Versi贸n Movil
Ir a la versi贸n de Escritorio
Psicolog铆a Online | Ebooks | Menores y Consumo de Drogas | Intervenci贸n (M贸dulos)

Ebooks

Menores y Consumo de Drogas | Intervenci贸n (M贸dulos)
Por: Carmen Fern谩ndez

Menores y Consumo de Drogas - Intervenci贸n (M贸dulos)

9. Intervenci贸n (M贸dulos)

9.1.- Módulo I: Autoestima y Autoconcepto.

9.1.1.- Objetivos específicos.

  1. Tomar conciencia de que cada persona constituye un ser único e irrepetible, identificando lo que les hace singulares y distintos a los demás.
  2. Identificar emociones y sentimientos que provocan el concepto y la imagen que se tiene de uno mismo
  3. Reforzar la idea de que los sentimientos están determinados por los pensamientos, por lo que se pueden manejar y cambiar.

9.1.2.- Procedimientos y Contenidos.

La finalidad de este módulo es que los menores aprendan a evaluar cómo es su imagen personal, y cuáles son los aspectos positivos y negativos que presentan. Las dinámicas que se realizarán en este módulo van a conseguir los objetivos planteados. También se analizan los pensamientos y las emociones que se asocian con las cualidades personales y también las conductas. En último lugar, se proponen una serie de pautas para controlar los pensamientos y emociones que se asocien con situaciones de autoestima negativa.

9.1.3.- Conceptos Clave.

  • Autoconcepto: concepto mental que una persona tiene de sí misma. Se relaciona con la posibilidad de describirse de la forma más real y objetiva posible en los aspectos esenciales del ser humano.
  • Autoestima: valoración que una persona tiene acerca de sí misma. Está relacionada con la aceptación de sí mimo, con quererse y aceptarse con las propias cualidades, defectos y limitaciones. La autoestima guarda relación con distintos aspectos de la persona como lo físico, lo emocional, la relación con los demás y la competencia académica, entre otros.

9.1.4.- Actividades.

Actividad 1: Definirse a sí mismo

Esta actividad tiene como finalidad que los menores comprendan lo que es el autoconcepto y la autoestima para que posteriormente ellos mismos elaboren una definición de sí mismos. En un principio, el educador deja tiempo para que los participantes digan lo que ellos piensan sobre el significado de esos dos conceptos y se van apuntando las ideas en una pizarra. A continuación, el monitor explica las definiciones y les pasa un esquema en el que se les pide a los adolescentes que se definan de forma general y también en los ámbitos que se les pide.

Por último, se analiza la carga positiva y negativa de los conceptos que tienen de sí mismos y también se trabajan las cualidades negativas, desde el sentido de que existen ciertas características personales que suponen una diferencia con los demás, no un aspecto que sea negativo en sí.

Instrucciones: defínete de forma general y en cada uno de los apartados que se indican.

- Me defino como una persona:
- Físicamente soy:
- Emocionalmente soy:
- Cuando me relaciono con los demás soy:
- En mi trabajo o estudios soy:
- Mis cualidades positivas son:
- Mis cualidades negativas son:

 

Actividad 2: Análisis de mis cualidades.

A través de esta actividad se pretende que los menores sean capaces de analizar los pensamientos y las emociones que se asocian con las valoraciones que cada uno hace de sí mismo. El monitor introduce la actividad explicando que existen muchas situaciones a lo largo del día en las que sin darnos cuenta pensamos cosas interiormente acerca de algo que nos pasa en determinada ocasión y que a veces, llegamos a decir en voz alta. Se trata de juicios de valor que nos lanzamos a nosotros mismos. Pues bien, en esta actividad se plantean una serie de circunstancias para que cada participante escriba lo que pensaría acerca de sí mismo/a.

Instrucciones: responde a la pregunta que aparece en cada una de las situaciones que se proponen.

