Psicología Online PIR Personalidad Estatus causal de los cinco grandes

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Modelos estructurales (Cattell, Eysenck y los 5 factores de personalidad)

ESTATUS CAUSAL DE LOS CINCO GRANDES.

McCrae y Costa no han especificado los mecanismos subyacentes a partir de los cuales, las disposiciones generales y abstractas, se transforman en una conducta concreta en una situación específica. Para ellos los rasgos son explicaciones distales de la conducta, explicando adaptaciones características (que incluyen hábitos, actitudes, habilidades, valores, motivos, roles y relaciones). Consideran que el estatus causal de los rasgos proviene de las evidencias sobre su estabilidad temporal y su base genética y transculturalidad. Estos hechos demuestran que hay algo en el individuo que explica las regularidades, algo estable, basado biológicamente e invariante en las distintas culturas.

Acuerdo transcultural: Los estudios transculturales encuentran también cinco factores. Sin embargo, hay que indicar que estas replicaciones se basan en traducciones de NEO-PI-R, pudiendo haber otras características de personalidad, relevantes en otras culturas, que no queden recogidas en los cinco grandes. Los estudios que pueden probar la universalidad del modelo son lo que replican el procedimiento original, es decir, acuden al diccionario y, a partir de los términos de esas lenguas, obtienen los mismos factores. En estos estudios, suelen emerger dimensiones indígenas o específicas, que además son las más predictivas.

Estabilidad temporal de las dimensiones: Esta cuestión se puede abordar de dos formas:

  • Referida a la estabilidad relativa: que un sujeto mantenga la posición dentro de un grupo de la dimensión en dos momentos diferentes.
  • Referida a la estabilidad absoluta: mantener la puntuación obtenida en la dimensión a través del tiempo. Los estudios de este tipo de estabilidad pueden ser:

Transversales: utilizando una muestra con diferentes edades, y calculando la correlación entre variables de personalidad y edad, o bien, comparar medias en dos grupos que difieran en edad en la variable de interés.

Longitudinales: comparando las medias del mismo grupo en momentos diferentes.

En general los resultados de McCrae y Costa indican que las dimensiones son relativamente estables en el tiempo, dándose ligeros aumentos en Afabilidad y Tesón, y pequeños descensos en las otras tres.

Así, según ellos, la personalidad muestra ligeros cambios con la edad, siendo bastantes estable en el tiempo, sin embargo, hay que señalar que el coeficiente de estabilidad medio encontrado en las dimensiones es de 0,60, lo que indica que sí hay posibilidad de cambio en la estructura, organización o configuración de la personalidad.

Base genética: La estrategia utilizada para conocer las aportaciones de la genética, parten del cálculo de correlaciones entre las puntuaciones de cuestionarios, de personas que varían tanto en su grado de semejanza genética como ambiental. A partir de las correlaciones calculadas se estima el coeficiente de heredabilidad (h2), que se refiere a la proporción de varianza explicada por la herencia. Este índice no es absoluto, sino que cambia en función de factores, algunos de los más influyentes son:

  • La medida utilizada (autoinformes, informes de otros, observación directa de la conducta). Por ejemplo, lo informes de otros arrojan estimaciones más elevadas que lo otros dos tipos de datos.
  • La edad de los sujetos: Con sujetos mayores las estimaciones son menores, lo que sugiere que las influencias ambientales incrementan su importancia con la edad.
  • Fuentes de datos: con gemelos se encuentra más heredabilidad que con adopciones.
  • Muestra empleada: la heredabilidad cambia de una población a otra. Por eso no se puede generalizar a otras poblaciones.

La heredabilidad se encuentra en torno al 0,5, y la influencia ambiental también (0,5), por lo que los cinco grandes tienen una importante base genética, pero también una influencia ambiental equivalente a la de los genes. Además, la mayoría de características humanas están determinadas por muchos genes, por lo que no es probable que pasen a la descendencia (hay poca probabilidad que se dé la combinación exacta de genes implicados en una característica). Es la interacción genes-ambiente la que determina el resultado final,

> Siguiente: Relaciones con otros elementos de la personalidad