Psicología Online PIR Psicología de las organizaciones Las contribuciones de C. Argyris: Oposición entre individuos ....

Psicología Social y de las Organizaciones: Aproximación histórica a la Ps. de las Organizaciones (modelos teóricos)

Las contribuciones de C. Argyris: Oposición entre individuos y organización, vías para una solución

Argyris parte de una concepción humanista según la cual los seres humanos tienden a conseguir objetivos y a autorrealizarse. Han de desarrollar sus sentimientos de autoestima y de competencia y han de acrecentar los sentimientos de aceptación de sí mismos y de los demás. En nuestra cultura, el crecimiento y el desarrollo del sujeto se orienta y conceptualiza como un paso de un estado de dependencia a otro de independencia, como un cambio de intereses casuales a intereses mantenidos, como un avance desde perspectivas a corto plazo hasta previsiones a largo plazo y como un cambio de la regulación de la conducta que procede desde el heterocontrol el autocontrol.

Las organizaciones laborales no tienen presente este tipo de orientaciones y suelen crear situaciones de dependencia y de control externo, con un liderazgo directivo y una planificación detallada de las tareas que son excesivamente monótonas y poco enriquecedoras. Hecho del que resulta una fuerte oposición entre individuo y organización y "una falta de congruencia entre las necesidades de los individuos que aspiran al éxito psicológico y las demandas de la organización formal inicial". Debido a la estructura organizacional, a los controles jerárquicos y al liderazgo directivo el conflicto entre individuo y organización tiende a empeorar en la medida que se desciende en la línea de mando.

Los trabajos experimentan dependencias y sumisiones y si están orientados hacia el éxito psicológico (autorrealización), experimentan frustraciones, conflictos y fracasos psicológicos. Son frecuentes el absentismo, la rotación, la restricción de cotas de producción, la pérdida de tiempo, la sindicación, la creciente importancia concedida a los factores materiales y el bajo interés en los factores humanos, el no compromiso, la inhibición laboral y la alienación como medidas adaptativas por parte de los trabajadores. La organización tradicional reacciona aumentando los controles, fortaleciendo sus aspectos informales suscitados por los trabajadores. Se crea un círculo vicioso que incrementa el conflicto entre individuo y organización.

Frente a esta organización tradicional señala la necesidad de formular un nuevo modelo de organización (el modelo mixto) que incremente la posibilidad para los individuos de éxito psicológico y la responsabilidad personal al tiempo que facilite la consecución de los objetivos y necesidades de la organización de modo que pueda mantenerse y desarrollarse.

La propuesta de Argyris se centra en la reducción de los niveles jerárquicos, en la disminución de los grados de subordinación y dependencia, en el incremento de la comunicación y en la ampliación participativa de las esferas que toman decisiones. Para ello hay que contar con un tipo de personal consciente, responsable y que se interese por la organización. Se trata de crear una organización que incorpore los aspectos positivos del modelo tradicional y que tenga en cuenta las nuevas orientaciones que permitan un mayor desarrollo de la personalidad de los miembros.