- Situación 1: cuando suspendes un examen, ¿qué te dices a ti mismo?
- Situación 2: cuando te equivocas, ¿qué te dices a ti mismo?
- Situación 3: cuando ganas una partida en la Play con tus amigos, ¿qué te dices a ti mismo?
- Situación 4: cuando haces algo que sabes que no está bien, ¿qué te dices a ti mismo?

 

Actividad 3: ¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

El objetivo de esta actividad consiste en dotar a los menores de unas pautas sencillas que las puedan utilizar en situaciones en las que su autoestima sea negativa. El monitor tiene que explicar que para que se sientan mejor tendrán que cambiar sus pensamientos si son negativos o desagradables por otros más agradables, puesto que son los pensamientos los que generan nuestros sentimientos. A continuación se presenta una situación en la que los participantes tendrán que contestar a unas preguntas, apoyándose en las pautas/consejos que les pueden ayudar a sentirse mejor.

  • Situación: “Elena sale los fines de semana con sus amigas habitualmente. Cerca de ellas hay otra pandilla de chicos en la que hay uno de ellos que le encanta a Elena. Se cruzan miradas y algunas sonrisas, entonces esta chica decide declararse. Él le da calabazas. A partir de ese momento ella no para de pensar en que es tonta, que no debería de haberle dicho nada, que el chico no le ha dado ninguna oportunidad puesto que es más fea que sus amigas, ya que a ellas le han dicho que sí en más de una ocasión”.
  • Preguntas:
  • ¿Cómo se siente Elena?
  • ¿Cómo podría cambiar el pensamiento?
  • ¿Cuáles serían los pensamientos alternativos que podría utilizar?
  • ¿Qué sentimientos le generarían esos nuevos pensamientos?

Instrucciones: lee los consejos que se recogen a continuación y que nos pueden ayudar a sentirnos mejor. Luego, aplícalos a la situación de Elena.

1. Recuerda éxitos pasados en situaciones similares
2. Piensa algo que quite importancia a la situación
3. No pienses en términos de todo o nada
4. No generalice a todo lo que es sólo una parte o un aspecto
5. Cambia tu pensamiento basado en un sentimiento por uno que se base en una conducta
6. Piensa en algo que facilite que cambies lo que no te gusta
7. No fijar ideales imposibles
8. Sacar siempre algo positivo con lo que esté relacionado.

 

Actividad 4: Trabajar mi autoestima

En esta actividad, los menores siguen trabajando cómo sentirse mejor en situaciones de valoración personal. Se les entrega una hoja para que anoten situaciones que les hayan ocurrido con anterioridad, indicando el pensamiento negativo sobre sí mismos, el alternativo y el sentimiento y comportamiento que generaría el nuevo pensamiento. También puede aplicarse para situaciones futuras que les ocurran.

Instrucciones: describe situaciones en las que hayas tenido un pensamiento negativo sobre ti mimo, su pensamiento alternativo y el sentimiento y conducta que generaría ese nuevo pensamiento.

SITUACIÓN PENSAMIENTO NEGATIVO PENSAMIENTO ALTERNATIVO NUEVO SENTIMIENTO NUEVA CONDUCTA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actividad 5: “Conocerse”

La actividad consiste en rellenar una serie de columnas en las que cada menor tiene que enumerar tanto sus cualidades como sus defectos. Esto les servirá para aprender a aceptar sus debilidades, ser conscientes de sus fallos y que no por eso son menos valiosos/as. También aprenderán a  identificar sus virtudes y cómo les ayudan éstas a potenciar su autoestima.

Instrucciones: rellene las columnas que aparecen a continuación.

MIS CUALIDADES A QUÉ ME AYUDAN MIS DEFECTOS CÓMO PUEDO CAMBIARLOS

 

 

 

 

 

9.1.5.- Criterios de evaluación.

