Versión Movil
Ir a la versión de Escritorio
Psicología Online | Ciopa2001 | Actividades | 61 | El último recurso: Estudio sobre aspectos socio-económicos y psicológicos en mujeres mexicanas y chilenas que han recurrido al aborto.

Ciopa2001 / Actividades

El último recurso: Estudio sobre aspectos socio-económicos y psicológicos en mujeres mexicanas y chilenas que han recurrido al aborto.
Por: Benito Ramírez Valverde

El último recurso: Estudio sobre aspectos socio-económicos y psicológicos en mujeres mexicanas y chilenas que han recurrido al aborto.

 

Autores: Pia F. Suárez Vallejos, Benito Ramírez Valverde, Gustavo Ramírez Valverde


Palabras clave: Aborto, salud pública, pareja

Key words: Abortion, public health, couple

Resumen

La mujer que se ve obligada a practicarse un aborto se encuentra susceptible a una serie de implicaciones de tipo legal, éticos, médicos y psicológicos. En este estudio se revisan casos de mujeres que pasaron por este proceso en Chile y México. Se pretende conocer las características de la mujer, los aspectos socio-económicos y psicológicos, así como la participación de la pareja y la familia en la decisión y apoyo para superar los problemas causados por el aborto. Los principales resultados son: 1) En los dos países estudiados, aproximadamente la mitad de las mujeres que se vieron obligadas a tener un aborto tiene pareja permanente y la mayor parte de ellas tienen hijos. Se encontró que la mujer que tuvo un aborto tiene una fuerte participación en el ingreso familiar ; 2) La gran mayoría de las mujeres en Chile y México tenían pareja al momento del aborto, pero se encontró mayor participación de la pareja para tomar la decisión de realizarse un aborto en México que en Chile ; 3) Existen mujeres que toman la decisión y se practican un aborto sin siquiera comunicarlo a su pareja. Se encontró diferencia significativa entre los dos países, siendo en Chile la proporción mucho mas alta que en México, de mujeres que no informan a su compañero. Es claro que las mujeres que pasan por esta difícil situación no cuentan con apoyo moral, económico o psicológico de su compañero. Se encontró, que el aborto afecta la relación de pareja y que después de este proceso muchas parejas se desintegraron.

Quiero señalar que ya es tiempo que, rompiendo con una moral absurda y canija, se tenga la entereza de hablarle a nuestras juventudes de problemas que viven y que lamentablemente desconocen: los problemas de educación sexual. El drama de la mujer que tiene que sufrir las consecuencias de su ignorancia y que la lleva al aborto no puede callarse. Y la necesidad de una planificación de la familia debe ser la base de una concientización que eleve el nivel moral de la gente nuestra.

Salvador Allende.

El número más alto de abortos ocurre en Chile entre las mujeres de 25 a 39 años; en México es mas frecuente entre las de edades de 25 a 39. (Requena, M. 1980). Las características de las mujeres que se han provocado un aborto son señalados por, Infante Castañeda y Cobos Pons (1989) citados por Arellano Zavala, indican que en México el número de abortos inducidos es más alto en las mujeres casadas, con más de tres hijos, católicas de más de 25 años con escasos recursos económicos, analfabetas o de bajo nivel escolar, con desavenencias familiares o conyugales; muchas veces subempleadas y temerosas de perder el empleo si el patrón se entera de su embarazo. Esto ocurre principalmente en zonas urbanas o suburbanas.

El nivel económico de la mujer es una variable importante, en un estudio realizado en Santiago de Chile se encontró que las mujeres en el estrato socioeconómico más bajo tienen pocos abortos; en el estrato medio se usa el aborto con mayor frecuencia y en el estrato alto se tienen menos abortos. (Requena, M. 1980). En el caso de México se tiene como antecedente una investigación realizada en Zacatlan, Pue., donde se encontró que la frecuencia del aborto está en relación directa con las condiciones socioeconómicas y culturales de la población (Montiel, G., 1973).

Es posible pensar que entre menos instrucción escolar tengan las mujeres habrá una mayor incidencia de uniones precoces, mayor número de hijos, mayor cantidad de separaciones. Esta precaria condición de la mujer se agravará posteriormente cuando tenga que reintegrarse al mundo del trabajo, en empleos subcalificados a menudo bajo condiciones inapropiadas.

