Psicología Clínica: El estrés en la salud

Artritis reumatoide

Enfermedad crónica de tipo inmune que se manifiesta por inflamación de las articulaciones.

Afecta al 1%, entre 20-50 años y más a las mujeres (3:1).

Alexander, incluyó la artritis reumatoide entre los 7 trastornos psicosomáticos mas importantes.

Primeras investigaciones: Hipotetizaron la existencia de una personalidad artrítica: depresión, hostilidad, compulsividad y expresión emocional restringida.

No evidencia empírica posterior.

Las inconsistencias en los resultados, se justifican por 3 razones:

  • La naturaleza retrospectiva de los estudios.
  • Falta de validez de los grupos control (sería más apropiado acudir al contexto clínico).
  • Dificultad de apoyar un perfil de personalidad típico (en los pacientes con enfermedad reumática predomina una gran heterogeneidad).

Existe cierto acuerdo sobre el comienzo y la agravación de la enfermedad, están influidos por acontecimientos estresantes (mayor frecuencia de sucesos vitales entre los enfermos)

Parece que los estresores menores predicen mejor que los mayores, las fluctuaciones dela enfermedad.

Rimon y Laakso, identificaron 2 tipos de artritis reumatoide:

  • a) Relacionada con el estrés: De comienzo rápido, cambio en la severidad de los síntomas, y ausencia de historia reumática familiar.
  • b) Desligada del estrés: Carga genética. Comienzo lento, constancia en la severidad de los síntomas y elevada incidencia familiar.
ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Trastornos causados por virus, bacterias u hongos.

La relación entre el estrés y los problemas infecciosos, se establece de forma semejante a la relación entre el estrés y el funcionamiento inmunológico -> El estrés psicosocial reduce la resistencia a éstas enfermedades.

La primera enfermedad en la que se postuló un componente psicológico fue en la tuberculosis:

  • Ishigami: En los pacientes tuberculosos, la actividad fagocitaria estaba disminuidadurante situaciones de tensión emocional -> Los sucesos vitales deterioran en funcionamiento inmunológico, incrementando la susceptibilidad a la tuberculosis.
  • Holmes y cols: Observaron un aumento de eventos estresantes (cambios de residencia o de trabajo), durante los 2 años previos a la hospitalización por tuberculosis.

Estudios han asociado las situaciones psicológicas adversas con el comienzo de infecciones leves y graves del tracto respiratorio:

  • Meyer y Haggerty: En niños con alto grado de estrés familiar se incrementaban las infecciones respiratorias por estreptococo.

Las infecciones respiratorias más severas se daban en niños con niveles de estrés elevado.

Ciertos factores podrían contribuir a la vulnerabilidad hacia enfermedades infecciosas.

Los individuos de tipo 1 presentan con mayor frecuencia infecciones graves y leves.

Inoculación experimental de virus.

Stone y cols: Examinaron la influencia de los factores psicosociales en la incidencia de enfermedades respiratorias agudas -> Los sujetos sometidos a un mayor número de sucesos vitales positivos y negativos, durante el año previo al estudios, fueron más susceptibles.

Cohen y cols: Los sujetos más susceptibles fueron los que obtuvieron puntuaciones más altas en 3 medidas asociadas al estrés: frecuencia de sucesos vitales mayores, afecto negativo y percepción de estrés.

En el caso de la mononucleosis y del herpes simple, los resultados son conflictivos y poco satisfactorios.

Explicaciones:

  • a) Que la reducción de la competencia inmunológica producida por alteraciones neuroendocrinas asociadas al estrés, es responsable del incremento de la vulnerabilidad a las enfermedades infecciosas.
  • b) Jemmot y Locke: El estrés puede llevar asociados cambios en determinados hábitos de conducta que, en sí mismos, podrían empobrecer la inmunidad e incrementar la susceptibilidad a problemas infecciosos.

Cohen y Williamson han propuesto 2 modelos distintos que pretenden explicar la implicación del estrés en el inicio y el mantenimiento de los procesos infecciosos:

Los cambios en el sistema inmunológico se consideran comunes a ambos procesos de inicio y progresión de las infecciones.

Múltiples factores intervienen como mediadores:

  • Inervación directa del SNC-inmune.
  • Liberación de hormonas.
  • Pautas de conducta de los sujetos que derivan en prácticas poco saludables (tabaco, comer mal, insomnio).

En el inicio, puede producirse por exposición a determinados patógenos, momento en el que juegan un papel relevante las estrategias de afrontamiento: El individuo utiliza mayor número de interacciones sociales para amortiguar el estrés -> Aumenta la posibilidad de exposición a patógenos -> Desarrollo de la enfermedad.

La progresión, puede ser influida por el estrés de manera directa (no mediado por el sistema inmune) sobre el tejido implicado en la enfermedad, por 3 vías:

  • Vía del sistema endocrino: Liberación de hormonas (cortisol) que aumenta la secreción de mucosa.
  • Cambios en la prácticas de salud: Aumento del nivel de tabaco que irrita el tejido nasal y pulmonar.
  • Fracasos en la adherencia: Falta de cooperación para seguir un tratamiento.

> Siguiente: Trastornos Cardiovasculares