Programa destinado a Potenciar el Envejecimiento Activo - Evaluación del Proyecto

 

6.- Evaluación del Proyecto

La finalidad de la evaluación será proveer de unos indicadores globales relacionados con las actividades, en cuanto a eficacia y eficiencia para la consecución de los objetivos fijados. De esta manera el presente plan, a lo largo de su desarrollo, se habrá ido sometiendo a un seguimiento y evaluación conjunta y continua donde se habrán ido valorando la idoneidad de las acciones mediante las modificaciones oportunas y valorando su grado de cumplimiento así como la calidad de las intervenciones.

Para la evaluación proponemos varios momentos o fases de evaluación:

6.1. Cuestionarios de evaluación inicial (Anexos I, II, III, IV, VIII y IX)

Además de la entrevista individual, estos cuestionarios se pasarán a todos los usuarios inscritos, en la fase previa a la intervención, para valorar la situación de partida. En esta fase comprobaremos el criterio de ausencia de trastorno cognitivo junto con la expresión subjetiva de mal funcionamiento mnésico. Para ello utilizaremos una entrevista estructurada con el participante, evaluando la existencia o no de deterioro y los tipos de olvidos que manifiesta. Indagaremos igualmente aspectos emocionales para valorar la posible existencia de ansiedad, depresión, estrés…, también tendremos en cuenta la medicación que estén tomando pues en ocasiones puede interferir y crear problemas.

Realizaremos una primera evaluación para comprobar el estado inicial de los participantes pero, posteriormente y a lo largo del curso, realizaremos diferentes evaluaciones para comprobar si el programa consigue o no los objetivos marcados.

6.1.1. Test de Pfeiffer (Anexo I)

  • La administración de la prueba dura unos 2 minutos y es muy adecuada para ser aplicada en poblaciones generales al estar poco influenciada por el nivel educativo y la raza.

  • Consta de 10 ítems, lo utilizaremos en un principio para detectar si hubiera presencia o no de deterioro cognitivo y, en caso de que lo hubiera, el grado.

  • Las respuestas para que puedan ser puntuadas como correctas se darán sin ningún tipo de referencia.

  • Contamos con que todos los usuarios muestren resultados libres de deterioro, dado que en principio son personas mayores que no presentan deterioro cognitivo manifiesto. En caso de manifestar algún deterioro, se tendría en cuenta a la hora de formar los grupos.

6.1.2. Mini-examen Cognoscitivo (Lobo et col.) (Anexo II)

  • Al igual que el anterior, nos permitirá conocer el punto de partida para poder determinar los efectos posteriores de la intervención.

  • Hay que tener en cuenta el nivel de escolaridad, el nivel de conciencia en el momento de realizar la prueba y la existencia de déficits sensoriales.

  • Se otorga un punto por cada respuesta correcta.

  • Punto de corte para establecer un deterioro cognitivo por debajo de 28 puntos.

  • Aunque es bastante insensible ante casos leves, y dado que trabajaremos con personas que no presentan déficits, es muy útil para descartar trastornos orgánicos y valorar, en caso de que los hubiera, la influencia que haya podido ejercer la estimulación cognitiva aplicada a los participantes de los talleres.

  • Es una prueba que tiene una buena fiabilidad y validez a la hora de evaluar los cambios pre y post intervención.

6.1.3. Cuestionario de evaluación “Quejas de Memoria” (Anexo III)

  • Lo utilizaremos para comprobar las quejas que suelen manifestar los mayores, pero que sin embargo no son indicativas de la existencia de deterioro sino de la influencia de otros muchos factores. Nos aseguraremos de que todos comprendan las instrucciones y que el grupo lo realice pregunta por pregunta. Es muy importante hacer que el mayor piense sobre cada tipo de olvido y ayudarle a responder para, obtener datos que aunque subjetivos, se acerquen a la realidad de cada persona lo más posible.

  • Pretendemos hacernos una idea de la frecuencia con la que les ocurren los olvidos y despistes que aparecen, para poder así adjuntarlo a la ficha que tendremos a lo largo del curso sobre la evolución o problemas surgidos con cada uno de los participantes.

6.1.4. Test de información sobre “Historia Personal” (Anexo IV)

  • Nos interesa conocer el mayor número de detalles que nos indiquen su nivel de partida, qué recuerdan, qué mantienen, cómo lo manifiestan…

  • Posteriormente nos servirá para comprobar si con la intervención se ha producido o no algún cambio. Dado que aporta muchos datos no sólo del pasado sino también actuales, relaciones personales, hobbies…

6.1.5. Cuestionarios de ansiedad y depresión (Anexos VIII y IX)

Estos cuestionarios los pasaremos en la primera fase, durante la intervención y al finalizar el curso para comprobar si el programa ha provocado algún cambio en los estados emocionales de los participantes. Concretamente les pasaremos la “Escala de ansiedad de Hamilton” y la “Escala de depresión de Beck”. No hay que olvidar el papel que juegan los aspectos emocionales en la memoria y en el comportamiento en general.

6.2. Cuestionario de satisfacción para usuarios (Anexo V)

Se pasará a todos los usuarios, para valorar la opinión relacionada con el funcionamiento de los talleres y con la estimulación cognitiva que han recibido. Todas sus opiniones serán confidenciales. Su opinión nos interesa mucho pues nos ayudará a mejorar el taller para que otras personas, o ellas mismas, puedan beneficiarse del mismo en las mejores condiciones posibles.

Se tendrán en cuenta todas las opiniones tanto las negativas como las positivas, pues con ello mejoraremos nuestra intervención.

6.3. Cuestionarios para profesionales (Anexo VI y VII)

Para evaluar hasta qué punto el taller de estimulación cognitiva ha contribuido a lograr cambios en los participantes y a conseguir los objetivos en la dirección señalada, como:

  • Logro de objetivos y fines.

  • Participación de los mayores y número de participantes.

  • Opinión de los usuarios.

  • Coste-beneficio del servicio o actividad.

  • Necesidades de los mayores.

  • Beneficio que aporta a las personas mayores.

  • Prioridades de actuaciones en función de los recursos, disponibilidades e intereses.

  • Valoración de las actividades existentes y su continuidad o duración….

6.4. Cuestionarios pre-post intervención

Se pasarán a todos los usuarios para valorar los cambios individuales, antes de la primera sesión y al finalizar la última, junto con el cuestionario de satisfacción. Los cuestionarios pre y post intervención nos permitirán medir la situación de partida de cada usuario que se incorpora al programa y para ello se han seleccionado una serie de ítems en función de las variables o aspectos concretos que queremos medir. Los volveremos a utilizar cada 3 meses y al finalizar su estancia en el programa, de modo que podamos conocer los cambios producidos y la eficacia o no de la estimulación cognitiva llevada a cabo.

Incluiremos todos los cuestionarios anteriores para comprobar los cambios, incluido el cuestionario de satisfacción para usuarios pues nos interesa conocer su opinión sobre el funcionamiento, beneficios del programa... Esto nos permitirá no sólo evaluar la intervención sino también solventar problemas y dificultades encontradas por los usuarios para poder tenerlas en cuenta en las próximas ediciones del taller.

Comentarios: