Psicología Online PIR Psicología Social Definición y características de percepción de personas

Psicología Social y de las Organizaciones: Percepción de personas y los Estereotipos

DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS

La percepción comprende dos procesos:

  • a) La recodificación o selección del enorme caudal de datos que nos llegan del exterior.
  • b) Un intento de ir más allá de la información obtenida, para predecir acontecimientos futuros y evitar o reducir la sorpresa.

Los estudios de percepción de personas y percepción de objetos, han estado muy ligados.

Similitudes entre la percepción de objetos y la de personas:

  • a) Ambos tipos de percepciones están estructurados: Cuando los percibimos, creamos un orden. Una forma de organización consiste en crear categorías. En el mundo de los objetos, las categorías son claras (mundo animal, colores). Cuando percibimos una persona, poseemos multitud de categorías para clasificar su conducta, apariencia y demás información: puede ser categorizada en función de su atractivo físico, de su personalidad, de su procedencia, de su carrera universitaria. Hay personas que utilizan casi exclusivamente un sistema categorial ("amigo-enemigo", "atractivo-poco atractivo"). Sin embargo, la mayoría, se basará en unas u otras categorías según el contexto ("atractivo-poco atractivo" en situaciones de ligue).
  • b) Tanto en la percepción de objetos como en la de personas tendemos a buscar los elementos invariantes de los estímulos que percibimos (no interés por los aspectos superficiales o inestables).
  • c) Nuestras percepciones de los objetos y de los demás tienen significado. Heider y Simmel: Cuando la gente percibe puntos luminosos en movimiento en una pantalla suelen describir "un punto que persigue a otro", "el triángulo huye del cuadrado".

Diferencias entre percepción de objetos y de personas:

  • a) Las personas son percibidas como agentes causales y los objetos no: Los seres humanos tenemos intención de control sobre el medio, por lo que, el factor "engaño" tiene importancia en la percepción de personas (irrelevante en la percepción de objetos).
  • b) Las otras personas son similares a nosotros, lo cual nos permite realizar una serie de inferencias que no podemos realizar en el caso de los objetos. De manera inevitable, la percepción social implica al propio Yo.
  • c) La percepción de personas suele darse en interacciones que poseen un carácter dinámico: cuando percibimos a otra persona, somos a la vez percibidos.

    Snyder, Tanke y Berscheid pidieron a un grupo de estudiantes que mantuvieron una conversación telefónica con una chica "atractiva" (fotografía), y a otro grupo lo mismo salvo que la chica no era atractiva.

    Resultados: Los chicos que creían hablar con la chica "atractiva" se mostraban más sociables, extravertidos, y afectuosos y, las chicas que hablaban con los chicos que las creían atractivas, también se mostraban más sociables, afectuosas y extravertidas. Esto puede explicarse como una reacción a la conducta de sus 8nterlocutores.

  • d) La percepción de personas es más compleja que la percepción de estímulos físicos, pues solemos tener muchos atributos cruciales que no son observables a simple vista, y la exactitud en la percepción social es más difícil de comprobar.
Formación de impresiones Definición: Proceso mediante el cual se infieren características psicológicas a partir de la conducta y de otros atributos de la persona observada, y se organizan en una impresión coherente.

La investigación de S. Asch:

¿Cómo organizamos los datos observados en una impresión única y unificada?

  • Asch, se inclina por una concepción gestáltica: los diversos elementos están organizados como un todo (gestalt o configuración), de forma que, cada rasgo afecta y se ve afectado por todos los demás, generando una impresión dinámica.
  • Unos rasgos tienen un mayor impacto sobre los demás. Son los rasgos centrales.
  • Los rasgos presentados a los sujetos como descriptores de una persona, se denominan rasgos estímulo.
  • Los rasgos sobre los que se debe clasificar a la persona estímulo, se denominan rasgos respuesta.
  • Verificación del modelo por Asch:

    Un grupo de sujetos recibió la descripción de una persona que contenía distintos rasgos (rasgos estímulo) y entre los que se encontraba el rasgo "afectuosa".

    Otro grupo, recibió una descripción que contenía los mismos rasgos y el rasgo "fría".

    La única diferencia entre ambas listas de rasgos era "afectuosa" y "fría".

    Resultados:

    • Los dos grupos respondían de forma distinta tanto en la redacción de semblanzas (más positivas en el grupo que oyó afectuosa) como en la elección de los adjetivos.
    • Cuando Asch presentó los mismos rasgos estímulo pero usando "cortés-descortés" (en vez de "afectuoso-frío), las diferencias fueron mas débiles.

    Conclusiones:

    • "Afectuoso y frío" eran rasgos centrales en éste contexto, pues servían de guía para la organización de la información en un todo coherente: algunas características fueron asignadas a la persona afectuosa y las opuestas para describir a la persona fría. Varias características, no se ven afectadas por la variación afectuoso/frío.
    • Un cambio en una de las cualidades produce una modificación sustancial en la impresión global.

