Psicología Online PIR Psicología de las organizaciones La teoría del grupo de referencia

Psicología Social y de las Organizaciones: Motivación, Satisfacción y Moral en las Organizaciones

2.2. LA TEORÍA DEL GRUPO DE REFERENCIA.

Varios autores han defendido frente a la conceptualización tradicional de las actitudes como disposiciones relativamente estables y permanentes para la acción, un punto de vista situacional. Salancik y Pfeffer (1978) defienden que los individuos forman sus actitudes a partir de la información disponible en un determinado momento proveniente de su contexto social. El contexto social (1) proporciona una construcción directa del significado a través de guías para creencias, actitudes y necesidades socialmente aceptables y razones aceptables para la acción, (2) centra la atención del individuo sobre cierta información, haciéndola más saliente y relevantes y (3) proporciona expectativas relativas a la conducta individual y a las consecuencias lógicas de esa conducta. La mayor eficacia del modelo situacional al interpretar las actitudes y en concreto la satisfacción laboral en relación con el modelo alternativo de la satisfacción de necesidades.

Una posición similar, aunque más limitada, es la formulada por los defensores de la teoría del grupo de referencia social, defienden que la satisfacción laboral es una función de (o está positivamente relacionada con) el grado en que las características del puesto de trabajo se ajustan a las normas y deseos de los grupos que el individuo considera como guía para su evaluación del mundo y para su definición de la realidad social.

La investigación de Hulin (1966) sobre la satisfacción laboral de empleadas administrativas de 300 oficinas en la que se recogían datos sobre su nivel económico, el grado de desempleo existente en su entorno, los barrios pobres y la situación general de las comunidades en las que estaban establecidas las distintas oficinas, mostraba relaciones claras de carácter negativo entre el nivel económico del entorno social y la satisfacción laboral de las empleadas. Las empleadas que vivían en un entorno social con un nivel socioeconómico superior tendían a estar menos satisfechas con su trabajo. Datos que suponen una confirmación, bajo ciertas condiciones, de las predicciones y de las teorías del grupo de referencia como marco para la valoración del trabajo y como criterio que influye en el tipo de actividades que el trabajador desarrolla ante él. El marco social de cada trabajador puede estar constituido por grupos concretos o por el ambiente social general en el que el individuo se desenvuelve.

Un problema para la investigación consiste en el estudio de los procesos que intervienen en la elección o aceptación por parte de los individuos de los grupos de referencia base para evaluarse a sí mismos y otros objetos sociales. Son muchos los puntos oscuros en relación con este problema. Festinger señala que las personas se fijan en aquellas personas que son semejantes a ellas para valorarse. Hipótesis que recibió confirmación en un estudio sobre el modo como los compañeros de trabajo evalúan sus ingresos salariales. Otras investigaciones señalan factores importantes al elegir el grupo o grupos de referencia y entre ellos se puede mencionar la clase social, la raza o el hábitat (rural o urbano).

Korman (1978) tras una revisión de la teoría de las necesidades y de la de los grupos de referencia propone una integración global según la cual la teoría de las necesidades saciadas sería más eficaz para explicar la satisfacción laboral de las personas con alto nivel de autoestima ya que para éstas la satisfacción de las necesidades puede considerarse justa y equilibrada. Se hipotetiza que la relación entre la evaluación de una tarea por el grupo de referencia y la evaluación hecha por el propio sujeto será mayor en el caso de personas de bajo nivel de autoestima que en el caso de personas con nivel alto.

Un esfuerzo de integración señala la necesidad de considerar la importancia de los aspectos situacionales del contexto social y los aspectos internos del sujeto tanto en lo que se refiere a la satisfacción de necesidades como en lo relativo a aspectos de tipo más cognitivo. Integración factible a partir de la consideración de las dimensiones cognitivas y propositivas de los sujetos.

> Siguiente: Teoría de los valores: El modelo de Locke