Consejos para pasar más tiempo con tus hijos

La jornada laboral nos puede parecer eterna, y el problema es que al volver a casa queda poco tiempo que dedicar a los hijos. Los padres, entre el trabajo y las demás obligaciones, suelen quedarse con las ganas de dedicar más horas a jugar y hablar con ellos. Muchos padres tienen la sensación de no estar dedicando suficiente tiempo a sus hijos, pero lo importante es ser realista con nuestro tiempo y encontrar los momentos más indicados para pasar tiempo con ellos.

Si este es tu caso esperamos que puedan ayudarte los siguientes consejos.

Momentos para aprovechar en familia

1. Un deporte en común

El colegio de tus hijos, además de las clases teóricas, fomenta el deporte. Sin embargo, siempre es una buena idea encontrar cualquier oportunidad adicional para hacer ejercicio. En su tiempo libre los niños no dedicarán tanto tiempo a los videojuegos, a la televisión y a navegar por Internet si les animamos a divertirse en la calle.

Si en tu familia existe un deporte que a todos os encanta, el fin de semana es el momento más indicado para practicarlo. Pasaréis un rato agradable al mismo tiempo que disfrutaréis del aire libre y del ejercicio.

Si a cada uno os gusta un deporte diferente pero existe la posibilidad de practicarlos juntos, podéis ir al parque, practicar diferentes deportes y sin embargo disfrutar juntos del fin de semana. Por ejemplo, tal vez al niño pequeño le encanten los patines o el patinete mientras que al mayor le guste mucho ir en bicicleta. Todas estas opciones son perfectamente viables para disfrutar de un sábado juntos en un parque, y también podréis descansar tomando algo o incluso llevando vuestros propios bocadillos para tener un picnic muy agradable.

2. Asegúrate de que tus obligaciones sean... obligaciones

Sabemos que no debemos dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. Sin embargo, cuando no estamos dedicando suficiente tiempo a los hijos, tal vez hacer caso a este dicho no sea tan necesario.

Si mañana, mientras tus hijos estén en clase, tienes suficiente tiempo para completar las tareas que ibas a hacer hoy y si no existe ningún inconveniente en dejar para mañana las obligaciones que habías anotado en tu agenda para hoy, entonces la mejor decisión será dedicar esta tarde a estar con tus hijos y dejar las demás actividades para mañana.

Además, si otra persona puede ayudarte a completar las actividades mientras estés con tus hijos, será un tiempo muy valioso que habrás ganado.

3. Planea actividades muy divertidas

Si tu horario laboral y tus obligaciones te impiden dedicar mucho tiempo a la familia, entonces deberías asegurarte de que el tiempo que tienes disponible para acompañarles sea de calidad.

A los niños (y a los no tan pequeños) les encantan los juegos de mesa. Adquirir estos juegos siempre será una buena inversión porque os permitirá pasar muchas tardes y fines de semana en familia lejos de los videojuegos, del televisor y de Internet.

Los juegos de mesa no sólo nos ayudan a reír mucho sino que también nos enseñan a aceptar cuando perdemos, y con ellos aprendemos nuevas habilidades. Siempre es recomendable comprar juegos de mesa muy diferentes porque de esta manera siempre aprenderemos algo nuevo de cada uno de ellos y estaremos seguros de que cada miembro de la familia tenga en casa por lo menos un juego de mesa que le encante.

También recomendamos planear los fines de semana. Para que ninguno se aburra el sábado o el domingo (o incluso la tarde del viernes), y para que no recurramos a la televisión y a Internet (lo que nos llevaría a pasar tiempo en solitario en vez de en familia, que es realmente lo que queremos conseguir), siempre es importante planear actividades muy divertidas. Este fin de semana podréis emprender un viaje a una ciudad cercana, probar ese restaurante nuevo del que tanto hablan los vecinos o incluso visitar un museo y disfrutar de la cultura.

Entre semana todos, por lo general, estamos ocupados. Pero durante el fin de semana solemos tener mucho tiempo libre y lo importante será aprovecharlo al máximo.

4. Cenas especiales

Muchas familias ven a sus hijos cuando se despiertan, pero no les vuelven a ver hasta la hora de la cena. En estos casos es muy recomendable planear cenas especiales y, después, leerles un cuento antes de dormir.