Al final del módulo, el monitor debe resaltar los aspectos más importantes que se hayan tratado y relacionarlos con los objetivos propuestos para que se integren los conceptos que se han abordado. También dará una puntuación de 0 a 10 a cada menor considerando tanto el trabajo realizado como la asimilación e interiorización de los conceptos que se han trabajado. Por otra parte, pasará a los menores unas preguntas para que contesten con “verdadero o falso”, evaluando de esta forma el nivel de autoestima que presenta cada participante:

  1. Las cualidades personales que me hacen diferente a los demás son defectos o aspectos negativos de mí mismo/a. (FALSO)
  2. Si pienso de forma negativa sobre mí mismo/a o sobre mis capacidades, estoy mejorando mi autoestima. (FALSO).
  3. Para sentirme mejor conmigo mismo/a, uno de los primeros pasos que debo dar es cambiar mis pensamientos negativos. (VERDADERO).

9.2.- Módulo II: Impulsividad.

9.2.1.- Objetivos específicos.

  1. Aprender a detectar los comportamientos impulsivos que una persona tiene.
  2. Diferenciar los comportamientos impulsivos de los reflexivos.
  3. Comprender que un comportamiento impulsivo puede tener unas consecuencias negativas y puede que no sea la respuesta más adecuada a determinadas situaciones.

9.2.2.- Procedimientos y contenidos.

En este módulo se pretende comprender el concepto de la impulsividad con tal de identificar y tomar conciencia de los propios comportamientos impulsivos. Junto con el análisis de esto anterior, se realiza un análisis de las consecuencias que las conductas pueden tener para que los adolescentes obtengan una visión más completa de los inadecuado que pueden llegar a ser los comportamientos impulsivos.

9.2.3.- Conceptos clave.

  • Impulsividad: es una tendencia a responder de forma rápida a situaciones y demandas de nuestro entorno, sin valorar lo adecuado o impropio de nuestro comportamiento y sin considerar las consecuencias de dichas conductas.
  • Reflexividad: es la tendencia a pensar y diferenciar qué tipo de comportamientos se pueden dar en una situación y qué consecuencias tendrán dichos comportamientos.

9.2.4.- Actividades.

Actividad 1: Valorar las consecuencias de un acto impulsivo.

La actividad consiste en pasar a los adolescentes un texto en el que se presenta una situación determinada. Tienen que contestar en función de lo que harían ellos en dicha situación, cómo actuarían.

El texto es el siguiente: “Estás en el parque con tus amigos jugando con el balón de tu hermano. Se lo cogiste sin permiso sabiendo que si se lo pedías no te lo iba a dejar, puesto que el balón cuesta muy caro. En una de las jugadas, el balón sale despedido hacia la carretera y como le pille un coche, seguro que lo explota” ¿Qué haces entonces?

Una vez que se haya respondido a la pregunta, se valoran las consecuencias que podría tener cada uno de los comportamientos elegidos.

Instrucciones: valora las consecuencias que podría tener cada uno de los comportamientos elegidos.

Si hago … Posibles consecuencias positivas Posibles consecuencias negativas

 

 

 

 

 

 

Cuando los participantes terminen, se hace una puesta en común de las consecuencias que vayan surgiendo. Tras esto, se debate sobre cada uno de los tipos de comportamiento trabajados (impulsivo y reflexivo), se analizan los que tienen consecuencias positivas y negativas y lo que implica para su desarrollo personal aprender y poner en práctica el hecho de pensar y analizar antes de actuar.

 

Actividad 2: Mi comportamiento impulsivo

Esta actividad tiene como finalidad que los menores profundicen en el análisis de las conductas impulsivas. Para ello tienen que rellenar una hoja en las que aparecen algunas situaciones en las que se hayan comportado de alguna forma impulsiva. El monitor le explica al grupo que cada uno debe reflejar alguna situación en la que haya reaccionado sin pensar y luego se haya arrepentido. Tienen por tanto que describir la situación, la conducta impulsiva y sus consecuencias, así como la posible conducta reflexiva que podrían haber realizado y sus posibles consecuencias.

