Psicología Online PIR Psicología Social Dinámica social ante las catástrofes

Psicología Social y de las Organizaciones: El prejuicio y conductas colectivas (rumore, catástrofes, etc.)

DINÁMICA SOCIAL ANTE LAS CATÁSTROFES

Investigaciones longitudinales sobre respuestas a catástrofes puntuales, han encontrado 3 FASES DE AFRONTAMIENTO COLECTIVO, en sujetos occidentales:

  1. FASE DE EMERGENCIA: dura entre 2-3 semanas después de hecho. En ella se observa alta ansiedad, intenso contacto social y pensamientos repetitivos sobre lo ocurrido.
  2. FASE DE INHIBICIÓN: dura entre 3-8 semanas. Disminución de la tasa de hablar o compartir social sobre lo ocurrido. Las personas buscan hablar sobre sus propias dificultades, pero están "quemadas" para escuchar a otros. Aumenta la ansiedad, los síntomas psicosomáticos y los pequeños problemas de salud, pesadillas, discusiones y conductas colectivas disruptivas.
  3. FASE DE ADAPTACIÓN: Alrededor de 2 meses después del hecho. Las personas dejan de pensar y de hablar sobre el hecho, disminuyen la ansiedad y los síntomas.

La intervención de grupos de escucha y de autoayuda debe realizarse después de 2 semanas y sobre todo con el grupo que después de 2 meses sigue con ansiedad, rumiación y síntomas psicosomáticos.

FORMAS DE AFRONTAMIENTO MÁS UTILIZADAS ante una catástrofe:

  • "Afrontamiento activo": Lucha ante el problema desarrollando un plan de actuación.
  • "Afrontamiento focal racional": Concentrarse en el problema, esperando el momento adecuado para actuar.
  • "Afrontamiento expresivo": Búsqueda de apoyo social caracterizado por haber hablado con otros que tenían un problema similar.
  • "Resignación y evitación": En menor medida.

El APOYO SOCIAL se asocia a una menor mortalidad y una mejor salud mental:

  • Parece ser muy importante para asimilar las catástrofes y los hechos traumáticos.
  • Sirve para disminuir los síntomas psicológicos y conductuales ante el estrés, pero no disminuye la activación fisiológica y los síntomas físicos.
  • Normalmente, los sujetos que buscan apoyo social, tienen problemas para obtenerlo: Escuchar hechos negativos y compartir con sujetos depresivos, induce un estado de ánimo negativo, por lo que los sujetos evitan éstas experiencias Þ "Quema" la red social de los sujetos y aumentan sus problemas.

    Además, las catástrofes actúan como estigmas (marcan negativamente a la gente). Las personas reaccionan ante personas estigmatizadas de forma contradictoria: positivamente a escala verbal y en la evaluación formal, pero con signos no verbales de distancia o rechazo.

  • Es frecuente que las personas que comparten una catástrofe, no se puedan apoyar por diferentes ritmos y estilos de duelo (Divorcios en parejas que han perdido un hijo).
  • La gente no expresa sus estado o experiencias negativas:
    • a) Por proteger al otro.
    • b) Porque no se les entendería.
    • c) Porque es muy doloroso recordar loas hechos traumáticos y se prefiere olvidarlos
  • Los sujetos que ponen "al mal tiempo buena cara" son mejor evaluados y reforzados.

Las intervenciones psicosociales sobre víctimas de catástrofes en el momento inmediato a la catástrofe, no impiden la aparición de síntomas. La Entrevista de desindoctrinación sobre incidentes críticos estresantes, se desarrolló para prevenir el TEP entre las personas expuestas.

Las evaluaciones realizadas demuestran que no han tenido efecto objetivo, aunque las personas que han participado las evalúan como positivas.

Estos resultados son coherentes con la investigación en psicoterapia de las personas traumatizadas y sobre cómo se asimilan los hechos emocionales:

  1. El hablar sobre las vivencias emocionales siempre supone un desgaste psicológico.
  2. Hablar sobre los ocurrido tiene un efecto positivo en la salud física a largo plazo.
  3. Hablar sobre las vivencias de forma inducida en el momento inmediatamente posterior del hecho, no es positivo.
  4. Hablar es positivo si se integran emociones y reevaluaciones, en un momento en el que es posible tomar distancia psicológica, si no se hace de manera repetitiva y si el sujeto quiere hacerlo.

LOS RITUALES COLECTIVOS (conmemoraciones colectivas y los ritos funerarios o de duelo), se ha postulado que son funcionales para la asimilación de las pérdidas asociadas a las catástrofes, con efectos positivos para el estado de ánimo y para la salud.

Cumplen las siguientes funciones psicológicas:

  • a) Mitigan la separación y permiten a los sujetos presentarles sus respetos y honrar la memoria de los muertos.
  • b) Enfatizan la muerte como un hecho de cambio vital, confirman que la muerte es real. Permiten reconocer una pérdida.
  • c) Facilitan la expresión pública del dolor y delimitan las fases del duelo.
  • d) Nuevos roles sociales son asignados y los ritos delimitan el ritmo de reintegración en la vida social (en el caso de los ritos funerarios).

Los resultados sobre los efectos psicológicos de los ritos colectivos, contradicen la idea de que éstos sirven para mejorar el estado de ánimo.

Bolwby: Los ritos y el apoyo social protegen contra el aislamiento social, pero no contra el aislamiento emocional o afectividad negativa asociada a la pérdida de un objeto personal de apego.

Estos resultados son coherentes con los que afirman que: los factores que se correlacionan con la salud y conducta pueden no estar asociados con la experiencia emocional.

Las conmemoraciones y los rituales, aunque no tengan efecto sobre el estado de ánimo y la sensación de pérdida o soledad individual, cumplen funciones sociales: Refuerzan las reacciones emocionales y la cohesión social.