Psicología Online PIR Diferencial Inteligencia Práctica

Psicología de la Personalidad y Diferencial: La Creatividad, Estilos Cognitivos e Inteligencia Práctica

4.3. Inteligencia Práctica

4.3.1. Conceptualización

la inteligencia práctica se ha postulado como una inteligencia alternativa a la inteligencia académica. Ambas se definen mutuamente por oposición. Se define de manera precisa (Wagner) como al aptitud para resolver problemas definidos de manera imprecisa, que surgen en la vida diaria y para los cuales no existen soluciones claras y explícitas.

Al contrario de lo que ocurre en los problemas de tipo académico, en la solución de los problemas de tipo práctico la edad es un fiel aliado.

Características de los problemas académicos y los prácticos

Las tareas típicas de la inteligencia académica...

  • a) son formuladas por otros
  • b) habitualmente tienen escaso interés intrínseco
  • c) disponen desde el principio de toda la información necesaria
  • d) están separadas de la experiencia ordinaria de la persona
  • e) están bien definidas
  • f) tienen una única solución correcta
  • g) a esa solución se llega a través de un único método


Las tareas (problemas de la vida diaria) que requieren inteligencia práctica...

  • a) no están formuladas o necesitan reformularse
  • b) sí tienen un interés intrínseco, personal
  • c) falta información necesaria para su solución
  • d) están relacionadas con las experiencia diaria
  • e) están mal definidas
  • f) tienen múltiples soluciones
  • g) a las que se llega por múltiples métodos

Aspectos más específicos de la inteligencia práctica
  • a) Planificación práctica (cómo los individuos organizan su actividad para lograr sus objetivos)
  • b) Presuposición práctica (implica descubrir las regularidades en la conducta de los demás y en las situaciones. Para descubrir dichas regularidades el individuo aplica unas suposiciones que se llevan continuamente a la situación.
  • c) Juicio social (la competencia social es relevante en la vida del individuo)
  • d) Teorías implícitas de la personalidad (es imposible definir con exactitud la inteligencia Por ello ha de hacerse en términos de la identificación de un concepto representativo de una categoría o prototipo. Las características prototípicas de la inteligencia práctica que más acuerdo producen son las habilidades para la solución de problemas prácticos de la vida diaria y la competencia social.)
  • e) Habilidad práctica. (Cuando el individuo es capaz de realizar trabajos aprovechando cualquier recurso del que pueda disponer, por mínimo o simple que pueda resultar)

Por otro lado, Wagner y Sternberg han estudiado la habilidad práctica en términos de lo que han denominado conocimiento tácito, que es el sentido común de los individuos.

Características del conocimiento tácito

Es tácito porque para adquirirlo el individuo no recibe ayuda externa explícita, sino que ha de ser inferido.

Es procesual porque se refiere a cómo se hacen las cosas, y no al qué son las cosas.

Es útil en la práctica, es decir, su finalidad es ser instrumental para el logro de metas valiosas para el individuo.

En distintos estudios se concluye que el conocimiento tácito es un importante predictor del éxito en la consecución de metas en la vida diaria.

Estudios sobre validez de constructo del conocimiento tácito

Además de haberse estudiado su valor predictivo del éxito, otros aspectos han sido estudiados:

  • a) Relación del conocimiento tácito con la experiencia. Hay una relación positiva entre ambos. Pero lo importante no es la cantidad de conocimiento, sino lo que el individuo aprende de esa experiencia.
  • b) Relación del conocimiento tácito con la inteligencia. Se ha demostrado que el conocimiento tácito aporta poder explicativo del éxito, adicionalmente a lo que a explica el CI y medidas de personalidad y estilos cognitivos. La relación entre conocimiento tácito e inteligencia es de independencia.
  • c) Estructura del conocimiento tácito. Éste se concibe como un factor general, porque no sólo se ha encontrado un factor de conocimiento tácito dentro de cada dominio, sino también porque las correlaciones de las puntuaciones en conocimiento tácito entre dominios son altas. La conclusión es que existe un factor general común que subyace al conocimiento tácito, un factor que es considerado un aspecto de la inteligencia práctica.
4.3.2. Modelos comprehensivos, integradores, de la inteligencia académica y práctica 4.3.2.1. Modelos del ciclo vital

Sternberg et al proponen que las habilidades fluidas (inteligencia fluida) son más importantes para la solución de problemas académicos, mientras que las habilidades cristalizadas son más importantes para la solución de problemas prácticos. Asimismo, defienden que el mantenimiento y/o aumento de las habilidades prácticas a través de la edad adulta pueden reflejar una mayor contribución de las habilidades cristalizadas (que aumentan con la edad) en la solución de problemas cotidianos, en comparación con el papel de las habilidades fluidas (que decrecen con la edad). Además, las personas mayores tienden a compensar el declive en la habilidades fluidas restringiendo sus actividades a aquellas en las que utilizan más las habilidades cristalizadas.

