Psicología Clínica: El estrés en la salud

El dolor crónico

Dolor crónico: Dolor que persiste durante 6 meses o más, y que se muestra resistente a la terapia médica convencional.

En éste tipo de dolor, no se consigue identificar un daño físico, por tanto, carece de significación adaptativa, y es visto como una enfermedad.

Dolor agudo: Suele cursar con daño físico o alteración patológica. Por tanto, es un indicador adaptativo de la necesidad de tomar medidas para remediar el daño.

Matizaciones:

  • El dolor neoplásico (tumor) es considerado crónico a pesar de ser indicador de daño físico, así como el dolor premenstrual y cefaleas.
  • En el Eje V (etiológico) del sistema axial en la Clasificación del Dolor Crónico, se enumeran los siguientes posibles orígenes: Genético, traumático, quirúrgico, por quemaduras,.,disfuncional y psicógeno.

Estos 2 últimos tienen una naturaleza básicamente psicológica.

Dolor psicógeno: Inexistencia de una causa orgánica que justifique las quejas del paciente. Su origen y mantenimiento es psíquico.

En la práctica, suele presentarse como un socorrido diagnóstico definido por criterios médicos de exclusión y/o criterios psicológicos no rigurosos.

DSM-IV: Podría incluirse dentro de la categoría de Trastornos somatoformes (Trastorno del dolor asociado a factores psicológicos).

Dolor disfuncional: Dolor producido por un desajuste psicofisiológico conocido (dolor tensional), que podría explicar su origen y mantenimiento.

DSM-IV: Trastorno del dolor asociado a factores psicológicos y a una condición médica general.

Flor y Turk: Analizaron los mecanismos psicofisiológicos normalmente asociados a distintos síndromes de dolor crónico:

  • Los niveles de línea de base no son generalmente elevados en pacientes con dolor crónico.
  • La presencia de respuestas psicofisiológicas relacionadas con el estrés, que producen síntomas específicos es comúnmente observada.
  • La evidencia sobre los niveles de retorno de la línea de base no es concluyente.Es más apropiado referirse a los patrones psicofisiológicos como antecedentes o consecuentes del dolor crónico, que exacerban los síntomas, más que asignarles alguna función etiológica.

Dificultad para establecer la etiología y por tanto el diagnostico diferencial.

> Siguiente: Modelos teóricos en el dolor crónico