Psicología Online PIR El Lenguaje La Coherencia Como Relevancia

Psicología Básica: Producción del Discurso y Conversación

La Coherencia Como Relevancia

Con el trabajo de Planalp y Tracy (1980), y el de Reichman (1978), puede decirse, que los textos sono no son coherentes en la medida en que los enunciados que los compon puedan integrarse en una estructura de conocimiento o de acción previa y mas global: ya se defina esta como una macroestructura (Van Dijk, 1977, 1980), como un «modelo mental del discurso (Johnson-Laird,1986) o como un «acto de. habla global» (Van Dijk 1980).

Los discursos y conversaciones serán, por tanto, coherentes en la medida en que sean «interpretables».

Un texto coherente implica, por parte del oyente, la posibilidad de relacionar el contenido proposicional de los enunciados del discurso con un conjunto de proposiciones (emitidas o implícitas) y de presuposiciones que:

  • a) se conocen previa mente
  • b) pueden ser recuperadas de la memoria en el punto exacto en el que la conversación lo requiere, y
  • c) resultan relevantes para la interpretación del significado de los enunciados.

Simétricamente, por parte del hablante, la coherencia presupondrá la capacidad de establecer un modelo mental con realidad psicológica también para oyente (un conocimiento común mínimo e inicial) y la elaboración de enunciados sucesivos relevantes (que produzcan efectos sobre la estructura de conocimiento previa) para este modelo mental.

En ambos casos, el procesamiento de los discursos parecería regirse por un principio de búsqueda de relevancia (Sperber y Wilson, 1986 1987) que implica la realización eficaz de operaciones inferenciales sobre el estado de conocimientos previos del interlocutor relativamente complejas. Estas operaciones o mecanismos inferenciales, según Riviere (1.991), son esencialmente de tipo deductivo, presumiblemente idénticas a los que participan en otras formas de actividad inteligente.

La interpretación pragmática que identifica la coherencia de los textos con la relevancia en un contexto cognitivo y comunicativo dado, ha sido desarrollada explícitamente por Spelber y Wilson en 1986, en su principio de búsqueda de relevancia, que toma su nombre una de las máximas de Grice, destaca que la actividad comunicativa humana se rige esencialmente por criterios de economía cognitiva, lo que determina que el hablante intente producir la máxima relevancia con el mínimo esfuerzo cognitivo, y destaca también la estrecha dependencia existente entre los procesos implicados en la producción de los discursos y otros procesos cognitivos de carácter «central», como los mecanismos inferenciales que subyacen a toda forma de razonamiento o el esfuerzo atencional.

Por otro lado, la teoría de Sperber y Wilson destaca la naturaleza primariamente conversacional y metarrepresentacional de la actividad discursiva y la dificultad de establecer una barrera tajante entre los procesos responsables de su producción (por el hablante) y de su comprensión (tanto por e oyente como por el propio hablante).

Harry Stack Sullivan, un autor de orientación dinámica propuso, en la década de los años veinte, una hipótesis que denominó "hipótesis del auditor fantástico" próxima en algunos puntos a la que da contenido al trabajo de Sperber y Wilson.

Según la hipótesis de Sullivan, todo discurso implica, para el hablante la realización de un proceso de "autocomposición" que lleva consigo la puesta a prueba de la utilidad informativa potencial de sus mensajes a través del contraste de los mensajes planificados y todavía no emitidos con un "oyente supuesto" o "interlocutor imaginario" que representa las necesidades informativas del interlocutor real.

En la medida en que el modelo de «interlocutor fantástico» simule adecuadamente al «interlocutor real», el mensaje será comunicativamente eficaz. En la medida en que existan discrepancias entre ambas representaciones, se producirán fallos de coherencia y de interpretabilidad de los mensajes.

La hipótesis del «auditor fantástico», aplicada al ámbito de la comunicación humana y específicamente, al ámbito de la explicación de las habilidades de comunicación referencial, permite establecer predicciones empíricas similares a las derivadas del «principio de relevancia» de Sperber y Wilsónn (1986) y dar cuenta de buena parte de las observaciones recogidas en el ámbito de la investigación experimental sobre comunicación referencial tanto con sujetos normales como con distintas patologías del lenguaje

> Siguiente: La Naturaleza Esquemática de los Discursos