Psicología Básica: La Psicofísica y la Teoría de Detección de Señales

Las leyes Psicofísicas: Ley de Weber

Las leyes Psicofísicas

Una de las partes más importante de la psicología es el análisis funcional entre estímulos físicos y las respuestas efectoriales o abiertas (interiores) lo que ha dado lugar al establecimiento de leyes psicofísicas.

El estudio de los estímulos y las respuestas públicamente observables ha permitido el conocimiento de los condicionamientos sensomotrices.

Pero también se puede estar interesado en conocer cómo estímulos exteriores producen respuestas interiores, que serían experiencias subjetivas sólo accesibles mediante procesos introspectivos, este es el caso de las sensaciones.

Las constantes y la ley de Weber.

Las leyes psicofísicas parten de una de las pocas constantes halladas en psicología.

Ernst Heinrich Weber, fisiólogo alemán, fundador de la psicofísica, descubrió que, en la sensorialidad, percibimos cambios relativos, no absolutos, en la intensidad de los estímulos. Lo que hizo fue poner en relación el incremento del estímulo cuando se produce una diferencia sensorial justamente perceptible. Entonces, si al valor físico correspondiente al umbral diferencial o d.j.p. lo llamamos ΔE (incremento de intensidad del estímulo) la discriminación sensorial relativa ha de definirse como

ΔE / E = Fracción de Weber y expresa la relación del incremento de la intensidad que tenía dicho estímulo antes de poderse percibir una d.j.p..

Ley de Weber

Weber descubrió que esta fracción era igual a una constante, para los diferentes valores de la intensidad del estímulo k = constante de Weber, dando lugar a la llamada Ley de Weber.

Ley de Weber = Todo estímulo requiere ser aumentado en una proporción constante de su magnitud, para que se perciba un cambio de sensación.

Pero tal fracción no es realmente constante ya que al acercarse los valores del estímulo a los umbrales de absoluto y terminal, la fracción cambia y la ley no se cumple (se cumple para valores moderados o intermedios) pues el incremento del estímulo crece en mayor proporción que el estímulo, y la fracción no es constante sino que consiguientemente aumenta.

Para corregir este defecto se añadió un factor corrector a su ley consistente en el valor "a" que es una pequeña cantidad constante que se relaciona con el valor del estímulo, quedando la ley de Weber K = ΔE / (E + a).

Cuando el valor del estímulo es muy pequeño, entonces "a" tiene peso suficiente como para producir una modificación significativa en el valor de la fracción pero no a intensidades medias del estímulo. Esta modificación es de G.A. Miller.

Surgen problemas en torno a su interpretación.

La conclusión final es que la ley de Weber establece dos cosas:

  • Que la relatividad es el principio de la intensidad sensorial. EL umbral diferencial aumenta cuando el valor del estímulo aumenta, es decir, ΔE aumenta cuando E aumenta.
  • Que la constante de Weber difiere notablemente de una modalidad sensorial a otra. La constante de Weber sirve para determinar la agudeza o sutileza de las diferentes modalidades sensoriales.

Las magnitudes que se relacionan se miden siempre sobre el continuo físico, por eso, muchos autores no consideran esta ley una ley psicofísica en sentido estricto, sino una ley que relaciona lo físico con lo físico. Esto no es del todo correcto ya que el incremento del estímulo se determina por las diferencias justamente perceptibles (d.j.p), que son ya experiencias subjetivas.

> Siguiente: Las leyes Psicofísicas: Ley de Fechner