Alicia a través del espejo: de niña a mujer

 

Autora: Mónica Ceballos Recio

Psicóloga / psicoterapeuta

Bogotá Colombia

En 1865 Lewis Carroll escribe el cuento de cuentos, un cuento que inmortaliza los diez anos de una niña amada y la detiene así para siempre en el momento mágico en el que todo sujeto esta pleno en su edad infantil, antes de iniciar la travesía en la cual dejará de una vez y para siempre la infancia.

En Alicia podremos encontrar los marcadores de ese proceso:

  1. El conejo que le acompaña desde el inicio del relato hasta el final marcando incansable la hora exacta
  2. Los pastelillos y bebidas que le hacen aumentar o disminuir su estatura y tamaño
  3. El enfrentamiento a la oruga sabia y la confrontación consigo misma a partir de lo cual reconoce “ni yo misma me entiendo”
  4. El enfrentamiento y vencimiento de la gran reina roja en un complejo juego de ajedrez que requiere toda su astucia
  5. Pasar la travesía a la hermana que le sigue cuando despierta de su sueño

Cuando las niñas llegan alrededor de sus diez años inicia toda una serie de transformaciones, el detonante una hormona que empieza a circular por el torrente sanguíneo e inicia toda la correspondencia de mensajes y contra mensajes hormonales que le llevan a un ensimismamiento, un éxtasis de sorpresa donde el universo conocido empieza a cambiar, no tan profundo como el desrevestimiento narcisista del psicótico pero algo parecido.

El ensimismamiento corresponde a un duelo inconsciente del cuerpo de niña que nunca más va a volver a tener, de esos padres de la infancia en los que nunca más podrá volver a derrumbarse, gustos, intereses y relaciones que cambian para siempre. El universo conocido ha dejado de ser, allí la chica se sumerge en su universo simbólico mientras intenta darle algún sentido psíquico a todo lo que parece haber perdido su sentido para encontrar nuevos.

Ensimismamiento que marca la primera fase de la adolescencia conocido como pubertad ubicada cronológicamente alrededor de 9/10 años hasta los 13.

Es sabido que durante ese proceso de cambio hormonal y aumento vertiginoso de talla y peso las niñas aumentan sus caderas y busto lo que señala en los pastelillos que come Alicia que le pueden llevar de crecimientos simétricos o asimétricos, al igual que el crecimiento en esa etapa del desarrollo puede ser asimétrica.

Es inevitable establecer la relación con las dietas insaludables, los mitos urbanos que circulan entre las adolescentes, en parte ayudados por una industria del embellecimiento del cuerpo y en los marcadores culturales del paso de ser un cuerpo a hacerse un cuerpo: lipoestructura,  rinoplastia, dietas, fajas, cremas que aumentan, endurecen y disminuyen talla.

Un momento de desarrollo y época propicio para trastornos de la alimentación y tratamiento de la angustia.

Con tantos cambios donde el universo conocido empieza a diluirse en el desenvestimiento narcisista, muchas preguntas, pocas respuestas los trastornos de la alimentación: anorexia, bulimia y obesidad, son en parte un tratamiento de la angustia.

Enfrentarse a la reina madre, la reina roja le lleva a confrontarse con su ser niña con preguntas sin resolver, le lleva del complejo de castración, la actualización de la solución subjetiva del enfrentamiento a la misma, al atravesamiento del fantasma que le permite vincularse como mujer al universo femenino.

La rivalidad con la madre, con las compañeras de curso el sentirse confrontada por cualquier otra mujer que le lleve a enfrentarse a su propio desconocimiento su propia falta en ser significante. Que le lleva a atravesar el mito de lo que significa ser La mujer para volverse ella misma una mujer con las vicisitudes de su propia historia subjetiva.

Finalmente Alicia despierta de su sueño y cuenta a su hermana lo ocurrido y es el paso de una a otra de la experiencia, la expectación, el asombro a la resolución de su propio transito a través del espejo de la otra para encontrar su propia significación subjetiva en el atravesamiento del espejo.

¿Qué necesitan las niñas para evitar los trastornos de la alimentación cómo tratamiento de la angustia?

  1. Contar con una figura de apoyo
  2. Establecer una buena relación con sus madres
  3. No responder agresión con agresión, en parte las niñas están viviendo un desrevestimiento del universo conocido, no necesitan más angustia en sus vidas
  4. Explicarles que es normal el aumento de talla y peso, evite los comentario sancionatorios sobre su talla o peso
  5.  Evite comentarios sobre la comida, mantenga sus hábitos alimenticios
  6. Revise su autoconcepto

¿Cómo prevenir los trastornos de la alimentación?

La mejor manera de prevenir los trastornos de la alimentación son desarrollar, y  mantener los hábitos de alimentación. Muchas familias no comen en la noche o no comparten ninguna comida en familia lo que facilita que la adolescente no desarrolle el hábito y salte comidas