Psicología Online PIR Psicología Evolutiva Los conceptos como representaciones basadas en rasgos definitorios

Psicología Evolutiva: El desarrollo conceptual

2. LOS CONCEPTOS COMO REPRESENTACIONES BASADAS EN RASGOS DEFINITORIOS

Hemos de partir de una definición de lo que entendemos que son los conceptos. Una primera alternativa es que lo que llamamos conceptos sean representaciones que permiten agrupar "objetos" en base a una serie de rasgos característicos que los definen; lo que implica que estos rasgos definitorios serían necesarios y suficientes.

2.1. El desarrollo conceptual según Vygotsky.

Vygotsky (1934-1986) entendía que los conceptos se desarrollan naturalmente en tres etapas en la infancia. Estas tres etapas suponen la transición entre el concepto vinculado a instancias o ejemplos específicos y a la experiencia concreta, propio del niño más pequeño, hacia el concepto basado en principios y definiciones subyacentes, propio del niño mayor.

Las tres etapas son las siguientes:

  1. La primera etapa se caracteriza por las "agrupaciones desorganizadas". El niño intenta aglutinar los elementos más diversos en una imagen inarticulada basándose en una impresión aleatoria.
  2. La segunda etapa se caracteriza por el "pensamiento en complejos" , en el que los objetos se agrupan en la mente del niño no sólo por sus impresiones subjetivas, sino también por vínculos que de hecho existen entre estos objetos.
  3. La tercera etapa es la que corresponde a los "verdaderos" conceptos y se caracteriza por aquello de lo que carecen las dos anteriores: el pensamiento lógico, abstracto, en el que un único principio o conjunto de principios constituyen la base de la estructura conceptual.
2.2. Diferencias evolutivas; tareas de clasificación.

Al igual que la concepción de Vygotsky, las demás teorías clásicas sobre el desarrollo conceptual se han basado en el estudio de la ejecución de los niños en tareas de clasificación.

Los estudios con este tipo de tareas sugieren que las categorizaciones de los niños atraviesan tres etapas generales. Inicialmente, el niño tiende a organizar los objetos considerando las relaciones temáticas que guardan entre sí. En una fase intermedia, el niño es capaz de agrupar los objetos atendiendo sólo a sus semejanzas y diferencias, pero con criterios cambiantes. Por último, aproximadamente después de los seis años, el niño comenzará a organizar los objetos dentro de clases estables, a partir de rasgos necesarios y suficientes, dando lugar a "verdaderos" conceptos.

Podemos concluir que los niños pequeños también son capaces de formar conceptos basados en rasgos definitorios, y de utilizarlos taxonómicamente. Sin embargo, esta capacidad va aumentando con la edad a medida que se desarrolla su conocimiento y aumenta la capacidad de procesamiento y sus intereses y tendencias conductuales van cambiando.

> Siguiente: Los conceptos como representaciones probabilísticas