el área del DSPT, que cualquiera que diga que la intervención usando "trabajos de memorias" es esencial, o que clame que "ésta es la manera de conducir una intervención", debe ser recibido con un gran grado de escepticismo y precaución, sin importar cual sea el marco terapéutico que ellos respalden o promuevan. Yo también pienso, sin embargo, que el empiricismo puro no va a ayudar a avanzar en este campo. Necesitamos un marco teórico que explique los procedimientos terapéuticos que usamos. Uno de esos marcos teóricos es el de la perspectiva de la narrativa constructiva.

C. Z.: ¿Cómo distinguiría usted la perspectiva de la narrativa constructiva de la llamada perspectiva "racionalista" de la terapia cognitiva?

D. M.: Realmente me preocupa esto de la llamada perspectiva "racionalista". No es el que la gente distorsione la realidad o cometa errores cognitivos lo que contribuye a sus dificultades. En vez de una realidad que es distorsionada, como algunos "racionalistas" argumentarían, yo creo que hay múltiples "realidades" potenciales. Por lo tanto, el foco de la terapia debe ser ayudar al cliente a apreciar como él o ella ha construido su realidad y el precio de esa construcción. Y, aún más importante, cuáles son las construcciones alternativas.

C. Z.: ¿Puede usted darme un ejemplo?

D. M.: Considere, por ejemplo, a la cliente que ha sido victimizada sexualmente. Imagine el impacto clínico que tiene para esa persona el describirse a sí misma como una "mercancía dañada" o una "cosa sucia". Estas etiquetas y metáforas pueden ser culturalmente reforzadas. Cualquiera sea el origen y las influencias, la consecuencia de tal construcción narrativa puede llevar a un sentimiento disfórico y a estrés. En terapia, yo le voy a ayudar a la cliente a compartir su historian ya sea en terapia individual o de grupo, y voy a "validar" sus sentimientos. Al mismo tiempo, le voy a ayudar a la cliente a apreciar el precio que paga si va por la vida diciéndose a sí misma que es una "cosa sucia" o que es "inútil". De esta manera, puede llegar a apreciar que se habla a sí misma de la misma manera que el perpetrador le habló a ella. La cliente puede haber reproducido inadvertidamente la "voz" del atacante, como en el caso de las víctimas de violencia doméstica. Ella necesita desarrollar su propia voz.

C. Z.: En esencia, usted le esta ayudando a la cliente a no ser victimizada nuevamente.

D. M.: Si. Una de las metas más importantes del tratamiento es no dejar que el victimario continué victimizando por más tiempo a la cliente, cuando ya no está presente. En vez, cuál es la mejor venganza?

C. Z.: Vivir la vida bien.

D. M.: Vivir la vida bien. En terapia necesitamos explorar operacionalmente con los clientes qué significa vivir la vida bien. Mas aún, dentro del enfoque cognitivo conductual, los terapeutas también consideran con los clientes las barreras, los obstáculos y las potenciales razones de por qué ellos pueden terminar no haciendo ninguna de las cosas que han dicho que iban a hacer durante la sesión terapéutica. Así, cuando el cliente dice "voy a vivir bien", es necesario ayudarle a ese cliente a traducir esa expresión global o general en afirmaciones prescriptivas conductuales, tales como "entre ahora y la próxima sesión, ¿cómo va a lograr esto? o ¿qué va a hacer diferente?, de tal modo que las caídas no se transformen en recaídas. También hay una necesidad de implementar, dentro del régimen de tratamiento, procedimientos para prevenir las recaídas anticipando situaciones de "alto riesgo", e incluir maneras de manejar posibles accidentes o problemas.

C. Z.: ¿Qué otras cosas puede hacer usted si el cliente experimenta dificultades para superar su narrativa negativa?

D. M.: Déjeme mostrarle una estrategia clínica. Cuando la cliente responde con "soy una cosa sucia" o "soy inútil" u otra expresión similar, usualmente éstas son dichas con una gran intensidad emocional. Lo que yo voy a hacer como terapeuta es atender no solo a las palabras de mi cliente, sino también a su afecto. Así, yo puedo decir "cosa sucia, dígame más acerca de esto". Yo voy a "arrancar" las palabras claves y ponerlas de vuelta enfrente de la cliente, y la voy a estimular a elaborar al respecto. También voy a prestar atención a los sentimientos con que ésta expresión fue dicha. Los sentimientos pueden transmitir el sentido de estar abrumada, o sentimientos de estar deprimida, u otros parecidos. También voy a tratar de aprender acerca de las circunstancias que la llevaron a tales autopercepciones y a los sentimientos que las acompañan.

