Versi贸n Movil
Ir a la versi贸n de Escritorio
Psicología Online | Monografías | Tdah Impacto En Vida Escolar Familiar Personal | Tratamiento efectivo para el TDAH

Monografías / Tdah Impacto En Vida Escolar Familiar Personal

Tratamiento efectivo para el TDAH
Por: Victoria Romero Vieira

El TDAH. Impacto en la vida escolar, familiar y personal

6. Tratamiento efectivo para el TDAH

Autora: Victoria Romero Vieira

La intervención adecuada para un niño con TDAH, requiere por necesidad, tratamiento combinado (farmacológico, psicológico y psicoeducativo), y un largo seguimiento.

6.1 Objetivos terapéuticos

Los objetivos fundamentales de cualquier intevención deben llevar a reducir la sintomatología y proteger la autoestima del niño.

La terapia va a favorecer la evolución saludable del niño y que afronte con éxito los desafíos diarios en el entorno familiar, social y escolar.

Los objetivos principales de las intervenciones terapéuticas son: reducir la actividad, mejorar la atención, control de la impulsividad/agresividad,, respeto de las normas, mejora de las relaciones sociales y familiares, control de las emociones, aumento del bienestar personal, aumento de la reflexividad.

6.2 Tratamientos psicológicos para el TDAH

Un tratamiento integrado prestará atención a los padres, a los niños y a los profesores, estableciendo una intervención multidimensional y multicomponente.

6.2.1 Programas para padres

Una de las mejores formas de ayudar a un niño con TDAH es ayudar a su padres: explicarles en qué consiste este trastorno, para facilitar su comprensión y una disposición más positiva hacia el niño. Se les enseña diferentes estrategias psicológicas para el manejo de contingencias y de control de estímulos, a gestionar el estrés y controlar las conductas de riesgo. Se les pone en contacto con asociaciones de padres de niños con TDAH, para compartir con ellos sus problemas y encontrar soluciones.

6.2.1.1 Reforzamiento positivo y extinción

Los niños aprenden sobre la base de su disciplina familiar. La base es la consistencia, que va a ayudar a predecir la conducta. El halago contingente a las conductas positivas es la mejor forma de aprender, ya que la mayoría de estos niños reclaman atención y es necesario reforzar sus conductas positivas. Así, conseguimos que aumente la frecuencia de las mismas.

Las técnicas de condicionamiento operante son una importante referencia en la intervención con estos niños para manejar las consecuencias derivadas de su conducta. Los padres serán los principales apoyos del psicólogo y los dispensadores de refuerzo positivo y extinción.

La terapia tiene un componente educativo: por una parte enseñamos a los padres a buscar los comportamientos positivos de sus hijos. Se busca encontrar relaciones entre la conducta y las consecuencias y establecer contingencias adaptativas (Material de apoyo: Busca, Fíjate y Apunta; Corral 2003).

El dispensar refuerzo positivo a conductas adaptativas es más útil siempre que se extingan las negativas. No se debe prestar atención a las conductas molestas. Esto facilitará un ambiente de bienestar en la convivencia familiar que dará paso a otras técnicas encaminadas a conseguir determinados objetivos y que ayudarán a los niños a seguir las normas con más facilidad.

6.2.1.2 Economía de fichas

La economía de fichas, puede desempeñar un papel complementario.

No siempre la aprobación y el halago son suficientes para aumentar las conductas positivas. Las fichas son puntos que actúan como refuerzos positivos y que se obtienen tras realizar una conducta positiva previamente establecida. Tienen un determinado valor y se canjean al final del día o semana por un privilegio.

En niños más mayores pueden ser canjeados por conductas más complejas. Con esta técnica se obtienen siempre beneficios si las reglas del juego están bien establecidas. Si además, se combina con refuerzo, extinción o coste respuesta su efecto aumenta. Los niños con TDAH, necesitan saber en todo momento lo que tienen que hacer, y que las normas sean muy claras.

6.2.1.3 Castigo

El objetivo del castigo es disminuir conductas negativas. Debemos diferenciar lo que es el castigo de los limites de la disciplina familiar. Los límites son normas y costumbres que ayudan a conseguir hábitos saludables y facilitan el respeto por los demás mejorando la convivencia. El cumplir las normas familiares es el primer eslabón para cumplir las normas sociales.

El castigo supone aplicar un estímulo punitivo, retirar privilegios y puede ayudar a aprender otras conductas más adaptadas si se refuerzan.

Debe ser proporcional a la conducta y cumplirse de inmediato, sin ir acompañado de contacto físico ni insultos. El niño debe saber por qué se le ha castigado y lo que se espera de él.

Hay diferentes tipos de castigo: las reprimendas, el coste respuesta, el tiempo fuera….

No debe utilizarse como la única forma de control de la conducta, ya que puede generar efectos secundarios negativos como reacciones de malestar emocional, agresividad, y evitación.

