Aspectos Conductuales de la Tratamudez Infantil

 

Por: Dr. Eduardo R. Hernández González.

Pediatra y Terapeuta de la Conducta Infantil.


 

La tartamudez es uno de los cuadros más frecuentes en la práctica clínica de foniatras y terapistas del lenguaje, predomina en el sexo masculino, en una proporción de 3:1, cuya edad de comienzo se coloca generalmente entre los 2 y los 5 años. Corresponde al 1% de la población escolar.

La tartamudez es “una alteración en la fluidez normal y en el patrón de tiempo del habla, caracterizada por la presencia de disfluencias que interfieren con el desempeño académico u ocupacional o con la comunicación social”. American Psychiatric Association (1994).

Presenta la siguiente sintomatología clínica:

  1. Presencia de disfluencias en el habla, dadas por: interjecciones, prolongaciones, repeticiones (de sonidos, sílabas, palabras, grupos de palabras), bloqueos.
  2. Subidas bruscas de tono.
  3. Alteración funcional de la respiración.
  4. Excesiva tensión muscular en los órganos fonoarticulatorios.
  5. Movimientos asociados, tales como muecas en la cara, inclinaciones de la cabeza, encogimiento de los hombros, golpes con el pie, etc.
  6. Cambios en la tasa de velocidad del habla.
  7. Aceleración en el ritmo cardíaco.
  8. Temblores.
  9. Sentimientos de frustración, ansiedad y vergüenza frente al habla.

La sintomatología varía con la etapa de desarrollo del trastorno, los investigadores del tema han dividido los síntomas en cuatro etapas:

Primera Etapa: de las repeticiones primarias o iniciales, que se producen siguiendo el ritmo normal del habla, sería la llamada “tartamudez fisiológica o evolutiva”. Son las repeticiones y vacilaciones del niño que inicia su aprendizaje del lenguaje y en el cual la competencia supera a la ejecución lingüística. Ocurre alrededor de los 3 años de edad. En esta etapa la terapia debe ser indirecta, dirigida al ambiente.

Segunda Etapa: es cuando ocurren repeticiones espasmódicas, más lentas, es la etapa de los clonus. Es la llamada “tartamudez de transición”, ocurre cuando el niño tiene 6 a 7 años.

Tercera Etapa: es la etapa tónica, el habla sufre interrupciones evidentes, el niño enrojece y no emite sonidos, luego el discurso aparece en forma violenta. Es la llamada “tartamudez confirmada”, el niño ya sabe que su manera de hablar es un problema, por tanto la terapia debe ser directa, con el niño.

Cuarta Etapa: en esta etapa aparecen los movimientos asociados y los trastornos respiratorios. Es la llamada “tartamudez avanzada”.

Etiología de la tartamudez:

La tartamudez tiene múltiples orígenes, es decir su etiología es multifactorial. La mayoría de los autores, agrupan las teorías que explican la

tartamudez en cuatro grupos:

  1. Teorías fisiogénicas o constitucionales.
  2. Teorías sociogénicas.
  3. Teorías psicogénicas o neuróticas, y
  4. Teorías de aprendizaje.

Según los investigadores de la corriente conductista, la tartamudez es una conducta aprendida (teoría del aprendizaje). Coincidiendo con el aprendizaje y desarrollo de la lengua materna, el niño se condiciona y aprende una lengua incompleta alrededor de los 2 a 3 años. Las repeticiones y vacilaciones que presenta el niño, evocan deseos de atención o de interés por parte de los padres o hacen que el niño escape a la falta de atención del escucha. Estas respuestas del escucha, deseadas por el niño, refuerzan la conducta y ésta tiende a ocurrir con frecuencia (teoría del condicionamiento y reforzamiento).

La tartamudez se mantiene en el tiempo, por la llamada “conducta de evitación”, cuando el niño anticipa la situación estresora (hablar o leer en público), se dispara en él la respuesta de ansiedad, esto ocasiona que el niño evite esta situación a través de aplazar, ignorar o inhibirse de hablar, con esto él logra bajar sus niveles de ansiedad, llegar al equilibrio y reforzar la conducta.

Tratamiento de la tartamudez

El tratamiento de la tartamudez, va a depender de la etapa en la cual se encuentre el trastorno. En caso de la llamada “tartamudez evolutiva o transitoria”, que se presenta alrededor de los 3 años de edad, se utiliza la terapia indirecta, es decir, se modifica el ambiente dándole estas indicaciones a la madre:

  • evitar corregir, burlarse del niño.
  • darle todo el tiempo que necesite para hablar, establecer contacto visual sin poner cara de susto.
  • fomentar clima de comunicación, no acribillar a preguntas.
  • realizar con el niño juegos no directivos y contarle cuentos.
  • reconocer su dificultad.
  • corregir en forma positiva, es decir que la madre repita en forma correcta.

En el caso de las etapas 3 y 4 de la tartamudez el tratamiento es más complejo, y consiste en:

  1. Entrenamiento en habilidades de fluidez delhabla, realizado por el Terapista del Lenguaje.
  2. Tratamiento de los aspectos conductuales, realizado por el Terapeuta Conductual.

Este tratamiento se basa en:

  • manejo del autodiálogo inefectivo, esto se logra corrigiendo errores de concepto, y cambiando las expresiones de "esto va a ser un desastre” por “voy a asumir el reto” o “sé que puedo hacerlo bien”...
  • manejo de la tensión-ansiedad, a través de la aplicación de técnicas de relajación muscular.
  • manejo de la conducta de evitación, aplicando técnicas de modificación conductual como: aproximaciones sucesivas, modelamiento y desensibilización sistemática.

Como hemos podido apreciar en esta lectura, la tartamudez es un trastorno complejo, de etiología multifactorial, donde se requiere la ayuda de especialistas en el área, pero sobre todo se necesita el apoyo de la familia.