Instrucciones: describe situaciones en las que hayas reaccionado de manera impulsiva, la conducta impulsiva en sí y las consecuencias que tuvo esa forma de comportarte.

SITUACIONES DESCRIPCIÓN
Situación 1:

 

Conducta impulsiva y consecuencias

 

Conducta reflexiva y consecuencias

 

Situación 2:

 

Conducta impulsiva y consecuencias

 

Conducta reflexiva y consecuencias

 

 

Actividad 3: “Aplicar la reflexividad en mi vida”

Esta actividad trata de generalizar la adquisición del hábito reflexivo. Para ello, se pide a los menores que hagan un registro con todas las situaciones de su vida cotidiana en las que vayan aplicando la reflexividad frente a la impulsividad y la puesta en práctica de las estrategias enseñadas.

Instrucciones: registra aquellas situaciones de tu vida diaria en las que apliques la reflexividad frente a la impulsividad mediante las estrategias aprendidas.

DESENCADENANTE CONDUCTA REFLEXIVA REALIZADA CONSECUENCIAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9.2.5.- Criterios de evaluación.

Al finalizar este módulo, el monitor debe resaltar los aspectos más importantes que se han tratado y relacionarlos con los objetivos propuestos para que los menores aprendan a integrar todos los conceptos que se han abordado y darle un sentido. El monitor debe dar una puntuación a cada menor de 0 a 10 considerando tanto el trabajo realizado por cada participante, como la asimilación e interiorización de los conceptos tratados. También pasará las siguientes preguntas de evaluación, que los menores contestarán con “verdadero o falso”:

  1. Para controlar mi comportamiento impulsivo, una estrategia sencilla es pararme a pensar en los que puedo hacer, ver las distintas alternativas de comportamiento que tengo. (VERDADERO).
  2. En ningún caso, debo retirarme o escapar de una situación en la que puedo actuar impulsivamente, eso no va a favorecer mi comportamiento reflexivo. (FALSO).
  3. La mejor manera de controlar mi comportamiento impulsivo es intentando solucionar las consecuencias negativas que tenga. (FALSO).

9.3.- Módulo III: Autocontrol emocional.

9.3.1.- Objetivos específicos.

  1. Reconocer cómo se producen las respuestas emocionales de ira en función de determinadas situaciones y contextos.
  2. Comprender la relación entre experimentar y/o expresar ira y el comportamiento antisocial/agresivo asociado a ella.
  3. Desarrollar estrategias para el control y manejo de la ira.

9.3.2.- Procedimientos y contenidos.

En este módulo se pretende que los menores conozcan en qué consiste la ira y cuáles son sus manifestaciones o síntomas para que la puedan identificar, y también reconocer la relación que tiene con determinados comportamientos delictivos y cuáles son sus consecuencias. Por ello, las actividades están dirigidas a entrenar a los menores en reconocer sus reacciones de ira, la relación que éstas guardan con el comportamiento agresivo/delictivo y qué consecuencias pueden derivarse de la expresión de la ira.

9.3.3.- Conceptos clave.

  • Ira: emoción caracterizada por una sensación de enfado, furia o deseo de venganza. Normalmente se produce contra los demás y se manifiesta en forma de agresión física y verbal.
  • Modelo A-B-C  de la ira: se trata de un modelo explicativo que se utiliza para analizar las reacciones de ira en función de sus antecedentes (A), respuestas (B) y consecuencias (C).

9.3.4.- Actividades.

