Psicología Online PIR Psicología de las organizaciones Centralización del poder y toma de decisiones en la organización

Psicología Social y de las Organizaciones: Las estructuras organizacionales

4.1. CENTRALIZACIÓN DEL PODER Y TOMA DE DECISIONES EN LA ORGANIZACIÓN.

El poder es importante en las organizaciones y su distribución influye en el desempeño y en el comportamiento de sus miembros. El patrón mediante el que está distribuido el poder y la capacidad de tomar decisiones dentro de una organización puede denominarse estructura de poder, pudiéndose distinguir 2 tipos extremos de esta estructura en función de los miembros que toman las decisiones unidos por un continuo gradual intermedio:

  • estructura centralizada de poder, todas las decisiones las toma una persona o grupo pequeño de personas en el vértice de la jerarquía organizacional;
    • estructuras dominadas", son las más centralizadas, en las que el poder y el control están en manos de unos pocos aunque la reacción de los subordinados puede ser diferente según los casos:
      • estructura de poder inerte, en la que los subordinados no desean tener mayor poder de decisión o control
      • estructura de poder elitista, en la cual los subordinados no pueden conseguir más poder aunque lo reclamen
  • estructura descentralizada, las decisiones sobre los distintos problemas organizacionales las toman los miembros distribuidos lateral y verticalmente en los distintos niveles de la jerarquía organizacional. En las estructuras de poder descentralizadas se pueden distinguir 2 tipos:
    • estructura de poder fraccional, aquellas en que el poder está dividido en grupos o fracciones que entran en conflicto en ocasiones,
    • estructura descentralizada pluralista, aquellas en que el poder está disperso entre los miembros de la organización de forma vertical y horizontal.

La centralización de una organización es una importante dimensión de su estructura de poder, de control y de toma de decisiones. Pugh, Hickson, Hinnings y Turner (1968) definen esta dimensión como la extensión en que el locus de control para tomar decisiones relevantes para la organización está confinado a los niveles superiores de la jerarquía.

La complejidad tecnológica se relaciona negativamente con la centralización, se da una relación negativa entre el tamaño de una organización y sus posibilidades de funcionamiento con una estructura centralizada, sobre todo cuando el tipo de tareas no es rutinario y los empleados son profesionales.

La investigación empírica ha establecido una serie de tendencias generales al determinar las relaciones entre la centralización y otras dimensiones estructurales de las organizaciones. La centralización muestra correlaciones de carácter negativo con la complejidad organizacional. Es decir, cuanto más compleja y diferenciada es una organización más difícil resulta el mantenimiento en ella de una estructura centralizada.

Las organizaciones compuestas por miembros que no son profesionales, suelen presentar una correlación positiva entre la centralización y el establecimiento de normas y procedimientos (formalización y estandarización). Cuando los miembros son en su mayor parte profesionales, incluso en los niveles más bajos de la organización, hay que distinguir entre la formalización de normas sobre las tareas a realizar y la formalización de normas sobre el funcionamiento de la organización en su conjunto. La formalización de normas sobre las tareas a realizar está positivamente relacionada con la centralización; mientras que la formalización de normas sobre el funcionamiento de la organización en su conjunto muestra una relación negativa.

> Siguiente: Complejidad organizacional