Las convicciones de Erich Fromm

 

Capítulo 29 - El carácter

Fromm utilizó reiteradamente el concepto de carácter a lo largo de toda su obra e incluso llegó a desarrollar la definición de nuevos tipos que respondían  a particularidades de las sociedades modernas. Veamos una de sus definiciones: “Usamos el término carácter en el sentido dinámico fijado por Freud. En tal sentido se refiere no a la suma total de las formas de conducta característica de una determinada persona, sino a los impulsos dominantes que motivan su obrar”.(1)

El carácter de un individuo lo forman factores como las disposiciones de nacimiento, las idiosincrasias de la vida familiar, los sucesos excepcionales de la vida. Los elementos sociales también juegan un papel de importancia, la influencia que ejercen  las clases sociales o los grupos religiosos y políticos. Ningún factor aislado es suficiente para entender la estructura de carácter.

La personalidad es la totalidad de las cualidades psíquicas heredadas y adquiridas que son características de un individuo y que lo hacen único. Las diferencias entre las cualidades heredadas y las adquiridas se corresponden con las existentes entre temperamento y carácter.

El temperamento es algo constitucional e inmodificable, el carácter se conforma con las experiencias, particularmente las de la infancia, y pueden ser modificadas por el conocimiento de uno mismo y por nuevas experiencias.(2)

El carácter del niño es modelado por influencias externas que son muy poderosas en los primeros años de vida, cuando un individuo llega a la edad en que puede modificar las cosas, su carácter ya está formado y carece de incentivo para cambiar las condiciones.

La opinión que el carácter determina nuestras decisiones no pretende ser fatalista, el hombre se encuentra sujeto a fuerzas que lo determinan, pero al ser la única criatura dotada de razón tiene posibilidades de comprender esas fuerzas y mediante el entendimiento puede tomar parte activa en su propio destino.(3)

Cualquier sociedad para sobrevivir necesita moldear el carácter de sus integrantes para que sólo deseen aquello que es beneficioso para esa sociedad, no puede permitirse un desvío de las normas porque si muchos individuos lo hicieran, el orden interno correría serio riesgo, todas las sociedades tienen sus tabúes cuya violación implica un consecuente castigo.

Los seres humanos tienen conciencia de sus pensamientos y sentimientos que pueden atravesar el filtro social, es decir aquellos que son aceptados por el grupo que lo rodea, pero los que no cuentan con el beneplácito de la sociedad quedan en el inconsciente, a los tabúes sociales deben agregarse otros que corresponden a cada familia o a cada clase social.(4)

De esa manera el hombre se ve obligado a reprimir, o sea a no tener consciencia de pensamientos y sentimientos que son contrarios a los patrones fijados por su cultura y principalmente por quienes detentan el poder. Freud advirtió que esta represión interfiere con el sentido de realidad de las personas y que la eliminación de la misma conlleva a una nueva apreciación de la realidad en un plano de mayor libertad.(5)

El carácter social por consiguiente es el carácter común a un grupo, ya sea éste una nación o una clase social, es también el que determina los actos e ideas de sus integrantes. El factor fundamental para la conformación de ese carácter es la práctica de vida, tal como se desarrolla en una particular forma de producción y con las estratificaciones que derivan de ello.

La sociedad feudal necesitaba de sus miembros sumisión a la autoridad, y que mostraran un gran respeto y admiración hacia sus superiores, el capitalismo funciona con hombres ávidos por trabajar con disciplina y cuyo mayor interés resida en el lucro económico.

El carácter social es reforzado por los medios de influencia en la sociedad, tal como la educación, la religión, la literatura, las canciones, los hábitos y la familia, y cada vez más por los medios de comunicación.(6)

Ese carácter cumple con la función de que la conducta de los individuos no sea una decisión consciente sino que esté moldeada por esa sociedad de tal manera que su comportamiento sea el más conveniente para los intereses del grupo.

