Psicología Online PIR Psicología Clínica Cuestiones etiológicas y epidemiológicas

Psicología Clínica: Trastornos de personalidad

Cuestiones etiológicas y epidemiológicas

UN ANÁLISIS GENÉRICO

Desde el punto de vista biológico-médico, los trastornos de personalidad tendrían un fuerte componente biológico, que explicaría su aparición. Pero, desde un acercamiento más social, las interacciones interpersonales y los aprendizajes, serian responsables de su aparición.

Mas bien, sería la interacción continuada entre ambos, lo que, a lo largo de la infancia y la adolescencia, iría configurando un patrón de comportamiento que conduciría al establecimiento (alrededor de la tercera década) de un diagnóstico de personalidad.

Sólo Millon (y Everly) se atreve a dar datos concretos (la redacción del DSMIII-R y el DSM-IV, se presenta como ateórica respecto a la etiología).Millon propone que existen determinantes biogénicos y psicogénicos, que covarían para formar la personalidad a lo largo del tiempo.

El peso de cada uno de ellos, varía en función del tiempo y de las circunstancias.

La estructura biológica del cerebro, podría considerarse como la primera causa, pero, inmediatamente comienzan las influencias ambientales.

Las bases genéticas hay que buscarlas en explicaciones poligénicas y no monogénicas, lo que complica aún más el estudio de las bases biológicas.

Además, las características constitucionales, tienen relación con el aprendizaje posterior.

También el aprendizaje puede verse perjudicado por aspectos ambientales, que provendrían de 3 fuentes principales:

  • a) Eventos que crean ansiedades intensas porque socavan los sentimientos de seguridad.
  • b) Condiciones neutrales a nivel emocional o modelos de conducta que no activan conductas defensivas o protectoras, tal y como lo hacen los eventos emocionales perturbadores.
  • c) Insuficiencia de experiencias que requiere aprender conductas adaptativas.En función de estas consideraciones biológicas y de aprendizaje social, Millon establece la etiología de cada uno de los trastornos.

En lo que se refiere a la MORBILIDAD de los trastornos de personalidad, hay gran escasez de datos.

En términos generales y, tras una revisión de los trabajos epidemiológicos de EEUU, entre 1960 y 1986, Casey concluye que:

La prevalencia de los trastornos de personalidad va de 2,1-18%, dependiendo de la población y criterio.

En líneas generales están más asociados a los jóvenes y al género masculino.

En la población adulta urbana, los tipos más comunes son el explosivo y el anacástico.

Cuando el trastorno estaba asociado a otro del eje I, el 34% tenía un trastorno de personalidad.

Las principales asociaciones se producen entre Trastorno de Personalidad y trastornos de ansiedad y entre, Trastorno de Personalidad y abuso de alcohol.

UN MUESTREO SIGNIFICATIVO DE PROBLEMAS CLASIFICACIÓN POR CONSENSO, ATEORISMO Y TEORÍAS IMPLÍCITAS

El sistema categorial DSM-III-R se predica como el logro de un consenso ateórico con el objetivo de incrementar la eficacia del diagnóstico práctico en la clínica.

Los agrupamientos y tipos de clasificación llevan detrás tradiciones de distinto calado científico:

  • Trastorno narcisista y TOC -> tradición psicodinámica.
  • Trastorno de evitación -> Modelo de rasgos.
  • Trastorno esquizotípico -> Modelo biológico.
  • Trastornos antisocial -> Modelo social.

> Siguiente: La contrastación empírico-estructural