A continuación, yo elogio a la cliente por estar deprimida. Después de escuchar empáticamente su aflicción, yo puedo decir algo así como: "Dado todo lo que usted ha pasado, si usted no estuviera deprimida a momentos, si usted no se sintiera como si usted fuera una "cosa sucia", o como si usted fuera "inútil" a veces, yo creo que ahí sí que yo hubiera estado realmente preocupado, y habría concluido de que algo andaba realmente mal". De esta manera yo trato de validar la experiencia de la cliente. Y voy a ir mas allá de esto y hasta voy a elogiar a la cliente por los síntomas de estar deprimida. Por ejemplo, yo le puedo decir a la cliente: ¿Qué le dice el estar deprimida acerca de lo que le ha pasado? ... Tal vez expresa el que usted está en contacto con sus sentimientos, el que usted está percibiendo su situación, el que usted está respondiendo a lo que ha experimentado".

C. Z.: Al validar y reconocer la narrativa de su cliente usted aumenta las posibilidades de que ella salga de su estado de "estancamiento".

D. M.: Sí. También elogio a la paciente porque su depresión y el resultante distanciamiento de otras personas puede haber sido adaptativo en algún momento. Yo necesito ayudar a la cliente a ver que cuando ella se llamó a sí misma "cosa sucia", tal vez esa autoatribución fue una forma de manejar su presentación social y una manera de tratar de controlar su situación. Así, aún si ella dice '"usted sabe, yo era una Zombie sin emociones" yo voy a tratar de ayudarla a apreciar que la respuesta disociativa que ella usó fue adaptativa. El paso critico en el proceso de ayudarle a alterar su visión de sí misma es ayudarle a apreciar que lo que ella ha continuado haciendo, aún dentro de relaciones "seguras", no es más su única opción. Así, le estoy ayudando a alejarse del llamado "modelo deficitario" dentro del cual ella continuamente cuestiona su valor personal e incluso su sanidad. Yo quiero ayudarle a que cognitivamente reencuadre su experiencia. Yo la estimulo a considerar la pregunta: Cuál es el precio que ella está pagando por estar "estancada"? La respuesta a esta pregunta no es discutida en abstracto sino que la cliente es alentada a sentir experiencialmente, en la sesión, los "costos" de estar "estacada". Más aún, si la cliente se siente "estancada" yo entonces le pregunto en mi mejor estilo Inspector Columbo: ¿Qué puede hacer usted para cambiar su situación?

Ahora bien, si he delineado la base de trabajo con la paciente por medio de

1. "Arrancar" términos metafóricos claves;

2. Validar la experiencia de la cliente y los sentimientos acompañantes;

3. Elogiar a la cliente por sus síntomas actuales;

4. Ayudarle a reencuadrar cognitivamente esos síntomas, como una forma de lidiar con su situación, y como un conjunto de habilidades para la sobrevivencia;

5. Examinar colaborativamente cómo tales habilidades para la supervivencia "funcionaron" en el pasado, y cómo ella continua usándolas todavía, aún en situaciones en las cuales ella no está ya en "riesgo"; y

6. Considerar el "devastador impacto", el "precio emocional" y el "precio interpersonal" de estar "estacada"; entonces ya no es un gran esfuerzo para la cliente sugerir posibles maneras en que ella puede "desestancarse".
Recuerde que mi meta terapéutica es hacer que la misma cliente ofrezca soluciones acerca de cómo cambiar. Si ella puede encontrar soluciones que está dispuesta a implementar, esto la va a hacer sentir más capaz y fuerte. Más aún, dado que ella fue la que formuló estas ideas, existe una gran posibilidad de que las lleve adelante.
C. Z.: ¿Puede usted darme otro ejemplo?

