Psicología Online PIR Psicología Evolutiva Introducción: El desarrollo cognitivo y linguistico

Psicología Evolutiva: El desarrollo cognitivo y lingüístico

1. INTRODUCCIÓN.

Las diferentes hipótesis y teorías pueden resumirse en dos grandes posturas opuestas: por una parte, la de aquellos que sostienen que el lenguaje es una capacidad subordinada al pensamiento y que su estructura y sus propiedades son, en esencia, una derivación de las de éste. Esta postura mantiene, por tanto, que el pensamiento determina el lenguaje. La otra postura sostiene exactamente lo contrario: que la estructura y las propiedades del lenguaje determinan las del pensamiento.

Es posible una tercera postura: sostener que ni el lenguaje determina al pensamiento ni el pensamiento determina al lenguaje.

1.1. John Watson y el habla subvocal.

Watson desarrolló la teoría de que todo el conjunto de procesos mentales conscientes que llamamos "pensamiento" era en realidad una forma de lenguaje silencioso en el que lo que hacemos es efectuar un subconjunto de movimientos musculares atenuados que no llegan a traducirse en la emisión de sonidos vocales, sino que permanecen en el nivel de lo que Watson llamó "habla subvocal". Estos movimientos articulatorios incompletos constituirían un verdadero lenguaje interior mediante el que nos hablamos a nosotros mismos. El pensamiento, según Watson, no es ni más ni menos que esta actividad encubierta.

De acuerdo con esta hipótesis, el pensamiento es una actividad que no sólo depende del lenguaje sino que se identifica con él. Pensar es hablar, aunque sea subvocalmente, y el pensamiento sólo es posible mediante la utilización de palabras, aunque sean silenciosas.

1.2. Chomsky: la especificidad del lenguaje.

La hipótesis de Chomsky (1968) es, en cierto modo, exactamente la contraria de Watson: si éste último identificaba lenguaje y pensamiento, Chomsky considera que el lenguaje es una capacidad esencialmente independiente de cualquier otra capacidad intelectual del ser humano.

No obstante, Chomsky admite que lenguaje y pensamiento tienen que relacionarse para poder funcionar; pero matiza que el tipo de relación que se da entre ellos es comparable a la relación que existe entre, por ejemplo, el sistema visual y el sistema circulatorio de un ser humano.

1.3. El relativismo lingüístico: la hipótesis de Sapir/Whorf.

La hipótesis de que una capacidad depende de otra puede defenderse sin necesidad de identificarlas.

Esto es, por ejemplo, lo que sucede con la denominada hipótesis de Sapir-Whorf, según la cual nuestra percepción del mundo (y, por consiguiente, nuestro pensamiento) se ve determinada en parte por el lenguaje que poseemos para referirnos a él.

Según Whorf, analizamos el mundo a través del lenguaje; por consiguiente, nuestra percepción del mundo estará determinada en gran medida por la estructura de nuestro lenguaje.

> Siguiente: La perspectiva de la psicología del desarrollo