Actividad 1: Conociendo la ira

Esta actividad tiene como fin que los menores conozcan las principales características de la ira, así como sus respuestas más características. Así pues, el monitor tiene que explicar que las respuestas características de una reacción emocional de ira son las siguientes:

  • Cognitivas: pensamientos negativos, destructivos, agresivos, pensamientos defensivos exagerados que se han automatizado sin que el menor sea consciente de ellos (Ganas de golpear a alguien o a algo).
  • Fisiológicas: tensión facial y muscular, dolor de cabeza, dolor de espalda, incremento de la respiración, enrojecimiento facial (Labios y dientes apretados, ceño fruncido…)
  • Conductuales: verbalizar palabras agresivas para intimidar o humillar y/o realizar agresiones físicas para causar daño a alguien.

Una vez dada la explicación por parte del monitor, los menores tienen que describir dos situaciones en las que hayan experimentado este tipo de respuestas. Una vez descritas las situaciones, los participantes deben leer en voz alta las situaciones y ponerlas en común. Después, el monitor ha de concluir con que la ira surge cuando no sabemos resolver situaciones importantes de nuestra vida, que por su contenido emocional son relevantes para nosotros y las respuestas que damos son exageradas y desproporcionadas y generan unas consecuencias negativas tanto como para nosotros mismos como para los demás.

 

Actividad 2: A-B-C

El objetivo de esta actividad consiste en que los menores comprendan cómo se produce el comportamiento de un menor infractor que experimenta una reacción de ira y qué consecuencias tiene para él a corto plazo y a largo plazo. Para ello, el monitor tiene que explicar el esquema A-B-C.

  • A: antecedentes. Lo que me provoca la ira.
  • B: comportamiento de ira. Lo que pienso, siento y hago mientras experimento la ira.
  • C: consecuencias. Las consecuencias que mi comportamiento de ira tiene para mí y para los demás.

Posteriormente, se entrega a cada menor el modelo A-B-C para que lo rellenen con alguna situación propia del comportamiento de ira. Así se analizarán las situaciones concretas de cada menor.

  • Mi situación I:
A (Antecedentes)

 

B (Conductas) - Pensamientos:
- Fisiológico:
- Conducta:
- Emoción:
C (Consecuencias)

 

 

  • Mi situación II:
A (Antecedentes)

 

B (Conductas) - Pensamientos:
- Fisiológico:
- Conducta:
- Emoción:
C (Consecuencias)

 

 

Actividad 3: Autorregistro de reacciones de ira.

Se pretende que los menores describan 3 situaciones en las que se hayan comportado de forma agresiva como consecuencia de la ira o enfado. En este registro también anotarán las consecuencias tanto positivas como negativas, así como las reacciones alternativas. El monitor debe explicar que ante situaciones en las que una persona manifiesta rabia, ira, enfado o agresividad, ésta puede emplear técnicas para controlar este tipo de reacciones y dar una respuesta alternativa. Las técnicas para evitar la reacciones de ira pueden ser el autorrefuerzo verbal, que implica que es uno mismo el que se da una gratificación por la conducta realizada (“ha sido muy difícil controlarse, pero lo he logrado yo solo”, “estoy muy orgulloso de mí mismo), el autodiálogo, que consiste en identificar los autoverbalizaciones internas y saber cómo interfieren en el comportamiento, así como los distintos tipo de relajación: abdominal, mental y muscular, que sirven para disminuir el nivel de activación fisiológica.

9.3.5.- Criterios de evaluación.

Como al final de cada módulo, el monitor resalta los aspectos más importantes que se han trabajado y los relaciona con los objetivos propuestos para que se asienten los conceptos abordados. Posteriormente, da una puntuación de 0 a 10 a cada menor, dependiendo del trabajo realizado por cada uno de ellos, así como el grado de asimilación e interiorización de los conceptos trabajados.

Después, pasará a cada participante unas preguntas para que las respondan con verdadero/falso y el monitor pueda evaluar la asimilación general del módulo por parte de cada menor. Las preguntas son las siguientes:

  1. Es normal sentir ira en algunos momentos, lo importante es saber controlarla. (VERDADERO).
  2. Un comportamiento antisocial o inadecuado no puede producirse como consecuencia de la ira. (FALSO).
  3. La ira es una emoción que yo experimento, por lo que las consecuencias que tengan mis reacciones de ira nunca van a afectar a los demás. (FALSO).