4.3.2.2. Teoría triárquica de la inteligencia de Sternberg

Sternberg propone la existencia de tres aspectos de la inteligencia; la inteligencia analítica, la creativa y la práctica. Como se vio antes, en la inteligencia práctica el conocimiento tácito juega un papel esencial, ya que éste es el producto de los componentes de adquisición de conocimientos aplicados a los contextos cotidianos. Estos componentes permiten aprender tanto contenidos como destrezas o procedimientos. Se complementan con los metacomponentes., que se utilizan para planificar, controlar y evaluar la solución de problemas.

4.2.2.3. Modelo de Ackerman

Este autor destaca la importancia de diferenciar entre rendimiento máximo y típico, porque cuando se mide el rendimiento intelectual típico (no máximo) se están facilitando las condiciones para predecir mejor el esfuerzo y el rendimiento intelectuales en contextos cotidianos, en comparación con el grado en que lo hace el rendimiento máximo (inteligencia tradicional).

4.4. Contexto interpersonal 4.4.1. Inteligencia social

La perspectiva psicométrica parte de la definición de Thorndike: habilidad para comprender y manejar a otras personas y para participar en interacciones sociales adaptativas.

Cantor y Kihlstrom la definen como el cuerpo de conocimientos que el individuo tiene acerca del mundo social.

4.4.1.1. Perspectiva psicométrica

Esta perspectiva ha trabajado por diseñar formas de traducir las definiciones abstractas de inteligencia social en instrumentos estandarizados de laboratorio que midieran diferencias individuales en esta variable. Vamos a hacer un repaso breve.

Uno de los primeros precursores de las medidas de inteligencia social fue el Test de inteligencia social de George Washington. Posteriormente fue rechazado, ya que las diferencias en inteligencia social parecían confundirse con las diferencias que el individuo tenía en habilidades como trabajar con palabras e ideas.

Con este rechazo, el interés por el concepto de inteligencia social cayó, y dejó de verse como una entidad independiente.

Años más tarde, Guilford, en su modelo de la estructura del intelecto, atribuye un estatus especial a la inteligencia social. A partir de este modelo se elabora el Test de inteligencia social de seis factores. A raíz de este test y otros posteriores en esta línea se concluyó que la inteligencia social sí era una entidad independiente.

Después de estos trabajos de Guilford, otros investigadores continuaron profundizando en la definición de la inteligencia social y en el esclarecimiento de sus relaciones con la inteligencia general.

Jones y Davies, basándose en el modelo de Catell, que distingue entre inteligencia fluida y cristalizada, propuso la existencia de dos modalidades de inteligencia social; la cristalizada (conocimientos acumulados acerca del mundo social) y la fluida (habilidad para solucionar nuevos problemas en situaciones sociales nuevas).

Gardner asignó un lugar importante a la inteligencia social, denominada concretamente inteligencia interpersonal. Sin embargó, al contrario de los modelos anteriores, este autor no se basa en procedimientos psicométricos tradicionales, sino que su método está basado en una convergencia de signos (p.ej, el aislamiento por daño cerebral) proporcionados por varias líneas de evidencia, destinadas a demostrar la cualidad diferente y única de la inteligencia social.

Por otra parte, los estudios sobre inteligencia social prototípica (teorías implícitas) han permitido también detectar una serie de características específicas de la inteligencia social.

Finalmente, en la teoría triárquica de la inteligencia de Sternberg, la inteligencia social está explícitamente representada en la modalidad de inteligencia práctica, que incluye el contexto social.

4.4.1.2. Personalidad concebida como inteligencia social

La Teoría cognitiva de la personalidad o inteligencia social de Cantor y Kihlstrom construye las diferencias individuales en la conducta social como el resultado de diferencias individuales en el conocimiento que los individuos llevan a las interacciones sociales. Desde esta perspectiva la clave está no en cuánta inteligencia social sino en qué inteligencia social tiene el individuo. Así, renuncia a clasificar a las personas.

Desde este modelo se pregunta qué inteligencia tiene la persona a partir de la cual puede guiar su comportamiento interpersonal.

> Siguiente: Integración de los distintos tipos de inteligencia no académicas