D. M.: Tengo dos casos que me vienen a la mente. Quiero describirle primero el desafiante caso de una mujer que vivió un terrible accidente. Ella andaba con su prometido, el único hombre del que ella se había enamorado después de haber vivido varios rompimientos en relaciones anteriores. Venían de vuelta de una fiesta, cuando decidieron tomar un atajo y cruzar sobre varias líneas de ferrocarriles. Iban corriendo a lo largo de la línea del tren para llegar al otro lado, que era donde esta mujer vivía, cuando pasó una cosa horrenda. Cuando el tren se venía acercando, ella le gritó a su prometido "ganémosle al tren" y cruzó en frente de éste sin problemas. Su prometido tropezó y no alcanzó a lograrlo. El tren lo golpeó y lo mató instantáneamente; desmembrando su cuerpo. Fue horroroso. En un estado disociado, ella recogió las partes de su cuerpo. Esta es una de las historias mas horribles que me ha tocado oír. Ella sufría de DSPT, depresión, e ideación suicida ya que se sentía responsable y culpable de su muerte. Sus pensamientos indeseados eran devastadores. Tengo otro caso, de una madre que tenía una hija de 10 años de edad. Estaban solas en su casa. En el medio de la noche ella se despertó pensando que alguien había entrado en la casa. Debido a que le habían robado el año pasado, ella se asusto. En un estado de pánico, buscó en el velador hasta que encontró la pistola que su marido le había comprado recientemente. Cuando ella iba entrando a la pieza de su hija, con la pistola en la mano, la puerta se cerro bruscamente golpeándola en la mano y haciendo que el arma se descargara. La madre le disparó a su hija y le voló los sesos.

C. Z.: Estos representan traumas muy extremos. ¿Qué hace usted con estos clientes?

D. M.: En cada caso yo escucho apoyadoramente el relato de estos horrorosos sucesos. Eventualmente le pregunté a la madre ¿Qué veía usted en su hija que hizo su relación con ella tan especial? Por favor, comparta conmigo la naturaleza de su perdida". En efecto, le pedí a la afligida madre que trajera un álbum de fotos de su hija a la terapia y que revisara conmigo las cualidades tan especiales que tenía su hija. El álbum de fotos le permitió a la cliente contarme la historia de su relación con su hija a través de los años, sin delimitar sus memorias tan sólo al tiempo en que ocurrió el disparo, algo que ella recordaba y repetía una y otra vez con las narrativas acompañantes de "si sólo......... ¿porqué no le dije a mi esposo que no quería tener una pistola?", ¿porqué mi hija?", dígame que sólo es un mal sueño", ¿cómo pude haberlo hecho?" y otras similares. Más aún, examinar el álbum de fotografías también dio la oportunidad para preguntar más sobre lo que ella vió en su hija y, a su vez, qué vio la hija en ella. Después de este intercambio, le pregunté a la cliente: ¿Si su hija, a la que usted describe como "más sabia que la gente de su edad", estuviera aquí ahora, qué consejo le daría ella para ayudarle a pasar este período difícil?". Afortunadamente, con alguna guía, fui capaz de ayudarle a la cliente a generar algunas sugerencias que su hija le podría haber dado. Entonces, le hice notar que "Yo puedo entender ahora porque usted describió a su hija corno más sabia que la gente de su edad. Ella sí parece especial." También exploré otras áreas, corno por ejemplo, si la cliente hubiera llevado a cabo su idea de cometer suicidio para lograr "detener el dolor emocional", ¿qué hubiera pasado con la memoria de su hija? ¿Sentía ella que le debía más que eso a su hija? Como muchas víctimas de eventos traumáticos, esta cliente encontró una misión para lograr lidiar con su pena. Ella se abocó en la tarea de educar otros padres acerca de los peligros de tener armas en sus hogares. Ella se convirtió en una experta en la frecuencia de homicidios accidentales y desarrolló una fundación, a la que le puso el nombre de su hija, diseñada para disminuir las posibilidades de que tales accidentes pudieran ocurrirles a otros niños. Ella sintió que si podía salvar al menos a un niño, entonces su hija no habría muerto en vano. A través de sus acciones ella estaba escribiendo un nuevo guión, con una narrativa más adaptativa. En la terapia también trabajamos sus sentimientos de culpa.

C. Z.: Ahora puedo entender mejor lo que usted quería decir con "arreglar las condiciones por las cuales los clientes pueden encontrar sugerencias por si mismos".

D. M.: Hay una mayor probabilidad de que los clientes las lleven a cabo si ellos mismos producen estas ideas que si usted, el terapeuta, les da esas ideas. Yo uso una frase para prevenir a los terapeutas a no actuar corno "lóbulos frontales subrogantes" con sus clientes.

