Psicología Online PIR Emoción y Motivación La Primera Valoración y la Segunda Valoración

Psicología Básica: Estrés y Afrontamiento

La Primera Valoración y la Segunda Valoración

La Primera Valoración

Según Lazarus y Folkman es un proceso mediante el cual la persona evalúa la situación y realiza cambios en su forma de actuar en función de cómo él la valora. Esta evaluación implica ya un proceso controlado de identificación, valoración y su consiguiente aceptación o rechazo de la información que proviene del medio externo e interno.

Lazarus y Folkman distinguen tres tipos de valoración primaria del medio y sus demandas, que no son excluyentes entre sí, y toda condición tendrá un cierto grado de las tres:

  • a) Irrelevante: se valoran las demandas del entorno como indiferentes. La reacción emocional que se produce es neutra y agota el proceso.
  • b) Benigna-Positiva: se evalúa el medio como favorables para lograr el bienestar personal. Conlleva una respuesta emocional placentera, no desencadenando la respuesta de estrés. Es poco usual que una condición sea evaluada como totalmente benigna o positiva.
  • c) Estresantes, que a su vez pueden valorarse de tres formas diferentes:
    • · Daño o Pérdida, la persona tiene algún prejuicio ante esta situación por haber sufrido anteriormente algún tipo de daño. Supone la inmediata movilización del patrón de respuesta de estrés, sin que tenga que mediar ningún otro proceso cognitivo-emocional.
    • · De Amenaza: anticipación de daños o pérdidas, que se prevé que pueden acontecer si no hace algo para evitarlo. Implica la valoración del potencial lesivo del estresor. Moviliza emociones negativas y la segunda valoración para buscar un afrontamiento anticipativo.
    • · De Desafío: anticipación de daños o pérdidas, pero en este caso valorando los recursos necesarios para dominar la situación. Implica la valoración de la capacidad de control de la situación, moviliza emociones positivas y la segunda valoración.

Las valoraciones de amenaza y desafío no son excluyentes entre sí. Así pues la respuesta al estrés no es general o unitaria, sino que se diversifica según los resultados de la 1ª valoración.

La Segunda Valoración

Apreciación del repertorio de comportamientos o habilidades necesarias para hacer frente a la situación estresante. Se moviliza cuando se ha producido una valoración estresante como amenazante o desafiante.

Se anticipa la capacidad de los recursos de afrontamiento; está condicionada por las capacidades y recursos, que la persona posee; al tiempo, que el resultado de esta valoración está muy determinado por la valoración primaria.

El resultado de ésta segunda valoración puede ser:

  • 1. Que la persona posea estrategias eficaces para evitar el daño: se movilizará la fase de selección de respuesta.
  • 2. Que no posea estrategias eficaces: se movilizará la respuesta de estrés y se agota el proceso cognitivo-afectivo.

Siempre se debe producir un proceso de reevaluación: replanteamiento de la primera valoración, condicionada por los recursos disponibles para enfrentarse a la situación.

> Siguiente: La Selección de Respuesta y el Afrontamiento