La sociedad trata de formar un determinado carácter social y éste tiende a producir ideas que se adaptan a él. La base material crea un determinado carácter social que a su vez genera determinadas ideas, éstas así creadas también influyen en el carácter de la sociedad e indirectamente sobre la base económica.

Según esta teoría de Fromm el carácter social es el intermediario entre la estructura socioeconómica y las ideas que prevalecen en la sociedad. Este circuito así definido implica una retroalimentación, una carretera de doble mano, que si bien parte de la estructura económica, tal cual lo efectúa el marxismo, también indica la existencia de una vuelta donde las ideas tienen cierta influencia sobre la infraestructura social.(7)

Los miembros de una determinada sociedad creen que su modo de vida es el único posible, lo consideran absolutamente natural e inevitable. En esa creencia llegan a pensar que cualquier cambio provocaría el caos, adoptando esa posición no sólo por el adoctrinamiento, también lo hacen porque está enraizado en la estructura de su carácter que es moldeado por las circunstancias sociales y culturales y que son las que lo hacen cumplir con la función que la sociedad le asigna a cada uno de sus integrantes.

A pesar de estas tendencias las sociedades cambian, factores objetivos como el desarrollo de las fuerzas productivas o los descubrimientos científicos actúan como elementos que incentivan las transformaciones junto a una creciente conciencia de los seres humanos en cuanto a sus necesidades y particularmente a un creciente deseo de libertad.(8)

Muchos políticos revolucionarios plantearon categóricamente que primero debían cambiarse las condiciones socio-económicas de la sociedad y luego de manera automática se modificaría el espíritu de los individuos. Pero esto no llegó a ocurrir por lo menos en la medida de lo esperado, lo que no consideraron es que aquellos que provocan los cambios tienen el carácter gestado en el antiguo sistema político y que contagiarán con él a las nuevas instituciones.

Otros en cambio han sostenido la idea que primero hay que cambiar la naturaleza humana y luego estarán dadas las condiciones para crear una nueva sociedad más humanitaria. La historia ha demostrado de manera categórica que se equivocaban pues el cambio psíquico queda encerrado en el ámbito privado y se reduce a un número limitado de personas.(9)

Los estudios realizados por Fromm lo llevaron a la conclusión que el carácter social   es de gran importancia en el momento de intentar cualquier cambio que afecte al grupo. El fracaso en el intento de crear un “hombre nuevo” por el sólo efecto de los cambios económicos es una subestimación de la fuerza del carácter social, esto es tan inútil como el intento de cambiar a las personas por medio de la catequesis o el cambio de la conciencia individual. La búsqueda consciente y la discusión sobre valores fundamentales como la libertad y la solidaridad se convierten en una pérdida de tiempo si el sistema económico y las relaciones sociales alientan el egoísmo y la competencia.(10)

Toda sociedad determina que pensamientos y sentimientos llegarán a elevarse al nivel de consciencia y cuales tendrán que permanecer en el inconsciente. Así como hay un carácter social también existe un inconsciente social. Fromm se refiere a esas zonas de represión comunes a la mayoría de los miembros de una sociedad, estos elementos son aquellos que están prohibidos pues la sociedad determina que son peligrosos para su normal funcionamiento.(11)

Vamos a introducirnos ahora en la clasificación que realizó Fromm de los distintos tipos de carácter, tipificación que en general siguen los lineamientos de Freud, aunque también son importantes los aportes de Harry Stack Sullivan en el sentido que las diferencias de carácter se conforman de acuerdo a las distintas maneras en que el hombre se vincula con el mundo.

Con respecto a la clasificación de los caracteres y su relación con las definiciones de Freud podemos decir que la orientación receptiva se corresponde a la oral-receptiva, la explotadora con la oral-sádica y la acumulativa con el carácter anal. Fromm definió una orientación propia a la que llamó mercantil a la que le asignó un papel de importancia en la moderna sociedad industrial. En cuando al carácter genital según la clasificación freudiana se correspondía a lo que Fromm llamó  la orientación productiva y a la que también le asignó la denominación de carácter revolucionario. (12)  Alrededor de la década del 30 definió el carácter autoritario que puede incluirse dentro de la orientación oral-sádica.