El castigo debe utilizarse como una estrategia de control de las conductas negativas, junto al refuerzo positivo de las conductas positivas alternativas.

6.2.1.4 Pautas familiares

Los padres deben proporcionar un ambiente ordenado para facilitar las rutinas del niño en cuanto a sueño, descanso y alimentación y fomentar juegos que estimulen la atención.

Uno de los objetivos de los padres es fomentar las conductas de obediencia y de autonomía para evitar broncas innecesarias. Ambos padres deben estar de acuerdo en las reglas y explicar a los hijos las consecuencias de romperlas.

Deben aprender a dar órdenes, hacer peticiones o dar recomendaciones en un clima tranquilo:

  • Llamar al niño por su nombre cuando está cerca, mirarle a los ojos y en tono suave dar una orden o realizar una petición.
  • Emitir instrucciones claras y precisas, para que el niño sepa lo que tiene que hacer.
  • Usar frases cortas, sin insultos ni gritos.
  • Dar instrucciones de una en una.
  • Eludir el contacto físico al hacer peticiones.
  • Asegurarse que ha entendido la orden.

Se trata de eliminar estrategias educativas que no son eficaces y sustituirlas por otros enfoques.

La actuación de los padres con un niño TDAH supone cultivar una sana autoriada paterna. Los padres no pueden tirar la toalla, deben superar las dificultades con naturalidad, con exigencia y cariño.

6.2.2 Programas para niños

Los objetivos son mejorar la capacidad de la atención, incorporar estrategias cognitivas para facilitar el aprendizaje, potenciar habilidades de dominio, minimizar el fracaso y aumentar el control de la impulsividad. Se trata de conseguir una mayor adaptación a las normas, mejorar la autoestima del niño y su autoeficacia y mejorar la interaccion social y la independencia.

6.2.2.1. Autorregulación

Las técnicas cognitivas se usan para que el niño aprenda a regular su conducta mediante la autoobservación, de forma que tenga conciencia de su propio comportamiento, y el autorreforzamiento contingente a la realización de las conductas adaptadas. Estas técnicas facilitan mayores niveles de autocontrol al niño y pueden ayudar a consolidar comportamientos aprendidos con técnicas más coductuales.

Por medio de la autorregulación, el niño aprende a utilizar el lenguaje interno como variable que regula su conducta, aprende a darse ordenes o prohibiciones y a gobernarse a sí mismo. Esto posibilitará que frene conducta negativas, que decida que conducta positiva quiere realizar y que planifique mejor sus actividades y horarios.

Con el entrenamiento en autoinstrucciones, puede aprender a hablarse internamente de forma que le resulte más fácil pensar y concienciarse de lo que hace o quiere hacer. Además este entrenamiento le servirá para distinguir emociones propias y ajenas y a calmarse mediante la relajación.

6.2.2.2. Control de la irritabilidad

La frustración constante a la que están sometidos estos niños facilita que expresen frecuentemente la agresividad. Tienen dificultades para detener la rabia, pensar en la situación y después actuar de forma racional.

Este aprendizaje interno y regulador de su conducta puede ser muy útil para el manejo de la ira.

6.2.2.3. Programas de comunicación

Esta intervención tiene como objetivo resolver dificultades interpersonales y lograr una mejor adaptación social. Los niños tienen que aprender a darse cuenta y analizar los problemas de relación con sus compañeros, profesores y padres y a buscar soluciones eficaces. El objetivo es aprender a comunicar los sentimientos y opiniones, pero también a aprender a saber callar e inhibir la conducta impulsiva cuando así se requiere.

6.2.2.4 Técnicas de resolución de problemas

Son de utilidad para aprender a enfrentarse a los problemas de la vida diaria sin evitarlos. Están indicadas para tranquilizar al niño y ayudarle a controlar sus conductas hiperactivas impulsivas, utilizando contratos de contingencias, economía de fichas….

6.2.2.5. Sobrecorrección

Supone reparar o restituir los efectos de las conductas destructivas con la práctica positiva de una conducta adaptada. Algunos jueces de menores lo han adaptado al entorno judicial.

6.2.2.6. Trabajo con grupos de adolescentes.

El trabajo con adolescentes en grupo es un método muy eficaz para estimular la autoestima, y reforzar los objetivos individuales.

Cualquiera de los programas que se llevan a cabo con niños y adolescentes requiere una estricta supervisión, por lo que el tratamiento debe ajustarse al niño y adaptarse a los cambios, completándose con otros procedimientos de tipo cognitivo y social.

Pol铆tica de Privacidad | Condiciones de Uso | Pol铆tica de Cookies
2017 © Psicolog铆a Online. Todos los Derechos Reservados.
Cl铆nica Psicol贸gica V. Mars - Sueca (Valencia, Espa帽a- Tlf. (+34) 96 170 15 53
Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el an谩lisis de la navegaci贸n de los usuarios. Click para . Puedes cambiar la configuraci贸n u obtener m谩s informaci贸n AQU脥