Cómo detectar el talento de nuestros hijos

¿Cómo se reconoce el talento de un niño? ¿cómo puedo ayudar a mi hijo a potenciar aquello en lo que destaca? Entendemos por talento toda aquella capacidad intelectual o aptitud que tiene una persona en particular para aprender las cosas con mayor facilidad o simplemente desarrollar con mucha habilidad una actividad. No obstante, no siempre se trata de poseer dicho talento sino de saber detectarlo a tiempo y poder así fomentar su desarrollo.

Como padre, no es nada difícil soñar con el éxito de nuestros hijos, ya que generalmente estamos convencidos de que son los mejores y llegarán muy lejos en todo aquello que se propongan. El reto se encuentra en ser capaces de identificar aquellas habilidades y talentos que realmente les caracterizan, y poder así potenciarlos hacia el éxito. En ocasiones, esta tarea puede llegar a agobiar e inquietar a los progenitores, ante el temor de frenar las habilidades de sus hijos y que no lleguen a convertirse en aquello que podrían haber sido.

A partir de los dos años de vida, los niños comienzan el proceso de conocimiento del mundo que les rodea. Es precisamente en este punto cuando se inicia el desarrollo de todos sus sentidos. Artes, ciencias, música o deportes son tan solo algunas de las facetas que más atractivas le pueden resultar a tu hijo. Conviene advertir que estos intereses no son estáticos y cambiarán con el paso del tiempo a media que vaya ampliando su abanico de posibilidades, e incluso seguirá variando en la edad adulta.   

No existe una formula mágica para este proceso, simplemente se trata de favorecer un entorno estimulante en el que el niño se encuentre abierto a todos sus intereses. Si observas a tu hijo, pronto te darás cuenta que cosas llaman más su atención y en cuales destaca por encima de otros niños de su edad.

Consejos para descubrir y potenciar el talento

  • Observa. Para descubrir cuales son las disciplinas que más le interesan y apasionan, lo primero que debes hacer es observar a tu hijo. Hay niños que desde bien pequeños sienten pasión por el deporte mientras muchos otros ni siquiera les llama la atención. Para ello, debes prestar atención a lo que hace en sus tiempos libres y de ocio.
  • Aproxímate a sus intereses. Una vez localizados los focos de interés de nuestro hijo, ¿cómo podemos aproximarnos a ellos? La principal forma de hacerlo es a través del juego. Dedica tiempo a jugar con tu hijo, ya que esos primeros juegos son un verdadero mundo de aprendizaje para ellos. Poco a poco, él mismo se irá dando cuenta que tipo de juego le interesa más: puzles, cocinas, coches, muñecas, juegos de mesa, etc.     
  • Potencia sus talentos. Una vez identificado aquello que más le gusta a tu hijo, es momento de exprimir al máximo dichas habilidades. Si descubres que le gusta el futbol, apúntalo en un equipo deportivo. Así con cualquier otra actividad: cocina, música o pintura. También es importante que potencies la creatividad, entendida como la facultad que le va a permitir diseñar cosas o situaciones que aún no han sucedido.   
  • Evita las presiones. Muchos padres cometen el error de presionar a sus hijos hacia algún interés que ellos mismos tienen como adultos. Recuerda que el talento es natural e intrínseco de cada ser humano y no se herada, es decir, que aunque tu seas muy bueno en las artes no significa que tu hijo vaya a serlo también-  
  • Analiza su evolución. Si en algún momento tu hijo muestra síntomas de cansancio o frustración, no le agobies, ya que puede ser algo temporal o simplemente que sus intereses hayan variado. Debes alentarlo a seguir desarrollando su talento, aunque manteniendo su independencia y dejándole descansar en el momento necesario.