La posición que tiene la sociedad en cuanto a la sexualidad en México y Chile permite y hasta alienta la "libertad" sexual en los hombres que puedan fecundar sin asumir las consecuencias; en cambio a las mujeres solo se les permiten las relaciones dentro del matrimonio. Debido a esta doble moral sexual imperante, un alto porcentaje de mujeres deben enfrentar solas un embarazo no planeado, dando por resultado madres solteras, abortos, prostitución, etc. Cueli, J. (1980) dice que una alta proporción de las mujeres abandonadas por mexicanos están embarazadas.

En el caso de Chile la participación de la mujer ha sido muy intensa. En el nivel político fueron un factor importante de lucha contra el Gobierno de la Unidad Popular y en el nivel económico, como sostiene Mattelart, M. (1977), existía una forma de matriarcado, sobre todo en el proletariado. Eran frecuentes las uniones libres y como el hombre comúnmente abandonaba el hogar, la mujer se volvía el sostén familiar.

El impacto del aborto sobre la salud pública es tremendo. En el caso de México, de acuerdo a datos oficiales del año 1975, procedentes de los hospitales oficiales (ISSSTE, IMSS, SSA), hay alrededor de 600,000 abortos al año. Estos abortos son por complicaciones (hemorragias, infecciones, etc.) y lo más terrible es que una de cada tres de estas mujeres muere (aproximadamente 200,000), aunque en el acta de defunción no se menciona el aborto como causa de muerte. Estos datos nos indican que el número de abortos en México es mucho mas alto, de acuerdo con datos de 1975 de el Servicio Médico Forense del Distrito Federal, el número de abortos es de 1,600,000 al año y la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM indica que aproximadamente el 10% de la población femenina derechohabiente entre 15 y los 44 años de edad se induce un aborto al año (Halimi, G. 1976). Otras estimaciones indican que cuando menos el 25% de la mortalidad materna es debido a complicaciones del aborto provocado, además se calcula que se realiza un aborto por cada tres o cuatro partos (Martínez, S., 1991). Se estima que en México de 50 a 70% de los abortos son inducidos (Castellanos, T., 1970). Otra cifra alarmante es presentada por Meléndez, C. (1969), en donde menciona que de 20 a 50% de todas las muertes maternas están causadas por aborto infectado.

En Chile las cosas son similares. Viel (1980), menciona que los casos de abortos inducidos que llegan a hospitales son uno por cada tres casos de alumbramiento, ocupando 160,000 días-cama al año y su atención cuesta mas de un millón de dólares anualmente al Servicio Nacional de Salud Chileno y la tasa de mortalidad es de 5 por mil abortos. De estos datos es posible notar la similitud del problema en los países en estudio.

Además de los casos de muerte, existen otras graves consecuencias en los abortos inducidos, principalmente enfermedades ginecológicas como infecciones y esterilidad, entre otras.

Metodología

Para la realización de este estudio se elaboro un cuestionario, que debido a las características del tema no pudo ser aplicado como muestreo aleatorio. Para contactar con mujeres que hubieran abortado se estableció una especie de red con amistades y conocidas distribuyendo el cuestionario para posterior al llenado se hiciera llegar al equipo de trabajo en forma anónima. El numero de entrevistas efectuadas en esta etapa, en la Ciudad de Puebla, México fueron 47 y en la Ciudad de Arica, Chile se hicieron 10 para un total de 57 mujeres entrevistadas. Para el análisis estadístico se utilizaron Pruebas t de Student, estadística descriptiva y por condiciones de la muestra, en algunos casos se uso la Prueba Exacta de Fisher.

Resultados

En relación a la edad de las mujeres se encontró que en México las entrevistadas tuvieron una edad promedio de 30.8 años (s=10.8) y en Chile la media fue de 30 años (s=15.1). El estado civil de las mujeres entrevistadas se muestra en el cuadro 1.

Puede notarse que la mayoría de las mujeres son casadas, en el caso de México, la mayor parte de quienes contestaron el cuestionario cuentan con pareja estable, ya sea en unión libre o casadas (55.6%) y en el caso de Chile solamente el 40 % tienen pareja permanente. Este aspecto es importante por que queremos conocer si existió apoyo de la familia y especialmente de la pareja a las mujeres que se vieron en la necesidad de hacerse un aborto.