9.4.- Módulo IV: Manejo de la ansiedad.

9.4.1.- Objetivos específicos.

  1. Aprender a manejar la ansiedad en situaciones conflictivas.
  2. Aprender estrategias básicas para el control de la ansiedad a nivel cognitivo, fisiológico y conductual.
  3. Fomentar el afrontamiento de situaciones potencialmente ansiógenas.

9.4.2.- Procedimientos y contenidos.

En este módulo es prioritario que los menores aprendan a reconocer las reacciones de ansiedad, partiendo del análisis de los pensamientos, emociones y conducta en situaciones de esta naturaleza, explicándole a su vez, que si cambian los pensamientos y si saben desarrollar conductas alternativas a las respuestas de ansiedad, también cambiarán las emociones características de la misma.

9.4.3.- Conceptos clave.

  • Ansiedad: estado de alerta que se dispara cuando percibimos que estamos ante una situación de peligro. El organismo puede reaccionar de diversas formas:
    • Respuestas cognitivas: pensamientos que hacen referencia a que se aproxima una situación amenazante y que es necesario hacer cualquier cosa para evitarla.
    • Respuestas fisiológicas: sensaciones físicas concretas que alteran nuestro funcionamiento físico.
    • Respuestas emocionales: emociones negativas ante ese posible peligro que producen malestar.
    • Respuestas motoras o conductuales: lo que se hace en esa situación.

9.4.4.- Actividades.

Actividad 1: Análisis de la situación

Con esta actividad se pretende que los participantes sean capaces de identificar los elementos que están relacionados con la ansiedad para que aprendan a manejarla. El monitor tiene que explicar que cuando aprendan a manejar la ansiedad, serán capaces de reconocer sus síntomas y las situaciones que las desencadenan. Mediante el análisis de los siguientes ejemplos, los menores serán capaces de identificar los elementos característicos de la ansiedad y conocer cuáles son las mejores técnicas de intervención para superarla.

  • Situación 1: “Miguel es un chico de 13 años cuya familia tiene muchos problemas económicos y no puede comprarle las zapatillas de marca que tanto le gustan y que tienen todos sus amigos. Tras insistirle a sus padres y ante la negativa de éstos de comprárselas, Miguel se enfada, se pone muy nervioso, piensa que es muy injusto y da un empujón a su madre, que cae al suelo y se fractura la pierna”
ANTECEDENTES CONDUCTA CONSECUENCIAS

 

  • Situación 2: Ana lleva casi un mes intentando contactar con su mejor amiga. Cuando la llama por teléfono no le coge, tarda muchos días en contestar sus mensajes. Dice que está muy ocupada y que no puede salir. Ana no entiende el por qué de la situación. A los pocos días, ésta se encuentra a su mejor amiga en la calle, se pone muy nerviosa y no puede reprimir su enfado, por lo que empieza a insultarla. La amiga rompe el contacto definitivamente con ella.
ANTECEDENTES CONDUCTA CONSECUENCIAS

 

Actividad 2: “Ser conscientes de nosotros mismos”

En esta actividad, el monitor tiene que explicar que asociadas a la ansiedad, suelen aparecer unas sensaciones físicas concretas (presión en el pecho, tensión en las manos, bola en el estómago, nudo en la garganta, etc). La experiencia de cómo nos habituamos a una sensación física desagradable puede ser un buen elemento para empezar a tener confianza necesaria. Para ello, se utiliza la técnica denominada “aceptación de las sensaciones”.

Lo importante es que los menores aprendan a identificar estas sensaciones físicas y que sepan manejarlas con el objetivo de disminuirlas y actuar de forma adecuada. Este conocimiento se obtiene a través de la práctica y cuanto más lo practiquen, mejor controlarán estas sensaciones.

