Psicología Online PIR Personalidad Características de la situación de la conducta

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Estudio sociocognitivo de la Personalidad y la conducta

CARACTERÍSTICAS DE LA SITUACIÓN.

A la hora de entender la conducta como fruto de la constante interrelación entre factores del individuo y la situación se concede, mayor relevancia a la dimensión subjetiva de dicha situación. El sujeto en gran medida elige o moldea el tipo de situaciones en que se desenvuelve su conducta, en función, en gran parte, de sus propias características personales.

Análisis de la situación.

Para este análisis se han empleado prioritariamente dos estrategias (aunque algunos las utilizan conjuntamente), estudiar:

  • a) El modo en el que el individuo percibe y valora la situación: Se busca definir dimensiones que permitan identificar características relevantes de la situación (en base a las cuales difieren unas de otras) y que se reflejan en el diferente modo en que las personas las perciben, valoran y reaccionan ante ellas.
  • b) El modo en el que el individuo reacciona ante la situación: Se busca definir categorías que permitan identificar tipologías de situaciones funcionalmente equivalentes, en la medida en que tienden a ser percibidas y valoradas de manera similar o a suscitar tipos de reacciones parecidos.
Taxonomía situacional.

La finalidad de elaborar estas taxonomías es reducir la diversidad fenoménica de la multiplicidad de situaciones en que uno se puede encontrar, mediante la identificación de parámetros comunes a todas o grupos de ellas. De esta forma se espera que mejore y se homogenice la comunicación y contrastación de resultados procedentes de distintas investigaciones, que permitan obtener principios de funcionamiento generalizables para una mejor comprensión y predicción del comportamiento.

Estructura-ambigüedad de la situación.

Las variables de la situación tendrán mayor valor determinante y predictivo, mientras más estructurada esté la situación, lo que se traduciría en que: a) induce similares expectativas en los individuos; b) ofrece adecuados incentivos; c) es uniformemente codificada por la mayoría de las personas; y d) proporciona las condiciones de aprendizaje requeridas para una ejecución exitosa.

Por el contrario, a medida que se incrementa el grado de ambigüedad de la situación, disminuye el peso de las variables situacionales en la determinación del comportamiento, y aumenta el efecto de las variables personales.

Congruencia personalidad-situación.

Siempre hemos estado haciendo referencia a la interrelación entre personalidad y características específicas de la situación, pero no de cualquier situación, sino de aquellas que son congruentes con la naturaleza de la disposición de personalidad; aquellas en las que el individuo ve la oportunidad para desarrollar sus competencias y hacer realidad los proyectos que pretende alcanzar.

Un ejemplo de esta congruencia personalidad-situación, lo encontramos en una investigación, cuyos resultados muestran cómo aquellas personas caracterizadas por una significativa sensibilidad al rechazo, en contraste con aquellas para quienes esta característica no es definitoria de su personalidad, presentan más probabilidad de tener conflictos con su pareja. Pero no en cualquier situación, sino precisamente en las que son congruentes con las características definitorias de su personalidad.

Estos datos refuerzan la idea de que cualquier manifestación conductual es expresión de la interrelación entre aspectos del individuo y características de la situación. Esta interrelación es particularmente eficaz para determinar una u otra forma de comportamiento, cuando en la situación hay elementos apropiados para activar la expresión de la potencialidad de conducta que constituye esencialmente la personalidad.

> Siguiente: Explicación de la conducta