Fromm identificó dos grandes grupos de caracteres, a  uno lo denominó como la orientación improductiva y al otro lo llamó la orientación productiva o carácter revolucionario.  A los que clasificaba dentro del primer grupo los subdividía según la siguiente orientación: receptiva, explotadora, acumulativa y mercantil.(13)

En la orientación receptiva la persona siente que la fuente de todo bienestar proviene del exterior, espera ser amado en vez de proponerse amar a sus semejantes. Tienen un concepto de Dios donde esperan todo de El y nada de su propia actividad, padecen de una parálisis de sus facultades críticas, se caracterizan porque no pueden decir que no y poseen una gran dependencia de los demás. No pueden realizar nada sin ser ayudados, tampoco están dispuestos a asumir responsabilidades y tomar decisiones. En líneas generales son optimistas y cordiales, al hacer algo por los demás quieren asegurarse un favor futuro.

En la orientación explotadora la persona no espera obtener nada de los demás sino quitándoselo por medio de la violencia o la astucia. Sienten atracción por aquellas personas a las que pueden arrancar del afecto de otros. No tienen ideas propias sino que por lo general recurren al plagio, no obstante las muestran como si fueran propias y originales. Toda persona puede ser objeto de explotación y es juzgada de acuerdo a la utilidad para los intereses propios. Predomina en su comportamiento la suspicacia, el cinismo, la envidia y los celos. 

La orientación de carácter acumulativa hace que la persona base su seguridad en la acumulación y el ahorro, cualquier gasto es una amenaza. Su avaricia se refiere tanto a los bienes materiales como a los sentimientos, el amor constituye una posesión más, para ellos todo pasado fue mejor, se aferran a él y se deleitan con el recuerdo de experiencias pasadas. Una característica muy marcada es la obsesión por el orden, son metódicos y no soportan que las cosas no estén en su lugar. Otra particularidad es la compulsión por la limpieza como por la puntualidad, se sienten atraídos por la destrucción más que por la vida y el crecimiento. (14)

La orientación mercantil es una identificación original del propio Fromm que  desarrolló de acuerdo a rasgos que surgían de la sociedad industrial moderna, nos informaba que había aparecido un nuevo mercado al que denominó “el mercado de la personalidad” en donde para lograr éxito se necesita la aceptación de aquellos que requieren sus servicios o les dan empleo. Sólo excepcionalmente el éxito en este mercado es el resultado de la capacidad y de cualidades como la honestidad. El factor personalidad es fundamental, el éxito depende de cuán bien una persona pueda venderse en el mercado.

Como para tener éxito no se depende con exclusividad de la destreza,  la persona no se preocupa por su felicidad sino por tener una personalidad “vendible”. Para saber cuál es la personalidad con más demanda en el mercado existe un proceso de educación que es complementado por la familia, donde se enfatiza la adaptabilidad y la ambición. Esto se complementa con los medios de comunicación que presentan cotidianamente ejemplos de gente que triunfa mostrándonos una imagen de cómo ser y como lucir. El cine y la televisión son mecanismos de transmisión de modelos para que los jóvenes procedan a imitarlos.

De esta manera dependeremos de lo que otras personas opinen de nosotros, el prestigio y el éxito reemplazarán el sentimiento de identidad. La individualidad es decir aquello que es particular y único es algo carente de valor, este tipo de “igualdad” se ha convertido en sinónimo de negación de la individualidad. La psicología que se postuló como condición para la búsqueda de la virtud, el arte de vivir y la felicidad degeneró en un instrumento para la manipulación de los demás mediante la propaganda política y la publicidad comercial.(15)

La orientación receptiva predomina en esas sociedades donde existe el derecho de un grupo a explotar a otro, como los explotados no tienen el poder para cambiar la situación y ni siquiera conciben la idea de hacerlo, no consideran a sus amos como un poder negativo, la cultura le inculca la idea que por sus propios medios no pueden alcanzar nada y les mostrará que las autoridades se preocupan por la seguridad y el bienestar de todos.(16)

La orientación acumulativa tuvo predominancia en los siglos XVIII y XIX junto a la orientación explotadora. El tipo acumulativo es conservador, la propiedad privada es para ellos algo sagrado, no existe nada peor que aquellos que puedan conspirar contra sus posesiones, las cuales se transforman en un objeto de auténtica devoción.

