Psicología Online PIR Psicología de las organizaciones Aproximación humanista : McGregor

Psicología Social y de las Organizaciones: El liderazgo en las organizaciones

3.3. APROXIMACIÓN HUMANISTA: McGREGOR.

Uno de los más influyentes estudiosos de la organización, y más claro representante de la aproximación humanista del liderazgo es McGregor, quien presentó su teoría en el libro The Human Side of Enterprise (1960). En su teoría clasifica a los dirigentes en función de 2 estilos básicos de liderazgo:

  • estilo autoritario, denominado "teoría X", en la que el énfasis se basa en las metas de la organización,
  • estilo más igualitario, la "teoría Y", en énfasis se dirige hacia las metas del individuo.
3.3.1. TEORÍA X.

La teoría X refleja el punto de vista tradicional sobre la dirección y el control. Se basa en modelos coercitivos y económicos del hombre y descansa sobre ciertos supuestos sobre la naturaleza humana.

A. Supuestos.

A.1. El ser humano siente una repugnancia intrínseca hacia el trabajo y lo evita siempre que puede. La mayor parte de las personas tienen que ser obligadas a trabajar por la fuerza, controladas, dirigidas y amenazadas con castigos para que desarrollen el esfuerzo adecuado a la realización de los objetivos de la organización.

A.2. El ser humano común prefiere que le dirijan, quiere soslayar responsabilidades, tiene relativamente poca ambición y desea más que nada su seguridad.

El líder debe usar duras medidas para controlar la conducta de los subordinados para asegurar su trabajo y rendimiento para conseguir los objetivos de la organización.

Se ha configurado la imagen del directivo y se han delimitado funciones que éste tiene que cumplir. La dirección es responsable de organizar los elementos de la empresa (dinero, materiales, equipo, gente) en función de los objetivos económicos. El directivo ha de concentrar sus esfuerzos en motivar a los empleados, controlar sus acciones y modificar sus conductas en función de las necesidades de la organización puesto que sin esta intervención activa de la dirección la gente no trabajaría para alcanzar las metas propuestas por la organización.

3.3.2. LA TEORÍA Y

La teoría Y defiende la integración de los intereses individuales con los objetivos de la organización. Parte del concepto de autoactualización de Maslow, y supone que la gente trabajará y asumirá responsabilidades si tiene oportunidad de satisfacer sus necesidades personales, al mismo tiempo que logra los objetivos organizacionales.

A. Supuestos.

A.1. El desarrollo del esfuerzo físico y mental en el trabajo es tan natural como el juego o el descanso.

A.2. El control externo y la amenaza de castigo no son los únicos medios para encauzar el esfuerzo humano hacia los objetivos de la organización. El hombre puede dirigirse y controlarse a sí mismo en servicio de los objetivos a cuya realización se compromete.

A.3. La motivación, el potencial para el desarrollo y la capacidad para asumir responsabilidades hacia los objetivos organizacionales se encuentran en la gente, no dependen únicamente de la dirección.

A.4. La gente se compromete a la realización de los objetivos de la empresa por las compensaciones asociadas a su logro.

A.5. El ser humano se habitúa, en las debidas circunstancias, no sólo a aceptar, sino también a buscar nuevas responsabilidades.

A.6. La capacidad de desarrollar, en un grado relativamente alto, la imaginación, el ingenio, las potencialidades intelectuales y la creatividad para resolver los problemas de la organización, es característica de grandes sectores de la población que los compone.

A.7. La tarea esencial de la dirección es disponer las condiciones organizacionales y los métodos de operación de forma que la gente pueda logra sus propios objetivos al dirigir sus esfuerzos hacia objetivos organizacionales.

El punto clave de la teoría es el concepto de integración. El principio esencial de la organización derivado de la teoría X es que la dirección y el control deben ejercerse mediante el desarrollo de la autoridad; el principio que se deduce de la teoría Y es el de integración, es decir, la creación de condiciones que permitan a los miembros de la organización realizar mejor sus propios objetivos, encaminando sus esfuerzos hacia el éxito de la empresa. Se trata de estructurar la situación de trabajo de manera que las metas de la organización se integren con las de los individuos, para que los miembros del grupo de trabajo puedan lograr sus propias metas de un modo más fácil si siguen la estrategia de dirigir sus esfuerzos hacia el logro de las metas de la organización.

El enfoque de McGregor diferencia los 2 enfoques tradicionales relativos a la eficacia de la dirección:

  • clásico, considera al dirigente como único cerebro y motor del grupo (el líder planifica, dirige, coordina, supervisa y evalúa el trabajo de los miembros del grupo);
  • surgido a partir del enfoque de las relaciones humanas, pone el énfasis en una actitud no directiva y centrada en las personas que componen el grupo La función principal del líder es permitir que sus subordinados se autodirijan y en desarrollar una atmósfera que permita a los miembros del grupo realizarse en la ejecución de la tara y en la cumplimentación de los objetivos de la organización.

Enfoque que olvida que los diferentes tipos de grupos requieren diferentes tipos de dirección y que la idoneidad de una u otra está en función de:

  • las características del grupo,
  • el tipo de tarea,
  • el contexto organizacional.

> Siguiente: El modelo de contingencia de la efectividad del Liderazgo