Todos podemos aprender

Existen diferentes formas de aprender, sin embargo podemos encontrar un grupo de niños en edad escolar que aprende más lento que los otros; esto se conoce como problemas de aprendizaje. Un niño con problemas de aprendizaje presenta dificultad en captar, procesar y dominar las tareas e informaciones a pesar de tener un nivel normal de inteligencia, de agudeza visual y auditiva y de su esfuerzo en seguir las instrucciones y en concentrarse. Estos problemas de aprendizaje se pueden tratar, pero si no se detectan a tiempo y se les da un tratamiento adecuado a temprana edad sus efectos pueden ir aumentando y agravándose. Además, el niño al esforzarse por tanto aprender se frustra y puede desarrollar problemas emocionales, baja autoestima, inseguridad, baja tolerancia a la frustración, desmotivación e incluso pueden ocasionar el abandono escolar.

Los problemas de aprendizaje generalmente afectan una o más de las siguientes áreas: a) Lenguaje verbal: dificultad para escuchar, entender o hablar; b) Lenguaje escrito: complicación para leer, escribir o deletrear; c) Aritmética/cálculo: inconveniente para comprender conceptos numéricos y realizar operaciones matemáticas; d) Razonamiento: dificultad para organizar e integrar el pensamiento y e) Dificultad para recordar información.

Generalmente se determina que un niño tiene problemas de aprendizaje cuando no rinde de acuerdo a lo esperado para su inteligencia. Suele detectarse entre los seis y los ocho años, edad en la que inician el aprendizaje de la lectura, escritura y cálculo. En el preescolar pueden existir síntomas o indicadores de posibles dificultades que se presentaran al entrar a la primaria.

Las características que presenta un niño con problemas de aprendizaje pueden incluir:

  • Dificultad para entender y seguir tareas e instrucciones
  • Dificultad para recordar lo que se le acaba de decir
  • Dificultad para dominar las destrezas básicas de lectura, escritura y/o matemáticas.
  • Dificultad para distinguir la derecha de la izquierda
  • Problemas para aprender el alfabeto o conectar las letras con sus sonidos.
  • Pobre comprensión de lo que lee
  • Tiene una letra desordenada o toma el lápiz torpemente
  • Tiene un vocabulario limitado
  • Tiene dificultad en comprender bromas y sarcasmos
  • No puede repetir un cuento en orden

A continuación hay una serie de estrategias para ayudar a estos niños a tener un aprendizaje exitoso.

1. Mantener contacto con la maestra de la escuela.

Esto ayudara a conocer el área específica en la que el niño está teniendo mayor problema (lectura, escritura o matemáticas) con el fin de poner mayor énfasis en el momento de hacer la tarea en casa. Si el niño tarda mucho en hacer la tarea se puede pedir a la maestra que reduzca la cantidad.

Pedirle al maestro que mantenga informado del rendimiento académico del niño ayudara a estar al pendiente de su desempeño en la escuela y saber cómo va en su aprendizaje.

2. Mostrarle apoyo.

El niño que no puede aprender fácilmente como sus compañeros siente que es un fracasado por lo que es importante darle confianza y apoyo así él se dará cuenta que también puede aprender. Hay que tomar en cuenta que es importante no forzarlo ni criticarlo, ni compararlo con sus compañeros, hermanos o amigos de su edad. Ser paciente con él le generara confianza y seguridad en sí mismo.

3. Ayudar al niño a usar sus sentidos para aprender

Existen tres formas de aprendizaje básicas identificar lo que se le complica y sustituirla por otra le será de mucho beneficio.

  1. Visual: Aprenden mejor cuando leen o ven la información de alguna manera como puede ser mediante tarjetas con imágenes que se relacionen con lo que está estudiando, dibujos y gráficos para comunicar y organizar la información. Se debe usar cuando no comprende lo que escucha en clase.
  2. Auditivo: Aprenden principalmente mediante sonidos. Puede absorber mejor la información teniendo una conversación con alguien, escuchando una cinta de audio. También se puede pedir permiso a la maestra para grabar la clase y escucharla nuevamente en casa las veces que sean necesarias. Se usa cuando se le complica leer las letras o aprender por medio de imágenes.
  3. Kinestésico: Aprenden mediante el tacto, el movimiento y mediante los sentidos. Prefieren las clases prácticas y mientras lee o estudia necesita continuamente el movimiento. Se desempeñan mejor cuando se los anima a estar activos, así que mientras se le ayuda a aprender las letras y los números puede lanzar la pelota o saltar la cuerda.

4. Darle palabras de estímulo al niño:

El estímulo debe incluir tanto palabras (lo has hecho muy bien, felicidades, vas muy bien) como gestos (sonrisas, tono agradable y abrazos). Se debe felicitar al niño cada vez que logre realizar una terea o aprender algo, esto debe hacerse inmediatamente.

Es importante que el estímulo o expresión cariñosa sea expresada con sinceridad. La expresión de cariño debe retirarse poco a poco dando la oportunidad al niño de aprender a elogiarse el mismo.

5. Haciendo la tarea juntos

Es importante escoger un horario para estudiar en que el niño se sienta cómodo (procurando que le quede también tiempo para que pueda jugar) y un buen lugar para hacer la tarea que tenga buena iluminación, que este alejado del ruido para evitar las distracciones y del desorden. Además, hay verificar que tenga todos los materiales necesarios para hacer la tarea, puede ser que necesite algo de la papelería o de la biblioteca y lo mejor será obtenerlo antes para evitar distracciones.

Hay que mantener las instrucciones simples, dividir las tareas en pequeños pasos y revisar la tarea para asegurarse que está completa, no para corregirla.

6. Enseñarle a esforzarse y no resolverle todo.

Es importante dejarlo que se esfuerce en hacer la tarea pues así conocerá por el mismo sus habilidades y fortalezas en el estudio, esto le ayudara a estar seguro de que él también puede aprender.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Osman, B. (1988) Problemas de aprendizaje: un asunto familiar. México: Trillas
  • Ruiz-Garrido, C. (1995). Los padres como terapeutas: guía para los problemas escolares y de aprendizaje.  Barcelona: Herder
  • Sierra Torres M. (2010). Problemas de aprendizaje. Revista innovación y  experiencias educativas, numero 36 (noviembre)
  • Veiga Alé, M. (2010). Dificultades del aprendizaje: detección, prevención y tratamiento. Colombia: Ediciones de la U.