C. Z.: ¿Qué hizo usted con la cliente cuyo prometido murió en el accidente con el tren?

D. M.: Usé una estrategia terapéutica similar, pero tuve que modificarla un poco. Como en el caso de la madre de duelo, le pedí a la cliente que perdió su prometido que me ayudara a entender qué pasó exactamente y, más importante, "Que me ayudara a entender qué es lo que ella vio en su prometido, Juan. ¿Cómo era la vida con él? ¿Qué vio usted en él que la hizo sentirse atraída a él? ¿Qué piensa usted que vió él en usted que lo hizo sentirse atraído hacia usted? ... Si Juan estuviera aquí, ahora, ¿qué consejos tendría él para usted en este momento tan difícil? ... ¿Cuál cree usted que es el mejor legado, la mejor manera de recordar a Juan, no sólo para usted sino también para otros que le conocieron?

C. Z.: Puedo notar que usted está creando las condiciones para que esta cliente produzca las sugerencias por sí misma.

D. M.: Sí, lo estaba haciendo. Desafortunadamente, esta estrategia que trabajó tan bien con la madre de duelo no trabajó con esta cliente. Cuando le pedí que encontrara algún consejo que Juan hubiera podido ofrecer, ella se quedó en blanco. La imagen de la grotesca muerte de Juan estaba tan viva y presente que no le fue posible tornar ninguna distancia psicológica. Por eso tomé, en vez, una línea de preguntas un tanto diferente. Le pregunté en qué otra ocasión ella podría haber experimentado una perdida personal. Ella describió la pérdida de su abuela, a la que ella quería mucho. Entonces le pregunté: ¿Qué vió ella en su abuela que hizo esta relación tan especial?... ¿Qué piensa usted que su abuela vió en usted?... Si su "sabia" abuela estuviera aquí y ahora, ¿qué palabras de apoyo, qué recomendaciones piensa usted que su abuela le habría dado? (Interesantemente, esta abuela sonaba como un buen terapeuta cognitivo conductual) ... Entonces le dije "Ahora entiendo por qué su abuela era tan especial". Desde mi punto de vista, el "nombre del juego" es usar el arte del cuestionamiento para habilitar y fortalecer a los clientes a producir posibles estrategias que le permitan lidiar con su situación. Yo le pude haber dicho a esta cliente cada una de las cosas que la abuela pudiera haber dicho, pero no hubiera sido tan ayudador.

C. Z.: ¿Qué pasa con la persona que dice "Yo siempre he tenido baja autoestima, yo no valgo nada, me merezco lo que me pasó?". ¿Qué hubiera hecho usted si la cliente en su ejemplo hubiera dicho "Mi padre me dijo que yo nunca seria feliz?"

D. M.: Usted acertó. Una de las cosas que ella reportó fue que su padre la llamó y le dio a entender que ella era una "error" total porque ella se fue a meter a la linea del tren. No sólo eso sino que este muchacho, Juan, ni era tan bueno tampoco, así que el accidente había sido una "bendición camuflada". No muy sensible el hombre, por decir lo menos. De hecho, ella reportó una serie completa de interacciones problemáticas con su padre. Durante el curso de la terapia, la cliente llegó a darse cuenta de que parte de la razón de estar tan deprimida es que ella había estado dialogando consigo misma, reproduciendo la misma narrativa que su padre le dijo. Así, parte de la razón por la cual ella estaba deprimida y suicida incluía no sólo este horrendo suceso sino, también, el que ella continuaba tocando el mismo CD que ella escuché durante toda su niñez. Con una cliente como ésta, que carece de experiencias de desarrollo positivos, el terapeuta puede ayudarle a apreciar el que ella está reproduciendo el guión de otra persona, que ella está reproduciendo las narrativas de otros. El desafío o pregunta es si ella puede o no desarrollar una voz propia y escribir su propia narrativa; ¿tendrá ella el coraje para hacer eso?

C. Z.: ¿Producir una nueva narrativa personal es suficiente para que ella cambie?

D. M.: No. No es suficiente lograr que los clientes produzcan una nueva narrativa. Esta nueva narrativa tiene que estar enlazada con actos conductuales que lleven a obtener "datos" que puedan ser tornados como "evidencia" para modificar la visión que el cliente tiene de sí mismo y del mundo. Aunque yo apoyo la perspectiva de la narrativa constructiva, es importante notar que yo también uso todo el conjunto clínico de procedimientos cognitivo-conductuales.

C. Z.: Y también puedo notar que usted presta especial atención a las historias de sus clientes y trabaja con sus historias y metáforas.

