Los roles de los padres- parte I

Autor: Arnoldo Arana - Psicoterapeuta

Mi experiencia como psicoterapeuta me dice que muchos de los problemas (neurosis, carencias, disfuncionalidades, conflictos existenciales) de las personas, están asociados a deficiencias instaladas en el contexto del hogar, que en muchos casos son consecuencia del ejercicio inadecuado del rol de padre o madre. Hogares  (padres y madres) disfuncionales generan personas (hijos) disfuncionales.

La vida en familia deja su huella indeleble en la vida y esencia de todo individuo. La sanidad y funcionalidad o la insanidad y disfuncionalidad, el desempeño productivo y efectivo o no, tienen que ver con lo vivido y aprendido en el laboratorio familiar; con el tipo de influencia que mamá y papá ejercieron sobre sus hijos.

Los padres por ser el origen y la fuente de la vida para los hijos, generan una influencia decisiva y única. Por otra parte, por ser los padres los actores principales (escultores, formadores, moldeadores) en el proceso de educación y formación de los hijos, influencian en forma poderosa el tipo de mapa, aprendizaje y personalidad que instalan los hijos.

Esta acción es definitoria en los siete primeros años de vida de los hijos, por dos razones:

  • Los niños son, en sus etapas más tempranas de la vida, pura necesidad. Su orientación primaria es impulsada por sus necesidades más básicas como la necesidad de seguridad. Si papá o mamá imponen una interacción tóxica, castrante y negativa, el niño “se adaptará” a los dictámenes y estilos de papá y mamá, y sacrificará sus necesidades y vivencias más personales, para alienarse a mamá y papá, y así no perder la seguridad que estos representan, así eso represente negar sus propias necesidades.
  • En los siete primeros años de la vida de un ser humano se forjan los rasgos más básicos y fundamentales  el carácter y la personalidad del individuo.

Rol educador

Los padres son los educadores por excelencia de los hijos.

Los padres educan a través de la instrucción, el modelaje, los contactos realizados, los vínculos construidos y los contextos organizados. En estas funciones papá y mamá son indispensables. La familia extendida, la iglesia y la escuela  son colaboradoras. Estas instituciones pueden hacer su mejor esfuerzo, pero nunca lo harán con las consideraciones de papá y mamá (amor, entrega, devoción, compromiso y responsabilidad).

El rol de educar a los hijos es indeclinable, intransferible e indelegable. No se puede dar en outsorcing; le queda grande a la doméstica, a parientes cercanos, a vecinos, al estado, a los medios de comunicación y a los maestros.

La educación que los padres necesitan impartir  a los hijos, no es una educación académica (aunque no queda excluida del rol), sino una educación para la vida y el desempeño exitoso. Educar es más que impartir contenidos académicos; educar es formar competencias para la vida. Formar es, como lo expresa Manuel Barroso:”Sacar de la interioridad orgánica y emocional del hijo, la persona que está contenida”.

Para esa misión sólo el contexto del hogar es efectivo, porque sólo éste es capaz de proveer los vínculos, las relaciones, los modelos y los contextos necesarios para el desarrollo y crecimiento familiar, emocional y espiritual de los hijos. Las competencias para la vida se aprenden en ese laboratorio que se llama familia.

Sólo los padres garantizan el aprendizaje de las competencias emocionales, comunicacionales, conductuales, familiares y organizacionales que hacen competentes  a las personas para el delicado arte de vivir.

¿Cómo forman o educan los padres?

- Los padres educan a través del modelaje

Los padres educan a través del ejemplo, en hechos, acciones y actitudes. Forman modelando competencias para la vida a través del estilo de vida que proyectan, los hábitos que exhiben, los comportamientos que expresan y los vínculos que construyen.

Los niños aprenden primariamente por imitación, observando (viendo, oyendo y sintiendo) a los padres. Buena parte del aprendizaje de los hijos viene por imitación que ellos hacen de las actitudes y conductas de los padres. En esos primeros años papá y mamá son los modelos a que los hijos aspiran ser. Papá y mamá no son sólo modelos sino los héroes de sus hijos.

¡Qué triste que en ausencia de mamá y papá, los hijos tengan que acudir a otros héroes, como cantantes de rock o actores / actrices, cuyas vidas no son siempre un ejemplo digno de seguir!

- Los padres educan a través de los contextos organizados en el hogar

Es responsabilidad de los padres crear el ambiente – estructura - en la que quedan organizados los vínculos y relaciones. Los padres necesitan definir los marcos de referencia que regulan las interacciones en el hogar. Esta estructura incluye el sistema de valores, principios y creencias. Requiere también invertir tiempo familiar abundante y de calidad y requiere de la construcción de una hermosa cultura (el espíritu de la familia, el clima o atmósfera del hogar,  su carácter, la profundidad y la calidad y madurez de las relaciones). Todos estos elementos proporcionan la estructura fundamental para un sano crecimiento de los hijos.

