Psicología Online PIR Psicología de las organizaciones Introducción de la motivación en las organizaciones

Psicología Social y de las Organizaciones: Motivación, Satisfacción y Moral en las Organizaciones

1. INTRODUCCIÓN

Una organización es un conjunto de personas y son éstas las que realizan lo que hace la organización; las actividades de un grupo de personas son organizacionales sólo en la medida en que éstas permitan que sus decisiones y sus comportamientos sean influidos por la organización. Hay que coordinar todas esas actividades para la consecución de unos determinados objetivos que son el principal propósito y razón de ser de la propia organización.

Simon (1971) señala que los individuos están dispuestos a aceptar su condición de miembros de la organización cuando su actividad dentro de ella, contribuya directa o indirectamente a sus propios fines personales. Contribución que es directa si las finalidades de la organización ofrecen recompensas personales al individuo en pago de su disposición a aportar su actividad en la organización. Las recompensas personales están directamente relacionadas con la imposición a aportar su actividad en la organización. Las recompensas personales directamente relacionadas con la importancia y el crecimiento de la organización mientras que, en otras ocasiones, no lo están de una forma tan directa.

En función de estas diferenciaciones se pueden establecer diversos tipos de miembros de la organización que participan en ella de formas muy diversas:

  • los clientes en las organizaciones lucrativas, un grupo que tiene, de manera predominante, el primer tipo de móviles: el interés directo en los objetivos de la organización;
  • los empleados, el tercer tipo, las recompensas personales que no suelen ser estar directamente relacionadas con el crecimiento de la organización;
  • el empresario, el segundo, es decir, las recompensas personales directamente relacionadas con el desarrollo de la propia organización.

Todos contribuirán a la organización en función de los alicientes que la organización le ofrece. Además, las aportaciones de un grupo son fuente de los alicientes que la organización ofrece a los demás. La organización sobrevive y crece si el total de contribuciones es suficiente en cantidad de alicientes, de lo contrario decae y acaba por desaparecer, a menos que se logre un equilibrio.

Es importante para una organización conseguir la participación de los distintos tipos de miembros y determinar los principales factores que intervienen en la decisión de participar, mantenerse en ella o abandonarla. La participación de los clientes ha sido estudiada dentro del estudio de mercados y de la psicología del consumidor y la participación de los accionistas y capitalistas está menos estudiada.

La organización recluta una serie de candidatos, selecciona a los que mejor pueden desempeñar las tareas y ocupaciones y completa su preparación con el fin de optimizar su desempeño. A través de todas estas actividades, la organización procura que sus miembros, sus empleados, sean competentes para sus tareas y sus cometidos y trata de asegurar, en el mayor grado posible, que sepan y puedan hacer aquellas tareas que les encomienda aunque no puede garantizar que lo harán con la cantidad, calidad, interés y duración requeridas. Factores psicológicos adicionales intervienen además de las habilidades, aptitudes y destrezas. Son aspectos de tipo motivacional como el interés, la intención o la voluntad de ejecución estas tareas.

El desempeño de los empleados en una organización está en función de la habilidad y motivación, estos 2 factores se relacionan multiplicativamente: desempeño = f (habilidades x motivación).

Desempeño = f (nivel de aptitudes x nivel de destrezas x comprensión de la tarea x decisión de emplear esfuerzo en ella x decisión de persistir x condiciones facilitadoras e inhibidoras que no se encuentran bajo control del individuo).

Según esta relación funcional, el desarrollo de cualquier comportamiento dirigido a la consecución de los objetivos organizacionales está en función de múltiples factores de tipo cognitivo (comprensión de la tarea, habilidades), motor (las destrezas) y motivacional, el cual reúne un conjunto complejo de aspectos a considerar.

Campbell y Pritchard señalan que la "motivación" es un término que designa los determinantes de:

  • la decisión de iniciar el esfuerzo para realizar una determinada tarea,
  • la decisión de realizar un determinado nivel de esfuerzo,
  • la decisión de persistir en el desarrollo de ese esfuerzo durante un determinado período de tiempo.

La motivación tiene que ver con un conjunto de relaciones entre variables dependientes e independientes que explican la dirección, amplitud y persistencia de la conducta de un individuo si se neutralizan o se mantienen constantes los efectos de las aptitudes, destrezas y comprensión de las tareas y las constricciones y limitaciones que operan en el ambiente.

El estudio de la motivación es central para la organización. Sólo si los miembros permanecen en ella y si contribuyen adecuadamente a la consecución de sus objetivos podrá ésta mantenerse y desarrollarse para que esto ocurra los individuos han de poder satisfacer sus necesidades y expectativas en la organización.

March y Simon (1977) en Organizations han formulado una teoría del equilibrio entre el sujeto y la organización, en las aportaciones y beneficios mutuos como nivel ideal del funcionamiento. Homans (1961) y Barrett (1970) estudia el carácter de intercambio de esas relaciones y Porter, Lawler y Hackman (1975) conceptualiza la conducta del individuo en la organización como una interacción. Tanto las organizaciones como los individuos presentan demandas identificables al tiempo que contribuyen con algunos recursos. La dinámica de la interacción tiene que ver con los modos en que demandas y recursos de ambas partes son combinados e intercambiados.

La organización únicamente tendrá interés en mantener a un determinado miembro si contribuye, en un nivel mínimo aceptable, a la consecución de los fines organizacionales con sus energías y habilidades. El individuo sólo tendrá interés en permanecer en la organización si ésta le satisface unas determinadas necesidades y expectativas en nivel satisfactorio. El estudio de las variables que influyen en las decisiones de los individuos de ingresar, permanecer y/o abandonar una organización está realizando con detalle en la obra de March y Simon (1977).

La base de los distintos aspectos motivacionales se encuentra en la existencia de unas necesidades, de diverso tipo que el sujeto experimenta y procura satisfacer; hecho que es el que le lleva a actuar. La consideración de esas necesidades es insuficiente para comprender los aspectos motivacionales del comportamiento y es necesario el estudio del proceso a través del cual el individuo (más genéricamente el organismo) llega a estar motivado para actuar. La acción motivada que llega con la consecución de las metas y objetivos y la reducción de las necesidades o la consecución de las expectativas. Metas que en la situación laboral y organizacional pueden ser intrínsecas o extrínsecas.

> Siguiente: Las necesidades del individuo: un aspecto motivacional básico......