Psicología Online PIR Emoción y Motivación El Valor y La Expectativa

Psicología Básica: Modelos Explicativos de la Motivación

El Valor y La Expectativa

En este tipo de planteamientos se defiende que la conducta motivada resulta de la combinación de las necesidades individuales con las metas ambientales.

Además, la probabilidad de que ocurra una conducta depende también de la expectativa que tiene el sujeto de obtener la meta.

Un representante de este tipo de acercamiento es Rotter (1954), quién establece cuatro conceptos básicos en la teoría del valor y la expectativa:

  • a) la elección de una meta concreta viene determinada por el valor de refuerzo de esa meta;
  • b) el sujeto realiza estimaciones subjetivas sobre la probabilidad de alcanzar esa meta;
  • c) las expectativas del sujeto están influenciadas por los factores situacionales;
  • d) la reacción del sujeto en nuevas situaciones se basará en una generalización de expectativas a partir de su propia experiencia.

La conducta motivada de un sujeto depende de la multiplicación del valor de la expectativa por el valor de la meta.

Para Rotter existen dos tipos de sujetos que difieren en sus creencias respecto a su habilidad para controlar sus destinos:

  • - internos (locus de control interno) refuerzos y castigos como una función directa de sus propias conductas,
  • - externos (locus de control externo) refuerzos y castigos fuera del control de sí mismos.

Otra aproximación importante se refiere a la motivación de logro.

Los inicios se sitúan en los trabajos de Murray (1938), que considera que una necesidad tiene un componente energético, que activa la conducta, y un componente direccional, que incluye al objeto meta y que dirige la conducta del sujeto hacia esa meta.

Las motivaciones ocurren a partir de las necesidades, las cuales son adquiridas y se producen por estímulos ambientales.

Atkinson (1957) defiende una teoría denominada modelo de asunción de riesgo, basada en el valor y en la expectativa.

La tendencia a llevar a cabo una determinada conducta está sólidamente relacionada con la expectativa cognitiva de que una conducta particular llevará a una meta particular.

La tendencia a acercase a situaciones de logro es el resultado de:

  • a) el motivo para conseguir el éxito, que es una característica estable de la personalidad
  • b) la probabilidad subjetiva de éxito, que varia de una situación a otra
  • c) el valor de incentivo de conseguir el éxito, que se relaciona positivamente con la dificultad de la tarea y negativamente con la probabilidad subjetiva de conseguir el éxito.

Posteriormente se establece que existe también una tendencia para evitar situaciones de logro, denominada genéricamente tendencia a evitar el fracaso, que es el resultado también de tres variables: el motivo para evitar el fracaso, la probabilidad subjetiva de fracaso, el valor de incentivo del fracaso que se relaciona negativamente con la dificultad de la tarea y con la probabilidad subjetiva del fracaso.

Según la teoría del valor y la expectativa, todos los sujetos poseen los dos motivos, que son internos.

En cualquier situación de logro, la tendencia a conseguir el éxito y la tendencia a evitar el fracaso se encuentran presentes.

Los efectos combinados de ambas tendencias, determinan la acción resultante.

> Siguiente: La Motivación Social