Al comparar la edad de las mujeres por presencia de pareja permanente, se encontró, que no existe diferencia significativa, siendo el promedio de edad en las mujeres sin pareja permanente de 29.6 años y en el caso de mujeres con compañero, la media de edad fue de 34.4 años.

Como ya se vio anteriormente, la mayor parte de las mujeres cuenta con pareja estable, consecuentemente, se encontró que la mayoría de las mujeres han tenido hijos como se muestra en el siguiente cuadro.

Al comparar los dos países, se encontró mediante la Prueba Exacta de Fisher, que no existe diferencia significativa  y tanto en México como en Chile, tienen la misma distribución y se observa que la mayor parte tienen hijos. El numero de hijos promedio por mujer fue de 1.82 y no se encontró diferencia significativa entre los dos países estudiados, los que tuvieron un promedio de 1.8 hijos por mujer en México y 1.82 en Chile. Al examinar el caso de mujeres con pareja permanente con las que no lo tienen, se encontró diferencia significativa  entre los dos grupos. El promedio de hijos en las mujeres con pareja permanente fue de 2.5 y en el caso de las que no tienen compañero, el numero de hijos fue de 1.1. Era de esperarse que las mujeres con pareja tuvieran mayor numero de hijos, sin embargo sorprende que las mujeres sin pareja hayan tenido un hijo en promedio.

La escolaridad de la mujer es otra de las variables a considerarar y en la figura 2. se muestra el resultado.

El resultado que se desprende de esta muestra es que tanto en Chile como en México, existe una gran dispersión, es decir, no existe una acumulación de mujeres con aborto en algún nivel educativo, es posible encontrar mujeres que no asistieron a la escuela, como realizando un postgrado que se hayan visto obligadas a un aborto. Como aclaración, la muestra es de mujeres urbanas, en el caso de mujeres del área rural es de esperarse que exista la misma dispersión en el nivel de escolaridad, pero desplazado hacia menores niveles, debido, claro esta, a los menores posibilidades escolares de las mujeres del campo.

El tamaño de la familia de las casos estudiados nos indica que la familias mexicanas son mayores con 4.47 miembros en promedio (s=1.5) que en Chile, donde el numero promedio de miembros de la familia es 3.3 (s=1.3). En términos generales se encontró que muy pocas mujeres vivían solas (7.4%), la mayor parte de las mujeres tenían una familia de 3 a 4 miembros (61.1%). Esto nos indica que ante el aborto la familia siempre esta presente, lo importante es determinar si la familia conoció sobre el aborto, si dio apoyo y de que tipo.

El ingreso familiar en 1995 de las mujeres participante en este estudio es muy variable, en el caso de México, el 10.9% de las familias recibieron menos de 200 dólares al mes, un 56.5% recibieron de 200 a 300 dólares y finalmente 32.6% de las familias recibieron mas de 350 dólares al mes. En el caso de Chile el 85.7% fueron de bajos ingresos (menos de 200 dólares al mes) y el 14.3% con ingresos mayores a 350 dólares al mes. Con estos datos es posible afirmar que las familias involucradas en este estudio son en términos generales de clase media y no se encontró significancia estadística entre el ingreso y tamaño de la familia. La fuente de ingreso mas importante de la familia se presenta en la figura 3.

En el caso de México las fuentes mas importantes de ingreso es el compañero (34.8%), seguido por la propia mujer (34.8%), el padre (19.6%) y finalmente el aporte de toda la familia (8.7%) ; en el caso de Chile el origen del ingreso en su mayor parte (40%) es aportado por todos los integrantes, seguido de la mujer (30%), el padre (20%) y la pareja (10%). De estos resultados se destaca que en los dos países la mujer que tuvo un aborto tiene una fuerte participación en el ingreso familiar, de aquí que tenga mayor participación en la toma de decisiones de la familia. En México la pareja es el principal apoyo a la economía familiar, cosa que no sucede en Chile, donde existe mayor participación de todos los miembros en apoyo al sostén familiar. De aquí se puede notar que en Chile existe mayor participación de la mujer a la economía familiar.

En México el 67.4% de las mujeres que se practicaron un aborto tienen trabajo, pero en Chile el 90% de las mujeres una fuente de ingresos, lo que confirma que la mujer chilena participa mas activamente en la aportación de ingresos a la familia.

