Versión Movil
Ir a la versión de Escritorio
Psicología Online | Ebooks | Temas de Psicología de la Religión | La necesidad espiritual de crear

Ebooks

Temas de Psicología de la Religión | La necesidad espiritual de crear
Por: Juan Manuel Otero Barrigón

Temas de Psicología de la Religión - La necesidad espiritual de crear

Toda creación nace de una idea. Una idea que al germinar, crece, se hace fuerte e intensa. El hombre, al advertir el nacimiento de esa idea, descubre su no existencia en el mundo circundante. Experimenta la soledad y el desvelo de saber que hasta ese momento, dicha idea solo es real para él, en su intimidad. Su impulso a manifestarla, a compartirla con en el mundo, a ponerla a disposición del conocimiento de los otros seres, determinará su necesidad de encontrar la vía adecuada para su expresión. En virtud de la fuerza que tenga esa idea, se verá impelido a ir en busca de la técnica o herramienta que le posibilite su concretización. Encontrado el canal, la idea se condensará en la forma de Obra, apareciendo frente a él en su existencia objetiva. Nacerá así el artista, fruto del logro por satisfacer su necesidad de expresarse “desde adentro”, religando la riqueza de su mundo interno con los elementos materiales que lograron reflejarlo de modo percibible para los sentidos.

El arte, cuando es producto conjugado de la pura espontánea creatividad y de la autenticidad del autor, aspira a la totalidad. 

Se ríe del mundo o denuncia lo insufrible de este. Es un modo de vida, y un modo de huir de la vida. 

Es una llamada a la comunión de los hombres.

Dirá Elie Fauré que: “El arte resume la vida. Penetró en nosotros con la fuerza de nuestro suelo, con los colores de nuestro cielo, y a través de la preparación atávica que lo determina de las pasiones y las voluntades de los hombres que él definió. Empleamos para la expresión de nuestras ideas los materiales que capta nuestra vista y que nuestras manos pueden tocar. Es nuestro lenguaje, y sólo él, el que asume y retiene la apariencia de lo que, a nuestro alrededor, impresiona de modo inmediato a nuestros sentidos. No le pediríamos al arte que nos enseñara la historia si no fuese más que un reflejo de las sociedades que pasan con las sombras de las nubes sobre el suelo. Pero es que él nos relata al hombre, y al universo a través de él. Sobrevive al instante, ensancha el ámbito de toda duración y comprensión humanas, de toda duración y la extensión del universo. Fija la eternidad movediza en su forma momentánea”. 

Podemos ver el arte y el concepto de lo bello o bien como fruto de una construcción social o bien como un intento de generalización del gusto estético. No obstante, persiste la sensación de que algo queda por fuera, como por ejemplo, el sentimiento que nace interiormente cuando nuestros sentido se enfrentan a una pintura, una poesía, una canción, etc.; sentimiento que nos lleva a exclamar: “¡Qué maravilloso, esto es una obra de arte!”. Esto puede venir o no, acompañado de una fuerte emoción, pero intuimos que resuena en algo muy profundo de nosotros y que la mayoría de las veces no logramos expresar apelando al lenguaje verbal. Reza un aforismo taoísta que hacer arte es la forma jubilosa de expresarse de un ser tan lleno de belleza dentro de sí que no tiene espacio suficiente en su interior para contenerla. 

Dejando de lado los debates filosóficos respecto a si el arte es pura creación o imitación perfecta de la  naturaleza, lo cierto es que el ser humano, en su necesidad de perpetuarse, encuentra en el arte una vía privilegiada que le permite trascender.

El artista es un sacerdote de la belleza, aquella que nace de las regiones profundas de su ser-en-el-mundo. Ordenado en el sacramento del arte a través de sus obras, encuentra un modo de conjurar temores ancestrales, colmando al mundo con sentido pleno. En pos de plasmar su singular y personalísima cosmovisión, el artista recurrirá a ese manantial inagotable de imágenes que constituye el lenguaje simbólico.

Como elementos capaces de transformar y redirigir la energía psíquica, la formación de símbolos se produce todo el tiempo dentro de la psique, especialmente bajo la forma de sueños y fantasías. El valor del arte radica en su condición de ser vía noble y privilegiada para la generación y expresión de símbolos vivificadores, testimonios de la individual peregrinación por los senderos del espíritu.

Hoy día, y tal como señala el especialista en neurodidáctica Jesús Guillén, la misma ciencia se encuentra en condiciones de aportar elementos que nos hablan la importancia que encierra la creación artística. Así, en los últimos años, y de la mano del auge de las neurociencias, podemos saber hoy que determinadas estructuras de la corteza auditiva solo responden a tonos musicales, que una parte importante del cerebro y del cerebelo participan en la coordinación de variedad de movimientos, como en la danza;  que en las recreaciones teatrales regiones del cerebro especializadas en el lenguaje oral que están conectadas con el sistema límbico aportan el componente emocional; y, en lo relativo a las artes visuales, que nuestro sistema de procesamiento visual genera imágenes reales o ficticias con igual facilidad.

El acto de crear, podemos ver, no sólo nos religa espiritualmente con nuestro micro y macrocosmos. También esa misma comunión se refleja hasta en el mismo ser material y anatómico que somos, haciendo honor al origen más puro de la palabra arte, que reencuentra al hombre en la multidimensionalidad de su ser.

La necesidad de crear será de este modo principio de unión y de libertad. Solamente puede crear auténticamente aquel que en un ejercicio de despojo de sus condicionamientos e inhibiciones, se anima a navegar por el mar de lo desconocido por descubrir.

El artista se transmuta entonces en imaginero, que internado en la selva creativa, descubre en el arte su sentido íntimamente religioso, y tantas veces redentor.

Política de Privacidad | Condiciones de Uso | Política de Cookies
2017 © Psicología Online. Todos los Derechos Reservados.
Clínica Psicológica V. Mars - Sueca (Valencia, España- Tlf. (+34) 96 170 15 53
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Click para . Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