Psicología Online PIR Psicología Evolutiva La adquisición de la identidad de género

Psicología Evolutiva: Desarrollo de la identidad personal y la identidad de género

LA ADQUISICION DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO

LOS CONCEPTOS SEXO Y GÉNERO

El hecho de que algunos autores utilicen como sinónimos los términos sexo y género se debe más a la complejidad de la definición de ambos por separado que a una verdadera indiferenciación entre ellos.

Desde la psicología se ha vivido en las últimas décadas un renovado y creciente interés por el estudio y la comprensión de las relaciones entre estos dos conceptos, desde la premisa de que ambos se encuentran no sólo estrechamente vinculados entre sí, sino que son uno de los ejes de la construcción de la identidad personal.

Diferenciación /dimorfismo sexual

La sexuación o diferenciación sexual de los seres humanos resulta un proceso en el que intervienen, entre otros, factores biológicos y hormonales. Tradicionalmente, los psicólogos se han preguntado acerca de si el ser biológicamente hombre o mujer tienen alguna influencia en otras dimensiones de la persona como sus capacidades o su forma de comportarse.

El niño o la niña, desde el momento del nacimiento se encuentra inmerso en un sociedad que tiene unas ideas previas o creencias acerca de lo que es ser hombre o mujer, de las características compartidas por los miembros de estos grupos, de cómo ha de comportarse, e incluso de cuáles serán sus capacidades por el hecho de pertenecer biológicamente a uno de los dos grupos. Estas creencias y expectativas suponen un proceso de asignación social que comienza incluso antes del nacimiento (Barberá).

El género

Una de las consecuencias y a la vez motor del progreso y desarrollo individual es la construcción de una identidad personal. Esta identidad personal se encuentra compuesta de muchas dimensiones, una de las cuales es la dimensión de género.

Hablamos de género como una dimensión psicológica. Supone un proceso de construcción personal y dinámico a lo largo del desarrollo. En él intervienen tanto aspectos biológicos como sociales. Uno de los mas importantes es la denominada asignación social y que consiste en la clasificación y categorización de los individuos como pertenecientes a un grupo u otro (niño /niña; hombre /mujer) atendiendo a estereotipos o creencias acerca de lo que significa ser hombre o ser mujer. Dichos estereotipos, aunque estables, se encuentran determinados también socioculturalmente.

El sujeto va construyendo una idea de sí mismo como perteneciente a uno otro grupo de asignación sexual atendiendo a estos elementos. Esta identificación impregna muy diversos ámbitos de su vida, desde su comportamiento a su manera de razonar o pensar.

Cuando hablamos de que alguien es un niño o una niña, en general no sólo nos representamos sus caracteres biológicos de hombre o mujer, sino que tenemos una representación mucho mas compleja conformada por creencias acerca de cómo es y debe de ser cada uno de ellos.

> Siguiente: Elementos que constituyen la dimensión psicológica del género