Psicología Online PIR Diseños de Investigación Inconvenientes de los diseños intra-sujetos

Psicología Experimental: Diseños Unifactoriales: Intersujetos e Intrasujeto

3. inconvenientes de los diseños intra-sujetos

Cuando se utilizan los mismos sujetos en cotas las condiciones experimentales se presentan algunos fenómenos que pueden afectar la validez interna del experimento si no se controlan.

efectos del orden

Cuando los sujetos han de pasar por todos los tratamientos o condiciones han de pasarlos en un orden determinado. Puede darse el caso de que este orden afecte las observaciones obtenidas provocando que el cambio experimentado en la variable dependiente pueda deberse a lo pretendido o al orden en que se presentaron los tratamientos. Los efectos de la variable independiente y los de orden se confunden.

Existen distintas categorizaciones de los efectos de orden. Nosotros consideraremos los efectos de la práctica y de la persistencia o arrastre.

Efectos de la práctica

Se entienden por efectos de la práctica aquellos que surgen cuando las respuestas de los sujetos en la segunda o en sucesivas condiciones experimentales se ven afectadas por el hecho de haber realizado anteriormente la tarea experimental. Este efecto puede ser de dos tipos:

Positivo, que implica que la ejecución del sujeto mejora en la segunda o siguientes condiciones del experimento. El efecto positivo puede surgir no sólo por la familiaridad adquirida con la tarea, sino porque se elimine la ansiedad del sujeto ante la situación.

Negativo, cuando la ejecución del sujeto es peor a mediad que pasa de la primera a la segunda condición y de la segunda a la tercera, y así sucesivamente. Estos efectos pueden deberse a la fatiga, al aburrimiento, falta de interés o simplemente a creer que lo han hecho muy mal en las primeras condiciones experimentales.

Efectos de arrastre (carryover)

A los efectos de arrastre también se les llama efectos residuales o persistencia. El efecto de arrastre surge del hecho de que una condición particular se ha ejecutado antes que otra y los efectos de la primera se arrastran hacia las posteriores condiciones influyendo en ellas. Este efecto es realmente nocivo si las condiciones se ven alteradas de forma distinta al cambiar el orden de presentación (Por ejemplo, si queremos estudiar el efecto del alcohol sobre el tiempo de reacción y tenemos dos condiciones: una con alcohol y otra sin; aplicamos primero la con y luego la sin, pasados 5 minutos, por lo que los sujetos y su tiempo de reacción aún están afectados por la primera condición, cosa que no habría sucedido si las hubiéramos aplicado en orden inverso). Es decir, existe un efecto de arrastre de un nivel de la variable independiente sobre el otro.

Otra fuente de estos efectos proviene de la adquisición de destrezas al pasar de la primera condición y éstas influir en la segunda y sucesivas condiciones.

También se pueden dar estos efectos al dar las instrucciones en una condición y éstas afectar a la tarea en las siguientes condiciones o cuando los sujetos interpretan los propósitos del experimentador en un nivel de la variable independiente y continúan con esta interpretación a lo largo de todas las condiciones.

Es muy importante tratar de reducir todos estos efectos del orden ya que influyen negativamente en la validez interna de los experimentos.

corrección de los efectos del orden

Los efectos del orden pueden ser corregidos o minimizados utilizando dos técnicas:

Aleatorización

La aleatorización se utiliza en este tipo de diseños para determinar de forma aleatoria el orden de aplicación de los tratamientos. Cada sujeto recibirá una secuencia aleatoria de los tratamientos.

Contrabalanceo

El contrabalanceo compensa el efecto del orden de los tratamientos. La técnica de contrabalanceo varía, de forma sistemática, el orden de las condiciones experimentales. Si una condición, aplicada en un lugar específico, distorsiona las medidas de las condiciones que se apliquen posteriormente, al cambiar el orden, se seguirán alterando los resultados posteriores a la condición alteradora, pero los alterará a todos de igual forma. Así se anula el efecto diferencial del orden de ese tratamiento. Existen dos procedimientos de contrabalanceo:

Contrabalanceo completo

En él todos los órdenes posibles de los tratamientos se presentan un número igual de veces. Supongamos que tenemos 3 tratamientos: A, B y C. El contrabalanceo total implica en el caso de nuestro diseño intra-sujetos, que tengo que pasar a los sujetos por todas las opciones de las permutaciones de las tres letras A, B, y C.

Contrabalanceo incompleto

Hay ocasiones en las que es casi imposible el realizar un contrabalanceo completo. Para estas ocasiones está el contrabalanceo incompleto. Existen distintas variantes de esta opción, vemos los más conocidos:

Estructura de cuadrado latino balanceado. Esta opción exige que cada condición aparezca una vez en primer lugar, otra en segundo, otra en tercero y así sucesivamente. Es decir, se exige que cada condición ocupe todos los lugares posibles una sola vez. De esta forma, para tres condiciones experimentales A, B y C, nuestro cuadrado latino podría ser el formado por: ABC, BCA y CAB. Si queremos mantener que el diseño sea intra-sujeto puro, el grupo de sujetos tendría que pasar por los tres órdenes de este cuadrado latino. Si queremos hacerlo mixto, podríamos coger tres sujetos y cada uno haría un orden distinto.

Aleatorización y rotación. En este procedimiento, comenzamos con un orden aleatorio, digamos que de cuatro condiciones: CABD. Todos los órdenes subsiguientes, tres en este caso del ejemplo, se obtienen rotando la condición inicial hasta el final de la secuencia a la derecha del lector. Así tendríamos: ABDC, BDCA y DCAB.

mortandad experimental

Dado que en los diseños intra-sujetos todos los sujetos han de pasar por todas las condiciones experimentales, es de esperar que en algunas ocasiones, es posible que fallen algunos sujetos en alguna sesión. Esto puede llevar a tener al final menos sujetos de los que necesitábamos. Una solución a este problema la obtendríamos comenzando con más sujetos de los que realmente hubiésemos necesitado y así, si se da la mortalidad experimental, quedaríamos con la muestra que necesitábamos o con una mayor, en el caso de no tener ningún abandono.

necesidad de elaborar materiales equivalentes

En los diseños intra-sujetos nos puede ocurrir que necesitemos materiales equivalentes para las presentaciones sucesivas de los mismos sujetos. Por ejemplo, si se ha de leer un texto determinado para medir la rapidez de lectura, tenemos que tener varias medidas del tiempo en cada sujeto y, para ello, necesitaríamos varios textos equivalentes al utilizado en primer lugar. Si usásemos el mismo texto, se podrían introducir efectos no deseamos de variables que covaríen con la variable independiente, como el efecto de la práctica. Por otra parte, los materiales no deben diferir mucho o introducirían diferencias debidas a las diferencias reales en los materiales.

Para evitar esto se deben equiparar los materiales entre condiciones. Si se trata de un texto escrito existen criterios de homogeneización estandarizados como serían: la frecuencia y longitud de las palabras utilizadas en los textos, la misma longitud de texto, la misma complejidad sintáctica y la consideración de que el propio tema sea parecido.

Este tipo de problema se plantea también en los estudios de memoria en los que los que los sujetos han de memorizar una lista de palabras. En este caso, se suele utilizar palabras sin sentido en las listas a memorizar. Así se controlan muchos aspectos al mismo tiempo.

En algunas tareas experimentales esto n o es fácil de alcanzar. En esas circunstancias no se deberían aplicar diseños intra-sujetos ya que la validez interna del experimento se vería amenazada.

> Siguiente: Toma de decisión entre diseño intra-sujetos y diseño inter-sujetos