4. Características de las niñas con Alta Capacidad

OBJETIVO: señalar rasgos característicos de las niñas y mujeres con alta capacidad.

Es importante que padres y educadores tengan los conocimientos apropiados acerca de las características grupales, emocionales y culturales de las niñas con alta capacidad, con el fin de prevenir problemas y fomentar el desarrollo del propio talento  y su realización personal global.

Como características generales de las niñas y mujeres dotadas intelectualmente , podemos señalar las siguientes:

  1. Mayor dificultad en su identificación, debido a que tienden a ocultar sus talentos y capacidades, en su deseo de agradar.
  2. Aficiones e intereses distintos a los de los niños superdotados,
  3. Bajo nivel de autoestima,
  4. Recepción de mensajes contradictorios, por un lado son estimuladas para desarrollar su capacidad al tiempo que se les orienta  a cierto tipo de actitudes socialmente más aceptables (Noble, 1987)
  5. Aparición de conflictos entre talento y feminidad. Distintos trabajos muestran la existencia de tensiones entre la expresión del propio talento y la necesidad de ser aceptadas socialmente (Shaeffer,1970; Fox et al., 1979; Callaham, 1979): Fox y Zimmerman, 1985)
  6. Peores resultados en matemáticas y habilidades espaciales que los niños superdotados.
  7. Aurea mediocritas: Aristóteles hacía referencia al punto medio, “en el punto medio está la virtud”, el punto en el que no afectan ni las alegrías ni las penas excesivas, un punto de equilibrio; los hedonistas lo tradujeron a conformarse con lo que se tiene y no dejarse arrastrar por las pasiones, las emociones excesivas. En el tema que nos ocupa, ese aurea mediocritas hace referencia a la pauta de conducta que muestran las niñas de alta capacidad  que consiste en no desarrollar al máximo su potencial; como indica Pérez (2002), la mujer es el aurea mediocritas porque desde su nacimiento se la condiciona a ello.
  8. El “síndrome de la abeja reina”: describe a la mujer que es capaz de tener éxito en las distintas áreas de su vida: profesional, doméstica, maternal y conyugal, al tiempo que mantiene su feminidad.  Su perfeccionismo y afán en hacerlo todo y bien puede tener como efecto colateral un extremo agotamiento, e incluso puede persistir un sentimiento de culpa por no dedicar más tiempo a los hijos, casa, carrera y marido.
  9. El “síndrome de miedo al éxito”: existen estudios (Horner, 1972) que revelan  el miedo al éxito que sienten  algunas mujeres con alta capacidad intelectual, piensan que si son demasiado competentes serán rechazadas, lo que lleva a una pérdida de confianza en propia capacidad. Estas mujeres, además, no se fijan objetivos razonables para sí mismas, lo que conlleva una extremadamente baja autoestima (Warschaw, 1985).
  10. El “síndrome del impostor”: con esta denominación estamos haciendo referencia a un extremadamente bajo sentimiento de autoestima que aparece cuando la mujer con alta capacidad atribuye su éxito a factores externos y percibe su imagen exterior de persona brillante como accidental o inmerecida (Clance,1985; Machlowitz, 1982; Warschaw,1985).
  11. Efecto Pigmalión: las niñas brillantes intentan ser aceptadas socialmente pretendiendo ser menos capaces de lo que realmente son, lo que a menudo se torna en una profecía autocumplida (Borland, 1986).

Comentarios: