Cómo viajar con niños pequeños

Tal vez estés planeando tu próximo viaje en avión con tu pareja y tus hijos. Quizás viajes sólo con los niños. Sea cual sea la situación en la que te encuentres, sabes que viajar con niños pequeños no es fácil y que será importante planificar este viaje. Queremos compartir contigo consejos sobre cómo planificar este viaje y sobre los objetos que necesitarás llevar contigo para distraer a los niños durante el vuelo. Esperamos que te sean de utilidad los siguientes nueve consejos para viajar con el menor número posible de dificultades.

9 consejos para volar con niños

  1. Lo mejor que puedas, pero que no falten ni las sonrisas ni las risas

Tómatelo con calma, pues no es fácil llevar a niños pequeños en un avión durante varias horas. Podrían llorar, levantarse del asiento, protestar, aburrirse... Recuerda que nadie duda de la dificultad de viajar con niños pequeños.

  1. Acepta toda la ayuda que se te ofrezca

Algunas personas tienen menos dificultades para aceptar ayuda de los demás mientras que otras personas son más independientes y quieren saber que pueden hacerlo solos. En este caso, sobre todo si los niños son los únicos que te acompañan durante el viaje, sería más conveniente para ti aceptar toda la ayuda que los demás quieran darte.

  1. Planifica hasta el mínimo detalle

Un viaje con niños pequeños no es una actividad que se planifique la noche anterior. Tómate el tiempo que necesites para planear todos los detalles que tendrá este viaje. Es importante decidir desde la hora en la que deberéis salir de casa hasta el número de juguetes (y el tipo de actividades) que os acompañarán durante las horas en las que deberéis permanecer sentados en vuestro asiento del avión.

  1. Elige el vuelo adecuado

Siempre que sea posible, y si el vuelo va a durar muchas horas, elige viajar por la noche porque de esta manera vuestro viaje coincidirá con el horario en el que soléis dormir, y los niños podrán descansar en el avión. También es preferible, siempre que sea posible, elegir un vuelo directo porque de esta manera podrás prevenir las molestias que despegar y aterrizar ocasionan en los oídos sobre todo de los niños. Los vuelos directos, además, evitan el trabajo de desplazar a toda la familia a otro vuelo.

  1. No olvides llevar muchos juguetes

En cuanto a los juegos que os acompañarán durante el vuelo, decide qué tipo de juguetes serán lo suficientemente pequeños y silenciosos como para no molestar a los demás pasajeros. Estos juguetes deberán mantener quietos a los niños en vez de motivarles a moverse mucho. Libros para leer o libros con pegatinas son ideales porque motivan a los niños a permanecer quietos sin aburrirse en absoluto. Los cuadernos para colorear también son ideales para ellos porque les entretendrán mucho. Si el viaje va a durar muchas horas es preferible traer con vosotros el máximo número de juegos posibles, sin que ocupen demasiado espacio, pues los niños se suelen aburrir con facilidad y por este motivo necesitarán mucha variedad para estar distraídos hasta que el avión aterrice.

  1. Regalos para los niños

De vez en cuando es recomendable hacer regalos a los niños. Es importante no regalar demasiados juguetes en un corto periodo de tiempo, pues no los valorarán tanto si reciben mucha cantidad. Pero un viaje en avión es la oportunidad perfecta para sorprender y alegrar a los niños y, al mismo tiempo, hacer más fácil para toda la familia el vuelo con niños pequeños. Necesitarás planear esta actividad con antelación, envolviendo cada uno de los regalos. Calcula el número de horas que durará el vuelo y reparte los regalos de tal manera que cada hora, por ejemplo, el niño reciba un detalle muy especial. Puedes envolver un peluche, un libro que esté deseando leer, una muñeca, colores, pegatinas para añadir a su colección, un postre que le encante, una revista...

  1. Lleva meriendas

Asegúrate de llevar contigo suficientes meriendas y postres para todos los niños. Recordar llevar galletas, pequeños sandwiches y chocolatinas despejará y alegrará a los niños, y evitará el aburrimiento.

  1. Llega al aeropuerto con suficiente tiempo de antelación

Nunca sabes qué imprevistos pueden surgir antes del vuelo así que es importante llegar mucho antes, sobre todo si vuelas con niños pequeños.

  1. Recuerda llevarles al baño antes de entrar al avión

Los baños de los aeropuertos son mucho más grandes y cómodos que los del avión, por lo que es importante aprovechar la oportunidad de ir al baño antes.