Psicología Online PIR El Lenguaje Introducción a la Comprensión de Oraciones

Psicología Básica: Comprensión de Oraciones

Introducción a la Comprensión de Oraciones

Por muy amplio y sofisticado que sea nuestro conocimiento léxico y por muy rápidos y eficaces los procesos o estrategias que empleamos en recuperar el significado de las palabras, todo ello sería de escasa utilidad si no tuviéramos al mismo tiempo la capacidad de organizar o combinar los significados léxicos individuales en unidades más complejas como las oraciones, y de analizar e interpretar estas unidades complejas de significado mediante las cuales representamos transmitimos hechos e intenciones comunicativas a nuestros interlocutores.

El acceso al significado de las palabras que integran estas oraciones es condición necesaria, aunque no suficiente para comprender su significado. Se trata de elaborar una representación mental del contenido proposicional de los mensajes, entendiendo por ello una representación que especifique los predicados, o sea, las acciones, sucesos o relaciones descritos por la oración y los argumentos o papeles que desempeñan los conceptos o entidades que participan en tales acciones o sucesos.

Para comprender una oración es necesario emplear conocimientos y estrategias que van más allá de la mera combinación de significados léxicos individuales con arreglo a estrategias heurísticas y restricciones conceptuales y de conocimiento mundano: es necesario analizar también la estructura de los mensajes.

Estos mecanismos son en su mayoría inconscientes y operan de forma automática y muchas veces predictiva, lo que a veces puede inducir a error: cuando el sistema de comprensión cree descubrir una expresión estructural y semánticamente completa tiende a dar por terminada e interpretada la oración. Sin embargo, al recibir el fragmento siguiente, el procesador advierte que este fragmento debe ser adjuntado a la oración en curso, por lo que se ve obligado a revisar su interpretación inicial y elaborar una nueva (Oraciones de vía muerta o garden path: ej.: A Pedro le secuestró un gángster su novia)

Resumiendo, los procesos semánticos de asignación de argumentos o papeles temáticos a las entidades de la oración mantienen una dependencia directa con respecto a los procesos de análisis de la estructura.

Uno de los problemas más importantes de la comprensión de oraciones es precisamente el de determinar las relaciones que existen entre estas dos clases de proceso, o sea, el grado de autonomía o de dependencia entre ellos.

Sin embargo, es necesario considerar otro tipo de demandas cognitivas no menos importantes que las anteriores que plantea la comprensión de oraciones.

El significado de los mensajes verbales no se agota en su representación semántica o contenido proposicional, sino que incluye también un componente pragmático o comunicativo relativo al intercambio de intenciones entre los interlocutores. En la medida en que la fuerza ilocutiva es un componente más del enunciado verbal, también ha de ser objeto de interpretación por parte del sujeto que comprende, y requiere por ello una explicación psicológica.

Cualquier oración se produce e interpreta en un contexto comunicativo: para entenderlas no basta con atribuirles una representación semántica de naturaleza proposicional. En ciertos casos las oraciones carecen de valor de verdad (interrogativos e imperativos) y en otros muchos difícilmente se puede interpretar su auténtico sentido (ironía, metáfora) sin tener en cuenta el contexto conversacional o interpersonal que les rodea. En estos caso, pues, no cabe hablar tanto de la verdad o falsedad del mensaje, sino más bien de su adecuación o relevancia dentro de un contexto dado.

Si bien es evidente que para entender esta clase de mensajes sigue siendo necesario derivar sus estructuras sintáctica y semántica, no lo es menos que para lograr una comprensión cabal de los mismos hay que trascender su significado literal y descubrir el sentido indirecto oculto, en definitiva el significado que interesa.

Para que la comprensión sea efectiva es necesario que hablante y oyente compartan, además de un código lingüístico común, una serie de conocimientos extralingüísticos relativos al discurso, situación y estados mentales del interlocutor. Una teoría de la comprensión del lenguaje debe abordar estos fenómenos, de lo contrario quedaría excluida la explicación de la forma en que los humanos interpretamos y producimos actos comunicativos habituales como peticiones, promesas, ruegos, compromisos, ironía, humor o metáforas, casos todos ellos de habla indirecta o pragmáticamente marcada

> Siguiente: Componentes del Procesamiento de Oraciones