Cómo ayudar a un niño a adaptarse a un colegio nuevo

Todos sentimos nervios cuando sabemos que vamos a vivir situaciones nuevas. No sabemos en qué aspectos se diferenciará esta situación de las anteriores que hemos vivido, no disponemos de suficiente información y no sabemos cómo reaccionar. Muchos niños se sienten ilusionados pero también inquietos ante su primer día de clase en un colegio nuevo.

Para facilitar la adaptación del niño a su nuevo cole, a sus nuevos compañeros de clase y a sus nuevos profesores, es importante que los padres tomen algunas medidas específicas que detallamos a continuación.

Antes del primer día de clase...

No hace falta esperar a la mañana del primer día de clase para intentar facilitar la adaptación a su nuevo colegio. Siempre que sea posible, los padres podrán llevar con antelación a su hijo al colegio nuevo. Este paso es importante porque el estudiante tendrá la posibilidad de familiarizarse con el centro y podrá descubrir cómo llegar a la cafetería, a los baños y sus clases.

También es beneficioso conocer a sus profesores antes de que sea el primer día de clase. Este día suele producir nervios (compañeros nuevos, un edificio nuevo, asignaturas nuevas y posiblemente un horario nuevo) y, al llevar al niño a su colegio nuevo en un día en el que no tiene obligaciones, no va a permanecer allí durante todo el día y tampoco va a tener que ir a clase, se sentirá mucho más tranquilo. Cuando llegue su primer día de clase recordará lo tranquilo que se sintió el día en que fue a su colegio por primera vez.

No podemos olvidar lo importante que puede llegar a ser para el niño conocer a algunos de sus compañeros antes de que llegue el primer día de clase, sobre todo si en su aula habrá otro alumno  nuevo. 

El primer día de clase...

Siempre que sea posible, los padres podrán acompañar a su hijo al colegio el primer día de clase. A muchos nos gusta sentirnos acompañados durante un cambio importante en nuestras vidas, y los niños se sienten más tranquilos cuando sus padres están con ellos antes de que empiecen a estudiar y a aprender en este nuevo centro.

Responder a sus preguntas

Es posible que el alumno tenga muchas preguntas sobre su nuevo colegio. ¿Qué asignaturas voy a tener este año? ¿Cuántos compañeros de clase tendré? ¿Cuánto tiempo dura el recreo? Los padres pueden responder a sus preguntas, y buscar las respuestas si no las conocen.

Los niños suelen preocuparse antes del primer día de clase porque no saben dónde estarán sus clases o los baños más cercanos, y porque temen perder las amistades que han hecho en su colegio anterior. Los padres deberán prestar atención a estas preocupaciones y ofrecer las respuestas que los niños están buscando.

Conocer a los profesores cuanto antes

Si el alumno puede acercarse a su colegio nuevo antes de que sea el primer día de clase, es importante que los padres le acompañen y que conozcan también a los profesores que enseñarán a su hijo durante el próximo año. Cuánto antes conozcan a sus profesores, antes podrán comenzar a comunicarse de manera frecuente con ellos para saber qué tal le está yendo en las asignaturas.

Prestar atención a la parte buena

Todos sabemos lo diferente que puede llegar a ser nuestra vida si en vez de prestar atención a la parte mala nos damos cuenta de todos los beneficios y oportunidades que nos ofrecen situaciones que ni siquiera son de nuestro agrado. Si el niño se muestra inquieto ante el primer día en su nuevo colegio, los padres pueden explicarle las ventajas de empezar en un nuevo cole. Aprender mucho gracias a los nuevos profesores, hacer amigos nuevos y posiblemente tardar menos tiempo en llegar al colegio y a casa en comparación con el centro donde estudiaba anteriormente, son algunos de los beneficios que nos proporciona estudiar en otro centro.

Desconectar cuando haya acabado el primer día de clase

Este primer día puede llegar a ser estresante para el alumno, pero afortunadamente el resto de los días serán más sencillos y lo más seguro es que se acostumbre muy pronto a sus nuevos profesores y compañeros. Es importante que después de haber pasado todo el día en clase durante el primer día pueda desconectar al llegar a casa. Tal vez tenga deberes. Después de completarlos podrá ver su serie favorita, jugar, salir a pasear con su familia o tener una cena familiar en un restaurante que le encante. Todos, después de una situación estresante, nos merecemos un premio.