Psicopatología infantil: Retraso Mental

Retraso Mental

El "Retraso Mental" ha tenido diversas denominaciones a lo largo de la historia. Hasta el siglo XVIII predomino el término "idiotismo", referidos a una serie de trastornos deficitarios. Más tarde el psiquiatra Kraepelin introduce el término "oligofrenia" (poca - inteligencia).

Desde entonces se han sucedido diferentes nombres: anormalidad, deficiencia, insuficiencia, subnormalidad, etc... Actualmente, se tiende a evitar aquellas denominaciones que puedan interpretarse como peyorativas o discriminantes.

Se utiliza el término discapacidad intelectual y, en niños escolarizados, siguiendo las directrices señaladas por la LOGSE, se engloban dentro del colectivo de "alumnos con necesidades educativas especiales". Sin embargo, el término que sigue apareciendo en los diferentes sistemas clasificatorios (DSM-IV, CIE-10) y referido específicamente al nivel de competencia intelectual, es el de Retraso Mental.

La esencia de este trastorno es el déficit intelectual pero hay que tener en cuenta que la inteligencia no es una cualidad concreta que afecta sólo a lo puramente intelectual o cognitivo sino que influye en toda la personalidad y toda ella estará afectada en el R.M.

Actualmente los criterios que predominan son los aportados por la AAMR que son adoptados tanto por la CI-10 como por el DSM-IV.

> Siguiente: Criterios para el diagnóstico del retraso mental