La orientación mercantil es un producto moderno, sólo recientemente la envoltura, la etiqueta y la marca se volvieron elementos importantes. Hoy las posibilidades de hacer fortuna por el propio esfuerzo han disminuido considerablemente. Todo aquel que quiera progresar deberá adaptarse a las grandes organizaciones y cumplir el papel que se le asigne, el cual no deja mucho margen para la iniciativa individual.(17)

Al que dedicó especial atención obviamente por ser testigo presencial del surgimiento del nazismo, fue al carácter autoritario al que consideraba enraizado en personas con tendencias sadomasoquistas, una de sus características principales es la de respetar sumisamente y acríticamente a la autoridad cualquiera sea ella y sin importar si sus decisiones contienen visos de justicia o no, pero también esas personas buscan con  ahínco convertirse en autoridades ellas mismas y desde esa posición controlar y dominar a los demás.

Las personas con estas características por lo general tienden a atacar, dominar y humillar a individuos indefensos, hay una compulsión a realizarlo cuando más débil es la persona que es el objeto del ataque.

Para aquellos con carácter autoritario el coraje consiste en aceptar mansamente lo que el destino o el líder le han asignado, de esa manera están dispuestos a sufrir sin lamentarse, esto es considerado una de las mayores virtudes, mientras la autoridad pueda continuar bajando sus órdenes sus seguidores mantendrán una fe inquebrantable y continuarán obedeciéndola. (18)

Fromm incorporó en su categorización el carácter revolucionario que se correspondía a lo que denominó la orientación productiva, no hacía con esto referencia a personas que hubieran participado de una revolución, tampoco incluía a aquellos que generalmente se los conocía con el mote de rebeldes, pues según decía bajo esa palabra se encasillaba a quiénes se encontraban resentidos con la autoridad por el simple hecho de no ser reconocidos o aceptados por ella.

El rebelde quiere deponer a la autoridad pero con el objetivo de convertirse él mismo en nueva autoridad, llegando en muchos casos a entablar una relación amistosa o de alianza con la autoridad que previamente combatía pues sus diferencias no eran ideológicas sino simplemente una confrontación de ambiciones.(19)

Una condición fundamental del carácter revolucionario es que no tiene ningún punto de contacto con el fanatismo. El fanático no se caracteriza por tener convicciones firmes, habitualmente se confunde el fanatismo con estar imbuido de fuertes convicciones, pero en general se trata de individuos excesivamente narcisistas que están desconectados del mundo exterior, pero para estar a salvo de su psicosis buscan embanderarse con una causa, sin importarles cual, viviendo con exclusividad para enaltecer esa causa que se convierte en un ídolo a quién adorar, y de paso les otorga una razón para vivir.

El rasgo fundamental del carácter revolucionario es el de ser independiente y libre. La independencia es lo opuesto a la relación entre un poderoso que manda desde arriba y aquellos carentes de poder que obedecen desde abajo.

La independencia y la libertad tienen sus raíces en las revoluciones burguesas donde la clase media se enfrentó a la nobleza, durante ese orden caracterizado por la monarquía el individuo carecía de esas dos cualidades. Esas revoluciones jugaron un papel muy importante en el progreso humano, aún cuando el desarrollo ulterior del capitalismo trajo aparejado nuevas formas de dependencia y explotación.(20)

Atendamos ahora la propia explicación de Fromm para este tipo de carácter: “El carácter revolucionario es el que está identificado con la humanidad y por lo tanto trasciende los estrechos límites de su propia sociedad, y en virtud de ello, es capaz de criticar su sociedad o cualquier otra desde el punto de vista de la razón y la humanidad. No se halla aprisionado en la adoración parroquial de aquella cultura a la que pertenece por nacimiento, que sólo es un accidente de tiempo y geografía. Es capaz de observar su medio con los ojos abiertos de un hombre que está despierto…”.(21)

El carácter revolucionario utiliza para pensar y sentir el espíritu crítico, el cual podría resumirse en la frase “hay que dudar de todo” y que de alguna manera constituye una forma de pararse en este mundo. El espíritu crítico conforma una percepción cabal de la realidad en contraposición de las ficciones que muchas veces ocupan su lugar.