Una afirmación sostenida reiteradamente por los grupos que se oponen a la legalización del aborto es que el aborto promueve un relajamiento en la conducta sexual, ya que, según estos grupos, se emplea el aborto como método anticonceptivo y que se vuelve una practica de uso frecuente, pero los resultados nos muestran que la mayoría de las mujeres (75.9%) no ha tenido aborto anteriormente. Mediante la Prueba Exacta de Fisher se encontró que no existe diferencia significativa entre los dos países, siendo que en México el 73.3% de las mujeres era su primer aborto y en el caso de Chile el porcentaje fue de 88.9. El practicarse un aborto no es una situación agradable para ninguna mujer y obviamente toda mujer evita pasar por esa situación. Consideramos que ninguna mujer en condiciones normales piensa en el aborto como un método anticonceptivo.

La edad en que la mujer se practico el aborto en los dos países es muy similar, en el caso de México el promedio fue de 24.04 años y para Chile de 25.85 como promedio. En esta variable no se encontró diferencia significativa entre los dos países en la edad de las mujeres que se practicaron un aborto.

La gran mayoría de las mujeres (94.4%), contaba con pareja y se encontró que no existe diferencia significativa entre los dos países, donde la gran mayoría tenia pareja al momento del aborto, siendo en México el 95.7% de las mujeres y en Chile un 87.5 porciento, pero la decisión de practicarse un aborto, en el caso de México fue tomada principalmente la pareja (35.5%) y la mujer (35.5%) y en 11.1% fue el hombre el que tomo la decisión. En el caso de Chile La mujer fue la que tomo la decisión en la mayoría de los casos (62.5%), la pareja en un 12.5% y no se encontró en la muestra ningún caso en que el hombre fuera quien tomo la decisión de abortar. Estos datos sugieren mayor independencia de la mujer chilena en relación a su pareja y consideramos esta actitud se encuentra relacionada con la mayor participación de en la economía familiar.

A pesar de que la mayoría de las mujeres tenían pareja al momento del aborto, el hombre en muchos casos no participo en la decisión del aborto, pero en algunos casos ni siquiera fue enterado. Se encontró diferencia significativa , entre los dos países en relación al numero de mujeres que no informaron a su pareja la decisión de abortar. En México la gran mayoría de las mujeres (84.4%) si comunico a su compañero sobre su decisión, en cambio en Chile solo el 42.9% lo hizo. Esta cantidad de mujeres que no informo a su pareja su decisión de hacerse un aborto nos que la mujer no esperaba apoyo ni comprensión y en algunos casos incluso podría ser causante de conflicto entre la pareja. Es claro que si no le comunico su decisión, tampoco tuvo ningún tipo de apoyo económico para el pago del aborto, que por el echo de ser ilegal en ambos países el realizarse en buenas condiciones medicas y de higiene tiene un costo elevado, entonces, estas mujeres cargan solas con el gasto del aborto, lo que en multiples ocasiones se ven obligadas a realizarse en condiciones que ponen en riesgo la salud e incluso la vida de la mujer.

El aborto, de alguna manera afecta la relación de pareja, y se encontró que después de este proceso muchas parejas se desintegraron. Mediante Prueba exacta de Fisher, se encontró diferencia en el comportamiento de los dos países, puesto que en México, la mayoría de las parejas (68.2%) continuaron después del aborto, en cambio en Chile se desintegraron el 75% de las parejas, este resultado nos indica nuevamente que existe escaso apoyo de la pareja en el caso de aborto, incluso es causa de graves conflictos en la pareja llegando en algunos casos a la disolución de la pareja.

La pareja, entonces, no se entera en muchos casos del aborto, sin embargo la mujer busca apoyo con otras personas y esto se presento en forma similar en los dos países, donde no se encontró diferencia significativa y la mayoría de las mujeres lo consultaron con alguien mas. En México el porcentaje fue de 58.5 y en Chile, como consecuencia de discutirlo menos con su pareja, consultaron con otras personas en un 71.4% de la mujeres consideradas en este estudio.

