Psicología Online PIR Personalidad Determinante externo de la personalidad: cultura

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Estudio sociocognitivo de la Personalidad y la conducta

LA CULTURA.

La personalidad no hace referencia a connotaciones de dignidad o prestigio, es decir, está libre de valores. Sin embargo, la psicología de la personalidad se mueve por determinados valores sociales y culturales que pueden afectar a las interpretaciones que hagamos de la conducta. Estos aspectos culturales son importantes porque, posiblemente, determinan muchos procesos psicológicos y afectan a la personalidad (al propio concepto de uno mismo o self).

Concepto e implicaciones.

La cultura incluye lo que se transmite de generación en generación en una determinada sociedad: procedimientos, hábitos, normas, creencias y valores compartidos que, además afectan a la información que se considera importante. Los individuos difieren en la medida en que adoptan y cumplen los valores y comportamientos del grupo cultural al que pertenecen, e incluso puede hablarse de distintas subculturas dentro de una misma cultura.

El proceso por el cual se transmite una cultura es la aculturación. Como resultado de este proceso, podemos interactuar con la gente de nuestra propia cultura porque compartimos el mismo lenguaje verbal y no verbal.

Las culturas se diferencias en aspectos fundamentales como:

  • 1. Su visión de la naturaleza humana como esencialmente buena, positiva, mala o perversa, así como en qué grado se defiende la posibilidad de cambio personal.
  • 2. La relación del hombre con la naturaleza. En las sociedades industrializadas, la naturaleza está al servicio del hombre; en las poblaciones indígenas, el hombre depende de la naturaleza; en las sociedades orientales la tranquilidad se alcanza estando en armonía con la naturaleza.
  • 3. La forma de entender el tiempo. En occidente prima el futuro, en el sur de Europa, el presente, y en oriente o Inglaterra el pasado y la tradición.
  • 4. El tipo de personalidad más valorado.
  • 5. Las formas habituales de relación entre los miembros. En sociedades individualistas, se espera obtener satisfacciones personales a partir de la relación con los demás; en las colectivistas, se valora la armonía en las relaciones y la colaboración de cada persona al bienestar colectivo.

Además las culturas se ven influenciadas por variables ecológicas. Por ejemplo, los relieves elevados reducen la probabilidad de difusión cultural, haciendo que la cultura sea homogénea.

Dimensiones culturales.

Las culturas difieren en complejidad, cuyos índices son: renta per capita, tamaño de las ciudades, porcentaje de población urbana frente a rural, ordenadores por persona, etc. En las complejas hay más posibilidades de elección y estilos de vida.

También difieren en la rigidez de sus normas. Las sociedades aisladas tienden a se herméticas (no se dejan influir por sociedades vecinas), tienen ideas claras sobre las conductas adecuadas y aplican sanciones a las personas que no siguen las normas. En culturas relajadas se tolera la desviación.

También difieren las culturas en su carácter individualista o colectivista. Cuanto más compleja es una cultura, mayor probabilidad hay de que sea individualista; cuanto más rígidas sean sus normas, más probabilidad hay de que sea colectivista. En sociedades individualistas, las personas son autónomas e independientes de sus grupos, dan prioridad a sus metas, y se enfatiza la autonomía, el derecho a la intimidad, etc. En las colectivistas, se enfatiza la identidad colectiva, la dependencia, la solidaridad del grupo, compartir deberes y la decisión del grupo.

Para definir a una cultura como individualista o colectivista se tiene en cuenta:

  • 1. Cómo se define el self, que puede enfatizar aspectos personales o colectivos.
  • 2. Qué metas tiene más prioridad, las personales o las del grupo.
  • 3. Qué tipo de relaciones se potencian entre sus miembros, las de intercambio o de igualdad.
  • 4. Cuáles son los determinantes más importantes de la conducta social, si son las actitudes o las normas.

Dentro del colectivismo y el individualismo hay muchas variedades. La dimensión más analizada es la de horizontalidad-verticalidad de las relaciones, según se enfatice la igualdad o la jerarquía respectivamente.

Se habla de 4 tipos de culturas:

  • Individualista- horizontal: prima la independencia. Las personas quieren ser únicas y distintas de los grupos.Individualista- horizontal: prima la independencia. Las personas quieren ser únicas y distintas de los grupos.
  • Individualista-vertical: las personas quieren diferenciarse y además ser las mejores. Hay alta competitividad.
  • Colectivista-horizontal: las personas cooperan con su grupo, se enfatizan las metas comunes, pero no se someten a la autoridad fácilmente.
  • Colectivista-vertical: las personas se someten a la autoridad del grupo y son capaces de sacrificarse por el interés del grupo. Son culturas tradicionalistas.

Cuando nos referimos a la personalidad propia de estas culturas, se habla de un 60% de alocéntricos en culturas colectivistas y un 60% de idiocéntricos en las individualistas. Los alocéntricos enfatizan la interdependencia, la sociabilidad e integridad familiar, y tienen en cuenta las necesidades y deseos de los miembros de su grupo. Los idiocéntricos enfatizan el auto-ensalzamiento, la competitividad, el carácter único de la persona, el hedonismo y la distancia emocional del grupo.

> Siguiente: Cultura y personalidad