Versión Movil
Ir a la versión de Escritorio
Psicología Online | Autoayuda | Articulos | 2017 | Dejar de hacer lo que no quieres hacer

Autoayuda / Articulos

Dejar de hacer lo que no quieres hacer
Por: Lester Hoekstra

La última vez he escrito sobre las dificultades con persistir en cosas que quieres hacer. Es importante aprender eso porque entonces puedes realizar cosas a largo plazo y es eso lo que te ayuda a formar la vida. Aguantar es algo que puedes aprender de una forma sistemática. Para acabar escribí que además de persistir en cosas que quieres hacer, necesitas la capacidad de no hacer.

Si hay algo que no quieres hacer, bueno, no lo hagas. Sin embargo a veces eso no es tan sencillo como parece a primera vista. Hay ejemplos de sobra. No fumar, no golosinear, no comer más de lo que sea bueno para tu salud. No beber demasiadas bebidas alcohólicas, no participar en juegos de azar. Evitar formas de adicción incluidas las menos conocidas como trabajar sin descanso.

De todas estas actividades, el no hacerlo no es ningún problema. La dificultad siempre es persistir en eso o no hacer esas cosas si piensas que es mejor dejarlas. Normalmente el problema es que tienes la tendencia de hacerlas de nuevo más temprano de lo que querrías. Quizá enseguida después haberlos hecho ya. Encender otro cigarrillo después de haber terminado uno o tomar otra copa.

Persistir en no hacer puede ser muy difícil. Algo que te cuesta esfuerzo y eso puede ser demasiado duro para ti. A veces el anhelo tiene la cualidad de ser invencible. La querida actividad es la única cosa en lo que puedes pensar. Además de estar en tu mente el deseo, lo sientes corporalmente. La sensación parece un dolor aunque no sientes nada. Pero no sentir nada puede ser muy problemático. Es una queja común de personas que padecen de depresiones.

El anhelo es un gran nada que quieres llenar, comparable con el vacío que aborrece la naturaleza según Aristóteles. Las sensaciones parecen una enfermedad. Hay gente que en tal caso piensa que algo funciona mal en su cuerpo. Pero los resultados de cada investigación médica muestran que todo está en orden. De modo que el problema es psíquico. Pero eso no es razón de no tomarlo en serio.

Si sientes algo, eso es un hecho. Tus sentimientos son una realidad para ti. Así que los problemas de la abstinencia que experimentas son problemas de verdad. Además de ser impetuosos son problemas rebeldes y por eso no tiene sentido negarlos. Estos problemas grandes no deben ser invencibles pero sí necesitas una buena estrategia y atacarlos comienza con reconocerlos.

La esencia de la lucha es dirigir tu atención. Con tu atención puedes regular tus sentimientos. Cualquier madre de niños pequeños lo sabe. Ella distrae a su niño si él se ha hecho daño. Con atención puedes intensificar o disminuir lo que sientes. El anhelo no es una excepción. De modo que si quieres mucho, ese sentimiento desaparece si te concentras en otras cosas.

Así que cuando quieres hacer algo que prefieres dejar, te necesitas distraer. Dirigir tu atención en otro dirección que a lo que quieres hacer tanto. Pero eso puede ser muy difícil. Si tu anhelo es grande, es casi imposible pensar en otra cosa. Ese es el siguiente problema a resolver. No prestar atención a algo en el que todo tu ser está preocupado.

La manera más fácil de distraerte es hacer algo. Si estás activo tus pensamientos se paran. Al menos si no estás actuando automáticamente sin pensar. Tu actividad debe ser algo que te cuesta concentración. La tarea debe ser bastante difícil. Entonces tu atención estará dirigida a tu acción y esto es el efecto que quieres. Tu deseo está ignorado y con esto está disminuyendo.

No necesitas estar activo para distraerte. Observar o percibir algo con tus sentidos funciona también. Aunque estar concentrado de tal manera se puede llamar también una actividad. En cambio distraerte sin hacer absolutamente nada es muy difícil. Los alumnos de yoga lo están practicando por años. La manera occidental con actividades es mucho más fácil.

Aconsejo usar la distracción literalmente. Si quieres un cigarrillo u otra copa de vino, rellenar el plato, tomar pasteles o dulces, haz algo. Levántate de tu silla o busca algo que puedas hacer estando sentado. Si estás ocupado en una actividad que no puedes dejar, esfuérzate a hacer otra cosa, uno de los quehaceres que tienes, leer o estudiar. Con eso tu anhelo va diluirse. Siempre es así.

El efecto solo queda temporalmente. Normalmente tan pronto como dejas la acción, tu anhelo vuelve. Pero entonces puedes comenzar de nuevo con una actividad, sea la misma u otra. Tu anhelo desaparecerá otra vez. Con ese método de conquistar el problema debes estar activo continuamente. Esto puede calificarse como una gran desventaja y no como una verdadera solución sino un tratamiento simplemente de los síntomas

No obstante yo creo que no es tan malo. Estar muy activo no es problema y es mucho mejor que entregarte a los anhelos que normalmente son una forma de pasividad. Los humanos no necesitan hacer nada. Claro que hace falta dormir pero fuera de esas horas no es perjudicial estar activo continuamente. Sí importa dominar los actividades; perder el control termina en enfermedades

Ya sé que la solución que presento aquí es exigente y cansada pero no hay manera fácil de vencer el problema. Si estás acostumbrado hacer algo por años y quieres cambiar eso, solo puedes dejarlo con mucho esfuerzo. Eso no es agradable pero el resultado es lo que cuenta. Además cualquier éxito será satisfactorio y te ayudará atenerte a tu plan.

Sin embargo a largo plazo, después de un año o algo así, probablemente la tarea sea demasiado duro y necesitas otra solución. Es casi imposible esforzarte toda la vida. Tienes que familiarizarte con el cambio de tu comportamiento. Así que debes cambiar tu estilo de vida. Sobre todo con los vicios cotidianos como fumar y comer o beber demasiado. Eso es un asunto de un próximo artículo.

Política de Privacidad | Condiciones de Uso | Política de Cookies
2017 © Psicología Online. Todos los Derechos Reservados.
Clínica Psicológica V. Mars - Sueca (Valencia, España- Tlf. (+34) 96 170 15 53
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Click para . Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