Versión Movil
Ir a la versión de Escritorio
Psicología Online | Monografías | Envejecimiento Activo | Introducción

Monografías / Envejecimiento Activo

Introducción
Por: Ana Mª Bastida de Miguel y Alejandra González Bastida

Programa destinado a Potenciar el Envejecimiento Activo - Introducción

 

Autoras: Ana Mª Bastida de Miguel y Alejandra González Bastida

1.- Introducción

El trabajo que a continuación exponemos es un proyecto diseñado para intervenir en la Memoria mediante Estimulación Cognitiva dentro de un “Programa de Envejecimiento Activo” llevado a cabo en un Hogar de Personas Mayores. Está dirigido, principalmente, a todas las personas que, sin presentar ninguna anomalía ni trastorno, acuden diariamente y de forma libre y voluntaria al Hogar de Personas Mayores con la única intención de participar y mantener una vida totalmente activa y saludable.

A lo largo del ciclo vital, las funciones cognitivas experimentan una serie de cambios. Estos cambios pueden derivar en la presencia de déficits cognitivos o pérdidas de memoria, que interfieren en la realización de actividades complejas.

Sin duda alguna, el deterioro cognitivo es toda alteración de las capacidades mentales superiores (memoria, juicio, razonamiento abstracto, concentración, atención, praxias…), es un tema de gran importancia, que comporta implícitamente una serie de limitaciones respecto a la autonomía y a la calidad de vida de las personas de edad avanzada.

Las personas mayores, debido no sólo a la edad sino también a otros muchos factores, tienen un riesgo elevado de padecer enfermedades que pueden repercutir en el estado de su cognición, y este riesgo aumenta cuando las condiciones ambientales son poco estimulantes (Pascual, Barlés, Laborda y Loren, 1998). De ahí, la importancia que tiene potenciar las capacidades mentales mediante la estimulación de las funciones cognitivas: atención, memoria, comprensión, orientación temporal, espacial… dentro de un proceso de envejecimiento activo y saludable para mantener una mente activa que les permita incrementar su calidad de vida.

Para ello es necesario realizar intervenciones que aseguren una adecuada adaptación de los adultos mayores a los cambios ambientales o personales que a lo largo de su vida van experimentando, suministrándoles mecanismos que les permitan adquirir estrategias compensatorias y les ayuden a mantener su competencia personal y social.

Incidir en un mantenimiento y/o en una mejora de la memoria es uno de los objetivos de nuestro proyecto pero también lo es prevenir el posible deterioro que pueda darse en este grupo de edad.

La pérdida de la memoria se está convirtiendo en una de las mayores preocupaciones del desarrollo humano en la sociedad del siglo XXI. Nos referimos no sólo a la pérdida maligna de la memoria, como síntoma de demencias como es el caso del Alzheimer, sino también a la pérdida benigna de la misma debido a diferentes factores, tanto biológicos (entre los que se encuentra el envejecimiento celular, enfermedades…) como factores psicológicos y/o sociales (entre ellos tenemos el ritmo de vida actual en el que estamos inmersos, la gran cantidad de información que nos llega y que debe almacenar nuestro cerebro o simplemente la falta de atención, entre otros muchos condicionantes).

Resulta evidente que la edad es un factor importante a tener en cuenta en los fallos de memoria, sin embargo está comprobado cómo otra serie de variables personales y ambientales, tienen un peso específico tan importante o incluso mayor que la propia edad.

Factores ambientales como la jubilación, la disminución de estimulación cognitiva debido a las menores exigencias del medio o por falta de costumbre, el uso de herramientas como la calculadora, la memoria en los teléfonos, las agendas y los relojes con alarma, el estrés, la ansiedad, la depresión… son factores muy presentes en personas mayores y que también dificultan un funcionamiento satisfactorio.

Nuestro nivel de exigencia, es decir, cómo vivimos un olvido o la causa a la que atribuimos un fallo de memoria, influye lógicamente en la percepción que tenemos sobre el funcionamiento de nuestra memoria.

Si nos fijamos en las variables o factores mencionados hasta el momento, podemos percibir cómo todo ello es susceptible de ser modificado y, por tanto de mejorar el funcionamiento mnésico de una persona mayor. Éste es, desde una perspectiva ambiental, social, emocional, conductual y cognitiva, el fundamento teórico del programa que aquí presentamos.

Para nosotras es fundamental trabajar en esta línea y garantizar que las Personas Mayores que acuden al Hogar se beneficien de programas encaminados a prevenir, mantener y en su caso mejorar la memoria a través de actividades destinadas a estimular y potenciar las habilidades necesarias, adquiridas o mantenidas a través de una estimulación cognitiva que permita lograr una buena calidad de vida y en consecuencia un envejecimiento activo y saludable.

Política de Privacidad | Condiciones de Uso | Política de Cookies
2017 © Psicología Online. Todos los Derechos Reservados.
Clínica Psicológica V. Mars - Sueca (Valencia, España- Tlf. (+34) 96 170 15 53
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Click para . Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