Un aspecto importante es si la familia conoció el hecho de que la mujer se practico un aborto y en los dos países no se encontró diferencia estadística en el comportamiento de esta variable y el porcentaje de mujeres que informó a su familia fue de aproximadamente la cuarta parte en los dos países. Las razones por lo que la mayoría de las mujeres no dan a conocer a sus familias el aborto practicado son varias : éticas, religiosas, de comunicación entre los miembros de la familia, legales, etc., pero de este hecho se desprende que la familia no tiene una gran participación en el apoyo económico, moral y psicológico de la mujer que se vio obligada a realizarse un aborto. Este resultado, aunado al anterior de conocimiento del aborto por parte de la pareja nos indica que en muchos de los casos el aborto es una decisión individual y que la mujer pasa por ese proceso con escaso apoyo familiar.

Conclusiones

Los principales resultados que se presentan en este trabajo son los siguientes :

  • En los dos países estudiados, aproximadamente la mitad de las mujeres que se vieron obligadas a tener un aborto tiene pareja permanente y la mayor parte de ellas tienen hijos. Se encontró diferencia significativa en el numero de hijos entre las mujeres con pareja permanente que las que no lo tienen.
  • La mayor parte de las mujeres que abortaron viven en familia, encontrando que en México el tamaño de la familia de las mujeres estudiadas es mayor que en Chile.
  • En los dos países se encontró que la mujer que tuvo un aborto tiene una fuerte participación en el ingreso familiar. En México existe mayor participación económico de la pareja, en cambio en Chile existe mayor colaboración de la mujer a la economía familiar.
  • La mayoría de las mujeres de ambos países, no había tenido aborto anteriormente y se realizo a los 25 años aproximadamente, en promedio .
  • La gran mayoría de las mujeres en Chile y México tenían pareja al momento del aborto, pero se encontró mayor participación de la pareja para tomar la decisión de realizarse un aborto en México que en Chile.
  • Existen mujeres que toman la decisión y se practican un aborto sin siquiera comunicarlo a su pareja. Se encontró diferencia significativa entre los dos países, siendo en Chile la proporción mucho mas alta que en México, de mujeres que no informan a su compañero. Es claro que las mujeres que pasan por esta difícil situación no cuentan con apoyo moral, económico o psicológico de su compañero.
  • Se encontró, que el aborto afecta la relación de pareja y que después de este proceso muchas parejas se desintegraron
  • En el caso de la participación de la familia en apoyo a la mujer que se practico un aborto - se encontró en los dos países una situación similar- la mayor parte de las mujeres no informa a su familia, de donde se desprende que la familia no tiene gran asistencia a la mujer.
 

Bibliografía

Arellano, Everardo. 1989. "Entorno psicosocial que dificulta la elaboración del duelo en el aborto". Tesis de licenciatura, Facultad de psicología, UNAM.

Castellanos Martínez, Trinidad. 1970. "Aborto séptico." Tesis profesional. Puebla, Pue.: Escuela de Medicina. Universidad Autónoma de Puebla.

Cueli, José, 1980. en "El problema del aborto en México", Ed. Porrúa, México.

Martínez Murillo-Saldivar, S. 1991. Medicina legal. México: Méndez Editores.

Mattelard, Michèle. 1977. La cultura de la opresión femenina. México: Ediciones Era.

Melendez Rodríguez, Carlos. 1969. "Diagnóstico y tratamiento actual del aborto séptico." Tesis profesional. Puebla, Pue.: Escuela de Medicina. Universidad Autónoma de Puebla.

Montiel Palacios Guadalupe. 1973. "Análisis del aborto en el Centro de Salud "Licenciado Luis Cabrera" de Zacatlan, Pue." Doctoral Dissertation. Puebla, Pue.: Escuela de Medicina. Universidad Autónoma de Puebla.

Requena, Mariano. "El aborto inducido. Problema de salud pública vulnerable." Pp. 31-38 in Simposio Nacional: Leyes para la salud y la vida de las mujeres; Hablemos del aborto terapéutico, Santiago de Chile: Foro Abierto de Salud y Derechos Reproductivos.

Viel, Benjamín. 1980. "Las secuelas del aborto no hospitalario." El aborto en un mundo cambiante, México: Editorial Extemporaneos.

Política de Privacidad | Condiciones de Uso | Política de Cookies
2018 © Psicología Online. Todos los Derechos Reservados.
Clínica Psicológica V. Mars - Sueca (Valencia, España- Tlf. (+34) 96 170 15 53
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Click para . Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