Psicología Online PIR Psicología Evolutiva La interacción entre iguales

Psicología Evolutiva: Desarrollo del juego y la interacción entre iguales

LA INTERACCIÓN ENTRE IGUALES

INTRODUCCIÓN

Por medio de la interacción social los niños aprenden normas de conducta, actitudes, comportamientos deseado por la sociedad y aquellos instrumentos culturales (tales como la escritura y la lectura) necesarios para una buena adaptación al escenario socio-cultural en el que el niño se halla inmerso.

RELACIONES DE AMISTAD

La amistad juega un papel fundamental en la vida de los seres humanos. El deseo de amistad surge rápidamente, pero la amistad no.

Para los adultos, la amistad implica una satisfacción psicológica mutua caracterizada por la comprensión de los sentimientos y pensamientos de ambas personas, por el cuidado físico y psíquico de los seres humanos implicados en la relación, por una comunicación intima y sincera, por tener unas expectativas de reciprocidad en relación a los valores fundamentales de las relaciones humanas (magnanimidad, lealtad, honradez, sinceridad, etc.) y por una estabilidad a lo largo del tiempo que trasciende los conflictos ocasionales.

Sin embargo, las ideas de los niños sobre la amistad no comienzan de esta manera. Si preguntamos a niños qué significa tener un amigo nos encontramos con muy diversas respuestas en función de la edad. A pesar de ello, podremos observar que todos ellos coinciden al expresar que un amigo es más que un compañero de clase con el que comparte un afecto y con el que siente que la relación que ha establecido es algo especial.

Desarrollo del concepto de amistad

Siguiendo a Damon y a Fuentes, vamos a describir someramente las características de las distintas etapas por las que atraviesan las relaciones de amistad desde la primera infancia hasta la adolescencia.

  • Primera infancia: Aunque resulta difícil hablar de amistad en este periodo de vida (0-2 años), los estudios nos indican que los niños pequeños inician y mantienen mas interacciones positivas con chavales conocidos que con aquellos que son desconocidos. Además, eligen interaccionar con aquellos niños con los que establecieron buenas relaciones que con los que tuvieron algún tipo de conflicto. Por tanto, podríamos hablar de un tipo de amistad ya que el niño elige con quien mantener un intercambio de juego y manifestar un afecto positivo.
  • Etapa pre-escolar (2-6 años): Los niños a estas edades tienen una visión egocéntrica a la hora de analizar y entender la amistad. No distinguen la propia perspectiva de la de los demás y son incapaces de reconocer que sus amigos pueden interpretar la misma experiencia social de manera diferente a como lo hace él mismo. En esta etapa de la vida la relación de amistad se caracteriza por encuentros inestables donde la ruptura llega con facilidad cuando hay conflictos interpersonales. Generalmente, el mejor amigo es el niño que vive cerca y con el que juega a diario. En líneas generales son amistades muy inestables y dirigidas y/o controladas por los padres o los cuidadores del niños.
  • Etapa escolar (6-12 años): en este periodo las relaciones de amistad se caracterizan por poder mantener una relación de cooperación y de ayuda recíproca. El cambio fundamental que se produce en esta etapa en relación con la anterior es que el niño no está centrado única y exclusivamente en sus pensamientos y sentimientos, sino que es capaz de entender las intenciones, deseos, necesidades y emociones del otro. A estas edades, los niños suelen elegir como amigos aquellos iguales que les muestran cariño, se preocupan por sus necesidades y demandas y generalmente son del mismo sexo. Estas relaciones son mas duraderas que en el periodo anterior y pueden mantenerse por mucho tiempo si se forma un estrecho y verdadero vinculo afectivo.
  • Adolescencia (12-18)años: los adolescentes conciben la amistad como una relación duradera que se caracteriza por un conocimiento mutuo de los seres humanos implicados en la relación y donde el afecto es una constante en las interacciones entre ellos. El vinculo afectivo está totalmente establecido y la lealtad, sinceridad intimidad, confianza, respeto mutuo y conductas prosociales son fundamentales para hablar de una verdadera amistad. Los adolescentes valoran y eligen a sus amigos en función de sus características psicológicas (bondad, generosidad, honradez, lealtad, magnanimidad, etc.) y tiende a buscar amistad en seres humanos que poseen similares inquietudes, intereses e incluso enfoque vital. Generalmente suelen suponer un gran refugio y una seguridad emocional a la hora de resolver problemas psicológicos como la ansiedad o la soledad debido a la relación de rebeldía que mantiene con sus padres. A estas edades, los estudios nos indican que existen diferencias de género en el sentido de que los varones tienden a formas grupos grandes de amigos, mientras que las niñas limitan el número de relaciones al ser mas exigentes con la intimidad que se establece en la amistad. Por último, decir que durante la adolescencia empiezan a surgir relaciones de amistad entre ambos sexos, los grupos y pandillas suelen ser mixtos y suponen el principio de interacciones mas estables, ya no sólo de amistad, sino de futuras relaciones de pareja.

A partir de la adolescencia, las relaciones de amistad se van enriqueciendo a lo largo del ciclo vital debido a las experiencias vitales adultas de unos y otros. La distancia y los conflictos ocasionales dejan de ser un obstáculo para mantener y disfrutar un vínculo afectivo duradero que caracteriza a la amistad adulta.

La cultura de los iguales en su entorno

Otra manera de entender las relaciones de amistad es desde la perspectiva del contexto en el que éstas se producen. Corsaro observó a lo largo de tres meses las características de la organización social propias de una guardería y las concepciones de amistad que mostraban los niños (edades comprendidas entre 2'11 y 4'19 años). Los datos de Corsaro no sindican que en raras ocasiones los chavales juegan solos y que cuando se da esta situación lo niños tratan de intervenir en las interacciones de juego ya estructuradas. Por otra parte, en las situaciones en que varios niños tienen organizada una situación de juego, éstos se resisten en gran medida a que participe un miembro nuevo debido a que de algún modo se percatan de la fragilidad de la interacción de los intervinientes en el juego. Por tanto, ser aceptado en un episodio de juego relativamente estructurado supone una tarea un tanto difícil ya que la introducción de un "extraño" podría ocasionar diversos conflictos y tener efectos disruptivos a lo largo del episodio.

En palabras de Corsaro, "para los niños, la amistad suele cumplir funciones especificas de interacción en la propia guardería, tales como conseguir el acceso, construir la solidaridad y la confianza mutua dentro de los grupos de juego, así como proteger el espacio interactivo de estos grupos, y sólo en raras ocasiones se basa en el reconocimiento de los niños de las características personales permanentes de los compañeros de juego".

Podríamos decir que las características generales que Corsaro expone en relación a cómo los niños conciben la amistad coinciden en gran medida con las descritas por Damos y Selman. La aportación mas importante de Corsaro es que incide y ahonda en la importancia del contexto social en el desarrollo de los conceptos sociales. Por ello, insiste en que la génesis del concepto de amistad está directamente relacionado con las demandas sociales del entorno en el que se desenvuelve el niño.

> Siguiente: Relación entre hermanos