D. M.: Como usted sabe, los trabajadores de la salud mental tienen sus propias e innumerables metáforas. Lo central es que la gente viene a terapia con una "historia" y usted, el terapeuta, trata de ayudarles a cambiar sus "historias". Mi propio enfoque es permanecer fenomenológicamente orientado, usando las metáforas de los clientes. Es mejor "desenvolver" las metáforas de los clientes que imponer las de los terapeutas.

Yo escucho atentamente la manera como los clientes cuentan su historia. Y escucho especialmente como los clientes usan verbos transitivos. Cuando escucho esos verbos, usados en la forma de "agobiado", "noté, "atrapado", "me puse abajo a mí mismo", etc., yo los "arranco" de su narrativa y los reflejo de vuelta al cliente. Exploro qué es lo que hacen. Después consideramos el impacto de esa conducta. Una vez que hemos hecho esto, yo les digo: ¿Qué puede hacer usted al respecto?" No hay que ser un científico aerospacial para que el cliente pueda decir: "Bueno, tal vez yo no debiera guardar mis sentimientos". Entonces les digo "No guardar sus sentimientos, esto es interesante, en qué esta pensando?" Una vez más, estoy preparando el terreno sobre el cual el cliente va a co-definir el problema y colaborativamente vamos a generar posibles soluciones. En este punto, nosotros estarnos colaborando en el proceso de construcción narrativa. Otro ejemplo es cuando los clientes, espontáneamente, ofrecen un ejemplo de alguna habilidad o fortaleza o algún esfuerzo exitoso, entonces yo uso esta "pepita de oro" (es corno la percibo) para preguntarles: ¿Está usted diciéndome que a pesar de todo lo que usted ha pasado [y les doy ejemplos específicos] usted fue capaz de hacer (o tratar, o lograr) [de ejemplos específicos]? ... ¿Cómo lo hizo para lograr X? ... ¿De dónde vino todo este valor?"

La estrategia que empleo para ayudar a los clientes a "re-historiar" sus vidas es: (1) solicitarle a los clientes un ejemplo de sus habilidades y fortalezas; (2) hacer una pregunta "a pesar de..."; y (3) hacer una pregunta "cómo". A continuación, podemos explorar con el cliente cómo puede usar estas habilidades y tomar el crédito por los cambios que estas habilidades puedan brindar.

C. Z.: Desde su punto de vista, "re-historiar" no significa condenar la historia pasada sino estimular al cliente a continúen re-escribiendo sus propias narrativas.

D. M.: De acuerdo. Este no es únicamente un proceso de "reparación". La metáfora del "reparar" implica que la narrativa de una persona está rota, como un neumático, y que uno tiene que arreglarlo. Esto comunica que la narrativa que uno ha estado usando estaba "errada", estaba "rota" y necesita ser "reparada". Por eso yo trato de mantenerme alejado de los términos como "reparación de narrativa", en vez, yo hablo acerca del "proceso de narrativa constructiva" en el que los clientes están involucrados ahora. Le ayudo al cliente a convertirse en mejor observador y a convertirse en su propio terapeuta.

Yo le pregunto a los clientes: ¿Se ha encontrado, afuera de la sesión de terapia, preguntándose a sí mismo el tipo de preguntas que nosotros nos preguntamos aquí en la terapia?" Le transmito a los clientes que la meta de la terapia es que ellos se conviertan en sus propios terapeutas, sus propios entrenadores. De ésta manera los clientes pueden aprender a tomar la voz del terapeuta consigo; apropiándose, adueñándose e internalizando los cambios sugeridos en terapia, ellos pueden entonces escribir sus propias historias. Esto es todo de lo que se trata el proceso terapéutico. Nuestra tarea de investigación, entonces, es demostrar que el hacer todo esto hace una diferencia.

C. Z.: En una de nuestras conversaciones anteriores usted me mencionó que su manual de tratamiento de Desórdenes de Estrés Post traumático era la mejor fuente de ayuda para aquellos interesados en tal demostración.

D. M.: Sí. El manual de tratamiento de Desórdenes de Estrés Post traumático operacionaliza estos procedimientos terapéuticos, de tal modo que los terapeutas e investigadores puedan ser capaces de validar empíricamente lo que le he descrito Dr. Zalaquett, le agradezco la oportunidad de compartir estas ideas.

C. Z.: Yo también le agradezco la oportunidad de compartir estas ideas.




Dr. Carlos Zalaquett


04 Sep 2009, 00:03
Perfil YIM
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Este tema está cerrado, no puede editar mensajes o enviar nuevas respuestas   [ 15 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Designed by STSoftware for PTF
Traducción al español por Huan Manwë para phpBB España