El ejercicio consiste en hacer una lista en la pizarra con situaciones en las que hayan sentido malestar físico y qué sensaciones físicas experimentan con ellas. Por ejemplo:

  • Discutir con un amigo (tensión en los hombros)
  • Que me pillen una mentira (nudo en la garganta)
  • Hablar en público (sudoración en las manos)

 

Actividad 3: Controlar la ansiedad

En esta actividad se aprende a controlar la ansiedad mediante técnicas de intervención, para poder manejar las distintas situaciones. Para empezar, el monitor tiene que explicar que una de las técnicas más utilizadas para el manejo de la ansiedad es la relajación. Tiene que quedar claro que la relajación es lo contrario a la ansiedad. A continuación se introducen tres técnicas para conseguir la relajación:

  1. Relajación abdominal
  2. Relajación muscular
  3. Relajación mental

Las instrucciones a cada tipo de relajación las dará el monitor y cada tipo de relajación se impartirá en una sesión distinta.

 

Actividad 4: Aplicación de estrategias para el control de la ansiedad.

Se trata de que los menores hagan un autorregistro de las situaciones que le generan ansiedad, los pensamientos que tienen, las sensaciones físicas y emocionales que experimentan, la técnica que utilizan para manejarla y los pensamientos alternativos a los que recurren para salir airosos de la situación. Así comprobarán el grado de eficacia que implica el identificar la situación, saber utilizar la técnica adecuada y los beneficios que obtienen al saber controlar la ansiedad.

Antes de pasar a rellenar el autorregistro, el monitor plantea una situación hipotética, en la que utiliza el control de pensamiento como técnica para el manejo de la ansiedad.

  • Situación: Lucas es muy aficionado al fútbol. La semana pasada compró una entrada por internet para asistir al partido del fin de semana de su equipo favorito. Cuando llega la hora de entrar al estadio, el que controla las entradas en la puerta no le deja pasar porque la entrada que le han vendido por internet es falsa. Lucas ha sido víctima de un timo y además siente rabia impotencia por no poder ver a su equipo.
    • Pensamientos automáticos: “Esto es muy injusto y encima el tío de la puerta es un inútil que no me deja pasar encima de que a mí me han timado”
    • Emoción: enfado, rabia.
    • Pensamientos alternativos: “Bueno no pasa nada, no es tan grave perderme el partido, habrá más días”.
SITUACIÓN PENSAMIENTOS SENSACIONES FÍSICAS Y EMOCIONALES TÉCNICA EMPLEADA PENSAMIENTOS ALTERNATIVOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9.4.5.- Criterios de evaluación.

Al finalizar el módulo, el monitor tiene que resaltar los aspectos más importantes que se han tratado y relacionarlos con los objetivos que se propusieron en un principio para que los menores recojan los conceptos que se han abordado. Una vez más, es el monitor quien debe puntuar de 0 a 10 el grado de interiorización y asimilación de los conceptos tratados como el trabajo que cada menor ha realizado. Después, pasará las preguntas de evaluación pertenecientes a este módulo, en las que se contestará con verdadero o falso. Estas son las siguientes:

  1. La única forma de controlar mi ansiedad es manejando la relajación muscular. (FALSO)
  2. Si identifico las situaciones en las que suelo ponerme nervioso/a, sabré controlar mejor mi ansiedad. (VERDADERO).
  3. Lo que yo pienso en una determinada situación no va a influir en que yo me ponga ansioso/a. (FALSO).
Pol铆tica de Privacidad | Condiciones de Uso | Pol铆tica de Cookies
2017 © Psicolog铆a Online. Todos los Derechos Reservados.
Cl铆nica Psicol贸gica V. Mars - Sueca (Valencia, Espa帽a- Tlf. (+34) 96 170 15 53
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el an谩lisis de la navegaci贸n de los usuarios. Click para . Puedes cambiar la configuraci贸n u obtener m谩s informaci贸n AQU脥