      Este cambio no debe confundirse con el "efecto halo": Cuando un rasgo positivo tiende a llevar asociados a él otros rasgos positivos, y uno negativo a llevar asociados otros negativos. El efecto halo no puede explicar los resultados de Asch, porque el cambio no se produce en todas las cualidades (en una dirección positiva en el caso de afectuoso y negativa en el caso de fría), sino limitado a algunas características.

- ¿De qué depende que un rasgo sea central o periférico?:

El contenido y la función de una cualidad dependen del contexto, es decir, de los demás rasgos estímulo.

  • En otro experimento en el que "afectuoso y frío" aparecieron junto a otra lista distinta de rasgos estímulo, resultaron ser rasgos totalmente dependientes o periféricos.

No se trata de que la misma cualidad pueda ser central o periférica según el ambiente, sino que, cuando un rasgo cambia de contexto y pasa por ejemplo de ser central a periférico, se produce una modificación en su significado.

El trabajo de Asch inició dos importantes líneas de investigación:

  1. Se refiere a las formas en las que la información es procesada (integración de la información).
  2. Se refiere a la relación entre rasgos estímulo y rasgos respuesta. Desembocó en las Teorías Implícitas de la Personalidad.
Integración de la información

Cuando percibimos al os demás, nos formamos impresiones globales, sin embargo, la información está fragmentada en piezas informativas de diversa índole.

¿Cómo logramos una impresión armoniosa? Þ Tarea de Resolución de información contradictoria: Intentar combinar las distintas piezas informativas, reduciendo las inconsistencias.

Teorías:
  1. Modelos de tendencia relacional.
  2. Modelos de combinación lineal.
  3. Modelo de Fiske y Neuberg

Modelos de tendencia relacional:

  • Corresponden a la concepción gestáltica de Asch: todos los elementos se combinan entre sí para producir una única gestalt significativa.
  • Cada característica tiene un significado que no es independiente del significado de las otras características.
  • Cuando el individuo recibe información inconsistente, puede hacer dos cosas:
    • >
  • a) Cambiar el significado de las características ("feliz" no tiene el mismo significado acompañado de "tonto y tranquilo" que de "afectuoso y relajado". Este cambio ocurre primero en la dimensión descriptiva y después en la evaluativa ("feliz" tiene un valor más positivo en el segundo caso).
  • b) Inferir nuevos rasgos que permitan reducir las contradicciones.

Modelos de combinación lineal:

  • Loas elementos informativos no cambian de significado sino que, se combinan entre sí, sumándose, promediándose o multiplicándose, de manera que la impresión resultante, es fruto de la combinación aditiva de algunas propiedades del estímulo.
  • El valor de cada rasgo es independiente del valor de los demás.
  • Hay una dimensión a lo largo de la cual puede situarse cualquier tipo de estímulo (dimensión evaluativa).
  1. Modelo suma: La impresión final es el resultado de la suma de los valores de cada rasgo por separado.
  2. Modelo promedio: La impresión final sería la media aritmética de los valores de cada uno de los rasgos por separado (mejor modelo que el anterior).
  3. Modelo de la media ponderada: Anderson formuló éste modelo para superar las limitaciones explicativas del anterior.

La impresión inicial (Io) es una especie de sesgo general que utilizamos en nuestras percepciones. Puede ser favorable, desfavorable o neutral.

Po (peso o importancia de la impresión inicial), depende de diversos factores pero, uno de los más importantes, es el número o la importancia de los elementos informativos que componen la impresión (cuanto más se conoce a una persona, menor es la importancia de la impresión inicial).

Una forma de solucionar la aparición en un estímulo de información contradictoria, sería desestimando la inconsistencia, otorgándole menor peso a los rasgos que resultan contradictorios. Ocurre básicamente en la dimensión evaluativa.

Diversos estudios apoyan, tanto los modelos de combinación lineal como la concepción gestáltica de Asch.

Ostrom: "Tanto el modelo promedio como el del cambio del significado, necesitan clarificación interna antes de explicar el proceso de formación de impresiones".

Hay resultados difíciles de explicar como el "efecto negativo del contexto": Ocurre cuando un rasgo positivo ("madre") se asocia a otro negativo ("cruel"), resultando en una impresión extremadamente negativa.

El modelo promedio, al admitir que el peso de cada rasgo puede variar de un contexto a otro (aunque no su valor), admite una flexibilidad casi ilimitada en la formación de impresiones.

Modelo de Fiske y Neuberg:

  • Conjuga la posición de Asch con los modelos de combinación lineal.
  • Las personas nos formamos impresiones de las dos maneras: dependiendo de las circunstancias informativas y motivacionales.
    • En ocasiones predominan nuestros esquemas o categorías previas, como propone el modelo holístico de Asch.
    • En otras, los datos informativos percibidos, como en los modelos de combinación lineal.
  • Cuando percibimos a una persona:
    1. Hacemos una rápida e inconsciente categorización inicial. Si la persona no es de nuestro interés, el proceso finaliza aquí. Si es de nuestro interés, presentaremos atención a los elementos informativos que presente.
    2. Confirmación de la categorización.
    3. Recategorización.
    4. Integración "pieza por pieza" de los distintos elementos informativos (sólo se llega en caso de que las anteriores posibilidades fracasen).

> Siguiente: Teorías implícitas de la personalidad