Los Beneficios de la Televisión Interactiva en los Niños

La televisión interactiva como medio  de comunicación ha demostrado que puede ofrecer beneficios  a las personas. Puede proporcionar una valiosa herramienta  en el hogar y en la escuela, sin duda no  es solo para mantener a los niños ocupados,  sino más bien, puede ser  utilizada como  forma constructiva, ya que ofrece una  variedad de entretenimiento  y aprendizaje a cada uno de los integrantes de la familia.

En el caso de los niños los programas de televisión, por ejemplo el canal Disney Junior, ofrece una diversidad de dibujos animados, tales como; la casa de Mickey Mouse,  Doctora juguetes, Jake y los piratas del país de nunca jamás, Ositos cariñositos, Princesita Sofía, entre otros.  Cada uno de estos programas se instaura como una herramienta educativa, que puede ayudar en el desarrollo educativo, en las conductas prosociales, la gestión adecuada de las emociones, pensamiento crítico, entre otros aspectos.

Los padres pueden observar que sus hijos aprenden gracias a la televisión, presentando ventajas. Algunos programas señalados entregan valor potencialmente pedagógico educativo, pueden aprender habilidades de la cultura  (como comportarse, que quiere, que siente, como responder, etc.), la  utilización adecuada de las TICS. Desde este punto de vista la televisión interactiva ofrece aprendizaje que ocurre vía televisión, haciendo que los niños se reconozcan como los principales actores en la socialización de los procesos junto con los agentes de socialización más tradicionales como la familia, escuela, pares, que reflejan los valores de la sociedad y la cultura.

Es importante señalar que los niños no perciben la televisión en la  misma forma que los adultos, es necesario considerar la etapa del desarrollo y la madurez cognitiva. Según Piaget los niños experimentan cuatro etapas de desarrollo cognitivo, que puede aplicarse a la televisión  interactiva.  Los niños  hasta los 2 años  experimentan  la etapa sensorio motriz, donde sus sentidos y reflejos se obtiene mediante los objetos que la televisión ofrece y que son diferentes de los experimentados en la vida real, durante la etapa Preoperacional que es entre los 2 a los 7 años,  ellos están adquiriendo el lenguaje, desarrollan habilidades de pensamiento representacional  (atribuyen significados), que permiten que hablen sobre su experiencia de la televisión.  Entre 7 y 12, están en la etapa de operaciones concretas,  los niños comienzan a entablar un pensamiento que les permite entender los códigos y simbolizaciones de su cultura, lo que permite que puedan  seguir  creando historias abstractas o imaginarias. Desarrollan niveles de percepción (alfabetización televisiva), que permite  comprender los trozos y los segmentos que constituyen un programa de televisión y cómo están relacionados. Recién cercano a los 12 años de edad, los niños podrían entender la televisión en una manera similar a los adultos.

La televisión puede ofrecer oportunidades para el aprendizaje de los niños, por ejemplo;

En  relación a lo académico, puede proporcionar efectos positivos a largo plazo. Existen dibujos animados como es La casa de Mickey Mouse, que ayuda a preparar a los niños a la escuela fomentando conocimiento y habilidades que mejoran el vocabulario, la aritmética, el uso del lenguaje y comprensión del mundo que les rodea.

En cuanto a los  comportamientos prosociales, ayuda a los niños en la adquisición de comportamientos sociales, incluyendo el aumento del altruismo, amabilidad, generosidad y otras habilidades sociales.  Otras habilidades asociadas con conducta prosocial incluyen autocontrol, retraso de la gratificación, simpatía y empatía por los demás, aprender a persistir en una tarea y la reducción de estereotipos.  Los  programas de televisión contienen muchos ejemplos de buena conducta, de gente muy amable  y con generosidad.  Esto proporciona  representaciones de modelos a seguir para los niños.

En relación al pensamiento crítico; los niños deciden lo que les gusta y no les gusta. Este proceso de prácticas de visión crítica es parte del proceso en el que construyen sus propias identidades. Ellos inevitablemente toman conciencia de las perspectivas críticas en los medios de comunicación como parte de su experiencia cotidiana, juicios sobre si la televisión es o no es realista, conforma una estructura de identidades sociales más prestigiosas o poderosas. Los padres deben reconocer que los programas de televisión interactiva son significativos para la construcción de la identidad de los niños.

En resumen la televisión  interactiva  infantil, tiene un impacto beneficioso en las vidas de los niños. El debate actual generalmente se centra en los efectos negativos de la televisión, pero como se explicó, es evidente que la televisión puede mejorar las habilidades académicas como la preparación para la escuela, el vocabulario, así como los comportamientos prosociales y las prácticas de pensamiento crítico. La televisión no es ni buena ni mala para los niños, sino más bien, proporciona un impacto complejo en la forma de adquirir conocimientos, creencias y valores de la cultura.

Aunque los niños raramente busquen contenidos educativos, los programas actuales mencionados, muestran entretenimiento  y aprendizaje de manera combinada. En este sentido, los programas de televisión interactiva infantil se consolidan como ideales para el aprendizaje y entretenimiento de los padres y sus hijos, siempre y cuando los padres regularicen los horarios y tiempos que debiesen estar los niños frente a la televisión.