2. Contexto Social

OBJETIVO:

En este apartado trataré de reflejar de qué modo la socialización y experiencias estereotipadas a las que se ven expuestas las niñas con alta capacidad tienen un impacto sobre su capacidad para desarrollar su potencial.

Las niñas brillantes a menudo se sienten en conflicto entre la feminidad y el talento, y gran parte de culpa la tienen los mensajes sociales contradictorios que reciben por parte de educadores y familiares, junto a la en ocasiones agresiva competitividad de sus compañeros varones, que se niegan a aceptar su alta capacidad. Estos mensajes son responsables de un debilitamiento de la autoestima en estas chicas y provocan conductas de ocultamiento de las propias capacidades con el fin de evitar el rechazo social.

Niña superdotada

Estas niñas van a crecer debatiéndose entre la idea de ser esposas y madres o profesionales. Se les inculca una “ética del cuidado” que les va a dificultar sobremanera anteponer sus necesidades a las de otros.

Estos factores, unidos a la falta de modelos femeninos en los campos científicos y técnicos, van a dar como resultado muchas menos mujeres en puestos de liderazgo que hombres, y menos mujeres en especialidades científicas.

En general, podemos afirmar que el proceso educativo seguido en las escuelas favorece a los niños; la interacción del profesor con los chicos es mayor porque piensan que es más difícil mantener su atención; los maestros tienden a encontrar “normal” que un niño plantee preguntas y ponga en duda las cosas, mientras que si esta actitud es mostrada por una niña se la califica de impertinente. Este sesgo sexista provoca que las niñas con alta capacidad intelectual estén menos expuestas  a estímulos a la altura de  su talento, a lo que hay que añadir la poca representación femenina y la ausencia de modelos y personajes femeninos que imitar. Podemos afirmar que la estructura del conocimiento, hoy en día, es una corriente masculina dominante. Las niñas con alta capacidad son  condenadas a la invisibilidad debido a estos mensajes  sociales discriminatorios.

Comentarios: