Psicología Online PIR Psicología Social La teoría de la acción razonada, desarrollos posteriores

Psicología Social y de las Organizaciones: Las actitudes

LA TEORÍA DE LA ACCIÓN RAZONADA, DESARROLLOS POSTERIORES

  • La Teoría de la Acción Razonada fue propuesta por Fishbein y Ajzen y consta de 2 partes (La primera ya fue expuesta).

    La segunda parte representa el modo deliberativo del modelo MODE.

  • Las personas mantienen creencias conductuales que incluyen dos tipos de información:
    • a) La "probabilidad subjetiva" de que la realización de cierta conducta dará lugar a una determinada consecuencia.
    • b) La "accesibilidad subjetiva" de esa consecuencia prevista.
    • La suma de todos los productos (entre probabilidades subjetivas y deseabilidades subjetivas) nos da la ACTITUD resultante.

  • Pero, la actitud no es lo único que pesa en la persona. También lo hace la "NORMA SOCIAL SUBJETIVA" (presión social que recibe la persona de su contexto social más próximo), que descansa sobre 2 pilares:
    • a) Las "creencias normativas": Expresan la probabilidad de que la conducta a realizar resulte o no aceptable para las personas cuya opinión es importante para nosotros.
    • b) La "motivación para acomodarse": Indica la disposición de la persona a seguir o conformarse a esas opiniones.

    Se suman los productos resultantes.

    Intención de la persona = actitud + norma social subjetiva

    Esta INTENCIÓN se puede calificar como intención razonada: Procede de un análisis ponderado de los pros y los contras, no sólo de la propia persona, sino de quienes la rodean y son importantes para ella.

    Esta teoría cuneta con un importante apoyo empírico: Elevadas correlaciones entre las intenciones de la conducta, por un lado, y la actitud y la norma subjetiva, por otro.

  • La Teoría de la Acción Razonada se ha enriquecido en los últimos años con DOS IMPORTANTES APORTACIONES:
    1. TEORÍA DE LA ACCIÓN PLANIFICADA: La intención para realizar una conducta depende de la actitud hacia la conducta, de la norma subjetiva relativa a la conducta y del control conductual percibido. Lo que añade respecto a la teoría de la acción razonada es el tomar en consideración la facilidad o dificultad que percibe la persona para realizar la conducta. Esta nueva fórmala suma a la anterior el control de la conducta percibido quedando de esta forma:
      INTENCIÓN DE LA PERSONA = actitud + norma social subjetiva + control percibido

      EVIDENCIA EMPÍRICA:

      Schifter y Ajzen analizaron la intención de perder peso en una muestra de estudiantes universitarias.

      Resultados: La actitud correlacionaba con la intención (0.62), con la norma percibida (0.44) y con el control percibido (0.36).

      ¿De qué sirve conocer el control percibido si su correlación con la intención es menor?

      La combinación de las 3 variables en una ecuación de regresión jerárquica, subía la correlación a 0.72 (Cuando solo se incluían la actitud y la norma subjetiva era de 0.65).

    2. LAS INTENCIONES DE IMPLEMENTACIÓN ó puesta en práctica: Propuesta por Gollwitzer.

      Distingue entre:

      • Intención como un "estado de voluntad" (apunta a un objetivo conductual).
      • Intención de implementación.

      La adición de las intenciones de implementación a la Teoría de Acción Planificada, aumentará su capacidad predictiva, sobre todo cuando la acción a realizar, implica una continuidad a lo largo del tiempo. A éstas intenciones, cuando se las postpone se les llama intenciones crónicas.

      EVIDENCIA EMPÍRICA:

      Orbell, Hodgkins y Sheeran: Autoexploración mamaria.

      Resultados: Las mujeres del primer grupo (se les especificaron lugares y momentos en los que realizar la autoexploración), superaron claramente a las del segundo grupo (No se les especificaron), en la realización de la conducta preventiva.

      Planificar la realización de una conducta da lugar a la formación de intenciones accesibles a la memoria que ayudan a guiar la acción en los contextos espaciotemporales relevantes.

> Siguiente: Revisión de la relación entre actitud y conducta