Psicología Online PIR Personalidad La Psicología de la personalidad como disciplina

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Personalidad

LA PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD COMO DISCIPLINA

Es uno de los campos más complejos de la psicología por su falta de delimitación con otras disciplinas afines.

Una mirada histórica de la disciplina:

El estudio de la personalidad propiamente dicho empezó en el siglo XX. En las dos primeras décadas los psicólogos desarrollaron "tests mentales" para resolver problemas prácticos urgentes. No obstante el estudio de la personalidad no se formalizó hasta finales de la década de los 30 con el trabajo de Allport y su definición de la misma como "la organización dinámica en el individuo de aquellos sistemas psicofísicos (patrones característicos de conducta, pensamientos y sentimientos) que determinan su peculiar ajuste al entorno". En esta definición integra lo físico y lo psíquico, organiza la personalidad en un sistema, la persona es un agente activo y único y se adapta a la situación.

Murray por su parte establece los siguientes postulados:

  • el organismo es un todo, cuyas partes están relacionadas.
  • deben considerarse tanto los determinantes del organismo como del entorno.
  • se desarrollan tendencias a reaccionar de forma parecida en situaciones parecidas (consistencia), pero si la situación difiere, hay cambios (variabilidad).
  • la conducta está determinada por muchas fuerzas, por lo que no debe adscribirse a causas únicas.
  • debemos tener en cuenta variables conscientes e inconscientes para explicar un hecho.

Los hitos más importantes de la década de los 30 serán:

  • La personalidad como sistema integrado (superior a la suma de sus elementos)
  • El carácter activo de la persona
  • Las relaciones persona-situación
  • La multideterminación de la conducta
  • El papel de la motivación y la emoción
  • La estabilidad vs. el cambio de conducta
  • Las variables conscientes e inconscientes

En las décadas de los 30 y los 40 influyeron las guerras mundiales; la primera se asoció al desarrollo de tests estandarizados y la segunda influyó por tres vías: 1. desarrollo de programas de psicología clínica (y acercamiento a ésta), 2. creación del IPAR (Instituto de Evaluación e Investigación de la Personalidad), y 3. surgimiento de estudios sobre autoritarismo (llamando la atención sobre conductas asociadas con determinados estilos cognitivos de personalidad y sus repercusiones sociales y culturales; lo cual estrechó lazos con la psicología social).

En la década de los 50, aunque fue muy productiva, surgieron grandes debates como la controversia nomotética vs. Ideográfica, o en torno al uso del AF y permanecieron problemas anteriores:

  • falta de ajuste de evaluación y predicción
  • presencia de sesgos en los cuestionarios
  • uso de distintas nomenclaturas para fenómenos similares
  • surgimiento de teorías aplicables a pequeños números de fenómenos
  • proliferación de instrumentos y medidas con poca validez psicométrica.

Hasta aquí, en conjunto, se desarrollaron grandes teorías para entender a la persona total y predecir su conducta, manteniendo el objetivo final de totalidad organizada y unificada. La mayoría de ellas eran organísmicasmotivacional (el organismo tiene cierto equilibrio y responde a sus cambios para minimizarlos). (enfatizaban las variables personales y la consistencia) y tenían una concepción

En la década de los 60 tres desarrollos tendrán una importancia fundamental: 1. los trabajos de Skinner que centran la atención en las condiciones del entorno, 2. la revolución cognitiva y 3. la psicología social experimental. Disminuye la construcción de grandes teorías y surge interés por identificar constructos claves y diseñar estrategias de medida que arrojen evidencia de ellos.

Tres tendencias entre los 50 y 70´s:

  • desintegración de la persona total como objetivo final, buscándose constructos disposicionales descontextualizados.
  • caída de la reducción de la tensión como la idea de organización de la motivación humana.
  • surgimiento de aproximaciones cognitivas, basadas en modelos del PI (conducta determinada por planes y metas, no por instintos, necesidades.).

En las décadas de los 70 y 80 la psicología de la personalidad había perdido su objetivo principal (estudio del individuo en su totalidad) al proliferar la investigación de constructos aislados. Pero tras los debates la disciplina se fortaleció retomando las relaciones entre cognición, afecto y conducta; entre variables biológicas y culturales; entre variables de personalidad y campos aplicados; y vuelve al estudio del self.

En la década de los 90, a nivel metodológico se han ampliado las posibilidades incluyendo más estudios naturales, con la genética conductual y con metodología cualitativa. A nivel teórico, se abordan nuevos tópicos (cambios vitales, salud.) y se renueva el énfasis por el estudio de la personalidad total y el self (concepto que trata de dar sentido a cómo las personas encuentran unidad y coherencia en sus vidas).

Progresos realizados:

  • 1. Progreso en la conceptualización de la motivación humana, pasando de reducirse al drive o impulso a aproximaciones cognitivo-afectivas sobre conducta e interacción social.
  • 2. Se han hecho muchos esfuerzos para llegar a una conceptualización (los Cinco Factores) ampliamente aceptada por los investigadores de las diferencias individuales.

Sin embargo, aún no se ha aportado una conceptualización realmente integradora para comprender a la persona total.

Área de estudio:

La funcionalidad de la Psicología de la Personalidad tuvo sus pros y sus contras:

Factores positivos:

  • se dio un peso importante a los procesos motivacionales como clave para entender la conducta humana.
  • se adquirió un papel integrador, ya que el objetivo de analizar al individuo total requería teorías que integraran aspectos aislados de otras disciplinas.

Principal inconveniente de su carácter funcional e integrador/holístico: se prescindió de la utilización de una metodología rigurosa. "En la medida en que los acercamientos pretendan ser empíricamente rigurosos, están condenados de antemano a ser específicos y parciales", Pinillos.

Objetivos principales:

El objetivo principal es el estudio de la conducta normal en todos sus aspectos. Objetivos parciales:

  • a) Describir de forma viable y válida las características de los individuos.
  • b) Predecir la conducta de las personas, y las diferencias comportamentales que manifestarán ante una misma situación.
  • c) Explicar la conducta finalmente manifestada, y los cambios producidos respecto a situaciones similares previas, en función de los factores personales o situacionales que determinan la aparición y mantenimiento del comportamiento.

Así las teorías de la personalidad deben explicar qué (características personales y como están organizadas), cómo (determinantes genéticos-ambientales que interactúan para formar la personalidad actual) y por qué (causas razonables de la conducta individual). Es decir, debe incluir: la estructura (descripción), los procesos (dinámica) y el crecimiento (desarrollo) de la personalidad.

Para conseguir estos objetivos se han seguido tras orientaciones:

  • 1. generar teorías de personalidad que suponen que continuamente se manifiestan conductas interpretables.
  • 2. realizar investigaciones en personalidad, elaborando microteorías que persiguen acercamientos puntuales sobre fenómenos limitados.
  • 3. combinar formulaciones teóricas con investigación concreta.
Temas de investigación:

Hay una serie de temas que permanecen siempre como:

  • 1. Las relaciones herencia-medio. Hoy se presta más atención a las relaciones recíprocas entre ambas influencias.
  • 2. La controversia persona-situación. Se ha aceptado que ambos son importantes e interactúan.
  • 3. Los procesos inconscientes.
  • 4. La dimensión temporal de la conducta. Los teóricos de la personalidad difieren en el peso concedido al pasado (hª de aprendizaje, instintos.) o al futuro (metas, expectativas) como determinantes de la conducta presente.
  • 5. La estabilidad (consistencia) - cambio.
  • 6. La perspectiva idiográfica-nomotética. Ambos enfoques responden a diferentes aproximaciones a la investigación que se complementan.

Hay otros temas cuyo interés varía según la época y otros tópicos que se van incorporando en función de los acontecimientos sociales y culturales. La investigación actual se caracteriza por su interés en un mayor nº de fenómenos, por la utilización de mayor diversidad de metodologías y técnicas estadísticas, por una mayor conciencia de la complejidad de los determinantes de la conducta y por el interés en el estudio de la voluntad (intentos de la persona de regular los procesos cognitivos y afectivos).

Relación con otras disciplinas afines:

Para comprender cómo y por qué los individuos piensan, sienten, actúan y reaccionan, la teoría de la personalidad debe incorporar conocimientos de otras áreas de investigación de la psicología y de otras disciplinas (percepción, memoria, genética.).

P. social: Aunque antes no los consideraban importantes para la conducta social, los psicólogos sociales se empiezan a interesar por los factores personales. También la psicología de la personalidad se está interesando por modelos interaccionistas (persona x situación), estableciendo puentes con la psicología social al reconocer el papel determinante de la situación. Sin embargo, aunque ambos comparten autores, contenidos y publicaciones, los psicólogos sociales tienen como objetivo eclipsar las diferencias individuales extrayendo condiciones ambientales; mientras que los psicólogos de la personalidad intentan predecir y explicar el comportamiento en distintas situaciones en función de las características personales del individuo.

Psicopatología y p. clínica: La primera trata de la conducta anormal, y la segunda atiende a la conducta problemática y a sus posibilidades de cambio. Y aunque el objetivo de nuestra disciplina sea la conducta normal, es necesario analizar características personales que se asocian con estilos de vida con consecuencias ya sea positivas o negativas, de cara a la adopción de hábitos de vida saludables.

P. general o básica: Tiene dos objetivos: establecer las bases teóricas generales de toda la psicología, y describir y explicar las funciones de la conducta de los sujetos normales y maduros. La psicología de la personalidad sería una ampliación de la psicología general, de la que tomaría las bases generales de funcionamiento del ser humano, para analizar la forma en que éstas se cumplen en el individuo.

P. diferencial: Aunque la psicología de la personalidad se interesa por las diferencias individuales, no estudia tanto su cuantificación como la explicación de su naturaleza, origen y predicción de la conducta a partir de ellas. El estudio de la diferencias individuales sería, por tanto, sólo una parte de la investigación en personalidad, no su objetivo primordial (como para lo es para la psicología diferencial).

> Siguiente: Las teorías científicas de la personalidad