Aquellos que carezcan de estas características muestran una tendencia a creer en las ideas predominantes por la sola consideración que responde al sentir mayoritario o de quienes detentan el poder, en tanto que la persona imbuida de un criterio independiente  actúa de manera contraria, será crítico al criterio mayoritario en tanto el mismo responda al juicio de los dueños del poder.

Quién tiene espíritu crítico desconfiará del llamado “sentido común”  por el cual se suele repetir una y otra vez la misma disparatada cosa, sin analizar su verdadero sentido. La educación que recibimos no busca desarrollar el espíritu crítico, se nos induce a aceptar determinadas ideas como sensatas cuando muchas veces son erróneas.

Adquirir esa conciencia nos permite adoptar una actitud que nos lleva a que nunca santifiquemos el poder o aceptar dócilmente que de él emana la verdad, lo moral o el bien mismo. Quienes se sientan impresionados por el poder nunca llegarán a adquirir un espíritu crítico, el carácter revolucionario se caracteriza fundamentalmente por ser capaz de decir ‘NO’, de desobedecer, es alguien para el cual la desobediencia puede ser una virtud.(22)

El carácter revolucionario definido por Fromm existe en el ámbito de la política, pero también en el arte, la religión, la filosofía, etc. Según su criterio quienes podían incluirse dentro de este carácter estaban Buda, los profetas bíblicos, Jesús, Giordano Bruno, Meister Eckhart, Galileo, Marx, Engels, Einstein, Schweitzer, Russel, y muchos otros. Pero ese carácter puede encontrarse en cualquier persona, como el niño del cuento que fue capaz de decir sin vueltas que el emperador se encontraba desnudo.(23)

Un revolucionario en sentido caracterológico no sólo pretende cambiar el orden social viejo sino que está imbuido por un profundo amor a la vida y la libertad, de lo contrario no será más que un rebelde destructivo. Para graficar aún más, Fromm ponía el ejemplo de Rosa Luxemburgo que encarcelada escribía sus lúcidas cartas sin que las mismas contuvieran el más mínimo indicio de amargura ni resentimiento.(24)

(1) El miedo a la libertad, pag. 139
(2) Etica y psicoanálisis, pags. 63, 64 y 65
(3) Ob. Cit., pags. 249, 250 y 251
(4) Budismo zen y psicoanálisis, pags. 113 y 114
(5) Ob. Cit., pags. 115, 116 y 117
(6) Sobre la desobediencia y otros ensayos, pags. 23, 24 y 25
(7) Ob. Cit., pags. 27 y 28
(8) ¿Podrá sobrevivir el hombre?, pags. 14 y 15
(9) ¿Tener o ser?, pags. 131 y 132
(10) Fromm, vida y obra, pag. 114
(11) Ob. Cit., pag. 133
(12) Ob. Cit., pags. 119 y 120
(13) Etica y psicoanálisis, pags 75 a 97
(14) Ob. Cit., pags. 75 a 81
(15) Ob. Cit. Pags. 81 a 90
(16) Ob. Cit., pag. 94
(17) Ob. Cit., pags. 96 y 97
(18) El miedo a la libertad, pags. 188,  193 y 197
(19) La condición humana actual, pags. 59 y 60
(20) Ob. Cit., pags. 60 a 64
(21) Ob. Cit., pags. 68 y 69
(22) Ob. Cit., pags. 70, 71 y 72
(23) Ob. Cit., pag. 74
(24) Anatomía de la destructividad humana, pag. 281