Hay un dicho reza “estructura modela conducta”. Los padres necesitan crear la estructura (valores, mapas, normas, tradiciones, costumbres, vínculos, hábitos, etc.) que modelen y regulen – eduquen y formen - las actitudes y comportamientos de los miembros de la familia, que la den forma a la experiencia de ser familia. El contexto es modelador de creencia, mapas, actitudes y comportamientos.

Los padres tienen la responsabilidad de proporcionar a los hijos una organización para la vida, que incluye las definiciones personales (¿de dónde vengo?, ¿a dónde pertenezco?, ¿quién soy?), el desarrollo de la conciencia de las necesidades propias, la asunción de la responsabilidad por su vida y sus acciones, los mapas de referencia para la acción congruente.  

Los padres requieren organizar un contexto (tiempo, espacio, normas, valores, oportunidades, límites, etc.) que direccione y le de sentido y significado a la experiencia de ser familia, factor fundamental para el desarrollo y crecimiento saludable de los hijos. Organizar es, en palabras de Manuel Barroso: “Darle dirección y sentido a la experiencia de ser familia, para que cada uno tenga una manera de pensar, de sentir, de relacionarse, de ver las cosas, de analizar los eventos, de establecer prioridades, de solucionar problemas, de comunicarse, de planificar, de tomar decisiones, de asumir liderazgo, de negociar, de ser creativo, utilizando recursos y alternativas; buscando sentido a lo que sucede”.

- Los padres educan a través del contacto

Los padres son creadores de la vida. Con la vida va la energía, el aprecio y la autoestima del hijo por sí mismo. El padre para cumplir su rol de educador – formador necesita estar presente, hacer contacto con los hijos, formar parte de la trama y la experiencia de ellos.

Su presencia no es una presencia nominal, sino activa, cercana y comprometida. Es presencia que forja lazos, vínculos e intimidad en la relaciones. Es una presencia que se traduce en tiempo y espacio de calidad. Hay padres que pernotan y gravitan en el hogar como “buenos proveedores”, pero su presencia no se siente, no se nota  a través de las vivencias compartidas, o la palabra oportuna en momentos de dificultad y confusión, o el abrazo consolador cuando se necesita. La presencia deja una huella indeleble en la experiencia de los hijos…en sus recuerdos y memorias…en su personalidad.

La presencia de los padres necesita sentirse a través del tipo de vínculos y relaciones que se forjan en la relación padre-hijo. Esa presencia necesita traducirse a acciones y actitudes que comunican la experiencia de ser y pertenecer a una familia. Esa presencia son las manos que tocan y acarician, los labios que besan, los brazos que abrazan, los oídos disponibles que escuchan, los labios que informan, aconsejan y afirman con las palabras.

Los padres no educan a través de clases magistrales  y gracias al uso de medios tecnológicos. Educan a través del contacto: presencia, comunicación, conexión. El contacto es la base de toda experiencia y aprendizaje. No se puede educar con ausencia o a control remoto, sino a través del contacto efectivo. No se puede, por ejemplo, enseñar amor sin cercanía, ni seguridad y confianza en sí mismo a través de una vida ausente.

El contacto es también una forma de modelar para las relaciones interpersonales. La forma como papá y mamá hacen contacto con los hijos, es un modelaje que ellos internalizarán como mapas de contacto y relación. Si el contacto es distante e impersonal, o cercano e íntimo, ese será el patrón que el niño aprenderá e instalará. Ese será la forma y el estilo como él o ella aprenderán a vincularse.

El contacto es esencial e irremplazable como sistema de formación. En palabras de Manuel Barroso: “Un niño necesita del contacto como necesita del alimento para crecer y vivir. Si lo tiene, los ojos brillarán, su piel tendrá un color más brillante, su cuerpo se moverá y tendrá flexibilidad, vida; crecerá sano y con menor accidentalidad. Una relación sin contactos es una relación sin vida, que deja vacios del alma, sin energía, con expresiones de tristeza y aburrimiento que el niño buscará sustituir con problemas, comidas, y mil ocurrencias, buscando ser tomado en cuenta”. Y agrega el mencionado autor.”La ausencia de un padre o una madre, es algo más que una pérdida o separación. Es un vacio del alma.  Una pérdida significativa de todos los contactos que un niño necesita. La tragedia del abandono está en la destrucción de las referencias y en la pérdida de los contactos, que son los que favorecen el aprendizaje de las competencias”.  

Bibliografía:

  1. Barroso Manuel, Ser familia, Editorial Galac, 2006. 
  2. Kliksberg Bernardo, Entrevista realizada por Norma Domínguez, Mayo 2006
  3. Notas y apuntes Diplomado en Psicoterapia Corporal, Fundasoma, 2012.

Comentarios: