Psicología Básica: Tiempos de Reacción

El método de los factores aditivos

En lugar de medir tales tiempos, Sternberg y la psicología cognitiva moderna se conforman con intentar identificar los procesos mentales. La psicología cognitiva para conocer los procesos implicados en la ejecución de una tarea, emplea fundamentalmente, como variable dependiente, el tiempo de reacción.

Dentro de este enfoque Sternberg creó el método de los factores aditivos en el que defiende que lo que se suma no son etapas sino los factores que intervienen en el procesamiento que se realiza en cada etapa.

Sternberg llegó a la conclusión de que:

  • Hay etapas que dependen de un solo factor y aquí si que sus etapas son aditivas y sus tiempos de reacción sí se pueden sumar.
  • Otras tareas dependen de varios factores, por lo que su tiempo de reacción no es aditivo, sino interactivo y dichas etapas no se pueden sumar, teniéndose que emplear un diseño factorial. Así, se resuelve el problema haciendo un análisis de la varianza.

El método no pretende medir la duración de cada etapa, sino poder inferir qué etapas intervienen en la actividad de la mente que actúa entre la presentación de una situación estimular y la respuesta.

Si los resultados del análisis de varianza arrojan que los factores afectan significativamente a los resultados, pero que no existe interacción entre ellos, tenemos que concluir que hay dos etapas de procesamiento mental entre el estimulo y la emisión de la respuesta por parte del sujeto.

  • Una etapa que se ve afectada por la intensidad (poca o mucha) del estimulo. Corresponde al proceso de detección del estímulo.
  • Otra etapa que se ve afectada en su duración temporal por el tipo de respuesta (manual o verbal). Corresponde al proceso de ejecución de la respuesta.

Si el análisis de varianza arroja una interacción entre los factores, los tiempos de las etapas de procesamiento no serían aditivos, porque a los efectos de las dos variables habría que añadir el efecto conjunto de ambos factores cuando interactúan.

El método de Sternberg ha tenido muchas críticas, entre otras no ser un método universalmente válido para descubrir en todos los casos qué procesos mentales corresponden a la ejecución de diversas tareas.